A LA VIRGEN EN CUARESMA


Dame tu mano, María, la de las tocas moradas; 
clávame tus siete espadas en esta carne baldía.

Quiero ir contigo en la impía tarde negra y amarilla.

Aquí, en mi torpe mejilla, quiero ver si se retrata
esa lividez de plata, esa lágrima que brilla.

¿Dónde está ya el mediodía luminoso en que Gabriel,
desde el marco del dintel, te saludó: "Ave, María"?
Virgen ya de la agonía, tu Hijo es el que cruza ahí.

Déjame hacer junto a ti este augusto itinerario.
Para ir al monte Calvario cítame en Getsemaní.

A ti doncella graciosa, hoy maestra de dolores,
playa de los pecadores, nido en que el alma reposa,
a ti te ofrezco, pulcra rosa, las jornadas de esta vía.

A ti, Madre, a quién quería cumplir mi humilde promesa.
A ti, celestial princesa, Virgen sagrada María.

Amén

7 comentarios:

  1. A ti Maria, pido para que todos los refugiados que viven en Italia en estas semanas, puedan luchar por una vida mejor y la libertad que siempre han soñado...
    gracias Maria y gracias a Ti, Angelo, por esta entrada tan maravillosa.
    Feliz Domingo y un abrazo grande

    ResponderEliminar
  2. "A ti Celestial Princesa
    Virgen Sagrada Maria
    yo te ofrezco en este dia
    alma vida y corazón
    mirame con compasion
    no me dejes Madre mia
    por tu pura Concepción"
    Angelo me he acordado de esta oracion que rezábamos de pequeños con la abuela. Gracias un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Bellissima oración. ¡Oh María concebida sin pecado, rogad por nosotros que recurrimos a vos!

    ResponderEliminar
  4. Nuestra bella y hermosa Madre.
    Fuerte en todo con su Hijo Jesús,
    amorosa protectora nustra.
    Gracias Ángel!!

    ResponderEliminar
  5. Aaaysss... me encanta este himno de Cuaresma.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. AMEN....
    preciosa, preciosa imagen.
    ABRAZOS.

    ResponderEliminar
  7. Me encanta que nos hables de nuestra Madre....Me siento hermana tuya y de todos los que entran a visitarte. Ella me ayuda a vivir la Cuaresma serena y llena de confianza. Gracias Angelo...nos "vemos" en el Rosario.

    ResponderEliminar