TODO LLEGARÁ


Hoy vuelvo a cambiar el post que tenía previsto. Llevo unos días, leyendo en varios blogs, su preocupación por la falta de inspiración para postear. Creo ,que todos pasamos por ello de vez en cuando. Pero hay que sacar siempre lo positivo, ver la mano de Dios detrás de todo nuestro vivir.

De esa apatía , también uno saca lecciones. Humildad, paciencia, interiorización, aprender de los demás, silencio, oración,amistad... Hoy, he recibido una. Tal vez porque posteo casi a diario. Mi lección aprendida es la de ofrecer. Sí, ofrecer un silencio de vez en cuando . Dejar de postear  algún día, cuando la inspiración esta en ebullición.Regalarle al Señor, esa entrada, que tanto  apetece publicar y compartir, en un día determinado. El silencio siempre beneficia al alma.

Con silencio, oración y mucha locura por dentro, se espera muy bien la llegada..., y todo llegará. (Rafael Arnáiz)
¡Alabado sea Jesucristo!

12 comentarios:

  1. Gracias Angelo por ser un humilde instrumento de Dios. Por ser a menudo ese vinculo palpante y necesario entre la Palabra y mi persona. Gracias por saber decir lo necesario.
    Un abrazo hermano.

    ResponderEliminar
  2. Esta frase de Rafael Arnaiz muy sabia,me la guardo como un tesoro.

    Un cariñoso saludo.

    ResponderEliminar
  3. Buenos días Ángel. ¡Vaya cosas más sabias de boca de un arquitecto! ;)Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Alabado sea Jesucristo:

    Gracías!!!

    Que el Señor y nuestra Madre cuiden de ti y tu familia.

    Inés María

    ResponderEliminar
  5. Es verdad Ángelo el Señor nos pide muchas veces; a mi siempre, el
    silencio, la oración, la escucha.
    Lo bueno es ser fiel a lo que El nos pida.
    ¡Gracias! Bendiciones.

    ResponderEliminar
  6. Si así lo consideras, bien me parece.

    ResponderEliminar
  7. Siempre te leo, comprendo lo que explicas... pero sabes? te hecho de menos, tu blog me resulta tan gratificante. Compruebo a través de él, que Dios existe. Ángel, el video es para reflexionar.

    Un saludo
    http://youtu.be/rPNcnv_fIIY

    ResponderEliminar
  8. Se agradece tu post. Yo estoy en barbecho, desde hace tiempo.

    ResponderEliminar
  9. Este verano en el Monasterio de las Huelgas Reales, vi la biografía de Rafael Arnaiz y me la compré, de tanto oirte a ti hablar de él.

    Aquí la tengo en espera para leerla, antes me leí otro que compré ese mismo día sobre los cartujos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola!

    Creo que ya os lo he comentado alguna vez; es un consejo de mi dire (monje): "El silencio, de por sí, es sanador."

    Después de haber pasado la tarde primero en oración litúrgica y después en comunitaria silenciosa monjes y seglares, quisiera ofrecer yo también algo:

    fijos nuestros ojos en el Sagrario, la Cruz y María, la idea de tiempo se deshacía y, dentro del Silencio Consagrado de la Iglesia, un Soplo de Divinidad parecía pasar por "la ventanita del Sagrario" a la Humanidad completa, dolorida, preocupada, y tantas veces huérfana y ciega.

    De recuerdo, la imagen de María y Jesús Niño que recogía nuestras miradas y pensamientos, y la frase que nos recibe al entrar en la capilla:

    "Silencio, hermano; estoy hablando con Dios" (San Rafel Arnaiz, OCSO)

    Besicos.

    ResponderEliminar
  11. Yo puedo ofrecer la falta de tiempo que me hace dejar en el tintero la inspiración.

    ResponderEliminar