SUBAN EMPUJEN ESTRUJEN BAJEN


Rubio, ojos verdes y piel blanca, muy blanca, y… ¿cordobés? Pues sí, así soy yo, y la mayoría de mi familia. Cada vez que entro en una tienda de souvenirs , o pido algo en un aeropuerto me preguntan "¿ Deutsch o English?" Y contesto: ”¡ cordobés!”. Siempre logro arrancar una sonrisa a la persona que me atiende.

Algunos ya me conocéis, y podéis testificar ,que mi descripción de aspecto germano ,corresponde a la verdad. Os presento   mis orígenes alemanes.

San Sebastián de los Ballesteros es un pequeño pueblo de Córdoba, actualmente con unos 800 habitantes. En él nací yo. La historia de este municipio es la siguiente:

Los Jesuitas prepararon estas tierras, sobre las que se asentaron colonos alemanes cuyos rasgos étnicos y apellidos -que el tiempo ha ido castellanizando- perviven todavía. Otra herencia de aquella fundación inspirada por las ideas racionalistas de la Ilustración es el trazado urbano de la villa, de calles rectas y cuadriculadas, en cuyo centro se abre una espaciosa plaza llamada del Fuero.


En 1585 los Jesuitas del colegio cordobés de Santa Catalina adquirieron unas tierras del término de La Rambla conocidas por "Ballesteros y Gregorio", cuya jurisdicción y señorío obtuvieron en 1615, momento en que cambiaron el antiguo topónimo por el de San Sebastián de los Ballesteros. A raíz de la expulsión de los Jesuitas en 1767, revirtieron a la Corona estas tierras, en las que al año siguiente se fundó una de las Nuevas Poblaciones creadas por Carlos III en el desierto de La Parrilla, que se repobló con colonos procedentes en su mayoría de Alemania.

San Sebastián de los Ballesteros es, a simple vista, una localidad más de la Campiña Cordobesa, sin embargo tiene un aspecto que lo hace especial y diferente del resto de pueblos colindantes. Y es que este municipio cordobés fue fundado a finales del siglo XVIII (1768) durante el proyecto de repoblación llevado a cabo en Andalucía por el rey Carlos III, mediante el cual se pretendía dar mayor vida y seguridad a la zona de Sierra Morena y territorios aledaños.

Gran parte de dicha repoblación se hizo con gentes venidas de otros países y sobre todo del centro de Europa. En San Sebastián en concreto los colonos venidos del extranjero fueron unos 390 (alemanes la mayoría de ellos, aunque también había en menor medida franceses) a los que se les dieron casas y tierras de cultivo. Estas personas estuvieron algunos años viviendo sin contacto apenas con los habitantes de los pueblos cercanos (salvo lo justo para el desarrollo de sus trabajos agrícolas), aunque poco a poco también fueron llegando al pueblo gentes de localidades como Montalbán, La Rambla o Fernán Núñez, por lo que los matrimonios mixtos empezaron a ser muy frecuentes. 

Hoy día, más de 240 años después en San Sebastián siguen abundando los apellidos alemanes y franceses, si bien muchos de ellos se han viciado de su forma escrita original debido a que aquellos colonos eran en su mayoría analfabetos y que en los registros eclesiásticos y civiles tampoco se preocuparon demasiado de escribirlos correctamente. En San Sebastián podemos encontrar apellidos como CAMER, SAG, FINQUE, MAYER, ROVI, ESTROPEL, LESMES, GIMBERT, BERNI, LEGRÁN, PETIDIER, RIDER, etc

También es muy llamativo la gran cantidad de gente rubia, muy blanca, de ojos azules o verdes y de rasgos claramente centroeuropeos.  Se puede decir que en la actualidad el origen colono y “alemán” de San Sebastián sigue estando muy presente entre sus habitantes y es algo que suelen llevar a gala, tan es así que hasta el gentilicio del lugar es “eballenses” o “alemanes”. 
Con el paso de los años y al ir sucediéndose las generaciones el alemán dejo de usarse hasta llegar a lo que ocurre en nuestros días casi 250 años después; que no existe ni siquiera una palabra ni una expresión típica del pueblo  en alemán o de origen alemán. Una prueba de la existencia durante muchos años de expresiones en alemán utilizadas en la vida cotidiana aún cuando ya el idioma hablado por los eballenses era el español me la aportó un buen amigo del pueblo llamado Sebastián; este hombre, de unos 55 años de edad, recuerda como siendo muy niño, su abuela, que era muy viejecita, a la hora echarle de comer a las gallinas en vez de llamarlas a la voz de ¡PITAS, PITAS, PITAS! las llamaba en alemán: ¡KOMM, KOMM, KOMM! (venid, venid, venid).
Fuente (talbanes07.wordpress.com)y ayuntamiento S.Sebastián de los Ballesteros

Con mi padre se acaba el último apellido alemán en nuestra familia: RIDER. A mi sólo me queda decir cuando me preguntan " ¿y hablas alemán?" aquello de : "suban empujen estrujen bajen".Y reafirmar con orgullo, una y otra vez : ¡Soy cordobés!
¡Alabado sea Jesucristo!

