COMENTARIOS


Nos hemos topado alguna vez con el lema: “un blog se alimenta de comentarios” y creo que la afirmación, lleva una buena dosis de verdad, pero mi experiencia personal, me inclina a decir: “los comentarios también ayudan a alimentar un blog”

Nunca he valorado las bitácoras por sus comentarios; aunque reconozco que contribuyen a dar vitalidad a la entrada realizada. Pienso que es el contenido en conjunto, lo que hace que uno decida seguir el blog de otro. ¿No nos hemos hecho seguidores al comprobar que nos ha interpelado lo que se expone? Gracias a Dios en los denominados blogs católicos se encuentran reflexiones, temáticas muy diversas e interesantes ,que ayudan a sentirnos en comunión fraternal, alentándonos en el crecimiento de nuestra fe .

He percibido en alguna ocasión, críticas sobre los comentarios. Alguno ha llegado a decir, que es "un puro teatro", que en muchas ocasiones la finalidad, es “comentar para que me comenten”, y alguna que otra observación por el estilo. Estoy convencido que no es la intención de la gran mayoría que entra a participar; varios ni siquiera tienen un blog ni un perfil.

Pienso que hay que volver a los orígenes y preguntarse: “¿Por qué me decidí a crear un blog?” Transmitir y compartir experiencias, intereses o inquietudes; ofrecer conocimientos y testimonios, buscar afinidades, qué sé yo… ¡tantas cosas!… ni siquiera nos planteamos en su día, que tendría respuesta por parte de otros.

¿Qué puedo decir hoy con mi experiencia bloguera? Que sí, que por supuesto son importantes los comentarios, y a menudo necesarios; para aclarar dudas, crear un debate sano y constructivo , ofrecer aliento y apoyo ante las necesidades de los demás, fortalecer una amistad naciente, y toda la riqueza que una comunicación puede ofrecer.

En algunos, los comentarios son diarios y entran en la lógica de una cercanía, por la relación amistosa que las afinidades han unido. En otros, la visita sin comentarios no quita valor a lo que allí se expone. Todos tenemos experiencia, de que a veces nos quedamos sin palabras, ante la claridad o brillantez del post que hemos leído.

Gracias a Dios, nos visitan y nos leen muchos. ¿Muchos? …Creo que nuestra alegría tendría que estar en: “gracias a Dios me lee "alguien”. Pueden leerme cientos, y sólo uno, el que se beneficia de mi reflexión, si  el beneficiado, fuera el único que me leyera,¿ no habría alcanzado mi blog todo el valor que pudiese desearse?. Dice Jesús a Gabrielle Bossis : "¡Y si aunque lo que escribes, no hiciese reflexionar más que a una sola alma!..." (El y Yo- Gabrille Bossis)

La mayoría de los que entran en nuestra página, son desconocidos; ni los conocemos ,ni los conoceremos. Los comentarios que recibimos a menudo, son los que nos prodigan casi siempre, las mismas personas. ¡Nuestros amigos! Aquellos que a diario manifiestan su cercanía, interés, y saludo afectuoso. Los blogs también son creadores de amistad, y ella se expresa en ese saludo diario que se deja en nuestras páginas.

¿Por qué unos a diario y otros no? Pues creo que depende también, del ritmo que cada bloguero se ha marcado, y de la relación que cada uno quiere mantener con los que le siguen.  No nos dejemos llevar por lo que vemos en los demás, ¡disfrutemos con el blog! Seamos coherentes con  nuestro fin. Se trata de dar, de ofrecer aquello que creamos puede interesar, o que pueda ayudar a otros. No valoremos el éxito por lo que vemos o dejamos de ver. Los frutos… ¿Quién puede verlos? ¿A quién pertenecen?

¡Alabado sea Jesucristo!

31 comentarios:

  1. Ante la claridad de ideas y lo bien que las expones, en esta ocasión soy de los que entro solo a saludar, para expresarte, una vez más, mi cercanía, mi interés por todo lo que haces y dices, y sobre todo mi rendida amistad (hermandad).
    ABRAZOS.

