MI AUTOPISTA PARA EL CIELO


Los testimonios de amor, siempre son un empuje para todos nosotros. Es por ello que a menudo en este blog, intento compartir, aquellos que un día encontré y guardé. Hoy os presento el de un joven de 15 años. Hoy tendría 20.

En octubre de 2006, Carlo Acutis tenía 15 años de edad y su vida se apagó por una agresiva leucemia. El adolescente, oriundo de Milán, conmovió a familiares y amigos al ofrecer todos los sufrimientos de su enfermedad por la Iglesia y el Papa. Su testimonio de fe, que en algunos años podría valerle el inicio de un proceso de beatificación, sacude a Italia, con la publicación de su biografía. 'Eucaristía. Mi autopista para el cielo. Biografía de Carlo Acutis' es el título del libro escrito por Nicola Gori, uno de los articulistas de L’Osservatore Romano, y publicado por Ediciones San Pablo.

Según los editores, Carlo 'era un adolescente de nuestro tiempo, como muchos otros. Se esforzaba en la escuela, entre los amigos, era un gran apasionado de las computadoras. Al mismo tiempo era un gran amigo de Jesucristo, participaba en la Eucaristía a diario y se confiaba a la Virgen María. Muerto a los 15 años por una leucemia fulminante, ofreció su vida por el Papa  y la Iglesia. Su vida suscitó profunda admiración en quienes lo conocieron.


"Con esta intensa vida espiritual, Carlo ha vivido plena y generosamente sus quince años, dejando en quienes lo conocieron una profunda huella. Era un muchacho experto con las computadoras, leía textos de ingeniería informática y dejaba a todos estupefactos, pero este don lo ponía al servicio del voluntariado y lo utilizaba para ayudar a sus amigos", agrega.

"Su gran generosidad lo hacía interesarse en todos: los extranjeros, los discapacitados, los niños, los mendigos. Estar cerca de Carlo era esta cerca de una fuente de agua fresca", asegura su madre.
Antonia recuerda claramente que "poco antes de morir Carlo ofreció sus sufrimientos por el Papa y la Iglesia. Ciertamente la heroicidad con la que ha afrontado su enfermedad y su muerte han convencido a muchos que verdaderamente era alguien especial. Cuando el doctor que lo veía le preguntaba si sufría mucho, Carlo contestó: ‘¡Hay gente que sufre mucho más que yo!"Francesca Consolini, postuladora para la causa de los santos de la Arquidiócesis de Milán, cree que en el caso de Carlo hay elementos que podrían llevar a la apertura de un proceso de beatificación.

Para la experta, Carlo Acutis "había entendido el verdadero valor de la vida como don de Dios, como esfuerzo, como respuesta a dar al Señor Jesús día a día en simplicidad. Quisiera subrayar que era un muchacho normal, alegre, sereno, sincero, voluntarioso, que amaba la compañía, que gustaba de la amistad".
Carlo "había comprendido el valor del encuentro cotidiano con Jesús en la Eucaristía, y era muy amado y buscado por sus compañeros y amigos por su simpatía y vivacidad", indicó.


"Después de su muerte muchos han sentido la necesidad de escribir un propio recuerdo de él y otros han comentado que van a pedir su intercesión en sus oraciones: esto ha hecho que su figura sea vista con particular interés" y en torno a su recuerdo se está desarrollando lo que se llama "fama de santidad", explicó.
¡Alabado sea Jesucristo!

29 comentarios:

  1. Fantástica historia de una persona a la que desde ahora, traslado a mi rincón de devociones particulares.
    Un ejemplo para TODOS los jovenes (sin importar edad)
    ABRAZOS.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por colgar este testimonio, Angelo: sube la moral muchísimo.

    Este chico me recuerda a mi hermano (que también murió adolescente y de cáncer) en muchas cosas, incluso físicamente.

    Cuando lleguemos al Cielo, nos vamos a encontrar con muchos "santos jóvenes", y va a ser realmente una gozada.

