¿DIOS EL PRIMERO?...


No tengo la intención de amargar las vacaciones a nadie, pero oigo cosas a mi alrededor, que salen de boca de los que se proclaman católicos, que hacen chirriar a mis oídos. Un ejemplo podía ser el que escuché hace unos días,“que si no ibas a Misa un domingo pues que era tiempo de descanso y que Dios lo entendía”… en fin lo dejo sin comentarios, solo añado que los mandamiento de la ley de Dios, siguen siendo los mandamientos, en vacaciones, en las fiestas, y donde sea; ¡empezando por el primero!Y a ver si nos enteramos de que los necesitados somos nosotros y no Dios.

Así que hoy me pongo a hablar de lo que tampoco debemos olvidar en vacaciones. ¡Fortalecer nuestra fe y nuestra voluntad para amar! Y para eso hay una aliada perfecta : ¡La mortificación!

Tendemos a relacionar el descanso y el relax corporal con el del alma. El cuerpo no pasa ni un solo día sin alimentarse, el alma también debe seguir haciéndolo cuando se dispone de más tiempo para ello.


Solemos pensar en las renuncias y mortificaciones en el tiempo de Cuaresma, sin embargo es una práctica que deberíamos incorporar, como hábito en nuestra vida diaria, porque ella nos ayuda a fortalecer nuestra voluntad y derribar nuestras pasiones. Unas pinceladas sobre la mortificación.

La mortificación interior: lleva a la humildad, al autodominio, al control de la imaginación y de la memoria, alejando de la mente los pensamientos y recuerdos que llevan al pecado; y, especialmente, reprimiendo el amor propio y la soberbia, del afecto.

La mortificación exterior: es la mortificación de los sentidos externos: la vista, el oído, el gusto, la lengua, evitando, por ejemplo, las murmuraciones.

La mortificación activa: es la que se busca directamente: -soportar un ofensa, ayudar a los demás cuando cuesta, ayunar un día, etc.

La mortificación pasiva: es la mortificación que no se busca, pero que, cuando viene se lleva por amor de Dios, con serenidad: por ejemplo, la mortificación de una madre que pasa las noches en vela cuidando a sus hijos.


Os dejo con unas palabras de Chiara Lubich que me interpelaron y que creo vienen muy bien para saber donde estamos. Las vacaciones son una bendición, aprovechémoslas para buscar lo mejor como hijos de Dios.

"Estás en el mundo... pero eres un cristiano, por lo tanto no eres "del mundo".

Y esto implica una gran diferencia. Esto te ubica entre aquellos que no se alimentan de las cosas del mundo, sino de las que te expresa la voz de Dios dentro de tí. Esa voz que está en el corazón de cada hombre y que si la escuchas, te hace entrar en un reino que no es de este mundo, donde se vive el amor verdadero, la justicia, la mansedumbre, la pobreza, donde el dominio de sí mismo está en acción.

A veces el mundo te atropella como un río impetuoso y tienes que caminar contra corriente. El mundo es para el cristiano, como una selva espesa en la cual hay que mirar dónde se ponen los pies. Y ¿dónde ponerlos?

En las huellas que Cristo te marcó al pasar por esta tierra: sus palabras.

Hoy él te vuelve a decir: "Si alguien quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo..."
¡Alabado sea Jesucristo!

19 comentarios:

  1. "A veces el mundo te atropella como un río impetuoso y tienes que caminar contra corriente. El mundo es para el cristiano, como una selva espesa en la cual hay que mirar dónde se ponen los pies. Y ¿dónde ponerlos?"... menudo post, chiquillo, me viene de perilla.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Ah! Se me olvidaba, he terminado el libro de Pablo (aunque voy a empezar a leerlo pero meditándolo con cuaderno en mano), cuando lo leas... al final tendrás una grata sorpresa con "alguien" que tienes puesto en el lado derecho de tu blog. No hagas trampa y no lo mires antes, eh?

    Pista (como en tu concurso de cine): tiene mucha relacción con el 18 de agosto (no es el Papa jajaja).

    ResponderEliminar
  3. Qué sorpresa encontrar estas palabras de Chiara, una gran maestra que siempre invita a vivir cada una de las Palabras de Jesús, porque en ellas esta la explicación, en su Amor está la solución.
    Negarse a sí mismo. ¿Quien en esta selva espesa puede creer que es la solución? Y sin embargo se comprueba que es así, quien se niega encuentra el camino.

    ResponderEliminar
  4. Puff!!! que lejos estoy de todos esas propuestas!!!

    Me quedo con los mandamientos y así y todo, no es tan fácil.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Chus, por lo poco que sé de ti, no estás tan lejos de esas propuestas. Unos buscan esa mortificación y a otros os llega. Aquí la cuestión están en que, cuando llega, se reconozca que a uno le viene grande y se ponga en manos del de arriba. Porque, como dice Ángelo, somos nosotros los que lo necesitamos, y no al revés.

    Dicho lo cual, añado: "consejos vendo, para mí no tengo". O dicho de otro modo: a ver si me aplico el cuento.

    Un abrazo, Chus (y otro para ti, Ángelo, no tengas envidieta; que mientras te habías ido a buscarnos los helados nos hemos puesto de cháchara Chus y yo).

    ResponderEliminar
  6. Las palabras de Chiara, rematan, resumen, este post. Como bien dicen algunos comentaristas aquí, ¡que dificil es llegar a esos niveles!. Sí, dificil si que es, pero son los deseables, por lo tanto...
    Gracias por este post, que mueve, conmueve y REMUEVE. ABRAZOS.

    ResponderEliminar
  7. te ha llegado mi comentario?.....

    ResponderEliminar
  8. Gracias por el post, me viene muy bien en esta época del año!!

    ResponderEliminar
  9. Bonito post Angelo, lo decía el PAPA Benedicto que no olvidaramos llevar el evangelio en la maleta en estas vacaciones, es muy común encontrarnos con esta clase de comentarios en vacaciones, vacaciones espirituales???. Saludos

    ResponderEliminar
  10. Il cibo è nutrimento per il corpo, ma il digiuno è necessario per mortificare la fame smodata di mondo e per far emergere la fame di Dio che è radicata in ogni cuore umano.

    Il digiuno rafforza la volontà indebolita dal peccato e la rende vittoriosa nel combattimento spirituale.
    Dony

    ResponderEliminar
  11. Muy acertada tu entrada, me viene fenomenal!
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. gracias por seguir haciendo entradas de calidad, ánimo. gracias por que nos haces aprender algo cada día, o al menos nos vas quitando esa ceguera... un abrazo! ya nos queda poco para la JMJ! =)

    ResponderEliminar
  13. Si, que verdad es.

    Siempre tenemos opinion para todo pero del dicho al hecho hay un trecho, que se andara así, merece la pena intentarlo, pero cuesta sobre todo si no se tiene a gente alrededor que te anime en ese camino , en solitario es mas dificil. Gracias por recordar

    (Bell, bELL TODO LO QUE DIJE DE TI ERA BROMA, ME ENCANTA TU VIDEO)

    La entrada de hoy me hace pensar en los lemas ' Firmes en la fE' Y TAMBIEN 'CARITAS IN VERITAE'

    ResponderEliminar
  14. No comprendo.
    Quien lleva a Dios en sí ¿cómo puede apartarlo?, quien lleva a Dios en sí... tiene necesidad de Él a cada momento, no se puede "descansar" de Dios si Dios mismo es el descanso del que lo ama...
    En cuanto a las mortificaciones... es cierto, hay mil cosas en el día que ofrecer, hay mil momentos con los que entrenar nuestro corazón en el amor pero ocurre algo... cuando de verdad ofreces esa mortificación, sea cual sea,como forma también de alabar a Nuestro Señor, la paz te va inundando y te vas haciendo fuerte... cada vez más fuerte... no se explicar...
    Me ha encantado el post, este es de los que con un comentario no me basta...
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  15. yo creo que la mortificación está también en intentar hacer a cada momento lo que Dios quiere que hagamos, y no tanto lo que nos apetezca hacer, por bueno que sea.
    Un abrazo.
    ;O)

    ResponderEliminar
  16. Esta bien el Sacrificio o la mortificación, por amor a Alguien o para conseguir algo importante,
    si se tiene la certeza de haber encontrado Un Tesoro, Si la fe nos confirma que hemos econtrado a Jesús, el Señor.¿ Porque tanto temor a pederlo?,porque como María Magdalena no nos postramos a sus pies para adorarle, alabarle y bendecirele, disfrutar de la fiesta
    en vez de torturanos. con mortificaciones, si somos invitados al banquete, ¿ porque no partcipamos de la Fiesta.
    "GLORIA A DIOS". elpidio

    ResponderEliminar
  17. Una entrada que pone el dedo en la yaga.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Dony, ¿eso qué es, una Encíclica o el pedido de Telepizza?

    Es broma, es que a veces me dan arrebatos y no me puedo contener. Tienes razón, cuando queremos complacer el cuerpo, debilitamos la voluntad.

    Yo siempre digo que algo tan simple como seguir un régimen para perder peso es fundamentalmente un ejercicio de voluntad.

    Molto grazie.

    ResponderEliminar