SIGO MI CONCIENCIA


Si algo visible se carga con los años es la experiencia, y ésta está atiborrada en muchos casos, de cosas muy buenas y valiosas, y otras de las que nos gustaría despojarnos; en todo caso ella marca muchas rutas de nuestro presente.

He visto a gente convertirse a le fe, otros que la han perdido y otros que se quedan entre medio sin saber colocarlos en un lado u en otro. Hablo de los que se han situado bajo la bandera de la conciencia. Hace unas semanas, recibía   una afirmación como ésta: “ Yo nunca podré apartarme de Jesús, Él sigue siendo muy importante en mi vida, pero la conciencia es lo que importa, y yo sé que eso es lo que cuenta para Él”

Me quedé perplejo, no por la afirmación en sí, sino por quien la pronunciaba. Alguien muy cercano a mí, alguien de los que tiempo atrás, podía escuchar otro tipo de razonamientos . Tras unos años de ausencia, compruebo en el reencuentro, que es otra persona .Y le oigo decir: “Ya he entendido lo que significa seguir a Jesús!” ¿Y antes a quien seguías? le pregunto. “Normas y normas” me replica. “Bueno es lo que vivían también los fariseos y Jesús viene a enseñarles el espíritu de la ley” le argumento.

Tras una larga conversación ,no le saco de que la conciencia es la que rige su vida, y me dice: " que sigue asistiendo a misa, aunque ya no se confiesa ni comulga , ¿Y para qué?" le pregunté .A lo que me respondió :" Lo que tengo claro es que yo no voy a apartarme de Jesús". Volvió a sorprenderme con su seguridad.

Que alguien me lo explique, porque todo este lio de la conciencia, del sentido del bien y del mal, de seguir a Jesús según lo que yo veo y pienso, este cambio de  un día a otro… hace que me pierda ¿Conciencia , instinto, o qué?...

La conciencia. ¡Cuántas barbaridades en su nombre! ¡Cuántas sendas acabando en un precipicio! ¿No dijo Jesús que era el Camino, la Verdad y la Vida? ¿Es nuestra conciencia, u otro conocido? …Si, si , ese que lleva la etiqueta “ padre de la mentira”, ese que  intenta convencernos ,de que las palabras que más pone en boca de otros  ,y que tantas veces escuchamos; son verdad: “ Yo mientras que no haga mal a nadie y haga todo el bien que pueda… “

Existen católicos que han encontrado su traje a medida. Tienen el convencimiento de estar viviendo su fe, acorde con el mensaje evangélico, porque lo han instalado en su conciencia. Dicen que la tienen tranquila, y con ella… ¡Ancha es Castilla! Pero… ¿ dónde acaban?¿cuáles son las consecuencias?
¡Alabado sea Jesucristo!

19 comentarios:

  1. Es el peligro de esta vida mortal, Angel. Andamos entre las sugerencias del padre de toda mentira, que se disfraza siempre con visos de verdad y de hermosura, para engañarnos y conducirnos a la desesperanza creciente y los suaves toques del Espíritu Santo que desea conducirnos hacia la Luz de su Amor.
    Un Amor que nos devuelve una imagen de nosotros mismos que a menudo no nos gusta reconocer, porque deja patentes nuestos defectos y vicios arraigados...No para humillarnos,sino para darnos la Gracia, el Poder de superarnos a nosotros mismos, apoyados en Dios.
    Sólo se salva el que quiere de verdad, honestamente salvarse, porque sólo así puede Dios manifestarse a Él y mostrarle todo Su Amor.
    Creo que sólo te queda encomendar a tu amigo en cada Misa, en tus oraciones y confiar en que todas ellas serán escuchadas favorablemente. Por que sí. Porque tu Padre del Cielo te ama infinitamente. Y a tu amigo también.
    Un abrazo.
    ;O)

    ResponderEliminar
  2. Así es Ángelo, pero aun queda la esperanza de que Dios le toque el corazón, o mejor dicho esa persona se lo deje tocar por Él. No todo está perdido.

    Pero eso de conciencia...me suena a sastre, a traje hecho a medida.
    Más ancho por aqu, más estrecho por allá, del color que yo elijo...

