¿POR QUÉ OCULTARLO?


Antes de la lectura de la entrada de hoy,(que  considero providencial para la ocasión) os pido oraciones por el eterno descanso de Mercedes; la mamá de una madre agradecida,y abuela de Manuel .Falleció anoche a la edad de 100 años. "Los que esperan en el Señor, se alegran en Él" (salmo 33)

Cojo hoy en nombre de Dios la pluma, para que mis palabras al estamparse en el blanco papel sirvan de perpetua alabanza al Dios bendito, autor de mi vida, de mi alma y de mi corazón.

Quisiera que el universo entero, con todos los planetas, los astros todos y los innumerables sistemas siderales, fueran una inmensa superficie tersa donde poder escribir el nombre de Dios.

Quisiera que mi voz fuera más potente que mil truenos, y más fuerte que el ímpetu del mar, y más terrible que el fragor de los volcanes, para sólo decir, Dios.

Quisiera que mi corazón fuera tan grande como el cielo, puro como el de los ángeles, sencillo como la paloma, para en él tener a Dios.

Mas ya que toda esa grandeza soñada no se puede ver realizada, conténtate, hermano Rafael, con lo poco, y tú que no eres nada, la misma nada te debe bastar.

¡Qué hipocresía decir que nada tiene..., el que tiene a Dios! ¡Sí!, ¿por qué callarlo?... ¿Por qué ocultarlo? ¿Por qué no gritar al mundo entero, y publicar a los cuatro vientos, las maravillas de Dios?

¿Por qué no decir a las gentes, y a todo el que quiera oírlo?... ¿Ves lo que soy?... ¿Veis lo que fui? ¿Veis mi miseria arrastrada por el fango?... Pues no importa, maravillaos, a pesar de todo, yo tengo a Dios..., Dios es mi amigo..., que se hunda el sol, y se seque el mar de asombro..., Dios a mí me quiere tan entrañablemente, que si el mundo entero lo comprendiera, se volverían locas todas las criaturas y rugirían de estupor.

Más aún... todo eso es poco.

Dios me quiere tanto que los mismos ángeles no lo comprenden.

¡Qué grande es la misericordia de Dios! ¡Quererme a mí..., ser mi amigo..., mi hermano..., mi padre, mi maestro..., ser Dios y ser yo lo que soy!


¡Ah!, Jesús mío, no tengo papel ni pluma. ¡Qué diré!... ¿Cómo no enloquecer?... ¿Cómo es posible vivir, comer, dormir, hablar y tratar con todos? ¿Cómo es posible que aún tenga serenidad para pensar en algo que el mundo llama razonable, yo que pierdo la razón pensando en Ti?

¡Cómo es posible, Señor!... Ya lo sé, Tú me lo has explicado..., es por el milagro de la gracia.

Si el mundo que busca a Dios..., supiera. Si supieran esos sabios que buscan a Dios en la ciencia, y en las eternas discusiones... Si supieran los hombres dónde se encuentra Dios..., cuántas guerras se impedirían..., cuánta paz habría en el mundo, cuántas almas se salvarían.

Insensatos y necios, que buscáis a Dios donde no está.

Escuchad, y... asombraos. Dios está en el corazón del hombre... yo lo sé. Pero mirad, Dios vive en el corazón del hombre, cuando este corazón vive desprendido de todo lo que no es El. Cuando este corazón se da cuenta de que Dios llama a sus puertas, y barriendo y limpiando todos sus aposentos, se dispone a recibir al Único que llena de veras.

Qué dulce es vivir así, sólo con Dios dentro del corazón. Qué suavidad tan grande es verse lleno de Dios. Qué fácil debe ser morir así.

Qué poco cuesta..., mejor dicho, nada cuesta, hacer lo que Él quiere, pues se ama su voluntad, y aun el dolor y el sufrimiento, es paz, pues se sufre por amor.

Sólo Dios llena el alma..., y la llena toda.

No hay criaturas, no hay mundo, no hay nada que la turbe... Sólo el pensar en ofenderle y en perderlo, la hace sufrir...

Que vengan los sabios preguntando dónde está Dios. Dios está donde el sabio con la ciencia soberbia no puede llegar... Dios está en el corazón desprendido…, en el silencio de la oración, en el sacrificio voluntario al dolor, en el vacío del mundo y sus criaturas...

Dios está en la Cruz, y mientras no amemos la Cruz, no le veremos, no le sentiremos...

Callen los hombres, que no hacen más que meter ruido.

¡Ah!, Señor, qué feliz soy en mi retiro... Cuánto te amo en mi soledad... Cuánto quisiera ofrecerte que no tengo, pues ya te lo he dado todo... Pídeme, Señor..., mas ¿qué he de darte?


¿Mi cuerpo?, ya lo tienes; es tuyo. ¿Mi alma?... Señor, ¿en quién suspira sino en Ti, para que de una vez la acabes de tomar? ¿Mí corazón? está a los pies de María, llorando de amor..., sin ya nada querer, más que a Ti.

¿Mi voluntad? ¿acaso, Señor, deseo lo que Tú no deseas? Dímelo... dime, Señor, cuál es tu voluntad, y pondré la mía a tu lado... Amo todo lo que Tú me envíes y me mandes, tanto salud como enfermedad, tanto estar aquí como allí, tanto ser una cosa como otra.

¿Mi vida? tómala, Señor Dios mío, cuando Tú quieras.

¡Cómo no ser feliz así!

Si el mundo y los hombres supieran. Pero no sabrán; están muy ocupados en sus intereses; tienen el corazón muy lleno de cosas que no son Dios. Vive el mundo muy para un fin terreno; sueñan los hombres con esta vida, en que todo es vanidad, y así..., no se puede encontrar la verdadera felicidad que es el amor a Dios. Quizás se llegue a comprender, pero para sentirla hay que vivirla, y muy pocos se renuncian a si mismos y toman su cruz..., aun entre los religiosos...

Señor..., qué cosas permites..., tu sabiduría sabrá; tenme a mi de la mano y no permitas que mi pie resbale, pues si Tú no lo haces..., ¿quién me ayudará? ¿Y si Tú no edificas?.

¡Ah!, Señor, cuánto te quiero. ¡Hasta cuándo, Señor!

Virgen María, dile a Jesús que quisiera volverme loco y hacer locuras por su amor; dile que... me perdone... El lo hará, bendita Madre, si tú se lo dices. Así sea.
San Rafael Arnaiz

¡Alabado sea Jesucristo!

23 comentarios:

  1. ¡¡Gracias Angel!!
    Qué grandes cosas hace Dios en los que se dejan hacer y seducir por El.
    Rezo por Mercedes y por su familia.
    Un abrazo fraternal.
    Balbi.

    ResponderEliminar
  2. Sin palabras Angelo.
    Rezaré.

    ResponderEliminar
  3. Desde aqui un abrazo para Madre agradecida y mi animo.
    A medida que te iba leyendo...iba viendo que era de este santo, es inconfundible su forma de escribir, conozco a un sobrino-nieto suyo, me he leido mucho sobre él y me ha encantado volvermelo a encontrar en tu blog, gracias Angelo. Porque describe a la perfección cuando un alma se une a Dios, se hace todo mucho mas facil.
    Se van las barreras!

    ResponderEliminar
  4. Que se puede decir de consuelo??No hay nada en esta vida como una madre...bien dice este texto que son necios quienes buscan a Dios en las ciencias, etc..cuando esta en el corazón de las personas...ninguna ciencia consigue entender lo que hace una madre, una abuela..pero ahi esta, es trabajo de Dios y como tal, no termina nunca
    Un abrazo muy fuerte

    ResponderEliminar
  5. La Trapa muestra todo al mundo.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Una madre agradecida mi más sentido pésame,hoy mis oraciones completitas para tú mamá.

    Angelo,me has dejado sin palabras,que texto más precioso.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  7. Parte de lo que soy se lo debo a este gran santo,me fascinó su vida y su sencillez al escribir cosas tan grandes cuando sólo era el hermano Rafael.

    Oraciones para quien necesita de ellas.
    Pilar.

    ResponderEliminar
  8. Querida "mamáagradecida", te doy mi gran abrazo y me uno a todo lo que estarás viviendo y que tan difícil es de expresar; mis oraciones ya han ido por delante y seguirán, por tu madre y por todos vosotros.

    ¡Hasta pronto, tesoro; cuídate y descansad de estos últimos días!

