PAPÁS GRANDES


Me encanta oír a mis hijos llamando a sus abuelos. Cada vez que pronuncian la palabra abuelo, abuela, me produce un sentimiento de ternura que me hace sentir un momento agradable.

Busqué su etimología entre árabe y latín y me dice que viene a significar: “papás grandes”. Si tuviera que traducirlo yo, hubiera puesto: “papás con experiencia” ¿O no?...

La experiencia: La gran maestra de los aciertos y de los errores. La que nos enseña, la que nos fortalece, la que construye, y la que nos devuelve a nuestra realidad de hombres, que necesitan tiempo para madurar.

A menudo he oído que los nietos, suelen llevarse mejor con los abuelos, y en muchas ocasiones así he podido comprobarlo. Dicen que son más permisivos con ellos, pero yo creo que se trata de algo más.

Yo lo veo, como una segunda oportunidad de volver a ser padres. Han aprendido de sus fallos, de sus equivocaciones, han confirmado sus aciertos y en esta etapa de la vida, donde no cargan con la total responsabilidad de educar a unos hijos, y disponen de más tiempo, saben reconocer lo importante de la existencia humana. ¡Saben ser realistas! Distinguen lo primordial, lo importante, donde el amor verdadero, les hace dejar en el saco marcado " sin importancia" ¡tantas cosas!...

Tienen tiempo para escuchar, paciencia para aguantar, deseos de entregar consuelo y de dar respuestas que ya encontraron a preguntas que también se hicieron. Contemplan mansamente nuestros errores como padres; los mismos que ellos cometieron, y quisieran evitar, pero callan, respetando el terreno que les toca ocupar. Disfrutan cuando se les pide consejo. Se alegran con nuestros logros y sufren con nuestros fracasos. ¡Cuánto alivio se puede encontrar en ellos!

Pero a veces se abusa de ellos; ¿en cuantas ocasiones se les pide las mismas energías que las nuestras? Se les endosa los hijos. Se les exige nuestro ritmo, y aún así siempre están disponibles, destruyendo una y otra vez lo planeado para ellos. Son los canguros de turno.
Benedicto XVI dice : “El deber educativo de los abuelos, es cada vez más importante, y todavía lo es más, cuando por diferentes razones, los padres no son capaces de asegurar una adecuada presencia al lado de los hijos en la edad de crecimiento”

Y hoy… ¿Cuántos esperan que se les otorgue esa condición? Padres que contemplan a sus hijos casados, y esperan anhelantes que la descendencia aparezca. Los nietos tardan en llegar. Ocupan un lugar lejano, en la lista de prioridades del nuevo hogar. Cuando les toca el turno de asomar, algunos deciden no traer más. ¡un nieto para cuatro abuelos!

He visitado hogares, donde los abuelos ya no son protagonistas. Las fotografías familiares los delatan. ¡En pocas he podido contemplar ,abuelos rodeados de nietos! He conocido el dolor de algunos, donde se les priva de la visita de los hijos de sus hijos, sin llegar a comprender esta dolorosa y obligada separación.

La familia de verdad, no puede prescindir de ellos. Son vitales. Tienen que ocupar el lugar que les corresponde; con todos los honores. Son: “Los papás grandes”, Sí, ¡grandes en todo!
"Los abuelos,  en la familia son los depositarios y a menudo testigos, de los valores fundamentales de la vida” (Benedicto XVI)
¡Alabado sea Jesucristo!

19 comentarios:

  1. Yo me crie en casa con mis abuelos paternos. y en mi adolescencia me toco cuidar tambien de los maternos. Llevo ya más de veinte años sin ellos y es como si fuera la semana pasada que me faltan. A veces aun me siento como esa niña que fui en casa de los abuelos con tantos primos para hacer travesuras. Mis padres viven junto a nosotros. A veces es dificil educar a mis hijos porque se toman derechos que no les corresponden a ellos. pero bueno, mis hijos estan disfrutando de sus abuelos tanto omas como yo disfrute en mi dia de los mios. Y doy gracias a Dios por que estan viviendo con sus abuelos experiencias que le marcaran para el resto de sus vidas.