    ResponderEliminar
  2. Me ha llegado el alma amigo, porque eso mismo lo pienso yo.
    No siempre se dejan comentarios, por varias razones: Por falta de tiempo, porque has pasado rápido y lo dejas para más tarde y después no entras, porque muchas veces ves lo que han comentado los demás y eso es lo mismo que pensabas, y no lo dejas por no repetirte... En fin, miles de razones, pero que no por eso hacen al blog, menos interesante.
    Yo por lo menos a mi, no es una cosa que me preocupe, aunque por supuesto, siempre es agradable saber que tu post ha gustado, y que la gente que te ha visitado te lo valora.
    En cuanto a la pregunta de porqué estamos en este mundo bloguero, yo ya lo he manifestado en varias ocasiones en el blog, y siempre me sorprendo a mi misma de hasta donde he llegado, cuando mi proyecto era, simplemente escribir para desahogar mi alma y mi cabeza, y si alguien entraba y me conocía, pues mucho mejor.
    Después de casi cuatro años y viendo las visitas diarias que tengo, me sorprendo a mi misma, y pienso que ya tengo como una obligación adquirida con la gente que me visita, y eso me obliga a seguir con él, mientras la cabeza y el cuerpo aguanten.
    Aunque no te deje comentario diario, no es porque no te visito¡Eh? Paso por este rinconcito a diario, y leo tus post, que conste, jajaja.
    Un besazo a esos siete en familia, y otro para el autor de este estupenda vía de contacto.
    Feliz semana.

    ResponderEliminar
  3. Hola Amigo: el horario me favorece esta oportunidad, :) Tienes razón en lo que dices. Hubo un momento en que ante un comentario, me frené y reflexioné, y lo hice en vivo, escribiendo en el blog, me cuestionaba si el hecho de dejar plasmado en las letras lo que pensaba y me pasaba era exhibicionismo , vanidad o realmente hacía lo que Jesús me pedía, dar testimonio. Continúo mi blog como una bitácora, de vez en cuando doy unos matices educativos de mi labor docente, pero lo que mas me llena de regocigo es dejar plasmado en el blog la presencia de Cristo en mi vida.
    Un abrazo amigo. A veces solo leo y otras comento.

    ResponderEliminar
  4. Hola

    Pues yo comento este post porque acabo de ver que tú lees los míos. No puedo dedicar mucho tiempo a leer pero es una necesidad compartir ciertas cosas y por eso escribo. Te seguiré siempre que pueda.

    Yo casi nunca recibo comentarios y a veces reconozco que me he inquietado por ello. Pero ¡no escribo para mi!. ME ha gustado mucho la cita que has puesto y las fotos.
    Encantada de "conocerte".

    ResponderEliminar
  5. Hola Angelo:

    Estoy de acuerdo en casi todos los puntos de tu entrada. Mi opinión sobre los comentarios, es que me encantan, pero me gustan los comentarios que dicen algo, con respecto al texto que se ha escrito. Por supuesto que el fin de un blog no son los comentarios,por lo menos en mi caso, que comencé el blog, en serio, hace 15 meses con el fin exclusivo de contar mi experiencia de la enfermedad e intentad ayudar a quien pudiera estar pasando por ello.

    Cuando descubrí este mundo, los blogs sobre cáncer que leí, solo los justos, porque tampoco quería centrarme en un solo tema, te aseguro que me ayudaron y me dieron muchas fuerzas y de ahí nació el deseo de crear mi propio blog.

    Yo suelo dejar comentarios cuando el texto que leo me llega, cuando no me dice nada, aunque sea seguidora habitual u ocasional, no suelo decir nada. No me gustan los comentarios "de cumplir". Otras veces no dejo comentarios porque vas con prisa y dices, luego a la noche, pero te lías y se te pasa. En fin que esto del blog, es un mundo.