    "Este mandamiento se me da bien cumplirlo, pues es que es válido, este otro no...bueno quizás Jesús quiso decir otra cosa...bueno yo sigo mi conciencia."

    Con lo que dice la Iglesia pasa igual:
    "Esto que dice el Papa me resulta fácil cumplirlo, entonces es verdad, que magnífico Papa tenemos!, pero esto otro que dice el Papa, no soy capaz de cumplirlo, bueno...es un hombre como todos...me guío por mi conciencia."

    Y lo mismo por con el Catecismo.

    La conciencia es una llama que se apaga, sobre todo por el pecado, de nada servirá si ni vivimos en el Señor, si no estamos en gracia de Dios. Además la conciencia nos juega malas pasadas haciéndonos creer que pecamos en ocasiones cuando no lo es y el sacerdote nos tiene que decir e insistir que no, y otras al revés.

    Jesús no dijo: guiénse por sus conciencias, habló de que no venía a abolir la ley (mandamientos), de hecho en determinados puntos de la misma fue más exigente.A otras cosas les restó gravedad. Pero es Dios.Nosotros no podemos hacer lo mismo.

    Bueno, mi conciencia me dice que me calle y me vaya a dormir, y que antes rece.

    ResponderEliminar
  3. Por poner solo algún ejemplo...
    En nombre de la conciencia se mata a niños inocentes, aún no nacidos, queriéndoles preservar de la enfermedad o de las malformaciones que ya arrastran desde el seno materno.
    En nombre de la conciencia se quiere acortar la vida de aquellos pacientes ya desahuciados…
    En nombre de la conciencia se decide por otros, sin tenerlos en cuenta…
    Sin duda la conciencia se deja engañar y manipular muchas veces…
    En realidad, lo que se hace poniendo a la conciencia como excusa es atajar, o al menos a creer que se ataja, por el camino más corto, eliminar del camino dificultades y contrariedades… escoger solo lo fácil, lo que se adapta al ritmo o estilo de vida de cada cual… ¿a dónde llegarán?.. Dios juzgara al final de su camino.
    Lo que menos entiendo es que se diga que se sigue a Jesús mientras uno se aparte de los sacramentos… ¿cómo se sigue a Jesús si se niega uno a recibirle en la comunión? ¿Si uno se cree perfecto y no se acoge a la misericordia de Dios a través de la confesión?
    En fin, habrá que rezar porque esas conciencias vuelvan de verdad sus ojos hacia Cristo.

    ResponderEliminar
  4. Pues yo por un deber de conciencia me confieso, porque si no ando con mala conciencia.

    ResponderEliminar
  5. En estos casos, pienso que Dios es muy grande y pone a cada uno en su sitio. El camino correcto siempre es ROMA, quien por "comodidades" no lo quiera ver así, debe saber que está errando. Nuestra labor, para ayudar, será reflejar la luz de Pedro, con todo lo que tengamos a nuestra mano, con la palabra, con los blogs, con el ejemplo y con la vida. Si lo hacemos así, muchos, estoy seguro, cambiarán su proceder.
    Como dice el Evangelio, "No juzgueis y no sereis juzgados", limitemonos a hacer todo lo que sea posible por sacar de esa falsa y aburguesada "religión", a quienes se hayan apoltronado en ella.
    Una vez más, creo que todos, tenemos mucho que ver y hacer, también en este tema.
    ABRAZOS.

    ResponderEliminar
  6. uy que peligro...es una de las tentaciones que mas veo a mi alrededor.....laxa conciencia.....asi conozco a muchos protestantes, y claro cada cual tiene Su verdad.....rezaré por tu amigo y sin juzgar decir la verdad con toda la Misericordia a tiempo y a destiempo...es lo que podemos hacer.
    que gran momento vive ahora la Iglesia eh? y que bien podemos entender a Jesus en su Misión ...la de conciencias asi que tuvo que ver...tambien la mia tiene esas tentaciones...pero en el confesionario se van en un vuelo...

