NO SE HAN IDO


Te presento hoy, Señor a mis “ídolos”, hombres y mujeres a los que venero, a los que secretamente admiro. Estos u otros semejantes que, aunque no me guste reconocerlo, despiertan mi envidia…

Ellos representan gran parte de lo que deseo: la fama, el poder, la riqueza, la admiración de los demás… Poder, prestigio, dinero… Esos son mis auténtico ídolos, dioses que reconozco falsos pero que ocupan un lugar central en mis intereses, en mis planificaciones de futuro, en mi actividad diaria, en mi pensamiento, en mi corazón, en mi vida…

Me gusta llevar la razón, ejercer poder en mi pequeño entorno, me gusta influir, quedar encima. En casa, en el grupo, con los amigos. Es mi pequeño-dios-poder y me gustaría que creciera, ser más poderoso, tener autoridad, disponer, influir, decidir, poder,poder,poder…

Desde pequeño, ejerciendo la tiranía, con un llanto, con un capricho, con un enfado, y así hasta ahora. Desde pequeño, disputándote un lugar en mi existencia, Señor, apartándote, sustituyéndote, relegándote… Yo puedo…


Y qué decir de mis bienes. Tener, tener,tener. Otro empujón que te doy fuera de mi vida. Yo tengo… Pendiente de ser alguien (¿qué es ser alguien?) ante los demás, ser valorado, respetado, ensalzado, glorificado como sólo deberías serlo tú.

Buen nombre, buena fama, prestigio. Mi yo donde deberías estar tú, Señor, y casi ya no queda hueco para ti en mi vida. Ten piedad…

Estoy deseoso de poder, ten piedad. Estoy ávido de posesiones, ten piedad. Estoy preocupado por mi buena fama, ten piedad.

Conquista, Señor en mi, el lugar que te corresponde. Transforma mi prestigio en sencillez de vida, mi afán de poder en afán de servir, mi loco poseer en radical compartir.

"No en el «éxito social» ni en el «bienestar físico y económico», sino en el «proyecto de amor de Dios» es donde el hombre se encuentra verdaderamente a sí mismo". (B.XVI)

¡Alabado sea Jesucristo!

9 comentarios:

  1. Todos... en mayor o menor medida, caemos en la adoración a esas falsas deidades. Sus íconos están por todas partes, sus "milagros" nos alucinan..., y aun sabiendo que ahí no está lo que nuestra alma ansía, SI NO ESTAMOS ALERTA, nos seducen, con sus engaños, sin remisión, sin piedad.
    La clave de la salvación, de la recuperación del hombre, como bien apunta.... BXVI y tu recoges aquí, está en el regreso a DIOS..., Estamos hechos a su imagen y semejanza y hasta que, mirándonos al espejo de nuestro interior, no le veamos a él, nuestro espíritu se frustra, no es feliz, no encuentra descanso.
    Dios es nuestra salvación, nuestra única paz. Por mucho que busquemos fuera... no hay otra salida. Somos de DIOS hemos de volver a Él.

    Cada vez me gustan más estas reflexiones tuyas, porque me encuentro muy identificado en todo lo que dices. Una vez más te doy las gracias.

    ABRAZOS.

    ResponderEliminar
  2. Me uno a tu petición Angelo,como siempre muy acertada.

    Que Dios te bendiga y un cariñoso saludo.

    ResponderEliminar
  3. Me uno a Arcen al decirte que es una buenisima reflexión. Tú entrada Angelo me ha recordado a la celebración del Viernes Santo, cuando besando la cruz y no la Cristo, si no la nuestra propia, uno tiene un signo de humildad de reconocer tu debilidad y esa cruz principal en tu vida que te aplasta y no te deja ser como Jesús. Mi marido extrañado me preguntó. No comprendo como no dices que tu cruz es tu enfermedad.Y yo le respondí: porque no lo es. Es una cruz que me aplasta, pero que yo veo que me acerca a la vez a Dios. pero hay otra cruz que es la del idolo en mi vida, que ademas de aplastarme, me aleja de Dios. Y encima mi idolo es tan pequeñito y miserable. Por que mi principal idolo soy yo misma. Que no termino por dar un paso atras y dejar a Jesucristo. Que no me dejo amar, que aun creo que llevo yo mi vida y que al final consigo todo lo que propongo. Absurdo pero cierto. Y encima para que me aplaste aun más, soy capaz de reconocerlo publicamente frente a mis hermanos, pero con cambiarlo. Hay los idolos, cuanto frenan nuestra conversión. Y si encima como yo uno se idolatriza asi mismo, apaga y vamonos.
    Estas son las entradas que tanto me gustan, porque me acusan y desnudan mis porquerias del ser interior. Al principio me mosquea un montón, pero luego más tranquila, solo me queda reconocer mi verdad, aceptar y rezar.
    Gracias, por ser hoy el dedo acusador.Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Fuera los idolos que intentan cada dia levantarse...fuera con ellos por medio de la limosna , la oracion y la Oracion....son nuestras armas.....y El hará todo lo demas.....
    Solo El ocupa nuestro corazón....y en nosotros se dará paso a paso todo hasta llegar al servicio por amor....y ya está.un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Buenos días Angel. El examen de conciencia antes de dormir es como una buena ducha donde rascamos bien con la esponja del amor las incrustaciones idolátricas del día para seguir construyendo el proyecto de Dios según sus planos.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Es este el combate que tendremos hasta que nos vayamos a Casa Angelo, unas veces sentimos lo que tu escribes, nuestros ídolos hacia lo externo o hacia nosotros mismos.
    Limosna Oracion y Ayuno nos ayudan a combatirlos. un abrazo fuerte y mucho ánimo! me ayuda leerte.

    ResponderEliminar
  7. Muy bonita oración. Da absolutamente en el clavo, sobre todo en algo que rara vez reconocemos como falta.

    Por cierto, me encantan los comentarios de Mento. Lo de tu abuela, Mento, que comentas en la entrada anterior es genial, igual que lo que dices de la Cruz del Viernes Santo.

    Un abrazo a todos!

    ResponderEliminar
  8. Dios está más interesado en nuestra salvación y en nuestro progreso que nosotros mismos.
    Así que a no preocuparse por nada.

    Una feliz tarde para todos.

    ResponderEliminar