TÚ ERES TONTO


Qué difícil resulta a veces callar, aguantar una pequeña calumnia en silencio, sin defenderse, sin justificarse. Cuantas oportunidades de reparación, de ofrecimiento, se desperdician porque el ego ha sido tocado. No estoy diciendo que uno se calle, permitiendo las injusticias, si no que de vez en cuando, por humildad, o por puro amor a Dios se puede renunciar a defenderse.

La semana pasada cogí un  cabreo monumental (lamento la expresión usada, aunque corresponde al sentimiento que me dominó,) con alguien que ponía a prueba mi paciencia. Después tuve que entrar en la segunda fase: la del “descabreamiento” , aceptando que un vez más, fallaba; el hombre viejo volvía a protestar de forma airada.

Una pequeñísima amonestación por parte de otro y zas todo al garete. Sale el lobo. Una simple prueba de control personal, de esas que Dios, de vez en cuando permite para nuestro bien, obtiene un suspenso. Los gritos, no han sabido estarse quietecitos en mi boca. Han tenido que salir para realizar una actuación pueril: La justificación.

Una vez más tengo que aceptar, que lo de ser santo, requiere mucha virtud y mucha paciencia con uno mismo. Qué fácil se ve todo cuando se está ante el Señor, que fácil realizar propósitos, qué fácil ofrecerse para cumplir su voluntad. ¿Qué sería si no acudiésemos a estos momentos para fortalecernos? …

Uno de los insultos, (aún de forma cariñosa) que más recibo, es la de llamarme tonto. “Tu eres tonto callándote” “Tu eres tonto no cobrando ese trabajo””Tu eres tonto dejando que te calumnien”"Se aprovechan de ti"…Y me pregunto ¿Es que yo he entendido mal lo de la otra mejilla? O lo de que “hay más gozo en dar que en recibir” o “cuando tu hermano te quite el sayo dale la manta”

Pues que queréis que os diga; a mí lo de cabrearse no me va .Me siento tremendamente mal cuando ocurre. ¿Qué prefiero callar antes de crear polémica? Pues sí, ¿qué prefiero hacer el trabajo antes de que se quede sin hacer por otro? Pues sí ¿Qué no puedo cobrar por algo que me pide un amigo? Pues sí…. "¡Tonto, tonto,tonto! ¡Tú eres tonto dejándote pisotear! " No puedo dejar de pensar de que mi Redentor, se dejó machacar, triturar, burlar , pasar por necio y loco  y clavar en cruz...

Tengo muy claro que hay que cosas que no pueden pasarse, cosas que no pueden callarse y voces que deben alzarse, pero… ¿siempre? Yo prefiero que sean ocasionalmente y por una razón grave.

Por la experiencia que llevo vivida, me doy cuenta de que el consejo de Jesús de poner la otra mejilla, parece que se ha incluido en la lista de las cosas light. Casi siempre, encuentro una justificación  a la exhortación del Señor, cuando sale a relucir. Una excusa a nuestra protesta, a nuestra defensa, a nuestro ¿Ego herido?...

La parte del “descabreo”, es la mejor. Acontece cuando la tempestad ha pasado, cuando el corazón deja la taquicardia que ha cogido, y cuando la razón vuelve a ponerse en su sitio. Entonces, aparece la verdad ante uno mismo. La propia fragilidad humana. La necesidad imperiosa de Dios, que transforma el corazón. ¡Que hace posible lo imposible!

Tal vez, dé la sensación de que soy un pusilánime, que agacho la cabeza y callo. Los que me conocen de verdad, saben cómo me las gasto a veces, pero… ¡no me gusta! El amor pide que no me conforme con eso. Además, esto de la renuncia a no excusarse, a saber callar, a sacrificarse por el otro, lo he aprendido leyendo a los santos. ¿Acaso no vamos en su misma dirección?...
¡Alabado sea Jesucristo!