    Y yo creo que aunque la finalidad de un blog no sean los comentarios a todos nos gusta tenerlos y saber que la gente te lee.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Pues desde mi experiencia te diré que a mí me sigue maravillando que alguien me lea porque no termino de comprender que lo que yo cuento pueda ser en algo útil, tal vez porque cuando empecé el blog no tenía ningún objetivo claro, ni ningún fin preciso.
    A quien me comenta le regalo cada día todo el cariño el mundo y siempre una oración entre otras cosas porque de los comentarios he aprendido muchísimo y en alguna ocasión el afecto que me han demostrado a través de ellos me ha servido para seguir andando mi particular camino.
    En cuanto al hecho de comentar en otros blog, aquí soy clara, si tengo algo que decir lo digo si no simplemente prefiero callar, a veces el post leído es tan explicito y estoy tan sumamente de acuerdo con lo que en él se dice que añadir una sola palabra no me parece oportuno salvo si es para agradecer al autor del blog que lo haya escrito. En otras ocasiones cuando se pide nuestra colaboración en la oración o nuestra suma a ciertas iniciativas me da pudor comentar, creo que eso de que “nuestra mano derecha no sepa lo que hace la izquierda” es bueno… no me gusta ir diciendo por ahí todo lo que al cabo del día puedo llegar a hacer por otro u otros… o hasta que punto estoy dispuesta a darme o de qué forma colaboro según y con qué asociaciones, ONG, u otras entidades… creo que eso debe de quedar entre Nuestro Señor y yo.
    Por último , lo de las amistades… es difícil pero creo después de este tiempo que a los amigos de verdad a veces también los unen los silencios… lo importante es saber que están y que van a estar más allá de la entrada del blog, yo al menos , lo he percibido así.
    Un abrazo fuerte.
    PD:Aunque a veces no comente venir siempre vengo y leer siempre te leo y algunos días varias veces.

    ResponderEliminar
  7. Hola Angelo, verdadero lo que publicas.
    Personalmente no publico todos los dias porque me gusta leer los blogs de los "Amig@s" y en lo posible dejar comentario. Casi siempre lo hago en el tiempo que estoy sin clientes en mi tienda de dulces y el tiempo no me da para publicar también.
    Me dan mucha alegría los Comentarios aunque de vez en cuando recibí algunos que me entristecieron un poquito.
    Me encanta leerte.
    Dios te bendiga!

    ResponderEliminar
  8. Pues a mí me gusta mucho leer los comentarios que dejan en los blog, no propiamente en mío, sino en el de los demás, también cuando me dejan su impresión la valoro mucho, para mí son retroalimentación y me dejan muchas enseñanzas.
    Otro aspecto del que dependen, creo yo, los comentarios, es la finalidad del blog.
    Me ha gustado esta entrada.
    Gracias Ángel.

    ResponderEliminar
  9. Apreciado Angel, siempre te leo, pocas veces te comento... pero siempre, me haces reflexionar, meditar y exclamar desde mi alma, un verdadero ¡¡GRACIAS!! Por todo, sé que muchos te acompañan, y encuentran aquí un espacio lleno de luz.
    Con todo mi afecto, un abrazo.

    "Si supieras cuanto te amo, llorarías de alegría" Virgen de Medjugorje

    ResponderEliminar
  10. Los frutos ¿Quien puede verlos? ¿A quien pertenecen?....
    Esto me hace pensar que aunque lo que dices está bien expuesto, y es verdad, las ultimas preguntas me plantean una pregunta ¿ Quien me inspira lo que escribo en mi blog?, porque a mi en particular creo que es lo que llevo dentro y que puesta en oración me inspira el Espiritu Santo, porque para mi ha sido un Regalo hacerme este blog y entrar en los demás....Todo es gracia y como tal vuelve a la Gracia...para dar Gloria a Dios que es el Unico que sabe Unir en Su Amor Gratuito a tantas personas en un mismo sentir y un mismo anhelo de crear hermandad, sentirnos hijos todos de un mismo Padre.
    Lo que duraré escribiendo no lo sé, pero si decirte que el haber entrado en esta hermandad me hace rezar más y dar mas gracias a Dios por todo....este es un fruto que desde luego no me pertenece, pero si que tantas veces puedo ver.
    Gracias Angelo.

