MARIE ET THÉRÈSE


Ya sabéis que los sábados los dedico a la Virgen , pero hoy es la fiesta de una de mis santas preferidas, así que he pensado juntarlas a las dos.Hoy además, empieza el mes del Rosario; ese Rosario que tanto nos une  cada sábado. Renovemos nuestro vínculo Mariano entregandónos una vez más a María. 


 Santa Teresita del Niño Jesús, decía esto sobre Ella:
“¡Cuánto me hubiera gustado ser sacerdote para predicar sobre la Santísima Virgen! Un solo sermón me habría bastado para decir todo lo que pienso a este respecto. (…) Para que un sermón sobre la Santísima Virgen me guste y me aproveche, es necesario que me haga ver su vida real, no su vida supuesta; y estoy segura que su vida real fue en extremo sencilla. (…) Sabemos muy bien que la Santísima Virgen es la Reina del Cielo y de la tierra, pero es MÁS MADRE QUE REINA , y no se debe decir que a causa de sus prerrogativas eclipsa la gloria de los santos, a la manera que el sol, al amanecer, hace desaparecer a las estrellas. ¡Dios mío, qué extraño es esto!




¡Una madre que hace desaparecer la gloria de sus hijos! Yo pienso todo lo contrario (¡de hecho las estrellas del manto de la Guadalupana se ven muy bien! Y no dijo la Virgen a Juan Diego: “Haz lo que te pido porque soy tu Reina”, dijo: “¿No estoy aquí que soy tu Madre? ¿No estás bajo mi sombra y protección? ¿No soy yo la fuente de tu vida? ¿No estás bajo los pliegues de mi manto? ¿Bajo el cobijo de mis brazos? ¿Hay algo más que puede necesitar?” – Es realmente una Madre la que está hablando –). Creo, , que Ella aumentará en mucho el esplendor de los elegidos. Está bien de hablar de sus prerrogativas, pero no hay que pararse ahí; si en un sermón se ve uno obligado desde el principio hasta el fin a exclamar y hacer: ¡Ah, ah!, ya se tiene bastante. ¡Quien sabe si algún alma no llegará hasta a sentir desvío hacia una criatura tan superior, y se dirá: “Si esto es así, con tal de ir a brillar como se pueda en algún pequeño rincón”! Lo único en que la Santísima Virgen es superior a nosotros es que no podía pecar, que estaba exenta del pecado original. Pero por otra parte, tuvo menos suerte que nosotros, puesto que no tuvo ni tiene a una Santísima Virgen a quien amar. ¡Es una dulzura más para nosotros, y una dulzura menos para Ella! En fin, en mi cántico “Por qué te amo, ¡oh María!”, he dicho todo lo que predicaría sobre ella"



Virgen María y Santa Teresita, ayúdadme a tener más amor a Dios para servir mejor a los que me rodean.

¡Alabado sea Jesucristo!

12 comentarios:

  1. Esto amigo...., parece profético, jajaja. El lunes ya verás porque lo digo, jajaja.
    Juntos este sábado y todo este mes... con MARÍA.
    ABRAZOS.

    ResponderEliminar
  2. Vivir contigo quiero, Madre amada,
    a la espera del cielo,
    seguirte en el destierro día a día.
    En tu contemplación yo me hundo absorta,
    y de tu inmenso corazón descubro
    los abismos de amor.
    Tu maternal mirada desvanece mis miedos,
    y me enseña a llorar, y me enseña a reír.
    (Santa Teresa de Lisieux)


    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hola Angelo:

    Comparto tu amor por nuestra Madre...y por Teresa del Niño Jesús a quien considero mi hermana!!!

    Por gracia de Dios, se encuentran sus reliquias en mi país y Dios mediante el 12 ire a orar ante ellas.

    Os llevaré en mi corazón y con vuestras intenciones!!!

    Un abrazo,

    Inés María

    ResponderEliminar
  4. no necesitó Santa Teresa ser sacerdote para predicar
    te dejo el inicio de unos versos que escribí hace tiempo sobre ella

    Hermana mía, Ana querida :

    ¿Por qué lloras mi triste despedida,
    cuando al alma delata su presencia,
    tan prontamente, fiel como me fuiste,
    reprochando a la muerte su fonsado?

    Pobre, cuando lo fui, me quisiste,
    cargaste injusta con mi penitencia,
    lloraste mis lágrimas por tus ojos
    el alma desnuda, los pies descalzos
    te encontraste pobre, lo que somos,
    y llevaste arrojada mis calvarios

    Aún así, sin preguntas, me seguiste.

    Con arrojo, guardando mis silencios,
    recordando en vitela mis palabras.
    No sabría decir cuánto me quisiste.
    Nada recibiste de mis pecados.

    Y aún así, sin preguntas, me seguiste...

    un saludo

    RAUL

    ResponderEliminar
  5. Menos mal que veo mi cometario de ayer, he estado varios días haciendolo pero no ha sido publicado, ignoro las causas, pero seguro que son las justas y adecuadas.
    Santa Teresita,poco que añadir a vuestros preciosos comentarios.
    Yo disfruto leyéndola para aprender de su delicadeza y finura de alma y su excepcional humildad.

    GRACIAS

    ResponderEliminar
  6. qué bonito, felicidades. Precioso.

    ResponderEliminar
  7. Angelo me uno a tu petición,feliz sábado en María.

    Un cordial y cariñoso saludo.

    ResponderEliminar
  8. De la mano de Nuestra Señora y de santa Teresita vengo para desearte un feliz día y feliz fin de semana.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  9. Creo que todos en estas fechas del mes de octubre llevamos en el corazón los mismos sentimientos, el Santo Rosario, que forma más hermosa de estar cerca de Nuestra Madre del Cielo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Santa Teresita tambien es mi Santa preferida. Por eso este mi disfrute en el ratito de descanso que encuentro cada vez que paso por esta casa.
    Y hoy por dobles, que bien, todos unidos en el santo rosario.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Aprovecho que he venido a pasar el fin de semana a mi casa, el lunes vuelvo con mi hija y mi nieta, para dejarte un comentario.

    No pueden estar más unidas, nuestra Madre del Rosario y Santa Teresita. Sus escritos son de lo mejor de los santos y siempre me ha conmovido que se la nombrara patrona de ls Misiones, por cierto otra fecha que queda unida al mes del Rosario, el Domund.
    ¡Bendito octubre!

    Un beso Ángelo

    ResponderEliminar
  12. Fantastica Sta Teresita.
    Gracias por el texto, no lo conocía

    ResponderEliminar