    ResponderEliminar
  2. Así, había escuchado que se les decía antes a los abuelitos, papá o mamá grande. En esta época como la mamá trabaja, ahora los abuelitos cuiedan a los nietos.
    Quiera Dios que muchos sean lo que el Papa dice.
    Feliz Pentécostes.
    Dios te ama.
    Bendiciones!!

    ResponderEliminar
  3. me he emocionado con tu post recordando a los mios, tan bellos momentos pasados a suYa no los tengo conmigo peor se que "Diosito" (como dice un pequeno gran amigo que tengo) les cuida ahora. Debemos de hacer lo propio porque hasta el final de sus dias esta bella gente siempre esta con nosotros y nuestros pequenos, Sin condiciones y con todo el amor del mundo. Gracias por este post!!

    Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  4. Angelo,que bonito,me he emocionado leyéndote y recordando a los mios que hace mucho tiempo que ya no los tengo.Que ternura de post...
    Gracias y un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  5. Es cierto lo que dices...mi abuela vivió con nosotros y fué una Bendicion, mi abuela y su hermana que no tuvo hijos...dos abuelas....a mis abuelos no los conocí y ahora que está mi padre en casa veo tanta bendicion a ytravés de él...Pero y los abuelos que se empecinan en aducar a sus nietos como a sus hijos? y le quitan autoridad a los padres tantas veces?....los hay de todos los colores y a veces dificultan y obstruyen.....tambien los hay asi y es una carga porque no saben estar en su sitio y dejar a los hijos ser de padres......Yo tuve una experiencia estupenda , pero no todas las experiencias son asi....un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Wow, qué homenaje más bello a los "Papás grandes"!
    Los abuelos son siempre un instrumento de Dios para aprender en la vida.
    Gracias por esta entrada tan maravillosa!!!

    ResponderEliminar
  7. Tras ellos hay una estela de generosidad y amor imposible de borrar. Hoy en día se aprovechan de ese exceso de amor.

    Un abrazo y feliz día para todos.

    ResponderEliminar
  8. Precioso y emotivo post. Nos ha hecho recordar a aquellas almas buenas, que nos dieron mucho cariño y en mi caso, solo puedo pagarlo ahora, rezando por ellos. Me has motivado a la oración y por eso, vuelvo a agradecer en el alma todos tus posts.
    ABRAZOS DE ANIMO Y ESPERANZA

    ResponderEliminar
  9. Por ser la menor de 7 hermanos e hija de la menor de 8 a mis abuelos maternos nos los conocí. Mi madre me llevaba 47 años.
    Mi abuelo paterno murió cuando yo acababa de cumplir 2 años y mi abuela cuando tenía 6.
    Me hubiera gustado mucho conocerlos, creo que es una relación especial la que se crea, pues ellos son más libres y hacen que los nietos se sientan igual.

    ResponderEliminar
  10. Aquí una abuela, jajaja...

    No es que me encuentre muy identificada con todo lo que dices, en algunas cosas sí. Creo que los abuelos sólo deben ser un complemento de la familia, importante, sí, pero ellos deben tener su propia vida, mientras puedan, con sus proyectos y sus ilusiones al margen de los nietos. Bueno, a lo mejor estoy equivocada.
    Sabes que hago todo lo que puedo y lo que ellos, hijos y nietos, necesitan, pero cuando tienes un marido con la energía del mío tampoco puedo entregarme a ellos tanto como quisiera, sólo en momentos en que verdaderamente soy necesaria. Así me ha ocurrido durante dos meses con la última nieta, Paula, de los 19, que ya, gracias a Dios se ha independizado de mi. ¡Cómo la echo de menos!

    En su día tuve que hacerme cargo de un nieto durante su primer año de vida, por distintas circunstancias y hace dieciocho años nos dieron la custodia del que aún vive con nosotros y que ha sido un auténtico regalo de Dios, por cierto, se llama Ángel.
    Con diez hijos entenderas que no a todos les fue bien la vida, aunque, gracias a Dios han conseguido remontar.
    Estuve ahí y estaré siempre que sea necesaria, si Dios quiere. Y siempre sin imponer mis métodos o ideas, no dando consejos cuando no me los piden. Ver y callar cuando la prudencia te lo aconseja.
    Yo no conocí a mis abuelos, así que no pude aprender de ellos, pero, como tú dices, la experiencia personal y el amor que cuanto más das, más se tiene, son lo mejor que les puedes dejar de herencia.
    Te agradezco este entyrañable post que tanto puede ayudar a entendernos. Gracias a Dios creo que ahora es cuando se está empezando a tomarnos en cuenta, aunque sólo sea obligados por la necesidad de ayuda de los matrimonios actuales.