    ResponderEliminar
  7. Creo que es muy útil para cuando nos encontremos en la duda lo que contestó hace tiempo el sacerdote autor de Glosas marginales a un comentarista sobre este tema:
    "En nuestra época, uno de los problemas más fuertes es el subjetivismo. Para no caer en él tenemos una gran ayuda. Si lo que creo que sea la voz de mi conciencia entra en contradicción con los diez mandamientos y la enseñanza de la Iglesia, me estaré auto-engañando. Si está dentro de ese marco, adelante, aunque los demás me digan que debería hacer otra cosa.
    Pero lo que me dicen los demás también da pie no para hacer lo que los demás digan, simplemente porque ellos lo digan, sino para preguntarle a Dios en la oración qué opina Él de todo esto. Que sea Él la última palabra siempre.
    Y otra cuestión. Tenemos que estar siemmpre abiertos a que lo que Dios pueda querer de uno en un momento pueda variar con el tiempo, recibir matizaciones, crecimiento,etc. Incluso cambios radicales en lo que esto sea posible. Hoy mi deber podría ser vivir en Londres, pero mañana podría ser Santiago de Chile."

    ResponderEliminar
  8. Estoy con Arcendo en esto.
    Si, y alabado sea Dios por poner en mi camino a Angel y a su blog, que son capaces de decir con palbras lo que a mi no me llega la mente a formular, aunque lo intuía..El otro día pinté unos pollitos en mi blog y comence a escribir 'los pollitos siguen cualquier cosa al nacer, pero ay desgraciaditos los que no tengan a su madre' y 'nos intentan re-troquelar' (como a las aves) y yo no sabia de que hablaba asi que lo borre..

    Y era esto. Si an algo la infinita misericordia de Dios es en esa intuicion que da a veces para 'no dejarse llevar' aun en el pecado mas oscuro y el abandono.En fin, ese es mi caso, pues casi TODO lo estuve a punto de perder si no hubiera sido por una cosa en la que dije, por pura y llana intuicion, no, o mas bien 'SI' por decirlo en positivo: y esa cosa era la Iglesia, los sacramentos...

    Si alguien esta en problemas de conciencia en un punto..que lo consulte con el confesor, pues es decir un Si, abrirse...

    ResponderEliminar
  9. Decia que estaba con Arcendo en que, muchas veces entre nosotros mismos podemos caer en malentendidos y, no pocas, dar mal ejemplo a otros , que no es precisamente lo que les anime a acercarse con confianza.

    Tu, Angel, mira el lado bueno de este caso de tu amigo: te lo ha comentado a ti, eso ya es una apertura..ahora, con toda la ternura que puedas, como haces con nosotros, sirvele de ejemplo, hablale..creo que por lo que cuantas este amigo puede que realmente te este pidiendo que le eches un cable...Aunque la comunicacion entre humanos es asi de paradojica.
    Los de aqui te ayudamos y rezaremos por el, vale?

    ResponderEliminar
  10. Tendría tantísimo que comentar a esto... pero una vez más soy presa del tiempo.

    Sólo dire lo siguiente, ¿puede uno seguir a Jesús en conciencia apartándose de la comunión y la confesión?

    ¿Es esto una conciencia cierta, vera, libre, formada y recta?

    Una conciencia que te invita a dejar los sacramentos, fuentes de gracia y del encuentro con Jesús, no lo es en modo alguno.


    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Ángelo es muy interesante el tema de hoy, ¡Cuánta gente valiosa pudriéndose detrás de normas y más normas, libros y demás cadenas!, olvidamos que seguimos a Cristo vivo y resucitado que impera en nuestro ser y que la conciencia tiene por labor afinar para permitir que Él viva en mí.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. El Catecismo recoge palabras de la Gaudium et Spes en las que se afirma que el hombre tiene una ley inscrita por Dios en su corazón y que la conciencia es el núcleo más secreto, el sagrario del hombre, en el que está solo con Dios, cuya voz resuena en lo más íntimo de ella.

    Por tanto, la conciencia es fundamental en nuestra vida interior. Para el hombre que ha cometido el mal, dice el Catecismo, el veredicto de su conciencia constituye una garantía de conversión y de esperanza.

    Ahora bien, la conciencia debe estar bien formada, asentada en la fe y la oración. Para ello, ‘estamos asistidos por los dones del Espíritu Santo, ayudados por el testimonio o los consejos de otros y guiados por la enseñanza autorizada de la Iglesia’.