22 comentarios:

  1. Lo importante es que ahora tú estàs con nosotros.

    ResponderEliminar
  2. Qué buena la historia.
    Tendré que investigar los orígenes de mis los antepasados de los bisabuelos de los tatarabuelos. Madres rubia platino sin teñir, marido rubio hilo de oro, uno de mis hijos rubio alemán.. Eso que nací morena y así sigo. Buenas noches.

    ResponderEliminar
  3. Es bueno conocer los origenes, yo soy mestiza totalmente.
    Mi bisabuelo materno era rubio de ojos azules médico de profesión de origen español, ella una índigena otomí, que cuando se casaron no sabia el idioma de su esposo. Mi abuelito heredo los rasgos de su padre, pero no mi madre, un total mestizaje.
    Lo que más recuerdo de mi abuelito fue su gran fé, de Misa diaria, adorador nocturno.
    Gracias Ángel.

    ResponderEliminar
  4. Nada sabia yo de esos orígenes teutones tuyos; orgulloso puedes estar de ellos. Es curioso saber que compartes aunque sea poquito, la procedencia papal, jajaja ;-D
    Ahora bien, ese salero andaluz, es una de tus signos identificatorios que no puedes ocultar, gracias a DIOS.
    Las fotos, antiguas, como siempre, fabulosas.
    ABRAZOS.

    ResponderEliminar
  5. Tu padre en las dos fotos mirando a tu madre, me encanta.
    Es interesante esto, hay que ver los españoles que mezclas tenemos.
    Pues toda la familia de mi madre debe tener antecedentes así porque también los han confundido siempre con alemanes. En cambio mi padre era muy moreno y cuando iban a veranear a Málaga le tomaban por un andaluz que se había casado con una sueca. Así yo no doy impresión de nada, puedo ser de aquí, de allá o de acullá.

    ResponderEliminar
  6. "¿ Deutsch o English?" Y contesto: ”¡ cordobés!”.

    Olé!!!

    ResponderEliminar
  7. El mundo es un pagnuelo! a saber de donde vendrian los ancestros de los 'alemanes' que se fueron a cordoba, quiza de Cordoba tambien.

    Leyendo tu articulo me he acordado de 'Los Morancos'..ji, ji

    Tengo la opinion de que las razas, siendo algo bastante misteriosos y visual, me parecen una riqueza inagotable, pues las combinaciones se vuelven a dar se desdoblan.. se puede considerar que en todas las razas del mundo se dan a demas 'los tipos' de gente (p.j: el gordo y el flaco), de modo que lo mismo yo me parezco fisicamente mas a un japones, por ser el mismo tipo de persona,por mi forma de ser, que a mi hermano. Y en una familia se polarizan los tipos a veces.
    Por otro lado esto no quiere decir que se deba etiquetar a la gente pues cada persona puede cambiar su forma , incluso fisica , de ser y mucho menos que podamos delimitar una raza, POR TODOS LOS SERES HUMANOS CORRE SANGRE DE MUCHAS PROCEDENCIAS!
    Me parece digno alabar a Dios por habernos creado tan variopintos y singulares cada uno, es una gran riqueza

    ResponderEliminar
  8. Haces bien en decir soy cordobes!
    Conozco muchas personas aqui en Inglaterra, con rasgos que a algunos hacen pensar que vienen de otros paises, y con un acento te dicen: 'Soy de Newcastle!!'

    ResponderEliminar
  9. ¡Qué cordobés tan alemán o que alemán tan cordobés! La cosa es que eres de Andalucía, de Córdoba, cerquita de mi tierra. Tierras ambas de calores, hoy con lluvia de febrero, tierras de calles blancas y cielo de azul jacinto en las tardes soleadas y calores de abanicos para dormir las siestas veraniegas.

    Gracias.

    ResponderEliminar
  10. Angelo esta historia me recuerda a que también pasó asi en La Carolina pueblo con el que te topas pasando Despeñaperros, la infraesctuctura del pueblo es una cuadricula, novisimo de aquellos tiempos que tambien fundó Carlos III y que también hubo alemanes alli, este rey puso nombre de sus hijas a tres municipios: La Fernandina, La Carlota y por último del pueblo que te cuento La Carolina, tiene gracia esto
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Jajaajaja, también mi padre interrogaba:¿sabes cómo se dice Autobús en alemán? jajaja, me has hecho recordarlo.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Angelo me ha gustado mucho tu post.
    Yo soy hija de gallegos,de A Coruña,que recien casados se afincaron en Bizkaia,aqui nacimos sus tres hijos.
    Y yo estoy casada con un vasco de pura cepa,del mismo Bilbao,en concreto del barrio de Zorroza,donde Don Diego Lopez de Haro se comio un chuleton antes de fundar Bilbao :D,eso se cuenta por aqui.
    Tenemos un hijo de 12 añitos,Barakaldes con raices galleguiñas.
    Ya ves,vascos con gallegos,asi que a buen comer pocos nos ganan.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  13. Ángel, ¡anda, como a los bolañegos!