    ResponderEliminar
  11. En ocasiones se mantiene un blog por distintos motivos del que se creó, esto no sólo pasa con los blogs sino con otras muchas cosas.
    A veces son importantes las palabras, los comentarios, a todos nos alegran y ayudan al caminar. Otras el silencio es bueno por muchos motivos. Es cierto que la amistad, en parte se alimenta de palabras, pero no siempre.
    Estoy muy de acuerdo con lo que dice G.Visigoda.
    Es muy importante, la libertad, para unos y otros, al leer y al comentar, creyendo simpre que más allá de lo aparente, el amor entre todos es verdadero. Creo en la Comunión de los santos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Pues estoy de acuerdo contigo. Yo sigo más de 20 blogs, muchos de ellos postean a diario, algunos más de una entrada al día, y yo raramente escribo más de 3 o 4 comentarios.

    Nunca me he planteado comentar para que me comenten, me parece una estupidez. Comento cuando siento que tengo algo que decir al respecto de lo que se cuenta en la entrada, nada más, y hay muchas entradas que no me inspiran un comentario, aunque puedan ser interesantes, o que ya se ha comentado lo que a mí me gustaría decir, o simplemente que no tengo tiempo o ganas de escribir.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. A mi me encanta lo que escribes,me ayuda muchisimo en mi vida y por ello me gusta agradecertelo,asi sencillito y cortito,gracias.
    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  14. Pues hoy dejaré mi comentario jajaja.

    Sinceramente, no sé si un blog se alimenta de comentarios, a mi parecer... no, pero ya te digo que no sé. Cuando entro en un blog, no suelo mirar los comentarios, lo que me interesa es lo que escribe la persona, aunque a veces... algún comentario leído no ha tenido desperdicio.

    Mi corta experiencia como bloguera me ha demostrado que los comentarios "no son necesarios", ha habido una época en las que los quité y la gente siguió leyendo, que al fin y al cabo, es lo único por lo que escribo. ¡Cuántas personas silenciosas habrán sido ayudadas en este tiempo! Pues no lo sé, pero Él sí, así que como dice el evangelio: "pobres siervos inútiles somos, hemos hecho lo que teníamos que hacer"; los frutos para Él.

    Quizá me equivoque, ya digo que poco sé, peeeeero... He de reconocer que por esos comentarios he "conocido" a gente... de Dios, y eso es gracias a los comentarios.

    Un abraaaaaaaazo

    (Uy, que comentario más serio, ¿no?)

    ResponderEliminar
  15. Se me olvidaba... gracias por la cita que has puesto del hermano Rafael (mi santo de cabecera)

    ResponderEliminar
  16. Hola Angelo, te envio de todo corazón mi GRATITUD, por todo tu trabajo en este blog que siento que esta cogidito de la mano de DIOS. Cuando llego hasta aquí cada día, sé que voy a encontrar palabras de bien.
    Yo tambien estoy a tu lado, y a lo mejor un día nos llegamos a conocer todos los blogueros.
    Mis felicitaciones por tu trabajo y por tu compañía, quiero que sepas que estás haciendo mucho bien a las personas, a mi desde luego y los comentarios de los otros me llenan tambien el corazón.
    Mis oraciones por ti por tu familia y por los blogueros compañeros.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Angelo, muy bien lo que dices, yo entro en tu blog porque me hace pensar lo que escribes, a la vez que tenemos una misma sintonia y que de una forma sencilla podemos ayudarnos unos a otros.
    Pienso que tambien ayudamos a esos más de doscientas entradas que todos los dia me visitan de diversos paises
    Considerame un seguidor tuyo que te valora mucho
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Gracias por valorarnos como comentaristas. Y todo el que tiene un blog es porque tiene algo que decir...yo precisamnete me preguntaba lo mismo hoy en el mio

    ResponderEliminar
  19. Personalmente como no tengo blog no se puede decir que comento para que me comenten.
    Además, suelo explayarme en mis comentarios, que por supuesto si no versan sobre el tema tratado de una forma muy directa, sí al menos trato de relacionarlo.