    Perdona, querido Ángel, este pliego de descargo tan extenso, pero el tema que has planteado me toca demasiado cerca.
    Felicidades por la idea y desarrollo de tu entrada, sin duda el Espíritu Santo descendió para ti de pleno.
    Un beso grande

    ResponderEliminar
  11. Tuve cuatro abuelos maravillosos y TODOS en mi familia los recordamos con un cariño inmenso.

    Qué interesante lo que cuenta MIlitos. La voz de la experiencia...

    ResponderEliminar
  12. Yo me crie entre abuelas, y fue un tesoro...preciosa entrada Angelo, son un bien inapreciable aún enfermos, y da pena que algunos tengan que estar sin querer en una residencia, conozco un caso y es tristisimo. un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Buen día! Hermosa entrada, mis abuelos paternos, y abuelo materno, ya fallecieron, aunque no fueron muy demostrativo en sus afectos, los recuerdo con mucho cariño, y aún tengo a mi abuela materna con 104 años, que nos brinda toda su alegria hasta hoy, donde la disfrutamos con mis hijos... Un gran abrazos desde Paraguay

    ResponderEliminar
  14. Me duraron muy poco, apenas los conocí, excepto a mi abuelo materno con el que pasaba los veranos, nunca le olvidaré,estabamos tremendamente unidos.
    Mis hijos han crecido lejos de sus abuelos pero no por estar lejos han sufrido su ausencia, los encuentros siempre fueron tremendamente hermosos,aun en las dificultades para vernos... hoy ya solo les quedan las dos abuelas y las quieren con locura.
    Al abuelo paterno nunca le conocieron, murio cuando nacio mi mayor.
    A su abuelo (mi padre), ahora que falta le recuerdan con mucho cariño y para mi eso es mucho.
    Gracias por traerme hermosos recuerdos de otra época...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. De los 4 abuelos solo conocí a los dos por parte paterna. Fueron muy buenos conmigo, que grandes recuerdos.

    Quizás algún día yo sea abuelo...pero para eso antes tengo que pasar por padre, no lo veo...

    Si soy un niño ¿cómo voy a ser abuelo?, bueno, más que niño, me quedé en la adolescencia.

    ResponderEliminar
  16. Hola Angelo, Feliz Pentecostes, describes muy bien y bonito el papel de nuestros abuelos, tuve la dicha de conocer y compartir con mis abuelas, una de ellas todavia vive se aproxima a los 100 años. Debo decir que el testimonio de Militos me gusto también y siendo que vivo esa experiencia de ser abuela, estoy de acuerdo con ella en que nuestro rol hoy es distinto al de nuestras abuelas, que fueron como que más entregadas, la abuelas de ahora, amamos a nuestros nietos y en mucho de lo que planteas vamos en consonancia pero también el oleaje social hoy nos mueve a ritmos distintos, somos tan activas como las madres, asi que con amor buscamos el tiempo de calidad, pero el deber del hogar, el trabajo y tantas cosas no nos permite quizás la misma dedicación que se tenia antes.

    ResponderEliminar
  17. Que gran y emotiva entrada la de hoy.
    Yo no sería nada de lo que soy y todo se lo debo a mi abuela materna que marcó mi vida de una manera magistral.
    todos los días desde hace 9 que me falta me asalta algún recuerdo suyo o me encuentro ante situaciones que resuelvo siempre pensando en sus sabios consejos.

    GRACIAS ANGEL

    ResponderEliminar
  18. Mi abuelo murió el mes pasado. (Rezad por él). Ya no me queda ningún abuelo vivo. Me llevaba muy bien con mis abuelos ya que mis padres (ambos) trabajaban cuando yo era niño y pasé muchas horas en casa de mis abuelos maternos. Así que desde que tengo uso de razón les he tenido cariño...
    .
    Ess muy bueno que los nietos y los abuelos estén juntos...
    .
    Un cordial saludo y que Dios os bendiga.

    ResponderEliminar
  19. Gracias Angelo.

    Preciosa entrada.

    Un abrazo

    ResponderEliminar