DESCONOCIDA (1ª Parte)


Tengo guardado desde hace tiempo, un magnífico artículo de Mons. José María Arancibia, buscando el momento propicio para ser publicado en mi blog. Casi lo tenía olvidado. Como no creo en las casualidades y sí en la Providencia, volver a encontrarme con él, sin buscarlo, ha hecho que sienta dentro de mí ,que es el momento de darlo a conocer. Ni una sola de sus frases es desechable, así que ante su extensión lo publicaré en dos partes. Merece la pena.

Hay títulos y expresiones que nos llaman la atención y nos pueden dejar pensativos. Por ejemplo: “España ha dejado de ser católica”, “Fin del cristianismo”, “la Iglesia es como un negocio cualquiera”, “el cuento de los curas”… Y otras muchas. Incluso algunos piensan que el ocaso de la Iglesia está muy cercano. Otros se ríen de lo religioso como de algo pasado de moda que habría que dejar en el museo de antigüedades.

1. Lo religioso está de moda y crece sin parar en la sociedad secular que nos ha tocado vivir. Es impresionante cómo han crecido las cofradías en España. No digamos nada la afluencia de multitudes a los santuarios, muy en particular los santuarios marianos. A todo esto hemos de añadir la cantidad de movimientos eclesiales, comunidades de base, grupos de oración, grupos de solidaridad…

2. La Iglesia en España tiene un lugar muy significativo. Cualquier rotativo español tiene en su mira a la Iglesia Católica. Para bien o para mal, a favor o en contra.

3. La labor de la Iglesia es desconocida pero muy concreta y real. Es muy cierto y hay que agradecerlo, la Iglesia desarrolla una actividad social inmensa: colegios, hospitales, residencia de ancianos, atención a inmigrantes y refugiados, enfermos de sida, Cáritas, Campaña contra el hambre… Es proverbial la fama de solidaridad que tiene la Iglesia Española en los países latinoamericanos.

La Iglesia ahorra todos los años al Estado Español en torno a los 8.000 millones de euros. No nos hemos de extrañar. Según las estadísticas, en nuestra nación tenemos 22.599 parroquias y 4.428 centros pastorales. Hay 132 obispos, 26.300 sacerdotes, 60.079 religiosos, 3.229 miembros de institutos seculares y 102.973 catequistas. Los seminaristas menores son 2.483 y los mayores 2.259. A los 5.882 centros católicos de enseñanza asisten 1.578.609 alumnos. Los centros sociales dirigidos por la Iglesia son: 97 hospitales, 113 ambulatorios, 943 residencias de ancianos, 549 orfanatos y guarderías, 108 consultorios familiares y 2.405 centros especiales de educación . Una institución que despliega toda esta actividad merece todo respeto y consideración.

4. Sin embargo, lo más significativo de la Iglesia es que es memoria de Jesucristo, hace que Cristo no sea una realidad del pasado, una pieza de museo, sino contemporáneo nuestro. EL VIVE ENTRE NOSOTROS.
"Yo perdono todas las torpezas, limitaciones y debilidades de la Iglesia porque me ha dado la fe en Jesucristo, alimenta este don y me ha acompañado en todos los momentos de la existencia. La institución eclesial ha iluminado mi vida y le ha dado significado. Por todo esto creo en la Iglesia. No podría vivir al margen de la comunidad eclesial. Sus luces son mi alegría, sus pecados me entristecen. No podría vivir sin ella porque sería encerrarme en mi propia soledad". (Lucio del Burgo, sacerdote.)

El tema del dinero en la Iglesia aparece siempre como envuelto en un halo de misterio. En parte por desconocimiento, en parte por herencias culturales y en parte por prejuicios difundidos por quienes desprecian la misión de la Iglesia.

Todos estos elementos, potenciados por la falta de información, dan como resultado una serie de presunciones, algunas de las cuales terminan por convertirse en certezas que luego se difunden como si fueran verdades evidentes… a pesar de ser erróneas.

Algunos de los grandes mitos sobre el tema del dinero en la Iglesia, en resumen, pueden ser:
  •  “La Iglesia es rica”.
  •  “Tiene propiedades y empresas económicas que casi la equiparan a las grandes empresas del país”.
  •  “A la Iglesia la mantiene el Estado “.
  •  “Las parroquias recaudan fortunas”. La idea es que “nadan en la abundancia” porque “los fieles aportan enormes cantidades de dinero”.
  •  “A los curas les paga el sueldo el Estado”…, por lo tanto “no tienen problemas económicos”. “Los curas son ricos”.
  •  “La Iglesia tiene privilegios” y “no paga ningún impuesto”.
  •  “El Vaticano es un lugar lleno de riquezas que deberían venderse inmediatamente”.