    La conciencia moral puede estar afectada por la ignorancia y puede formar juicios erróneos sobre actos proyectados o ya cometidos, porque sucede que a veces ‘el hombre no se preocupa de buscar la verdad y el bien y, poco a poco, por el hábito del pecado, la conciencia se queda casi ciega’ (GS).

    ResponderEliminar
  13. Religiosidad, religiosidad y mucha religiosidad, esto no es cristianismo. Rezaremos por tu amigo y por todos los que conocemos que piensan igual que él...esa comodidad en todo es solo vagancia, recemos mucho porque nadie esta fuera de este peligro!
    un abrazo Angelo

    ResponderEliminar
  14. Esta claro que la tanquilidad de conciencia nos lleva a muchos a un quietismo, a un immobilismo total.
    Que gran pecado, ¿porque no? es esto de la tranquilidad de conciencia, cuantos culos sentados en sus butacas, cuantas gafas oscuras, Cuanto tapones ,para no ver, oir, ni entender nada,así nos lavamos la ropa.Cuanta comodidad, mientras en el mundo hay una falta de Amor tan grande,somos receptores y transmisores de Amor, Para los que
    tenemos la conciencia tranquila, quizas tengamos que recordar, lo de evangelio, " Ni frios ni calientes" Oremos todos para que el Espíritu Santo nos conceda ¨"la
    inquietud de conciencia" que nos hará mover de nuestros asientos y
    nos llevará a ver por los ojos de Jesús .Elpidio

    ResponderEliminar
  15. He leído varios comentarios y en vés de comentar mi opinión, me sucribo a lo dicho por Bruce, de la cruz a la raya.

    Es cómo lo advierte el papa sobre el relativismo. "Nada es absoluto... todo es relativo" Eso de la conciencia es la misma loca pero peinada como decimos por aquí.

    ResponderEliminar
  16. Hace ya muchos, muchos años, recien había terminado de estudiar, impartí clases de teología moral, y me dí cuenta que no sabía casi nada, tenía que estudiar más.
    Digo esto porque si no tenemos una conciencia formada, todo lo que se nos viene a la cabeza uno termina creyendolo bueno, y no es así.
    A mi me traiciona muchas veces mi conciencia, he necesitado de la ayuda de más de una persona.
    Y bueno la Iglesia en sus documentos es nuestra mejor Maestra, sin olvidar los Sacramentos y el temor a Dios entendido este como un Don del Espíritu Santo.
    Saludos Ángelito!!

    ResponderEliminar
  17. Qué entrada, qué imágenes, qué música y qué comentarios más enriquecedores: es para tomarlo todo despacito, tiene mucha sustancia todo lo que habéis puesto.

    A mí se me quedó grabada una frase que, comentando un compañero de trabajo hace bastantes años y en otro lugar, le había dicho un amigo suyo sacerdote: "La Iglesia no es un supermercado: esto sí, aquello no..." Pues eso...

    Hacer comunidad dentro de la Iglesia es un regalazo y una necesidad; los sacramentos, imprescindibles alimentos; la dirección espiritual, acompañamiento y otras formas de ayudar en el camino, un descanso, un mensajero de Dios y acompañantes con Luz.

    Tu amigo no sabe lo que se pierde... ¿Cómo "se come" eso de no apartarse de Jesús si no se vive con Él y de Él? Los enfermos de anorexia también creen que están bien alimentados, incluso en exceso, pero están muriéndose.

    Besicos.

    ResponderEliminar
  18. Me pillas tarde y cansad para comentar pero hay un nivelón de comentarios que deberías enseñarselos a tu amigo querido Angel.

    La conciencia es nuestro sagrario, he leído por ahí pero debemos dejar que lo limpien, que lo mimen como tal.
    Cuantas conciencias mal formadas hay por el mundo Dios mio!!!
    Recemos por ellas y dejemos de hacer la religión como en el super:
    cojo lo que me apetece

    GRACIAS

    ResponderEliminar
  19. Por tener conciencia laxa han sucedido muchas cosas de las cuales hoy día nos arrepentimos.
    En la materia Teología Moral nos enseñan que la conciencia pura es tan importante como la pureza de corazón. Te pasare unas guías de estudio. saludos.

    ResponderEliminar