    Los blogs católicos son necesarios, tu blog Ángelo es necesario.

    ¿Son indispensables los comentarios?
    Creo que no, pero sí son un gran estímulo y aportación sin lugar a dudas.Para mí son el equivalente de los comentarios en cualquier diario digital de noticas. Si no hubiera habilitado comentarios, vería las noticias igualmente, pero es cierto que los comentarios (a veces de periodistas del mismo periódico bajo un nick) aportan mucho,llevan la frescuar y el sentido común del pueblo que se expresa a su manera, llana pero enriquecedora, y que sobre todo no esta sujeta a lo políticamente correcto como el periodista que firma el artículo, normalmente más atado, hacen más válido y tremendamente útil el uso de las nuevas tecnologías en aras de la libertad y la iformación objetiva.

    Personalmente muchas veces aprendo tanto de los comentarios de los demás como del propio post del blog.

    Cuando un artista, cantante me refiero, se empieza a consolidar, llega un momento en que se produce una disyuntiva:¿si escribir y componer para sí mismo ya que ese fue el motivo por el que se empezó, o si empezará a dar más de la imagen, real o ficticia, que sus seguidores se han hecho del artista?
    Lo normal, en mi opinión, es que se de más preferencia quizás a lo que más ha gustado a tu público, pero sin renunciar jamás al verdadero motivo por el que se empezó, independientemente de que guste en masa o no.
    Inclinando la balanza más a un lado que a otro según la ocasión, sin perder esa esencia que te hace escribir un post de vez en cuando aun a sabiendas que no va a tener ningún comentario pero te llega al alma escribirlo. Muchos artistas sacan álbunes o componen canciones nada comerciales (muy a su pesar de las discográficas) que son puro deleite para su creador.

    Lo que no se debe hacer jamás es perder la fidelidad a uno mismo (a Dios en un blog católico) y escribir para la galería en exclusiva. Eso sería cosa de creador para una masa borreguil, y se deja uno llevar por una moda que como todas es efímera.

    Me recordaría este último caso a esos eslóganes publictarios tan estúpidos que llaman a las cosas justo por lo contrario de lo que son, y lo curioso... es que cuela!
    Pero es tan superficial y pasajero que no me interesa lo más mínimo.

    "Cómprate la marca x de zapatillas y sé tu mismo"

    Que absurdo! ¿no?, ¿ser uno mismo llevando lo mismo todo el mundo?. Será justo al revés!, sé tu mismo y no copies a nadie, sé fiel a tu estilo, o al menos si sigues una moda, siempre dale tu toque marcadamente personal.

    Esto que es del mundo del marketing (o marqueting como recomienda la RAE)o mercadotecnia, merchandising ...etc creo que es perfectamente aplicable a un blog, sea la que sea la temática que toque.

    Un blog católico no vende nada, no debe tratar de convencer, ni tan siquiera sutílmente, jamás discutir, tan solo DAR TESTIMONIO el resto...

    ... es trabajo del Espíritu Santo.