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Angelo:

    Un verdadero ejemplo de vida, gracias por compartirlo.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Que emoción. tan joven y tan santo.
    Grande testimonio.
    Gracias Ángel!!

    ResponderEliminar
  5. Vuelvo otra vez porque algo ha estado elaborándose en mi cabeza desde que he leído esta entrada, al poco de colgarla.

    Y es que me llama la atención observar que cada vez son más frecuentes las noticias de jóvenes - e incluso niños - que han muerto dando testimonio de su profunda fe y vida en Dios (o quizás es que yo estoy más pendiente de los noticiarios religiosos, no sé...), y se están planteando abrir procesos de observación hacia posibles reconocimientos de virtudes heroicas, beatificaciones... (no sé el nombre exacto para la apertura de estos informes)

    Es como si, en esta época tan mundana y confundida en medio de recursos, "avances" y medios más abundantes que nunca, se alzara la Perfección de Dios en "personitas" que, humanamente, no han llegado a la edad adulta, no han sido grandes científicos, pensadores, obreros o cualquiera de las posibilidades que la vida da a un adulto; como si Dios los preservara y nos los mostrara como lo que realmente es importante en la vida, lo más grande que podemos ser en nuestro paso por la Vida Terrena.

    Cumplida su misión, vuelven a Él y dejan una estela que silencia tanto camino vacío; una estela de luz y de pureza en todos los sentidos.

    Vuelvo a lo mío... Que Dios os bendiga y todos nuestros santos y ángeles del Cielo nos acompañen y protejan, y nosotros seamos sensibles a su compañía y ayuda.

    ResponderEliminar
  6. Uff Angelo,pues yo no puedo evitar extremecerme...que chico más fantástico.
    Gracias y un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  7. Que gozada leer testimonios santos Angelo, me encantan.

    Hace que desee esta santidad que se me dá cada dia en las cosas mas cotidianas, y aceptar las cosas que me gustan menos con agradecimiento y alegria, ofreciendolas por lo que en en ese momento te suscite el Espiritu santo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Pues le encomendaré a mi hijo que está por esa edad, una historia preciosa, cuando las almas están tan cerca del Señor tienen un magnetismo enorme, gracias Angelo por traerla hoy aqui. un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Angelo, te agradezco compartas este post y me uno al comentario de Camino.
    Realmente llegamos a estar tan vacios de Dios y tan llenos de "nada", que parece como si se nos estuviera llamando la atención, "solo los limpios de corazón verán a Dios", niños y adolescentes que no se han manchado por el apego desordenado a todo lo que nos rodea y nos ofrece este mundo desbocado de ideas, sensaciones, avances, ...
    Ya nos dijo el mismo Jesús; " De ellos es el Reino de los cielos".

    Buen día a todos en presencia del Señor.

    ResponderEliminar
  10. ¡Qué alegría tendría su familia al saber que tienen un santo en el cielo!

    Gracias por esta historia.

    Un abrazo y feliz día para todos.

    ResponderEliminar
  11. Me ha encantado y conmovido. Compraré el libro en esta semana dedicada al "Corpus Christi"

    ResponderEliminar
  12. Hola Angel!, suscribo todo lo que dice Camino, como que cada vez salen a la luz mas casos de jovenes y ninos con una Fe impresionante!...a mi me encanta saber de estos casos porque recuerdan todo lo que podemos ser si lo deseamos de corazon y la importancia de dar lo mejor de uno cada dia!...otra historia que me encanta es la de Alexia...te mando un abrazo!

    ResponderEliminar
  13. Gracias Angelo.
    (Sigo por aquí, pero hasta que no acabe el curso estoy muy atareada, además sigo con problemas en el blog, y por falta de tiempo no consigo solucionarlo.)

    ResponderEliminar
  14. ¡Que tendrá el año 2006 que dió tantas santas enfermedades a algunos jóvenes!