Es notable constatar que estas afirmaciones están profundamente arraigadas en la conciencia de muchos fieles y son asumidas naturalmente como verdaderas sin ningún análisis ni matiz.Sabemos que los mitos seguirán existiendo, porque tienen una raíz cultural muy profunda, pero conocer la verdad será, al menos, una contribución que nos hará bien a todos.

Criterios para la vivencia cristiana de la cuestión económica.
1- Todos los cristianos, en virtud del bautismo, y cada uno según su propia vocación, estamos obligados a vivir el espíritu de pobreza del Evangelio.
2- Todos, fieles y pastores, en razón de la comunión eclesial, tenemos el deber de aportar al sostenimiento de la obra evangelizadora de la Iglesia.
3- La Iglesia necesita de bienes materiales: para el culto divino, para sustentar a los ministros, para pagar a los empleados, y para realizar las obras del apostolado, en especial de la caridad con los más necesitados.
4- La administración de los bienes eclesiásticos debe ser hecha por representantes de la comunidad cristiana honestos y competentes, con la presidencia de su pastor local, sin que esto lo distraiga de su ministerio.
5- La administración de los bienes parroquiales y diocesanos, debe ser transparente y pública, de acuerdo a normas claras y controles oportunos.

Lo que sí hace la Iglesia con el dinero de los fieles:
Atención religiosa a:
  •  315.000 niños que reciben el Bautismo cada año.
  •  Más de 120.000 parejas que se han casado por la Iglesia en este año.
  •  10 millones de católicos que asisten a Misa cada domingo.
  •  Cientos de miles de voluntarios que colaboran en acciones pastorales y/o son miembros activos de Asociaciones y Cofradías.

La Iglesia atiende también a:
  • Cerca de 1.400.000 niños que asisten a centros educativos de la Iglesia.
  •  Más de 200.000 inmigrantes en distintos Servicios y Centros.
  •  Los privados de libertad de 77 cárceles españolas.
  •  Más de 50.000 niños y jóvenes de educación especial.
  •  Más de 25.000 huérfanos.
  •  Más de 57.000 ancianos.

La Iglesia trabaja a diario en:
  •  Más de 200 centros hospitalarios, ambulatorios y dispensarios.
  •  876 casas para ancianos, enfermos crónicos, inválidos y minusválidos.
  •  Cerca de 900 orfanatos y centros para la tutela de la infancia.
  •  Más de 300 guarderías.
  •  365 centros especiales de educación o reeducación social.
  •  144 centros de caridad y sociales y 300 consultorios y centros para la defensa de la vida y la familia.
  •  147 países donde están cerca de 18.000 sacerdotes, religiosos, religiosas y seglares en misiones.

Sabías que…
  • La Iglesia sólo recibe del Estado lo que sale de la libre asignación de los fieles por medio de la cruz.
  •  Las nóminas que cobran los sacerdotes como sacerdotes no llega en ningún caso a los mil euros.
  •  La Iglesia sí paga el IVA en sus transacciones económicas.
  • El sueldo de los sacerdotes no proviene del Estado sino de las propias diócesis.
  • El sueldo de los profesores de religión en la escuela pública sí proviene de los presupuestos del Estado, igual que el de los profesores de matemáticas, inglés o ciencias.
Continúa mañana

14 comentarios:

  1. Angelo, tengo la necesidad tremenda de compratir algo que recibimos del Espíritu Santo hoy en mi cenáculo de oración del Movimiento Sacerdotal Amriano y es algo tomado del "Evangelio tal como me ha sido revelado" de María Valtorta:
    «¿Y no pensáis el dolor que deberá aún padecer mi Corazón a lo largo de los siglos, por cada
    pecador impenitente, por cada herejía que me niegue, por cada creyente que abjure de mí, por cada -desgarro de los desgarros -, por cada sacerdote culpable, causa de escándalo y perdición?
    ¡Vosotros no conocéis esto!

    Todavía no lo conocéis. No lo conoceréis nunca completamente, sino cuando estéis
    conmigo en la luz del Cielo. Entonces comprenderéis... Contemplando a Judas, he
    contemplado a los elegidos para quienes la elección se transforma en perdición por su
    perversa voluntad...
    ¡Oh, vosotros que sois fieles, vosotros que formaréis a los sacerdotes futuros,
    recordad mi dolor; formadlos santos para que, en la medida de lo posible, no se repita
    este dolor; exhortad, velad, enseñad, luchad, estad atentos como madres, sed
    incansables como maestros, estad despiertos como pastores, sed viriles como
    guerreros, para sostener a los sacerdotes que serán formados por vosotros! ¡Haced, oh,
    haced que la culpa del duodécimo apóstol no se vea demasiadas veces repetida en el
    futuro!..."

    ResponderEliminar
  2. Habla Jesús. "Y considerad que contra vosotros conspiran el mundo, la edad, las
    enfermedades, el tiempo, las persecuciones. Evitad, pues, el ser avaros de lo que habéis recibido, y evitad la imprudencia. Transmitid, por esto, en mi Nombre, el
    Sacerdocio a los mejores de entre los discípulos, para que la Tierra no se quede sin
    sacerdotes. Y que sea un carácter sagrado concedido después de un profundo examen,
    no verbal sino de las acciones de aquel que pide ser sacerdote, o de aquel a quien
    juzguéis apto para serlo.
    Pensad en lo que es el Sacerdote; en el bien que puede hacer y en el mal que
    puede hacer. Habéis visto una muestra de lo que puede hacer un sacerdote venido a
    menos en su carácter sagrado. En verdad os digo que por las culpas del Templo esta
    nación será dispersada. Pero también os digo, en verdad, que igualmente será
    destruida la Tierra cuando el abominio de la desolación entre en el nuevo sacerdocio,
    conduciendo a los hombres a la apostasía para abrazar las doctrinas infernales.
    ¡Desventura,
    tres veces desventura si para confortar a los últimos cristianos no hay verdaderos
    Sacerdotes como los habrá para los primeros!"

    "Pero el bien y el mal futuros tienen raíz en el presente. Los aludes empiezan
    con un copo de nieve. Un sacerdote indigno, impuro, hereje, infiel, incrédulo, tibio o
    frío, apagado, insípido, lujurioso, hace un daño diez veces superior al que provoca un
    fiel culpable de los mismos pecados; y arrastra a muchos otros al pecado. La
    relajación en el Sacerdocio, el acoger doctrinas impuras, el egoísmo, la codicia, la
    concupiscencia en el Sacerdocio, ya sabéis en donde desembocan: en el deicidio. Y en
    los siglos futuros ya no se podrá matar al Hijo de Dios, pero sí se podrá matar la fe en
    Dios, la idea de Dios. Por lo cual se llevará a cabo un deicidio aún más irreparable,
    porque carecerá de resurrección. Sí, se podrá llevar a cabo; lo veo... Podrá ser llevado
    a cabo por los demasiados Judas de Keriot de los siglos futuros. ¡Un horror!...
    ¡Mi Iglesia removida de sus quicios por sus propios ministros! ¡Y Yo
    sosteniéndola con la ayuda de las víctimas! ¡Y ellos, esos Sacerdotes que tendrán únicamente las vestiduras del Sacerdote, pero no su alma, ayudando a intensificar las
    olas agitadas por la Serpiente infernal contra tu barca, Pedro! ¡En pie! ¡Yérguete!
    Transmite esta orden a tus sucesores: "Mano al timón, mano dura con los náufragos
    que han querido naufragar y tratan de hacer naufragar a la barca de Dios". Descarga
    tu mano, pero salva y sigue adelante. Sé severo, porque justo es el castigo contra los
    hombres rapaces. Defiende el tesoro de la fe. Mantén alta la luz, como un faro por
    encima de las olas desatadas, para que los que siguen a tu barca vean y no perezcan.
    Pastor y nauta para los tiempos tremendos, recoge, guía, levanta alto mi Evangelio,
    porque en él y no en otra ciencia se halla la salvación."

    ResponderEliminar
  3. Sigue hablando Jesús: "13Lo mismo que nos ha sucedido a los de Israel, y aún más profundamente,
    llegarán tiempos en que el Sacerdocio creerá - por saber sólo lo superfluo,
    desconociendo lo indispensable, o conociendo sólo su forma muerta, esa forma con
    que ahora conocen los sacerdotes la Ley, o sea, no el espíritu sino el revestimiento, y
    exageradamente recargado de adornos - creerá, digo, ser una clase superior. Vendrán
    tiempos en que el Libro quedará substituido por todos los demás libros, y aquél será
    usado sólo como lo usaría uno que debiera utilizar forzadamente un objeto, o sea,
    mecánicamente; como un agricultor ara, siembra, recoge, sin meditar en la
    maravillosa providencia que hay en esa nueva multiplicación de semillas que sucede
    todos los años: una semilla arrojada a la tierra removida, que se hace tallo y espiga,
    luego harina y luego pan por paterno amor de Dios.