    (Uy! si me ha salido un post casi, cuando solo quería hacer un comentario)

    ResponderEliminar
  20. Holaaaa! Angelo ya he vuelto despues un corto tiempo, yo no se si se alimenta un blog de comentarios, en algunos sale algo que hace referencia a esto, si es verdad que al dejar un comentario conoces un poco más al que lo escribe, yo si suelo ponerlos, sin más.
    En fin que este mundo que no conocia me gusta, y sobre todo porque en los blogs que entro hay un mismo Espiritu y me alimento yo de ellos,-no el blog- y siempre siempre para Su Gloria. un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Yo no tengo blog, así que he leído vuestras reflexiones con mucho interés pero desde otra perspectiva. Leo pocos blogs y comento en menos y con fidelidad diaria en éste sólo -¡Gracias, Angelo!- Me conozco y sé que puedo ser demasiado dependiente y esto es un medio, no un fin en sí mismo.

    Sí leo todos los comentarios: pienso en la persona que está detrás y siempre considero tan importante la idea que me puede aportar la persona como quién la ha dicho y pensar en ella con cariño o lo que perciba de ella.

    En cuanto a los frutos, un hermanísimo mío en el Señor me decía hace unos años ya que tenemos que pedirle a Dios "un sueldo de obrero". Ante mi ignorancia, me explicó que no me preocupara tanto por el fruto de las actividades que estábamos haciendo en nombre del Señor: realmente Él es el Dueño de lo que hacemos y es bueno y justo y liberador decirle a Dios: "Vuelvo a casa, ahí está Tu Obra en la que he trabajado; Tú cuidas de mí y me das lo que necesito; ni debo envanecerme de los muchos frutos que pueda dar ni deprimirme de la ausencia de frutos porque sólo soy un obrero Tuyo, Dios Mío, nada más, y Tú eres el que hace fructificar lo que tengo entre mis manos. Gracias, Señor, y hasta mañana." Y este consejo me resultó profundamente liberador.
    Otra vez, otra hermana muy querida me compartía: "¿Qué puede ocurrir si las charlas que tenemos que dar salen mal; qué sería lo peor? ¿Que hiciéramos el ridículo? Pues realmente tampoco es tan grave: Él hizo y hace íncomparablemente más en cantidad y en calidad que lo que nosotras podamos hacer, así que llegar a hacer el ridículo -si es que ocurre...- va a ser muuuy poco."

    Y también fue muy liberador y verdadero.

    Besicos.

    Ah, y mil gracias de mi parte también por la cita del Hno Rafael: todo lo suyo me llega profundamente.

    ResponderEliminar
  22. Oye! Ángelo, se me acaba de ocurrir, no sé si existe esa posibilidad siquiera para los comentarios de un blog, pero muchas veces hay quién no comenta porque siente que sus ideas, pensamientos...los ha reflejado un comentarista anteriormente de forma muy exacta.
    Si existiera la posibilidad en el mundo de los blogs, quizás sería interesante habilitar de poder votar los comentarios que hayan hecho los comentaristas tal como se puede hacer en muchos diarios digitales.
    Quizás haya algún programa que aporte esa opción si es que blogger no la trae.
    Es solo una sugerencia.Valora tú.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  23. Tu blog es hermoso, Angel, porque eres una persona transparente y hablas con el corazón en la mano. Los que te visitamos apreciamos mucho esa virtud tan tuya.
    Me alegro mucho de coincidir contigo en el cariño que le tenemos a las hermanas Cooperatrices parroquiales. Son una orden muy hermosa y a la que podemos ayudar a dar a conocer con nuestros blogs. Y vamos sumando, todos juntos, para Cristo y en favor de todos.
    Un abrazo, hermano.
    ;O)

    ResponderEliminar
  24. Los comentaristas de este blog claro que lo enriquecen,

    Bruce, eres único menuda tarea que le has endilgado a nuestro querido Ángelo. Sería muy difícil valorar los comentarios. A los de hoy les daría un 10 uno por uno.
    Os voy conociendo un poco cada día. A unos os conozco personalmente, a otros telefónicamente y a otros por e-mail. y a los demás espero conoceros algún día no muy lejano.

    GRACIAS Ángel por darnos la oportunidad de entrar en tu espacio y poder entablar relaciones de amistad en Cristo, porque al fin y al cabo quien nos une es Cristo Jesús Señor nuestro.
    GRACIAS...