20 comentarios:

  1. ¡Como te comprendo!, pero no te ofusques, bien sabes tu en donde está tu verdadera ganancia.
    Te dejo una frase del Hermano Rafael Arnaiz:
    "La humildad llena de paz nuestro trato con los hombres. Con ella no hay discusión, ni envidia, ni ofensa posible. ¿Quién puede ofender a la misma nada?"
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Angelo,cuanto tenemos que aprender de tus palabras.Que buena persona eres,por eso te sigo,por que eres ejemplo.
    Un cordial saludo y mi oración para ti.

    ResponderEliminar
  3. Pues si, estoy de acuerdo...llevo tres años entrando en esta realidad..dejarlo a El...y se han ido multitud de cabreos y gritos....se ha dado la Paz en mi y todo se allana a mi paso por mucho que emprende...todo lo he dejado estar y hacer a Su Iiempo...y ni hay prisas y ni dejadez, se dá un equilibrio misterioso y armonioso...eso si, lo de Tonta aparece...pero lo miro a El y le digo....."Anda explicaselo tu..." y oigo su voz en los demas...que Gracia verdad? Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Totalmente identificada con la entrada.
    Y cuanto necesito de Dios para que me enseñe a "cerrar la boquita"
    Gracias¡

    ResponderEliminar
  5. Tonto o no, te queremos y lo somos contigo porque es el camino del Maestro, es el camino del Amor verdadero. Muchas gracias por tu testimonio

    ResponderEliminar
  6. Ay Angel! digo lo mismo que G. Visigoda, en la caridad está nuestra llave. Y sabes lo que te digo? que ojalá se llenara el mundo de estos "tontos" ahi está nuestro secreto y nuestro regalo. un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Que bueno es ser humano Angelo y conocer nuestra debilidad. Que bueno que el Creador decidió manifestarse en una naturaleza igual para que tengamos un modelo a seguir.

    ResponderEliminar
  8. Hace poco pasé por algo parecido. Estaba convencidísima que iba por buen camino, que podía dominar mis impulsos, y ¡Zas! aquél comentario que abrió una compuerta que tenía retenida miles y miles de palabras y entre mas hablaba más me daba cuenta del daño que estaba haciendo, y seguía pronunciando palabras hirientes, y pensaba, ya me confesaré!!!. Tremendo golpe recibí cuando pasó todo, estuve arrastrándome por el suelo días, tratando de justificar lo que no tenía justificación, hasta que llegué al confesionario. Me sirvió de lección, la santidad no es un camino fácil. No me importa que me digan tonta, si lo soy pero consciente. Consciente de que llevo a Dios en mi corazón y a veces el ser prudente se confunde con el ser tonto.La prudencia es una virtud que debemos desarrollar todos.

    ResponderEliminar
  9. Caro Angelo, ti capisco.
    Nessuno ha il diritto di apostrofare un essere simile a lui con il termine "stupido", perché siamo tutti figli di Dio in egual misura.
    Anche io tqalvolta ho ricevuto del male senza motivo.
    Vogliamoci bene!

    ResponderEliminar
  10. Unas veces sí y otras no.
    Jesús no se hizo el tonto con los mercaderes del templo.Por poner un ejemplo.
    Ya digo, depende.

    "YO SOY YO, Y MIS CIRCUNSTANCIAS" (Ortega y Gasset).

    Está en el don de sabiduría el discernir cuando transigir y cuando ser firme.

    ResponderEliminar
  11. Hola Angel!!!...a veces me es dificil separar humildad con defender mi dignidad, no es que no lo tenga claro, pues se que la dignidad la tenemos "per se", por ser hijos de Dios y nadie nos la va a quitar, pero a veces el "ego", ese "amiguito" que todos tenemos dentro, me dice que tengo que "defender mi dignidad" ja!, y ahi es donde mi tan anhelada e incipiente "humildad" se pierde :(... Eres una fuente de inspiracion para seguir practicando la humildad, y me encanto la frase de Gran Visigoda, me la quedo para mis "archivos". Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  12. Es duro que valoren como "ser tonto" el autocontrol que tanto esfuerzo humano nos ha costado; que ha sido fruto de tantas horas contemplando y amando al "Jesús infinitamente humillado" de la Pasión. De repente, lo que es ¿grande? o valioso para nosotros es visto como una debilidad con una ligereza de juicio increíble a veces.