    Hoy de verdad de la buena no tengo palabras para agradecerte este post, me ayuda mucho conocer ésta historia que no conocía ni de oidas. Me ayuda mucho saber que a algunos se nos permitió la enfermedad en nuestras vidas y que Él, la ha convertido en un bendito DON (aunque derramando muchas lágrimas, pero escondidos, bien escondidos en el Único) para la Iglesia.

    Fiat mihi nació en recuerdo a otro joven sacerdote de mi diócesis que fue un grandísimo testimonio para nosotros, él entró en la Casa en el 2007. Otros... estamos aún esperando el día en el que nos digan: "ven", pero mientras... nos entregamos -escondidos- por ellos (sacerdotes).

    Gracias, muchas gracias, Angelo.

    Un abrazo fuerte

    P.d: me lo he llevado al muro y al de "Por los sacerdotes".

    ResponderEliminar
  15. Vuelvo otra vez :), ¿sabes si este libro está en español? (imagino que no porque no lo encuentro), y si solo está en italiano, ¿sabes dónde lo podría encontrar?. Solo eso, grazie!

    Este blog... tiene algún cambio, ¿no? En los comentarios, el título de la entrada... o ¿es que no me he fijado otros días? Yo... no me hallo, no-me-ha-llo con el mío jajjaa.

    ResponderEliminar
  16. Patricia: Es de la editorial San Pablo, aunque yo tampoco lo encuentro en castellano.
    Supongo que por internet sí podrá conseguirse en italiano. Yo también estoy interesado.
    En cuento puedo me pongo a indagar. Hoy es mal día para ello. Un beso

    ResponderEliminar
  17. Un esempio di gioventù vera!

    Sara potrebbe nascere giovedì 23...qualche giorno in anticipo rispetto alla data prevista.
    Un abbraccio

    ResponderEliminar
  18. El libro en italiano se puede adquirir

    AQUÍ

    ResponderEliminar
  19. Motivadora historia que nos enseña que el recorrido de esa autopista al cielo la haremos más sencilla acudiendo a personas con aire de santidad como lo fue carlos que seguramente ese aire pronto lo llevara a los altares. Todo un ejemplo para los chicos de su edad.

    ResponderEliminar
  20. Sencillamente conmovedor...

    Carlo, ¡ruega por nosotros!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Con quince años, tan sabio y tan santo. Como dice su madre, una fuente de agua fresca para los que le conocieron y para todos los que ahora podemos saber de él. Gracias.

    ResponderEliminar
  22. Gracias por el testimonio.
    Cuánto santo escondido a nuestro alrededor...

    ResponderEliminar
  23. Un ejemplo para los jóvenes de hoy. Nos da las claves de la santidad: Amor a la Eucaristía y devoción a la Stma. Virgen.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Hoy esta historia me ha la mejor de las ideas para impartir a mis niños de tercer nivel de catequesis, la Autopista al Cielo

    ResponderEliminar
  25. HACE AÑOS LEIA EL PERIODICO Y NOTE UN PEQUEÑO COMENTARIO "AUTOPISTA DEL CIELO", HOY DIA ME ENCONTRE CON EL PEQUEÑO RECORTE DE PERIODICO QUE GUARDE Y MARAVILLA....EL SEÑOR ME LO PUSO FRENTE A MI DE NUEVO, EN ESTA PAGINA ....GRACIAS...

    ResponderEliminar
  26. GRACIAS POR ESTE TESTIMONIO DE VIDA...DIOS BENDIGA A LOS QUE DESEEN SER COMO EL...A MI ME HA AYUDADO

    ResponderEliminar
  27. Y yo quisiera saber más de él. Sus frases, pero hay muy poco por la web. Una pena. Ojalá traduzcan su biografía al español.

    ResponderEliminar
  28. Buen año a todos, me encantaría saber si el libro ya se encuentra traducido al español, me parece una hermosa forma de inspirar a los jóvenes

    ResponderEliminar