    ResponderEliminar
  9. Hola Angel!!!!...oye, que preciosidad de texto, me ha encantado!, gracias por compartirlo. Te mando un abrazo!

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. Me uno también a las oraciones de todos.
    Es un texto digno de un santo y como dirían los mundanos: ¡muy radical! Bendita radicalidad que los conduce a las cimas de la santidad.
    Un abrazo, amigo.
    :O)

    ResponderEliminar
  12. Por favor, Angelo, hazle llegar a Madre agradecida mi unión con ella y Manuel, ahora ya tenemos una intercesora má en el cielo. Esta temporada las llamadas a la eternidad está siendo muchas. Un abrazo para ella y Manuel.

    La entrada con el escrito, más que buena, es uno de mis muy muy favoritos. Todo él es fuego dentro de la sencilla. Ojalá nos alcanzara algo de su santidad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Me uno a los sentimientos de Madre agradecida y de Manuel en estos momentos y doy gracias por esta vida plena y ya cumplida de su madre.
    El texto de San Rafael Arnaiz que has puesto...hace que el corazón se estremezca y quiera más…
    Gracias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Ánimo, paz, y consuelo para Madre agradecida y Manuel, que Dios la tenga en su Seno, rezaré por ella, un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Aunque no conozco a "Una madre agradecida", lo siento mucho, de todo corazón, esas pérdidas nos acompañan siempre. También rezaré por ella y por los que deja aquí.
    Un beso, Ángel

    ResponderEliminar
  16. Muy hermosa entrada, me ha gustado muchísimo, gracias por compartirla con nosotros.
    La madre que se fue al cielo estoy segura, pediré por su alma y el consuelo de sus seres queridos.
    Que Dios te bendiga y bendiga a esa familia.
    Con muchísimo cariño.
    María del Carmen.

    p.d. Mi blog "Derecho y Familia", figura como que no existe, ndie puede entrar, yo los tengo en facebook, y cuando escribo una entrada, como la última sobre "El Día de la Madre", lo hago entrando por mi imagen de alguno de los otros tres blogs. Te lo comento por si quieres visitarme.
    Cariños.

    ResponderEliminar
  17. Un abrazo a Una Madre Agradecida.
    Que su mamá se encuentre ya en la Casa del Padre. Me uno a sus oraciones.
    Que hermosos escritos dejó San Rafael.
    Gracias Angelo!!

    ResponderEliminar
  18. ¿Se puede comentar algo después de estas líneas?, ¡¡NADA!!!, por eso hoy..., callo, aprendo, asumo, agradezco y me voy.... en silencio.

    ResponderEliminar
  19. ¡San Rafael, el Hno Rafael, como nos sale a tantos llamarlo!

    Desde que lo leí por primera vez hace bastantes años, es como "marcar el teléfono directo con Dios": leerlo me lleva siempre, invariablemente, al Amor Más Grande, y ahí... ya no hay palabras.... sólo Dios.

    Es... como mirar su cara: el Cielo enmarcado en una sencilla capucha.

    ResponderEliminar
  20. Desde aquí, desde este blog, que sé que, afortunadamente, es más leído que el mio; aprovechando la amistad y la generosidad de su autor; quiero sumarme a lo dicho por Camino, a nuestra "Mamá-agradecida".
    Quiero que sepa, que yo, que todos los míos están rezando por tí, y por tus intenciones, en estos momentos, que aún por esperados, no son menos duros.
    Pedimos a la Virgen te conforte y te dé esa fuerza que tú, nos transmites siempre.
    Un besazo grande, querida amiga.

    ResponderEliminar
  21. Tambien me uno a los oraciones de todos, pero no por la madre de nuestra hermana, sino por madre
    agradecida y por sus familiares, para que el Señor les dé su paz y consuelo, Su madre ya intercede por nosotros. Gracias a Dios.
    El escrito sensacional. me contuve hasta el Final para saber de quien era,pues no necesitaba saber el autor para conocer que era de Una persona llena del Espiritu santo, como lo era San esteban, a la hora de anunciar a Jesús Vivo y expresar su Amor .Elpidio

    ResponderEliminar
  22. GRACIAS por esta entrada... ya sabes que el hermano Rafael es mi debilidad.

    ResponderEliminar
  23. Un beso a una madre agradecida, mis oraciones hoy van para ti y tu familia.

    ResponderEliminar