DESCONOCIDA PARA MÍ


El domingo pasado, invitamos a comer a unos amigos, que estuvieron (una semana antes de la beatificación de Juan Pablo II) en Tierra Santa. Ella está embarazada de su segundo hijo. 

Al preguntar qué es lo que más le había impactado de Tierra Santa, ella contestó: “Yo sentí una emoción muy especial, al entrar en la gruta de la Virgen de la leche”. Nos quedamos sorprendidos, porque no habíamos oído hablar de ella, así que pensé que más de uno, se encontraba en nuestro desconocimiento. Para todos, aquí va mi post mariano de hoy.

A unos 200 metros de la venerada Iglesia de la Natividad, donde la tradición sitúa el nacimiento de Jesús, se encuentra la caverna, de forma irregular y excavada en una roca caliza de color blanco, denominada la Gruta de la Leche.


Se dice que allí reposó la Virgen María antes de huir a Egipto, y sentada sobre una roca dando de mamar al Niño, se le cayó una gota de leche sobre una piedra, que de forma sorprendente cambió su color de rojo a blanco. La gruta también es el lugar donde la creencia popular dice que la Sagrada Familia halló refugio durante la matanza de los Santos Inocentes en Belén a manos de los soldados del rey Herodes.

El sentido de esta cueva es el de los momentos más tiernos de la Virgen con el Niño. Estar aquí es regresar a la maternidad de María. Para acceder a la Gruta hay que subir por una callejuela empedrada homónima desde la Plaza del Pesebre en dirección sureste, dejando atrás la Iglesia de la Natividad.


De pequeñas dimensiones, el santuario es hoy en día un oratorio muy frecuentado por las mujeres de Belén, que recurren a la intercesión de la Virgen para obtener abundancia de leche durante el período de lactancia.

Entre los siglos XVII y XIX los peregrinos europeos extrajeron de ella pequeñas muescas para llevárselas a sus respectivos países y, en la actualidad, las mujeres que desean concebir un hijo aún vienen a esta cueva para rezar en la capilla.

En el pasado, parejas que tenían dificultades para engendrar también solían recoger restos de la piedra del santuario para colocarlos debajo del colchón, mientras que mujeres con hijos molían restos de la roca blanca y los mezclaban con la leche que bebían durante el período de lactancia.


Hay una sala en su interior donde aparecen los atestados de mujeres que no habían podido tener un niño y después de tomar (los restos molidos de piedra), tras cierto tiempo pudieron tener un niño. Existen numerosos testimonios de mujeres que quedaron embarazadas tras visitar la gruta .

El aspecto de la maternidad que en Tierra Santa es tan importante, ha logrado que la gruta adquiera relevancia, lo que explica que mujeres musulmanas tengan asimismo una especial veneración por el lugar.

Los Franciscanos, custodios de los Santos Lugares, levantaron el santuario actual en 1872 y lo convirtieron en una capilla, a pesar de que no tiene un origen bíblico sino que está basado en un texto de los libros apócrifos del proto-evangelio de Santiago.

Hoy en día, el acceso está alfombrado por un pavimento de mosaico y sobre la gruta se erigió la capilla, cuya fachada se halla decorada por una figura de la Virgen amamantando al Niño.

Tras recientes obras de rehabilitación el santuario muestra un color blanco casi impoluto y está decorado por numerosos iconos y tallas donde se puede ver a la Virgen María dándole el pecho a su Divino Hijo.

¡Alabado sea Jesucristo!

10 comentarios:

  1. Realmente hermosa...desconocía la gruta, pero sí sabía del cuadro, donde La Virgen amamanta tan amorosamente a nuestro niñito Jesús, y otro testimonio más del milagro de Dios, la historia de sus amigos... Abrazos desde Paraguay

    ResponderEliminar
  2. Nunca había oido hablar de esta gruta y de esta Virgen,la historia es preciosa.Gracias Angelo y enhorabuena a tus amigos.

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  3. Ángel en esta entrada través de tus amigos, nos has recordado que Dios tiene para nosotros planes muchos más hermosos de lo que podemos imaginar, sus caminos son muy distintos a los nuestros.

    La vida es como un viaje en barco, subes y bajas según las olas. Gracias a los amigos, no pierdes el horizonte. Y cuando sufres naufragios, la amistad es la ancla que te apoya mientras buscas el nuevo rumbo. ¡Feliz fin de semana!

    ResponderEliminar
  4. Preciosa entrada de hoy conocia algo de esta Virgen, pero con lo que traes hoy la completas, gracias Angelo, si vieras las ganas que tengo de ir por aquellos santos lugares! abrazos y buen finde.

    ResponderEliminar
  5. Me encanta esa imagen. Se parece mucho a otra que está en una ermita cerca de mi casa. La que estoy comentando se la conoce como LA VIRGEN DEL PUERTO, y es una replica de una advocación que se venera en PLASENCIA.
    También la Madre aparece amamamantando al Niño Jesús y es muy tierna y bonita. Igual que la preciosa historia que hoy, dia de la Virgen, tu nos cuentas aquí
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué hermosura de entrada! Definitivamente Dios tiene para cada uno de nosotros unos planes correctos...

    Es impresionante los milagros que Dios hace a cada ser humano a través de la intercesión de nuestra Santísima Madre; que grande es el poder contar con su amor, su gracia y bendiciones.

    Gracias por mostrarnos este lugar tan maravilloso y especial. Gracias por poner de manifiesto que la Fe es un don a cultivar. Gracias por remontarnos a la maternidad de María Santísima, de sus cuidados como madre y por dejarnos una lección con tu escrito que ante las "dificultades" de la vida, siempre hay una opción. Ante el aborto, que es un asesinato, hay la opción de la vida de seguir adelante y como María confiar en Dios y en sus planes.

    Bendiciones infinitas y un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  7. No he estado nunca en Tierra Santa, así que desconocía la existencia de este santuario. Gracias por mostrármelo.

    ResponderEliminar
  8. Yo sí conocía de este hermoso lugar. ¿Sabes que dormí dos días en Belén? Fue impresionante correr las cortinas y pensar en dónde estaba, un despertar muy diferente.

    Realmente me gustaría estar bien de salud, solamente para viajar YA a algunos sitios, y después, que el Señor volviera a permitir en mí lo que quisiera.

    Un abrazo desde los brazos de esta Madre.

    ResponderEliminar
  9. Yo sí conocía de este hermoso lugar. ¿Sabes que dormí dos días en Belén? Fue impresionante correr las cortinas y pensar en dónde estaba, un despertar muy diferente.

    Realmente me gustaría estar bien de salud, solamente para viajar YA a algunos sitios, y después, que el Señor volviera a permitir en mí lo que quisiera.

    Un abrazo desde los brazos de esta Madre.

    ResponderEliminar
  10. Y... ¿por qué ha salido dos veces mi torpe comentario? jajjaa.

    ResponderEliminar