TENIA QUE PASAR


“Tenía que pasar”, es una frase escuchada ante acontecimientos inesperados, sobre todo si son trágicos, aunque también solemos usarla frente a la sorpresa gratificante. Frecuentemente nos encontramos con personas que recurren con bastante espontaneidad a esa expresión: “tenia que pasar”. Como si el destino se percibiese ya escrito, como si ante esas circunstancias inexorables no nos quedaran muchas opciones.

Vivimos en dos mundos contrapuestos. El de los que esperan la suerte o la fatalidad predeterminada para ellos, y el de los que cren que son dueños de sus destino y del de los demás, y por tanto también de su felicidad o de su desgracia.

“Estamos en manos de Dios”, es la actitud que muchos creyentes adoptan cuando la vida se torna incontrolable por el ser humano. Reconocer el límite humano, y que hay algo, y sobre todo “alguien” del que depende nuestra vida caduca y limitada, aparece como la actitud más sensata para la mayoría de la humanidad.


Una minoría prefiere creer en su omnipotencia y otra aceptar sin más el sinsentido de la existencia. Lo malo de todo ello es que a menudo estamos en manos y bajo los intereses del segundo grupo y seguimos creyendo que estamos bien protegidos. En este momento es cuando surge la pregunta del dónde está Dios, sobre todo cuando las víctimas claman desde su hambre, desde su pobreza, desde su vida pisoteada, desde la sangre vertida por la violencia de la ambición, desde la discriminación a la que se es sometido por la ignorancia del fanático.

“Dios nos ha destinado” en la persona de Cristo, afirma la carta a los Efesios. Pero este destino no es la desdicha de la mala suerte y ni siquiera la fortuna de los agraciados por la vida con la abundancia y la satisfacción.

"Tres cosas hay en la vida: salud, dinero y amor, y el que tenga un amor que no lo olvide”, nos dice la canción. Y quien no lo tenga ¿será que fue olvidado por Dios?..
El destino de Dios es bendición y elección para la santidad en el amor. Destinados a ser sus hijos y herederos en Cristo, habiendo recibido en prenda el don del Espíritu Santo que en breve se nos dará en la fiesta de Pentecostés.


No se trata del destino que nos espera en la vida cotidiana, sino de la realización plena de lo que somos: hijos e hijas de Dios, y por lo tanto hermanos y hermanas unos de otros. Esta es la esencia de la fe, de los que creen en Cristo.

¿Estamos predestinados? Hay creyentes que se pasan toda la vida intentando buscar su destino en el laberinto de la existencia. ¿Qué querrá Dios de mí?, se preguntan. Algunos parecen haberlo encontrado en una iluminación especial de Dios, llamándolos a través de no sé que tipo de revelación.

Se trata de descubrir ese destino con el que Dios nos ha creado y para eso existen unas pautas a seguir. La oración, los sacramentos y la caridad, son la varita mágica que nos llevará hasta la luz deseada.

Existen otros creyentes que parecen jugar a la lotería del milagro. Esta actitud se entiende cuando la desesperación provocada por la impotencia de los medios humanos, aparece como la sola respuesta de la vida. El amor es el origen de todo y el destino soñado por todo ser humano, pero sólo se construye con una vida entregada ,dada y olvidada.

Jesús hace a los suyos partícipes de su poder, el Espíritu Santo, para crear desde la gratitud y la entrega de la vida la fraternidad universal, la nueva humanidad del Reino.”Solo le pido a Dios que la vida no me sea indiferente” nos recuerda otra canción popular. ¿No andará nuestro destino por estos derroteros?
¡Alabado sea Jesucristo!

18 comentarios:

  1. Hoy estoy de acuerdo contigo en muchas puntos. Dios no maneja nuestras vidas, no somos sus marionetas. El destino se le crea el hombre.

    Yo solo le pido a Dios, no que la vida no me sea indiferente, sino que el prójimo no me sea indiferente.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. La vida nunca podra ser indiferente a no ser que vivas por vivir.

    para pensar mucho tu post de hoy querido Angelo.
    Gracias siempre.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Definitivamente estamos en manos del Mejor!!! Nuestro Padre Creador.
    A Él debemos encomendarnos y ofrecer nuestra vida, vida que ha sido dada por Él.
    Me gustó mucho ésta entrada y lo que manifiesta.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Maravilloso post.
    Me quedo con que para descubrir el destino por el que Dios nos ha creado es necesario la ORACIÓN, LOS SACRAMENTOS Y LA CARIDAD.

    Buen resumen para saber qué quiere Dios de nosotros.
    CiT.

    ResponderEliminar
  5. Hola Angel.....pues si, el Señor está pendiente de nosotros pero cada dia a su Lado hace que entremos en la Libertad de los Hijos de Dios.....y esta Libertad aparece cuando te sientes amada justo donde tu no te puedes ver....Yo creo que ahi está el punto....en nuestras debilidades se encarna el mismisimo Jesucristo como Hombre que Es.....y nos adentra en las "muertes" y Resurrecciones de cada dia......Pues nos ilumina el barro que somos y el Tesoro que guardamos con El dentro de nosotros.....todo un Misterio de Amor......