    "Así, llegará el tiempo
    en que será enseñado el Evangelio científicamente bien, pero espiritualmente mal.
    Ahora bien, ¿qué es la ciencia si falta la sabiduría? Es paja. Paja que se hincha y no nutre. Y en
    verdad os digo que llegará un tiempo en que demasiados de entre los Sacerdotes serán semejantes a
    pajares llenos, soberbios pajares, que se mostrarán arrogantes con su orgullo de estar muy llenos,
    como si a sí mismos se hubieran proporcionado esas espigas que coronaron las cañas, como si
    todavía las espigas estuvieran en la cima de las cañas; y creerán ser todo por tener toda esa paja, en vez del puñado de mies, del verdadero alimento que es el espíritu del Evangelio. ¡Un montón! ¡Un montón de paja! Pero ¿puede bastar la paja? Ni siquiera para el vientre del jumento basta, y, si el
    amo del jumento no vigoriza al animal con cereales y forraje fresco, el jumento nutrido sólo con paja se debilita e incluso muere.
    Pues bien, os digo que llegará el momento en que los Sacerdotes, olvidando que con pocas espigas instruí a los espíritus en orden a la verdad, y olvidando cuánto le
    costó a su Señor ese verdadero pan del espíritu (sacado por entero y solamente de la
    Sabiduría divina, expresado por la divina Palabra, noble en su forma doctrinal, incansable en repetirse, para que no se pierdan las verdades dichas, humilde en su
    forma, sin atavíos de ciencias humanas, sin complementos históricos y geográficos),
    no se preocuparán del alma de ese pan del espíritu, sino sólo del revestimiento con
    que presentarlo, para hacer ver a las multitudes cuántas cosas saben, y el espíritu del
    Evangelio quedará difuminado en ellos bajo avalanchas de ciencia humana. Pero, si
    no lo poseen, ¿cómo pueden transmitirlo? ¿Qué darán a los fieles estos pajares
    hinchados? Paja. ¿Qué alimento recibirán de ellos los espíritus de los fieles? Pues lo
    que no da para más que para arrastrar una mortecina vida. ¿Qué fruto producirán de
    esta enseñanza y de este conocimiento imperfecto del Evangelio? Pues el
    enfriamiento de los corazones, el que entren doctrinas heréticas, doctrinas e ideas más
    que heréticas incluso, en vez de la única, verdadera Doctrina; y la preparación del
    terreno para la Bestia, para su fugaz reino de hielo, tinieblas y horror."

    QUEDA UNA SOLA PARTE, PERDONA LO LARGO, PERO ES IMPORTANTE COMPARTIRLO...

    ResponderEliminar
  4. ÚLTIMA PARTE, PERDONA ANGELO, PERO EL SEÑOR ME INSPIRA QUE ESCRIBIERA TODO LOS ANTERIOR Y ESTE FINAL:
    "En verdad os digo que, de la misma manera que el Padre y Creador multiplica las
    estrellas para que no se despueble el cielo por las que, terminada su vida, perecen, así,
    igualmente, Yo tendré que evangelizar muchísimas veces a discípulos a los que
    distribuiré entre los hombres y a lo largo de los siglos. Y también en verdad os digo
    que el destino de éstos será como el mío; es decir, la sinagoga y los soberbios los
    perseguirán como me han perseguido a mí. Pero tanto Yo como ellos tenemos nuestra
    recompensa: la de hacer la Voluntad de Dios, y la de servirle hasta la muerte de cruz
    para que su gloria resplandezca y el conocimiento de Él no se apague.
    14Pero tú, Pontífice, y vosotros, Pastores, en vosotros y en vuestros sucesores,
    velad para que no se pierda el espíritu del Evangelio y, incansablemente, orad al
    Espíritu Santo para que en vosotros se renueve un continuo Pentecostés - no sabéis lo
    qué quiero decir, pero pronto lo sabréis -, de forma que podáis comprender todos los
    idiomas y discernir mis voces de las del Simio de Dios: Satán, y elegir aquéllas. Y no
    dejéis caer en el vacío mis voces futuras. Cada una de ellas es un acto de
    misericordia mía para ayudaros; y esas voces, cuanto más vea Yo, por razones
    divinas, que el Cristianismo las necesita para superar las borrascas de los tiempos,
    más numerosas serán."

