PERO SÉ REZAR


Celebrábamos el  miércoles el 60 aniversario de la ordenación sacerdotal de nuestro querido Papa Benedicto XVI. Hoy en mis "Sábados marianos" quiero volver a traer este acontecimiento y poner una vez más en manos de María el ministerio y la persona del Papa, de forma especial , los frutos de la próxima JMJ, que ya está muy cerquita.

Mi plegaria a María , incluye a todos los sacerdotes y seminaristas. Eso me hace acordarme de un escrito que tengo guardado y que hoy comparto con vosotros.

Con el testimonio de A. Pronzato queremos agradecer a nuestras abuelas, madres y a todas las personas que han orado y oran por las vocaciones sacerdotales...


- Mi abuela tenía ochenta años y unos bellísimos ojos azules. Su rostro estaba surcado de arrugas. Tuvo una existencia dura, hecha de trabajo, sacrificios, lágrimas, privaciones y entrega a los demás. Cuando yo estaba en el seminario, me decía:
- «Tú estudias. Yo no tuve la oportunidad de estudiar. Pero sé rezar», y hacía sonar el rosario gastado - «Siempre por ti... recuérdalo bien».
En aquellas palabras había una admonición. Es como si me dijera:
- «No despilfarres esta oración. Has de estar a la altura...» Años después, le administré el óleo de los enfermos. Ungidas las manos -que apretaban el rosario desteñido- me incliné a besarlas y susurré: «¡Gracias, abuela!».
- «¡Amén!»- respondió absorta la abuela Josefina.
No es un sentimiento mío. Es más bien un compromiso concreto, apremiante: no despilfarrar, ni traicionar aquellos millares de rosarios que ella… me rezó».
- Péguy escribe: «En el juicio universal no necesitaremos memoriales o certificados. Pero nadie podrá borrar la huella de un padrenuestro o de una avemaría».
¡Alabado sea Jesucristo!

14 comentarios:

  1. Estaba esperando la entrada, aysss...

    Hoy en mi Rosario bloguero, que por ser el Corazón de María será especial, estarán de una manera especial todos ellos.

    Un abrazo

    (P.d: muy chulilla la foto de "Hoy Rosario Bloguero, sí señor, me gusta jajaja)

    ResponderEliminar
  2. Que pasada de testimonio!!!

    GRACIAS por compartirlo, me recordó a mi abuela, se me saltaron las lágrimas.
    Muchas veces pienso que todos sus rosarios sirvieron para que yo descubriera muchas cosas importantes de mi vida.

    GRACIAS DE VERDAD

    ResponderEliminar
  3. Preciosa historia Angelo, gracias!

    Besitos,

    ResponderEliminar
  4. Mientras leia he podido ver en mi cabeza unas manos sosteniendo un rosario gastado, todo cosidito de puntadas de hilo. Mi abuela lo rezaba desde los quince años, y no queria otro. ¿Cuantos se habran salvado gracias a ese rotito rosario, incluida yo? Que aqui ando agarrada por un mechón de cabello.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Les debemos mucho a los mayores, son un tesoro.
    Bendiciones!!

    ResponderEliminar
  6. Es realmente precioso. Muchas gracias por compartir este sentimiento tan bonito con todos. Un fuerte abrazo desde la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea. http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  7. Esto me recuerda que tengo que rezar más, gracias por recordarlo. Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Gracias por esta preciosa entrada que nos hace recordar que debemos rezar mucho más de lo que lo hacemos.

    Un abrazo. Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  9. Buenas tarde Ángelo!
    Aquí de nuevo otra vez, y encantado de volver a tu blog, casa de paz y oración.
    Cuanto! cuántísimo! les debemos a esas abuelas amantes de la oración, siempre pasando cuentas de su rosario, solo en la eternidad sabremos su verdadero valor. De todas maneras procuremos hacernos conscientes de ello ahora, y agradezcámoslo, y sigamos sus mismos ejemplos con nuestros nietos.

    Qué mejor regalo que hablar de Dios, enseñar a rezar, indicar el camino de la felicidad.

    Un fuerte abrazo Ángelo!

    ResponderEliminar
  10. Mi abuela también tenía siempre su rosario en la mano. Fueron grandes ejemplo para nosotros, y hoy, nos toca llevar ese testigo hasta que la siguiente generación, lo vuelva a pasar a la siguiente... Nuestras oraciones no caen en saco roto. Que no nos cansemos de rezar el rosario a María.
    Un fuerte abrazo en los Corazones de Jesús y María.

    ResponderEliminar
  11. Yo no tuve abuela que rezara el rosario, pero segurísimo, sin duda, que el Rosario de muchas abuelas, la Virgen lo aplicó por mi conversión... Bendito y otra vz bendito sea Dios y su Santísima Madre!! Gracias angelo, por ese "gracias abuela", hermoso geso!!!

    ResponderEliminar
  12. Te leí anoche nada más publicar pero se me saltaron las lágrimas y preferí no escribir, hoy vengo tarde y es casi a proposito porque asi me leeran menos... muchas veces son las que pienso que cuando llegue el día en que ya no valga para nada, en que ya no pueda ser útil para la mayor parte de las cosas... me quedará siempre la alegría de saber que puedo seguir rezando, en cualquier circunstancia, por todos los que lo necesiten,y a eso me agarro porque mientras pueda seguir rezando se que mi vida no será inutil...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar