¿QUÉ MAS QUIERO?


La vida es breve. Su transcurrir adquiere gran velocidad, se arrastran muchas cosas buenas con la nostalgia del arrepentimiento.

Pienso en que puedo volver atrás. Siento a veces que el pasado me aflige, queriendo revivir una felicidad perdida que ya no vuelve más; queriendo borrar toda una serie de errores y decisiones equivocadas que en el presente me atormentan.

Y siento en mi interior la voz “No tengas miedo de tu pasado, sea el que sea. Aún cuando estés manchado de graves culpas, nada es irreparable a los ojos de Dios; El es Bondad y Misericordia infinita. El no ama tu pecado, te ama a ti".

Dos cosas necesito: la humilde aceptación de mis faltas y el Sacramento de la Confesión. Con ellas, no puedo dudar de que todo queda borrado. Dios perdona de verdad, olvida de verdad porque : “Mi corazón se conmueve dentro de mí, se inflama toda mi compasión”. (Os 11,8)

Perdonando y olvidando, Dios repone el triunfo de su amor, porque su Hijo “no vino para buscar y salvar a los justos, sino a los pecadores". ¿Qué más quiero?

¡Alabado sea Jesucristo!

19 comentarios:

  1. ¿Qué más se puede querer?

    ResponderEliminar
  2. La salvación no es obra nuestra, Jesús la consiguió con sus sufrimientos para nosotros, nos la dio gratis. El arrepentimiento en una buena confesión borra todo lo malo nuestro, nosotros lo recordaremos siempre, pero él lo ha olvidado.
    Qué buen post, ángel, conciso y corto.

    Vine a ver como entraba hoy en tu blog, sin música, y fue a la primera, eso que donde estoy me está costando mucho conectarme.
    Lo siento por los que prefieren con música, a mi también me encanta, pero creo que en los blogs, la rapidez es importante para no perder la paciencia y marcharte a buscar otro lugar con lo que te pierdes posts como éste.
    Muchas gracias, Ángelo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Me quedo con esta profunda y gran verdad, "Él no ama tu pecado, te ama a ti". Si conocieramos el Amor de Dios, la tranquilidad llegaría como causa, no la tranquilidad comodista, que se apoltrona en sus errores, pensando que de todos modos Dios siempre me perdona, sino la tranqulidad animadora, que da fuerzas para buscar y vivir en la Misericordia de Dios. Muy pequeño su post, pero con mucho contenido. Bendiciones.

    ResponderEliminar
  4. Angelo,acabamos de venir del hospital ya nos ha nacido mi sobrino Markel,guapísimo y muy sanito,gracias a mi Virgencita del Carmen,nunca me falla.
    Estamos como locos a pesado 4 kilos 90 gramos y mide 53,5 cm.
    Menudo chicarrón del norte,del mismo Bilbao :D
    Queria compartir esta feliz noticia contigo y con esta hermosa familia blogera,gracias por tus oraciones.
    Ah! y encima me acaban de dar la noticia que voy a ser su madrina,no paro de llorar de la emoción.GRACIAS DIOS MIO.
    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola!

    Está visto que mi perfil de "Camino García" se ha perdido por ahí, así que usaré este ¡al fin y al cabo soy la misma!

    Respecto a la entrada, pienso que nos quedaremos asombrados cuando lleguemos a saber la cantidad de veces que el Señor ha tenido que "arreglar" lo que hemos hecho, que ha "recompuesto" nuestra vida como si de una partida de ajedrez se tratara para que pudiéramos seguir caminando sin mayores problemas.

    No sabemos hasta qué punto vamos por la vida acompañados de "Todo un Dios", el Único Dios. Es como un niño pequeño que ha hecho un error y está muy afligido y el Padre, rápidamente, lo recompone; pero lo que el Padre quiere es que el hijo nunca pierda el deseo ni la actitud de querer hacer las cosas bien, de tener Pureza de Intención y Sabiduría a la hora de actuar. A veces, la única manera de crecer en estas virtudes tan necesarias y en otra tanto o más -la humildad que citas- es caer...

    Hay ocasiones en que nos equivocamos porque no tenemos los datos o las actitudes necesarias para acertar en la actuación, y no somos tan "absolutamente responsables y dueños" de la decisión, así que hay que observarlo todo, ser benevolentes y, si es el caso, aprender a perdonarse a sí mismos, que muchas veces es más difícil que perdonar a los demás.

    Un gran abrazo y os presento a los "chiquillos" del perfil (si sigo en éste, ya cambiaré la imagen): el negro se llama "Benito" y el blanco y negro se llama "Bernardo", claro. Confío en que a nadie le suene irreverente y que a "sus papás" no les moleste que , con ocasión de este jaleo de internet, salgan a "la vida pública", ellos que llevan una vida tan plácida y pacífica.

    Un gran abrazo y os agradezco mucho vuestras oraciones; seguid en ello, por favor.. Dios os lo pague.