    ResponderEliminar
  25. Gracias por vuestras exposiciones, y sugerencias. Ha sido muy enriquecedor leer a cada uno. Y compruebo que todos tenemos las ideas muy claras ¡Gracias a Dios! Un placer contar con vuestra aportación.
    Un abrazo, a los que no tienen blog y siempre participan de esta gran familia. Toñi, Belén, Bruce, Camino.
    A los que ya llevan muchos días de fidelidad a este blog: Arcendo,lojeda,Maite,G.Visigoda,MªAuxiliadora,Gosppi,Caminar,Chus,Mrs.Wells,Alicia, Icue, Mª del Rayo,Patricia,Lah,elige,Felicitas
    A los que han entrado rececientemente proporcionándome una alegría: Mª Rosa, Interruptor.
    A todos mil gracias.

    ResponderEliminar
  26. Claro, Ángel, tú dices todo esto porque tienes 26 comentarios, pero a mi ya ni Arcendo me comenta como antes. Mi blog está falto de alimento, así que voy a someterlo a una cura de reposo.
    Un beso, ángel, sigue así.
    Que tengas una santa y entregada Cuaresma

    ResponderEliminar
  27. Querido Angelo,
    Fue un regalo de Dios el haberte conocido, no dejo núnca de leerte, alimentas mi alma y me das fuerzas para seguir adelate, tus entradas me llegan por correo, lo que me permite reenviarlas a muchos amigos y amigas que no tienen blog, y ni siguiera saben lo que es un blog, muchos se quedaron en el siglo pasado. !Piensa en el gran bien que haces cuando se difunde un post tuyo!.

    En cuanto a los comentarios, para mi si son muy importantes, ya que desde que me quedé sola, mis 3 blogs son mi compañía y mis amigos virtuales me ayudan muchísimo, los extraño cuando no se de ellos, y yo les descuídé casi tres meses, estuve accidentada, operada y con infinidad de pruebas que el Señor quizó mandarme, me dicen mis amigas de la Obra, que es porque Dios me quiere mucho, algunas veces le digo Señor, Dios mío, !no me quieras tanto.!.
    Cariños y sigue ayudándonos, que Dios te bendiga.
    María del Carmen

    ResponderEliminar
  28. Querido Angel, yo soy diaria lectora de este blog aunque no comente todos los días por motivos diferentes.

    tu entrada ha sido tan magistral que poco tengo que añadir, excepto que ni tú mismo eres consciente de los frutos de tu blog.

    Quién puede verlos? tu última reflexión....Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo.

    Los más importantes no?

    GRACIAS POR TODO CRACK!!!!

    ResponderEliminar
  29. Visi... que si regalas una oración a todo el que te comenta, me vas a tener allí comentando todo el rato. Aunque la entrada sea muy clarita y no necesite más.
    Gracias Angel, los frutos aunque a veces no se vean, seguro que estan.

    ResponderEliminar
  30. QUE BUENAS Y ACERTADAS PALABRAS!!!
    Definitivamente, de nada serviría si solo escribimos por puro escribir, si nuestra meta no sea la de propagar el Reino de Dios.
    Confieso la alegría de leer los comentarios dejados, animan, alientan, dan animo. Pero también se debe confiar en Dios, en que lo que se hace, es por El y para El.
    Bendito seas por siempre Señor.

    ResponderEliminar
  31. Es interesante lo que dices. A mi me gusta comentar con libertad y aunque a veces lleve tiempo sin decir nada no significa que desprecie al blogger o me caiga mal. Por ejemplo, en el blog de Arcendo suelo hacer comentarios cada cierto tiempo, 2 semanas, 1 mes o más, y sigo apreciando su blog como siempre. También hay blogs que sigo y no comento nunca. Como bien dices cada uno vives circunstancias diferentes.

    Un abrazo y por cierto, muy bonita la música de fondo de hoy.

    ResponderEliminar