NI AYER, NI MAÑANA


Y dejo el  tormento del pasado,para dejar paso a otro fantasma. Cuanta fantasía dirigida hacia el futuro… cuánta paz robada; Cuanto miedo, cuánta congoja.

¿Porqué rechazo la serenidad el momento presente? no hago más que angustiarme por lo que será mañana. Todo se convierte en problema: la salud, la casa, el trabajo, la vejez, los hijos, los parientes, la política… ¿Por qué ese empeño en vendarse antes de que la herida se produzca?

¿Cómo puedo saber lo que ocurrirá mañana? Cuando cada evento será determinado por factores que hoy son imprevisibles y desconocidos. No quiero perder el tiempo buscando en el laberinto de tantas combinaciones posible. Tengo que pensar en el hoy.


¿No es más real, vivir con empeño y paz cada hora, como si fuese la primera, como si fuese la única, como si fuese la última? Para el afán de esta jornada, ¿Acaso Dios, no está cerca de mí, con una Providencia que se adapta y es proporcional a mi necesidad del momento?... En el presente, no hay fantasmas.

El Evangelio me garantiza esta Presencia Providencial, que me invita a confiar sobretodo en Dios, que es Padre. Me asegura que nada podrá faltarme si sé buscar, antes que nada “Sus Cosas”.

Tengo que aprender a llamar a Dios , ¡Padre! Sobre todo en la hora del dolor, en el que tengo solo dos caminos para escoger: uno en bajada, que lleva a la desesperación y al rechazo. El otro en subida, que con dificultad conduce a  Su regazo.


Nada es más importante, nada es más precioso en mi vida de sufrimiento, como que éste sea aceptado con humildad, soportado con paciencia, ofrecido con amor. El Señor está cerca, aunque aún tal vez no lo sepa. Nada en mi vida ocurre por casualidad: todo es personalmente, querido y permitido, por Dios. "Sabemos, además, que Dios dispone todas las cosas para el bien de los que lo aman, de aquellos que él llamó según su designio"(Rm 8,28)

Dios no es ajeno a mi dolor, que ha previsto para mí, que con sabiduría sostiene de una forma Providencial adaptada al momento. Quien sufre con Cristo, vence siempre. Quien sufre sin Él está solo para llorar.

¡Alabado sea Jesucristo!

20 comentarios:

  1. Todo tu escrito es una verdad total.
    Gracias!!

    ResponderEliminar
  2. Puff!!. Angelo:
    Me has tocado la fibra sensible. Hoy me rebelo contra tu entrada. No, no estoy para nada de acuerdo, sobre todo con esta frase:

    Sabemos, además, que Dios dispone todas las cosas para el bien de los que lo aman, de aquellos que él llamó según su designio"(Rm 8,28)

    Perdona mi atrevimiento al decir esto, pero es que no puedo estar de acuerdo. Dios, no se mete en nuestras vidas, y menos que te da el sufrimiento para nuestro bien. NO, de verdad, eso no es así.

    Somos seres libres y el sufrimiento nos viene de forma totalmente ajena a Dios y precisamente nuestra libertad es la que origina el sufrimiento. Si no fuera así seríamos marionetas manejadas por un ser superior. Dios no es así. Es bondad infinita. El no dispone el sufrimiento. el sufrimiento llega sin más.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola Ángel!
    He leído lo que dice Chus, y ciertamente el dolor que conlleva el sufrimiento, Dios no lo quiere, sin embargo es inherente al ser humano.
    Una enciclíca que escribió el Beato Juan Pablo II, hace toda una hermosa exposición sobre el sentido redentor del sufrimiento, toda ella emana la alegría de asociar el sufrimiento con sentido salvífico.
    La enciclica se llama "Salvifici doloris" es preciosa y aborda el tema con gran claridad.
    Dejo un enlace por si deseas verle alguna vez.
    http://cursos.puc.cl/enf1123-1/almacen/1302145047_mcatoni_sec1_pos0.pdf

    Gracias!!