    ResponderEliminar
  5. me da tanta rabia que a veces, cuando hablo con la gente y me dicen eso de: "Es que la Iglesia tiene muchisimo dinero y predica que hay que vivir en la pobreza". Me desespero, porque no han leido ni un solo articulo asi, ni se molestan en averiguar a donde va el dinero que tiene. Y lo peor es que me acuerdo de cuando yo pensaba asi y me da una tristeza infinita, porque era una ignorante, hablaba por hablar casi siempre de oidas o por viejas heridas que yo misma me provoque. Si no existiera la Iglesia Catolica, el mundo ( que ya esta mal de por si ) seria un lugar inavitable y moririan por miles al dia. Gracias Angelo por este post, ojala lo leyeran mas de uno que van por la vida desmintiendo a la Iglesia con el unico arma que tienen: Su ignorancia y su rencor.

    Un abrazo y que Dios te bendiga.

    ResponderEliminar
  6. Muy buen post, y muy necesario traer aquí este interesante y veraz artículo, lleno de datos y hechos constatables. Lo malo de esto, es que "ellos", lo saben y manipulan. Lo saben y ocultan.
    Lo malo es que quien no lo quiere ver..., no lo ve.
    En fín. Dios sobre todo. Su Iglesia permanece y permanecerá a pesar de ellos y también.., a pesar de tí y muy a pesar de mi.
    BENDITO SEA DIOS Y NUESTRA SANTA MADRE LA IGLESIA CATÓLICA.

    abrazos.

    ResponderEliminar
  7. Una entrada muy interesante, Angelo. Esperaré impaciente la segunda parte.
    Muchas gracias. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Muy buena entrada Angelo.....desde luego todo lo que cuentas poca gente lo sabe a ciencia cierta....pero es importante saber que sin el Espiritu Santo no se puede entender la Obra que la Iglesia tiene....la sensatez hace que muchos que no creen vean la tremenda tarea que la Iglesia tiene, lo sé por comentarios que oigo a personas sin fé que se quedan atónitas.....pero pienso que la Fé en la Iglesia no es ni siquiera de todos...hay católicoa que atacan a la Iglesia por tanta ignorancia.....y es interesante saber la magnitud de la Misericordia que tiene la Iglesia...Porqué se verán los errores antes que las buenisimas obras que hace?...asi somos. Creo en la Iglesia, Santa Madre Iglesia que sigue con una paciencia infinita consolando y fortaleciendo a sus hijos en este Caminar hacia el Cielo, dándole la Gracia de los Sacramentos y haciendole participar de la Comunion de los santos....entre otras muchisimas gracias.....estupenda entrada, Gracias

    ResponderEliminar
  9. Y yo,que puedo decir...nada más que perdón,por atacarla,por difamarla,solamente teneis que leer mis antiguos comentarios...

    Angelo,gracias por abrirme los ojos y como a mí me ayudaste en su momento,pues a otros ayudarás ahora,estoy segura.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  10. Muy buena entrada y muy buena, también, la contestación de Ramón; pero yo me hago una pregunta: ¿la sociedad de hoy quiere suficientemente a Cristo y es lo suficientemente generosa con Él? Yo me hago a mi misma esta pregunta a diario y creo que me falta todo para llegar a Él y darlo TODO POR Él.

    ¡Estamos tan sujeto a la carne, Dios mío...!

    Besos con mil gracias y feliz día.

    ResponderEliminar
  11. Esto es informacion, con datos y numeros..es bueno anotarselo, aunque creo que muchos como en mi caso conocemos de cerca la ayuda de la Iglesia, porque nosotros la hemos recibido, entre otras cosas, a traves de la inmensa paciencia de Sus sacerdotes para con nosotros (cada uno podeis pensar en alguno que tengais cerca).
    Por eso, lo que apunta Ramos, me parece tambien opourtuno, nos recuerda rezar al Espiritu. . Gracias a los dos

    ResponderEliminar
  12. ¡¡¡PLA,PLA,PLA,PLA...!!!
    (Angelo esto de arriba son aplausos). Mi alma, es entrada no podia estar mas tiempo guardada. GRACIAS.

    ResponderEliminar
  13. Que interezante mil gracias muchas veces se desconoce muchas cosas gracias unidos en oración y seguimos orando para que el señor siga sucitando hombres y mujeres dispuesto a darlo todo por Cristo

    ResponderEliminar
  14. De todas formas ahí fuera nadie nos creerá por acertados que sean nuestros post
    Buenos predicadores los hay dentro y fuera de nuestra gran familia
    "En esto verán que sois discípulos míos..."
    Lo demás es casi caer en el juego de este mundo...

    (Te comenté el anterior, juraría...)

    En el Amigo
    al + mc

    ResponderEliminar