    Aquí en Ciudad Real ocurrió lo mismo con Bolaños de Calatrava y Almagro de Calatrava en la época de Carlos III y los Füger, dueños de las minas de Almadén.. Vinieron con su corte y se establecieron en esta zona para administrar sus bienes. Todos los rubios, con ojos azules o verdes y cara de pan moreno: bolañego o almagreño.

    Por cierto, mis orígenes están en los Francos. Aquellos bárbaros que se establecieron en la Galia. Cuando la época de la Reconquista, las coronas de Navarra y Aragón pidieron ayuda a ciertos nobles franceses. Éstos accedieron a la petición y enviaron a la Península a sus tropas. Por su valía se les concedió tierras y vasallos en las tierras del norte de España y por levante: Tarragona y Castellón principalmente. Se establecieron, crecieron y se multiplicaron.

    Yo de francés: Oui, Oh la la! Vive la France! y Chanel. Poco más.

    Gracias por mostrarnos tus orígenes. Un abrazo bien fuerte en Cristo, hermano.

    ResponderEliminar
  14. Me ha encantado el post!gracias por compartirlo. Yo de Madrid, de padres castellanos y ahora mis tres hijos, la tercera a punto de nacer, americanitos!!

    Cristina

    ResponderEliminar
  15. Muy distraído tu post de hoy Angelo.. yo también tengo bastantes mezclas de mis antepasados.. de todo un poco.. siempre me ha interesado saber de mis orígenes.. será por aquello de.."de dónde venimos y a dónde vamos..?" ;).

    ResponderEliminar
  16. Hola a todos.

    Me ha hecho gracia que LAH ha nombrado La Carolina; allí se asentaron unos tíos míos pero no fueron los que se alejaron más: como tantos sorianos de la zona "pobre", la del cereal (no la de los pinares, lindante con Burgos)tuvieron que salir y tengo familia en todas las comunidades de España excepto en Galicia (por consorte, también), y en México y Chile, al menos.

    la primera vez que me presenté a Oposiciones lo hice en Cataluña, y un catalán de pura cepa -que me trató estupendísimamente entonces y después- se extrañó de que no fuera extranjera por mi aspecto. Y es que Soria está llena de fisonomías "celtas": tez blanquísima, ojos azules o verdes y cabello oscuro. Le dije a mi amigo catalán que recordara que en el resto de España no vamos como piensan generalmente los extranjeros, con bata de cola y aspecto de mujeres de "Julio Romero de Torres", típica cordobesa, pero si hablamos de los cordobeses como Angelo, de aspecto como su nombre, de "angelicos"...

    Bueno, un abrazo para todos (no, uno para cada uno mejor).

    ResponderEliminar
  17. Me encantó la entrada de hoy.
    Muy currada Angel.

    Camino, gracias por ese abrazo personalizado, muy de agradecer....

    GRACIAS

    ResponderEliminar
  18. Me encanto saber de tus origenes, y me encanto el post por lo que de historia tiene.
    Es muy curioso esto de las repoblaciones de antaño.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. JJJJJJJJJJJ..............que gracia de historia angelo ¡¡¡¡;e ha encantado conocer tus orígenes y los de tu pueblo. Un beso ¡¡¡

    ResponderEliminar
  20. Buenísimo el post. Intentando ver algún vídeo de la semana santa de San Sebastián, que por cierto ha estado fantástica este año, he llegado a tu blog. Hay que felicitarte por él, porque me ha encantado.

    Saludos de un paisano "aleman" :)

    ResponderEliminar
  21. Paisano eballense. Bienvenido al blog. Juegas con ventaja, porque seguro que sabes quién soy , en cambio yo... de todas formas, ha sido un placer encontrarte en este post y contar con tu comentario tan cercano y emotivo.
    Un saludo afectuoso

    ResponderEliminar
  22. Mi madre es alta, rubia y con la piel blaaanca... no tiene los ojos azules pero siempre la confunden con una alemana. Es cordobesa. Sí, de San Sebastián de los ballesteros! yo he heredado esa piel blanca casi transparente jaja en mi familia siguen naciendo niños rubios con los ojos azules!

    Me encanta ir al pueblo sobretodo en semana santa! mi madre hizo el árbol genealógico cuando era muy joven y efectivamente no solo hay alemanes, hay franceses e incluso ingleses!

    Actualmente estoy estudiando antropología social y cultural, me encantaría hacer algún trabajo relacionado con San Sebastián!

    Saludos desde Sabadell!

    ResponderEliminar