CASI LO TOCAMOS

Al preguntarle a Chesterton qué es la vulgaridad, contestó: me parece que la vulgaridad es: "estar ante algo grandioso y no darse cuenta."

Algunos no se dan cuenta en dónde están.Prefieren, incluso, quedarse atrás y mirar de lejos: no se dan cuenta.

FÍJATE BIEN..... Frente a frente.¡Casi tocamos ese Amor inmenso que Dios nos tiene! ¿Dónde estás? ¿Qué haces?¿En qué piensas?


¡Alabado sea Jesucristo!

12 comentarios:

  1. Pensar que Jesús está presente siempre y nos espera,... es verdad ¿en que pensamos? Debemos correr todos los días a su encuentro.

    ResponderEliminar
  2. Pienso muy a menudo en esto cuando comulgo y lo tengo tan cerquisima que solo me sale el agradecimiento, mañana entrare en el video,un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado mucho el vídeo de los testimonios de estos jóvenes, hablando de la Eucaristía.
    ¡Genial!
    ¡Cuánta fe nos hace falta, Señor!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Un creyente católico debe esforzarse, si sus obligaciones se lo permiten, en celebrar cada día, porque es el momento más grande de nuestra hora.

    Es su Palabra. "Quien come mi Cuerpo y bebe mi Sangre tendrá vida eterna".

    Espero, por la gracia de DIOS, que nos veamos en Madrid.

    Un fuerte abrazo en XTO.JESÚS.

    ResponderEliminar
  5. Hay que vivirlo para poder contarlo y aún así a veces uno no tiene palabras. Gracias, Angelo.

    ResponderEliminar
  6. Y Julián Marías definía la chavacanería como "la vulgaridad satisfecha de sí misma". Lo cual, todavía es peor.

    ResponderEliminar
  7. Que esperanzador el video,que juventud más "maja",como decimos por aquí por Bilbao.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  8. Ahí está, de una manera tan genial que no precisamos cámaras acorazadas.De una manera tan desnuda que estremece el cuerpo; Cuerpo, alma, divinidad, sangre.Quien quiera saber algo que venga.En Pamplona tenemos una capilla de adoración perpetua en la basílica de san Ignacio.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Qué grande Chesterton, como siempre.

    Muchas veces, es lo que me pasa, debemos luchar contra la rutina, contra la costumbre y, tal como trasmite tu vídeo, dejarse transformar por la sorpresa, por el Señor que siempre es novedad.

    Verdaderamente sería "un bajón" estar ante el Señor y estar ausente, estar como si tal cosa.

    ¡Alabado sea Jesús Sacramentado!

    ResponderEliminar
  10. Nos sabe tan tan débiles, que lo necesitamos tan tan cerca y nos quiere tan tan tanto¡¡

    ResponderEliminar
  11. Chesterton... ¡un sabio de verdad!

    El lugar donde está el Santísimo expuesto es, para mí y en esos momentos, el Centro del Universo.

    Y nosotros, cada vez que recibimos al Señor, Custodias Santas, Vivas: el Padre y María nos Lo han entregado. La Creación entera, desde lo más pequeño hasta los ángeles y los santos, se rinde a nuestros pies, a La Grandeza que Nos Habita...

    Silencio, que desbordamos Divinidad... y no lo sabemos...

    ResponderEliminar
  12. Muy buena la entrada Angelo, sencilla y concisa. Me hace pensar en mis visitas al sagrario y lo maravilloso que es estar bajo su mirada. Además me ha encantado lo que ha agregado Rafael.

    Abrazos.

    ResponderEliminar