    ResponderEliminar
  4. Esto es lo que pedia para mi hoy, despejar el miedo y creer en el amor...lo has conseguido , sembrar confianza y esperanza

    ResponderEliminar
  5. Confirmo tus palabras, Angelo. En numerosas ocasiones nos preocupa el "qué será", nos agobia, nos quita la paz... y nada de esto es bueno. Como bien dices, estando con Dios, no nos faltará nada de lo que necesitemos de verdad. Entonces... ¿será que nos falta fe?¿Será falta de confianza en Él?¿Será que el malvado nos tienta con el futuro, si solo Dios sabe cuándo llegará nuestra hora? Quizá sea una mezcla de todo. Parafraseo para terminar, una frase que dices: "Tengo que aprender a llamar a Dios , ¡Padre! Sobre todo en la hora del dolor"

    Gracias por esta reflexión, hermano.
    Un abrazo y que el Señor te bendiga!

    ResponderEliminar
  6. Ángel, gracias por tu entrada de hoy.

    Chus, sé que lo estás pasando mal, me atrevo a decirte que el sufrimiento sólo se entiende si miramos a Cristo en la cruz, Él nos atrae suavemente hacia Si.
    Te copio unas palabras de una entrada antigua del blog "glosas marginales":
    "La belleza incomprensible para nosotros, que exudan las llagas de Cristo, nos atraen y nos llevan más allá de nosotros mismos y nos muestran al Dios verdadero.
    Lo cierto es que Dios ni se desentiende del mundo, dejando sufrir a los inocentes, ni deja que el mal que causamos revierta sobre nosotros con todo su peso.
    Él, el único verdaderamente inocente, la fuente de toda justicia, se ha hecho hombre para que todo el mal descargara su furia sobre Él."
    A traves de los pobres y de los que sufren se percibe nítidamente Su rostro.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  7. Cierto lo que dices.....solo veo a Jesus frente a tantisimo dolor en cada ocasion que tenia de soledad..y alla que se apartaba para hablar con su Padre y seguir la mision.....solo desde el dolor y el sufrimiento se encuentra uno con el mismo Dios....y si no porqué manda a su Hijo? se hizo carne nuestra para entrar en la muerte y sacarnos a todos de ella!!
    No hay que escandalizarse del sufrimiento, eso es el combate diario...no nos gusta sufrir....pero Dios cambia el sufrimiento en Bendicion!! y al entrar en la Cruz de cada dia se encuentra la Paz y la serenidad.....El hace Todas las cosas Nuevas!!
    A Chus le mando mi animo y mi oracion de este dia .....decirle que el sufrimiento , el dolor vela todo lo que tiene de Bendicion y el adversario esto lo maneja para horrorizar nuestra alma.....

    ResponderEliminar
  8. Hai ragione Angelo, bisogna vivere ogni attimo con intensità.

    ResponderEliminar
  9. Angelo,cuanto más grande es nuestro dolor,más cerca debemos sentir su presencia,Él es nuestro consuelo,Él nos reconforta.

    Ánimo Chus y un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  10. Quien sufre con Cristo, vence siempre. Quien sufre sin Él está solo para llorar. Gracias es verdad lo unico que tenemos es este instante y nada más el momento que estoy viviendo que el señor nos conceda la gracias de vivir el moemnto presente sabiendo que el es el Dios del eterno presente y nos ayude cada minuto abandonarnos en ÉL TODO PASA el futuro no existe existe nuestro presente mil gracias por que ayuda unidos en oración un abrazo en Cristo jesús

    ResponderEliminar
  11. Él lo sabe todo, por lo tanto, sabe hasta de lo que eres capaz de darle en cada momento, si no, no te lo pediría. Nos quiere demasiado.

    Siempre está, hasta cuando calla, hasta cuando parece que se esconde para que lo busques, porque nunca deja de amarte y de ayudarte. Siempre está. Nunca deja de amarnos, hasta en los momentos que nosotros nos olvidamos de Él. Él está siempre amándonos.

    Feliz día para todos.

    ResponderEliminar
  12. Mañana, mañana, ¿Por qué no hoy, por qué no ahora? San Agustín.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Gracias Angelo por tus palabras cargadas de verdad.Pero tambien por esas imagenes a las que dedicas tiempo y tanto hablan de ti. Me gusta pasarme a descansar por este rincón.( me pasa en los blog amigos, que me siento como en casa). Y salgo reconfortada y siempre aprendiendo. Un abrazo para ti y los tuyos.

