UN PROGRAMA A LA VISTA


Benjamín Franklin nació en una familia pobre , sólo recibió unos pocos años de escolarización. Llegó a ser editor, científico, inventor, músico y escritor. Su secreto fue el empeño que puso en mejorarse cada día. Se impuso un reto importante para él: “alcanzar la perfección moral” , él mismo lo escribe así: “Concebí entonces, el propósito duro y audaz de llegar a la perfección moral. Quería vivir sin cometer acciones reprobables de ningún tipo; venciendo todo aquel mal al que me llevara la costumbre, la inclinación propia o la compañía”

Si alguno quiere intentar su programa para conseguirlo, aquí tiene las virtudes a practicar:


Templanza. No comer hasta hartarse, no beber hasta disiparse.

Silencio. Sólo hay que hablar cuando sea en provecho de los demás o de uno mismo; hay que evitar la cháchara ociosa.

Orden.Que cada cosa tenga su lugar, y que cada uno de nuestros asuntos tenga su tiempo.

Determinación. Determinémonos a hacer lo que tenemos que hacer, y hagamos lo que tenemos que hacer con determinación.

Austeridad. No hay que gastar si no redunda en bien de los demás o de uno mismo o, dicho de otra manera, no hay que desperdiciar nada.

Laboriosidad. No hay que perder el tiempo, sino emplearlo siempre en algo útil, cortando de raíz con todo lo que no sea necesario.

Sinceridad. No engañemos nunca; pensemos siempre con justicia e inocencia al estimar los actos de los demás y, si hablamos, apliquemos esta medida.

Justicia. No hay que causar perjuicio a nadie por nuestras malas acciones o por incumplir con los trabajos y las obligaciones que constituyen nuestro deber.

Moderación. Evítense los extremos, cuidémonos de demorarnos interiormente en las malas palabras que nos digan o malas acciones que recibamos.

Aseo.No transijamos con la falta de limpieza ni en nuestro cuerpo, ni en nuestra ropa, ni en nuestro lugar de residencia.

Tranquilidad. No hay que perder la calma por fruslerías, ni ante accidentes comunes o inevitables.

Castidad.No utilicemos nuestra capacidad sexual para perturbar nuestra paz o la paz de los demás, ni para entorpecer o debilitar nuestra voluntad; usémosla saludablemente y para engendrar a nuestros hijos.

Humildad. Imitemos a Jesús y a Sócrates.


Respirad tranquilos;por supuesto que Franklin nunca lo consiguió. Como a todo ser humano, le gustaban demasiado algunas cosillas de este mundo . Caer en la cuenta de que no somos perfectos es posiblemente la mejor lección moral que podemos aprender, Aún así , podemos intentarlo.

Franklín acabó escribiendo: “Aunque nunca llegué, ni de muy lejos, a la perfección que había buscado con tanta ambición, pese a ello, sólo el esforzarme ya me hizo ser un hombre mejor y más feliz que si nunca lo hubiera intentado”.
¡Alabado sea Jesucristo!

11 comentarios:

  1. Muy buena reflexión para comenzar el día,gracias Angelo.

    Un cariñoso saludo.

    ResponderEliminar
  2. Esta si que es una buena lista para poner en nuestra nevera con los imanes y los dibujos de los niños. Sobre todo para poder repasarla amenudo y tenerla presente.
    Gracias Angelo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Que bien, esto dá mucho que reflexionar...y me quedo con la Moderacion y tantas como la determinacion y el Silencio...mi abuela decia que buscara la Templanza....ya sabes llenaba antes el ojo que la tripa....y en todas las demas es claro que la Vida te va enseñando..porque siempre he ido al limite, una borrica que he sido...pero la Prudencia y sobre todo la oracion me pone en mi sitio a diario..y no sabes los progresos!! pero solo el buscar la Paz desde lo profundo del Corazón hace que la medida en todo la sepa vivir con serenidad y Alegria Verdadera.....un gusto.....Acabo viendome sincera conmigo misma y aceptando al final en lo que lo he posiso hacer mejor pero ya esto no me desanima todo lo contrario....Todo es Gracia y en mis fuerza siempre meto al Espiritu Santo para que El me vaya enseñando a estar agradecida con todo y conmigo misma....dando cada dia ni mas ni menos que lo que El me diga....un Descanso enorme para mi alma. Un abrazo Angelo.

    ResponderEliminar
  4. Buenos días Ángelo. Si no llega el que lo intenta, ¿Qué será del que pasa de todo? san Pablo diría que sin amor de nada vale toda esa moral lograda y en verdad sin Él que es amor no podríamos alcanzar todo sin caer en vanagloria,pasa como la perfección natural que vió tener Satanás y lo llevó muy abajo al no querer amar el amor.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Buen programa, que no deja de ser el mensaje cristiano, ¿no?

    Caro, la tua amica Audrey ti aspetta nell mio blog ;-)

    ResponderEliminar
  6. Que alegria produce hoy dia ver que alguien habla y escribe sobre las virtudes humanas, !!estamos tan necesitados de que se nos recuerden.!!!.
    Gracias por difundirlas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. No hay nada más bello que seguir a la persona amada para que las cosas adquieran el preciso tamaño de la coherencia, la austeridad y la generosidad.

    Un fuerte abrazo

    La foto de mi blog está tomada de las Meteoras griegas que son increibles y maravillosas.

    ResponderEliminar
  8. El hecho de esforzarse ciertamente ya es un triunfo, se consigua o no la meta.
    Me quedo con eso.

    ResponderEliminar
  9. Intentar ser mejor ya es el comienzo de serlo. Besos

    ResponderEliminar
  10. Hola Angel!...bueno, la lista es muy util para revisar la vida de uno mismo y pues es un alivio saber que para los demas es tan dificil como para mi cumplir todo, aunque no olvido las palabras de algun profesor por ahi que nos decia: no somos perfectos pero si somos perfectibles. Un abrazo!!!!

    ResponderEliminar
  11. Las virtudes en sí son un esfuerzo.
    Todas son interesantes, me gustaron más estas tres.
    Justicia, humildad y moderación.
    Gracias Angel.
    Saludos en Jesús y María.

    ResponderEliminar