    ResponderEliminar
  6. Creo que debemos aprender a perdonar en esta corta vida pues sólo así entenderemos con el corazón algo de lo que es misericordia y con dos ejercicios de amor sincero al que me ha hecho la puñeta lo grabaré a fuego en el corazón ya sin miedo a la desesperación. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Precioso, Ángelo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Es a veces dificil no empezar perdonandonos, eso es lo 1º, empezar a querernos como nos quiere El. Me ha gustado mucho tu reflexion, buena semana! abrazos.

    ResponderEliminar
  9. las tentaciones de volver a mirar para atras...sin ver los baluartes que estan alzados en nuestra vida como grandes "salvaciones".....no sé, por ejemplo aquel dia que sentiste la certeza de que no estabas solo!!la cercania-en algun acontecimiento-de Cristo, la persona de Cristo a tu lado a traves de cierta persona querida o no tan querida pero hallada.....A mi la Madre es la que me está enseñando a aceptarme en mis debilidades y limitaciones....Ella me dice que estas cosas que he intentado quitar de mi hasta la saciedad...se han convertido en piedras angulares!!!!fijate tu...es ahí donde Jesus me mira y me dice -como a ti- No tengas miedo solo amame como te salga, confia en mi y espera en mi...no seas impaciente y no caigas en la tentacion de querer cambiar tu vida por ti misma.....y sabes? he descansado tanto......solo el Espiritu Santo viene a iluminarnos nuestra historia y nos dice quien somos de verdad...y me preparo para Pentecostés con naturalidad sin grandes cosas extraordinarias....en pequeños detalles que Ella me muestra como lo mas sencillo del dia...disfrutando de las cosas cotidianas y ajustandome a lo que me vaya llegando, acogiendolo todo como un Regalo de Dios. Un abrazo Angel, ya ves lo que suscita tu post en mi , hoy!!!A El la Gloria por siempre.

    ResponderEliminar
  10. No nos debemos inquietar. Esta palabras a mí me tranquilizan por eso las voy a dejar.

    "...a mí me serena saber que me entiende y comprende, que me lee el espíritu, que sabe mi alma, que conoce mi corazón. Y mis cosas, y mis sueños, y mis pecados, y mis debilidades, y mis miedos, mis ansias, penas, gozos, circunstancias y eventualidades. Todo lo mio, hasta lo que yo no se ni nunca sabré de mí. No tengo que explicarme, no tengo que contarme, tampoco justificarme: Él lo sabe todo!

    ...Y Él sabe que le quiero. Y que quiero quererle. Y que quiero querer quererle. Y que mi temor es no quererle, no amarle, no sentirle, no desearle.

    Mi Cristo, mi amor, mi todo: ¡Mi Dios y mi Señor!"

    Con mi agradecimiento en el día de San Fernando, feliz día para todos.

    Un abraz.

    ResponderEliminar
  11. Aunque no la conozco, felicito a Belén por ese feliz nacimiento y por ser la madrina de ese niño que viene lleno de bendiciones. Cuando nace un niño a todos nos llega una parte de esa alegría.
    ¡Felicidades, Belén!!
    Un beso para ella y para ti,desde Alicante, Ángelo

    ResponderEliminar
  12. ¡Felicidades, Belén!

    53,5 cm... ¡¡¡de Bilbao, claro!!!

    Belén, que disfrutes muchísimo de Markel y de ser su madrina, que menuda sorpresa tan bonita te han dado.

    Me han encantado tus palabras, Capuchino: me han suavizado el corazón; las leía y mi interior las confirmaba y descansaba en Su Verdad.

    ¡Y a ver si hay suerte y sigo en "mi ser caminante".

    Que paséis muy buen día.

    ResponderEliminar
  13. La vita è breve e il nostro testamento è il bene che abbiamo fatto.
    Buon pomeriggio, Angelo.

    ResponderEliminar
  14. Pues eso digo yo Angelo:
    ¿Qué más queremos? Si lo tenemos todo.
    Un beso. Pilar.
    (ah, me concentré mejor... eh!!!)

    ResponderEliminar
  15. El no ama tu pecado, te ama a ti".
    Mil gracias que dios te ilumine siempre nuidos en oración

    ResponderEliminar
  16. Me encantó el post de hoy Angelo y las entradas.. un abrazo para todos.
    Belén felicidades..!! me alegro mucho de que todo haya salido bien..Bendiciones!!.

    ResponderEliminar
  17. ¡¡¡GRACIAS,POR VUESTRAS MUESTRAS DE CARIÑO!!!

    ResponderEliminar
  18. Gracias a nuestro pasado somos lo que somos,y gracias a la Misericordia y la bondad de Dios vamos siendo moldeados como el barro en manos del Alfarero. Que más pedir, que otra cosa esperar, más bien tanto que agradecer. Saludos

    ResponderEliminar
  19. ¡¡¡Y ya han pasado 18 meses...!!! me refiero a mi sobrinito Markel,esta para comérselo Angelo :))

    Como dice la preciosa entrada ¿que mas quiero?

    Un cariñoso saludo :)

    ResponderEliminar