    ResponderEliminar
  14. Gracias amigos porque se que vuestras intenciones son buenas, aunque a veces dudo, sin querer ofender a nadie por favor, que realmente sintaís lo que decís. Que no sean mas que palabras politicamente correctas sin más.

    ¡Como el sufrimiento es una bendición!!!

    Mucha Paz encuentro yo todos los días con el sufrimiento!!!. Seguro.

    Yo no le echo la culpa a Dios del sufrimiento, pero tampoco lo mitifico. El sufrimiento permitido por Dios es un misterio que ni los mismo sacerdotes saben explicar, esa es la única verdad.

    Algún día lo comprenderemos, cuando hayamos atravesado la puerta que nos lleve a EL, pero mientras tanto seamos realistas y dejemosnos de palabras, que solo son palabras.

    Y no por esto que digo quiero menos a Dios que vosotros. Quiero a Dios por encima de todas las cosas y no me avergüenzo ni de decirlo ni de reconocerlo publicamente aunque hoy en día no esté muy bien viesto. A mi se me llena la boca cuando digo soy católica y practicante y rezo todos los días y hablo con Dios a diario y le digo que no entiendo nada pero que le quiero con toda mi alma. Con esto lo que os quiero decir es simplemente que no comparto vuestras ideas del sufrimiento.
    Perdonand mi sinceridad pero hay veces que no hay mas remedio que desahogarse.

    Un abrazo a todos

    ResponderEliminar
  15. "Si pienso en el mañana, me asusta mi inconstancia,
    siento nacer tristeza, tedio en mi corazón.
    Mas yo acepto, Dios mío, la prueba, el sufrimiento
    ¡NADA MÁS QUE POR HOY!"
    Santa Teresa de Lisieux.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. El combate a veces se hace muy continuo para no "adelantarse" a los acontecimientos y como bien dices pensar en el HOY.
    Me quedo con la frase final, es estupenda y verdadera: "Quien sufre con Cristo, vence siempre, quien sufre sin él está sólo para llorar".
    Gracias Angelo, un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Es dificil dejar de afanarse o preocuparse por lo que acontecerá mañana, el ritmo que lleva nuestro entorno nos empuja constantemente a ese afan, pero no debemos olvidar la enseñanza de lo que debemos buscar primero y tener la certeza de que lo demás (precisamente eso que nos angustia) vendrá por añadidura. Este mes nos regala una jaculatoria muy especial que nos ayuda a librar esa tensión: "Sagrado Corazón de Jesús en ti Confio"

    ResponderEliminar
  18. ¡Hola!

    Yo creo que no vivir en el presente, queriéndose adelantar al futuro, es también una forma de tentación que Dios permite. Una forma de tentación que, aguantada, hace crecer y fortalecerse mucho en Dios.

    Cada uno tenemos nuestros puntos flacos, y a otro los míos le pueden parecer inconcebibles, sorprendentes como puntos flacos... porque no son los suyos.

    ¿El futuro? ¿Los planes? Hubo un tiempo en que "la vida" me había zarandeado tanto que ni se me pasaba por la cabeza hacer planes; ¿para qué? Lo único que he ansiado durante mucho tiempo ha sido vivir en paz, ¡qué felicidad!

    Sólo hace unos meses, el "¡No tengáis miedo!" de JPII resonó en mí de una manera diferente: abarcaba miedos profundos, fantasmas, ¡tantas cosas! Repitió lo que tantas veces dijo Jesús.

    Con esto veo que, en el fondo, no acabo de creerme que soy más importante que un pajarillo, que los lirios del campo, que hasta los cabellos de mi cabeza están contados...

    Tengo un Dios que no me merezco pero... ¿y qué? Tiene debilidad por mí y quiero confiar en que cuidará de mí y -mi debilidad, mi punto flaco- de los míos.

    Besicos.

    ResponderEliminar
  19. Siempre con Él, en Él y por Él, todo se hace más llevadero, porque no andamos sólos con nuestra cruz. Él nos precede con la Suya a cuestas.
    Gracias Angel.
    :O)

    ResponderEliminar
  20. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar