LAVANG


La primera aparición de Ntra Sra de La Vang fue conocida en 1798, cuando la persecución de los vietnamitas católicos comenzó. Muchos católicos del cercano pueblo de Quang Tri buscaron refugio en las profundidades de la foresta de La Vang. Un gran número de estas gentes sufrieron del frío, del acecho de las bestias salvajes, enfermedades de la selva y hambruna. Por las noches se congregaban en pequeños grupos para rezar el Santo Rosario y para orar. Inesperadamente, una noche fueron visitados por la aparición de una bella Señora que vestía un largo manto, sostenía un niño en sus brazos y tenía dos ángeles a su lado. Reconocieron a la Señora como a Nuestra Santísima Madre.


Nuestra Santísima Madre los confortó y les enseño como hervir las hojas de los árboles a su alrededor
para usarlos como medicina. También les dijo que desde ese día en adelante, todo aquel que viniese a ese lugar para orar, sus oraciones serían escuchadas. Esto tomó lugar en un área de prado cerca de un viejo árbol baniano donde los refugiados oraban. Todos los presentes testimoniaron el milagro. Después de esta aparición, la Santísima Madre continuó apareciéndosele muchas veces a los fieles en el mismo lugar por casi un siglo de persecución religiosa. Entre los muchos grupos de católicos vietnamitas que fueron quemados vivos por su fe se encuentra un grupo de 30 fieles que fueron apresados después de salir de su refugio en la foresta de La Vang. Haciendo caso a su súplica fueron llevados a la pequeña capilla de La Vang donde fueron inmolados. La Vang es así tierra de mártires.


Desde el tiempo en que Ntra. Sra. de La Vang apareció por primera vez, el pueblo que tomó refugio allí levantó una pequeña y desolada capilla en su honor. Durante los años siguientes, su nombre se esparció entre la gente de la región y otros lugares. A pesar de su retirada localidad en las altas montañas, grupos de fieles entraban en las profundidades y los peligros de la selva para honrar a Ntra. Sra. de La Vang. Al principio peregrinos iban con hachas, lanzas, cañas y tambores para ahuyentar a las bestias salvajes. Mas tarde eran mas visibles los estandartes, flores y rosarios. Las peregrinaciones sucedían todos los años a pesar de la continua campaña de persecución.

En 1886, después que la persecución oficialmente cesó, el obispo Gaspar ordenó edificar una iglesia en honor a Ntra. Sra. de La Vang. A consecuencia de su remota localidad y la limitación de fondos tomó 15 años en completar la iglesia de La Vang. Fue inaugurada por el obispo Gaspar en una ceremonia solemne donde participaron más de 12,000 personas y duró desde agosto 6 a agosto 8 de 1901. El obispo proclamó a Ntra. Sra. de La Vang como Protectora de los Católicos.


En el año de 1928 una mayor iglesia se construyó para recibir a un mayor número de peregrinos.
En abril de 1961 el Concejo de Obispos Vietnamitas seleccionó a la santa iglesia de La Vang como:
Centro Mariano Nacional Sagrado.
En agosto de 1962 el papa Juan XXIII elevó la iglesia de La Vang a Basílica de La Vang.
En 1972, durante la Guerra de Vietnam esta basílica fue destruida.
El 19 de junio de 1988, S.S. Juan Pablo II en la ceremonia de canonización de 117 mártires vietnamitas de forma pública y repetida reconoció la importancia y significación de Ntra. Sra. de La Vang y expresó su deseo por ver la reconstrucción de la Basílica.
El 27 de Noviembre del 2000, el santuario de Nuestra Señora de La Vang frente al Seminario de San Juan Vianney fue bendecido por el arzobispo Thomas C. Kelly.

8 comentarios:

  1. Gracias (TAMBIÉN) por este post.
    All Together again, with Our Mother Mary. Bye.

    ResponderEliminar
  2. Que historia tan bonita y como me gustan las fotografias, eres un monstruo en esto del blog, como me alegro de pertenecer a esto. Doy gracias a Dios por ello.
    Un beso, feliz fin de semana en familia.

    ResponderEliminar
  3. No conocía nada de estas apariciones, de los mártires, de este santuario.
    Gracias por darlo a conocer.
    Realmente la Madre siempre está cerca de sus hijos que sufren.
    Un abrazo.
    Balbi.

    PD:Me encanta como te ha quedado el blog después de esta última "remodelación".

    ResponderEliminar
  4. No conocia nada de estas apariciones ni de esta advocación, gracias Angelo un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Angelo, yo también desconocía este sitio y su historia, gracias por darnoslo a conocer, un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. No conocía nada de Ntra. Sra. de La Vang,gracias por darla a conocer.
    Dios te bendiga.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Buenos días Ángel. Me has descubierto otra advocación asiática de la Virgen, un rostro muy plácido.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Me ha resultado raro, verte hablar de unas aparicones Ángelo, será por el constraste de lo pesado que soy yo hablando yo de ellas.

    Nuestra madre que viene en ayuda de sus hijos ni más ni menos.
    Ves a ver a Sor Emmanuele hablando de Medjugorje que la tendrás ahí en Barna.
    Te envié la fecha y lugar, si lo has borrado pídemelo otra vez.

    ResponderEliminar