    Reconozco que muchas veces me duele más este juicio de ser considerada "tonta" que el haber actuado, de por sí, bien o mal. ¡Ay, el ego...! Una amiga mía dice que nos pasamos la vida jugando al "yo-yo": pues sí, me veo viejecita con mi yo-yo en la mano... y en el espíritu, que es peor.

    Humanamente, sería muy fácil chillar, despotricar, demostrar que "no somos de piedra" ni "de blandi-blú" porque unos creen que no reaccionamos porque somos tontos y otros porque somos cobardes ¡¡¡o las dos cosas!!! Las opciones no son para echar cohetes, desde luego...

    Lo que pasa es que es el Mundo el que juzga.

    Alguna vez, cuando he sabido que si abría "mi boquita" iba a arrepentirme y mucho, le pedía a Dios con las palabras del AT que pusiese un freno en mi boca como a los caballos pues me sabía -y me sé, tantas veces todavía, ayyyy- una yegua desbocada.

    Estamos llamados a una mansedumbre especial que sólo Jesús puede despertar en nosotros, mansos y humildes "de corazón" más allá de los gestos "interpretables" por los demás como pusilanimidad, blandura y etc etc etc, y es que a mí me han dicho y me dicen muchas veces lo que a ti, Angelo. "¡Pues no, no soy tonta; en realidad, soy bastante menos tonta de lo que parezco." De hecho, si, con la gracia de Dios no dejo que salga mi basilisco baturro, es porque luego no podría mirar a Mi Jesús igual, tendría que bajar la cabeza avergonzada...

    Y aun así, Jesús se agacharía para mirarme, su pobrecila "Dra Jekyll" con su amor propio destrozado por haberse dejado vencer por Mr Hyde", y me sonreiría compasivo y tierno diciéndome: "¡Hala, venga, que no pasa nada, la próxima hilarás más fino, ya verás; tú mírame y camina, no hace falta más."

    Por si acaso y ante posibles escrúpulos tras situaciones difíciles que nos hacen sacar lo que creemos impropio (que no hay que olvidar que Jesús se enfadó y bastantes veces y subidito de tono incluso ante sus apóstoles aquejados de vanidad, torpeza, prepotencia, incredulidad, superficialidad, materialismo, ceguera espiritual y...) os digo lo que me respondió muy risueño mi dire espiritual un día que me sentía culpable de reacciones en mi trabajo con adolescentes: "Isabel, en la selva, para poder oírse, no se habla, se grita."

    Pues eso...

    Otro nivel ya es lo que nos dice GV con el Hno San Rafael: "¿Quién puede ofender a la misma nada?". Pero tenemos días y meses y años para seguir caminando hasta llegar a tal maravilla.

    Besicos.

    ResponderEliminar
  13. Muchas Gracias Ángel por lo que nos enseñas en esta entrada, que Jesús transforme nuestro corazón, haciéndolo como el suyo. ¡Un gran abrazo!

    ResponderEliminar
  14. Angel, bien lo dices el camino a la santidad no es fácil, practicar la mansedumbre tampoco es tarea sencilla, cosa que a diario debemos pedir en oración, pero tropezarnos y que nos salten improperios es de humanos y somos humanos, eso si cristianos inexcusables capaces de encontrar en estos arrebatos una ocasión para decir al Señor lo débiles que seguimos siendo e implorar su ayuda como bien lo haces. Animo que en Cristo somos más que vencedores. Tal como dicen otros, eres un ejemplo para los que te seguimos.

    ResponderEliminar
  15. Le dice uno a otro: "¿tú eres tonto o qué?".
    Le responde: "yo 'qué', ¿y tú?" jajja, un chiste malo.

    Bien, mira al "tonto" que hay puesto en la cruz, ese si que ES tonto, tonto...

    Y pa'qué quiere el mundo un tonto? pues pá'ná, mejor tener a un "barrabás" que nos defienda y no ponga la otra mejilla.

    ResponderEliminar
  16. Tienes razón, Angel.
    Pasamos por pusilánimes en ocasiones, cuando, con la Gracia de Jesús, logramos poner la otra mejilla, y callar y la sensación de ser tonto, nadie te la quita.
    Pero tenemos que ser consecuentes y aceptar y practicar todo cuanto Jesús nos ha enseñado.
    De todas formas, para gobernar el cabreo ese, también hace falta una buena dosis de fortaleza y caridad.
    Hay silencios que son fortificaciones que llegan hasta lo alto.
    Un abrazo, hermano.

    ResponderEliminar
  17. TONTO TE DICEN!!! no saben lo que dicen Angel, de verdad!!!
    Santo no es el que no cae sino el que cae y sabe levantarse rapidamente como tú.
    Comparto totalmente el comentario de Maria Auxiliadora, la virtud de la prudencia es importante para avanzar en nuestra vida interior.
    No todo el mundo es capaz de apreciar la sensibilidad que tú tienes y los esfuerzos que realizan las personas con carácter.
    Pedir perdón sea quizás una de las cosas más sublímes que puede ofrecer un ser un hermano y el bálsamo mas reparador que puede obtener para su alma.

    GRACIAS

    ResponderEliminar
  18. Camino, tu comentario me ha llegado. Me ha gustado tu descripción de Dra. Jekyl y Mrs. Hyde. Es muy plástico, así me veo muchas veces.
    El mundo juzga de forma equivocada, sólo ve la apariencia, pero Dios conoce nuestro corazón.
    Un abrazo enorme.
    Ángel, tu entrada es preciosa. La vida misma contada sencillamente.
    Más abrazos.

    ResponderEliminar
  19. Querido ÁNGEL,
    Lo de tu nombre en mayúscula es adrede, tu eres como el nombre que te dieron en la pila baustismal.
    En la vida es muy difícil poner la otra mejilla, y más aún ser indiferente a las injusticias.
    Nadie dijo que es facil ser santo, pero debemos de tratar de serlo.
    Muy linda tu entrada, como todo lo que escribes.
    !Qué Dios te bendiga a ti y a toda tu familia!.

    ResponderEliminar
  20. Ayer estuve intentando colgar esto pero no me dejaba; da igual, tiene vigencia por mucho tiempo y allá va...

    ¡¡¡VIVA "LA PATRI"!!! Me parece que tú rezas diariamente la oración de Sto Tomás Moro pidiendo el buen humor. ¡Hay armas poderosísimas que desconoce el mundo, una es ésta de Patri!

    En un libro de un sacerdote polaco muy bueno (el libro y el sacerdote, los dos), habla en un capítulo del poder que tiene el humor contra el Mal, y que “El Malo” es muuuy serio, se toma a sí mismo como “la cosa más importante del mundo” y a los soberbios no les suelen salir arrugas de reírse precisamente (probablemente se verían ridículos, acartonados, no sé…; que cada uno pruebe con sus propios recuerdos inconfesables de momentos de soberbia y a ver su puede añadir una sonrisilla, porque yo en los míos no…)

    Mira, que se queden con esa etiqueta de “tonto” y yo me quedo con mi amigo Angelo, que lo conozco de verdad y, para quienes lo conocéis, ¿quién es realmente el tonto?

    Pues eso… ¡Y que viva “la Patri”!

    ResponderEliminar