    ResponderEliminar
  6. Hacer sólo y exclusivamente que Su Voluntad...esa es la llave para alcanzar la plenitud como hijos de Dios, no creo ni en el destino ni en casualidades ni en suertes, cada vez estoy más la certeza de que yo no puedo llevar mi vida, tengo mucha experiencia a lo largo de los años en esto. Si pongo en primer lugar a mi Señor en todo, la carga se vuelve ligera y el yugo se suaviza. un abrazo Angel (esto es lo que me ha sugerido tu estupenda entrada)

    ResponderEliminar
  7. uff, cuanto necesito al Espíritu Santo¡¡

    ResponderEliminar
  8. En sus manos..., sin condicionamientos; ni propios, ni extraños. Solo en sus amorosas manos...
    Gracias por crear, compartir y suscitar esta profundísima meditación en la red.
    ABRAZOS.

    ResponderEliminar
  9. El titulo de tu post me ha recordado al libro: 'Cronica de una muerte anunciada' en la que todo un pueblo 'elige' el destino de un personaje. Es un libro muy bueno.

    Lo esribes de ser 'herederos de Jesus, de su Espiritu, me recuerda a una historia que contaron en mi parroquia: que al morir Jesus y subir al Cielo, el angel Gabriel le dice: entonces fracasaste? y Jesus le dice: No, porque ahi les he dejado mi Espiritu para que continuen mi labor...
    Bueno, eso es lo que yo pienso, que Jesus podria haber hecho milagros para curar nuestrar heridas pero no, la vida que se nos da es una prueba para ver lo que hacemos con ella y, por lo dicho, tenemos todo lo que necesitamos..
    esta en nuestra mano una cosa: decir si, decir creo.

    ResponderEliminar
  10. Angelo,a DIOS me encomiendo,Él maneja los hilos de mi vida,con su infinito amor y yo le sigo...
    Y Siete en Familia es mi guia,gracias.
    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  11. No debemos caer en el determinismo. Tenemos libre albedrío, y eso significa que nada está escrito. Solo Dios en su amor infinito, sin que lo sepamos manega todas las incognitas y variables de esa ecuación infinita y que ocuparía todo el universo si se escribiera en una pizarra en la que procura que absolutamente todos los acontecimientos que nos sucedan sean los más favorables para el bien de nuestras almas, de nuestra salvación. Y eso teniendo en cuenta que todo el mundo a cada instante toma decisiones en el derecho de su libre albedrío que hacen que Dios reajuste al instante sus planes para que de nuevo cualquier modifiación nuestra o de cualquier persona y trastoque todos los valores de esa ecuación o fórmula que he mencionado antes de como resultado lo mejor para todos y cada uno de nosotros.

    Estamos en buenas manos.

    El determinismo era una de las ideas heréticas en las que cayó Calvino al pensar que algunos habían sido creados por Dios para la gloria y otros para la condenación eterna ya desde el incio.
    Qué lejos está la Doctrina de la Iglesia Católica de esos planteamientos de Calvino, y yo también.

    ¿Que Dios tiene un plan para cada uno de nosotros? Eso sí lo creo, plan que será modificado las veces que haga falta a lo largo de la vida o muchas veces en un mismo día, en la medida que por el respeto de nuestra libertad, nosotros cambiemos de planes y Dios los tenga que cambiar también, SIEMPRE PARA NUESTRO BIEN.

    Qué más queremos.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  12. Angelo, como eres uno de los primeros seguidores de mi blog te escribo solo para decirte que ha cambiado la dirección de mi blog, que ahora es bilingüe (español e inglés). La nueva dirección es Nicodemus'blog Saludos. Nicodemus.

    ResponderEliminar
  13. "Tú eres, por esencia, la suma grandeza, y nosotros, pobres criaturas, tenemos por esencia la misma nada".

    Gracias Ángelo. Un abrazo y feliz tarde.

    ResponderEliminar
  14. gracias por este compartir la vida esta llena de tantas cosa quee hemos de vivir cada instante como si fuera el ultimo mil gracias unidos en oración y un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Abrazos, amigo Ángelo, siempre es un placer verte por mi casa, sabes del mucho aprecio que te tengo. Formáis un triumvirato; Militos, Arcendo y tú, os tengo un aprecio especial.
    Estuve en el último festival de alumnas de La Vall y casi me dejo la vista intentando reconocerte entre tanta gente. No sé si estarías por allí, pero me hubiese gustado saludarte.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Saludos Angelo, tiempo desaparecido, los finales me tenían cautivo.
    sabes yo soy de los que cren que son dueños de sus destino confiando en Cristo nuestro redentor.
    Gracias por tus visitas, oro por ti.

    ResponderEliminar
  17. Hago mio Tambien el cometario de nuestra hermana Gosspi; ahí está soplando con fuerza el Espíritu Santo, merece la pena leerlo, releeelo y meditarlo.
    Angel,la iglesia celebra la fiesta de Pentecostés.para cada uno de nosotros cada día es un nuevo Pentecostes, San Pablo dice" No sabeis que sois templos del Espíritu Santo.
    Mirian, es verdad cuanto necesitamos al Espiritu Santo. No le conocemos. precisamos que Toque hoy nuetros Corazones. Oremos
    para que llegue a nuestras vidas.
    Elpidio

    ResponderEliminar
  18. ¿El destino?… recurriendo, como tú, a la frase de una canción, aunque no es muy conocida… te diría simplemente: “Dios en todas las horas de mi vida y mi mundo…”, lo que ocurra … si sólo espero en Él… sea lo que sea, estará bien…

    Un abrazo.

    PD: Siento venir con retraso pero es que...

    ResponderEliminar