NUEVOS DIÁCONOS

Hoy a las 10.30h en la Parroquia de Santa María la Mayor de Daimiel (Ciudad Real- España), se ordenan diáconos, Carlos y Francisco J.,(Mercuzzio). Nos unimos a ellos en esta alegría para toda la Iglesia ,y le aseguramos nuestra oración. ¡En nuestro sábado bloguero y Mariano!

Mercuzzio fue uno de mis primeros seguidores. Cuando descubrí su blog, me encantó. Lo encontré original, elegante, actual y con una profunda y sencilla espiritualidad. Sus post solían ser cortos. Lo suficiente para que dieran en la diana en un solo tiro. La mayoría de veces me daban ganas de aplaudir; en contadas entradas, no coincidía con la visión de mi buen amigo, pero siempre llegamos a un debate coloquial, con humor , humildad y  saliendo fortalecidos en nuestra relación de amistad bloguera.

Dos años después de conocernos virtualmente, por fin se produjo el encuentro personal. Mi emoción fue grande al escuchar su voz por primera vez en el móvil, concretando la hora y el lugar de nuestra cita. Sin saberlo, nos alojamos en hoteles que estaban uno al lado del otro, y esto facilitó que tuviéramos grandes momentos para compartir de todo un poco.

Descubrí que el mote que le había puesto de “grandullón” estaba superbien colocado. ¡Un tio genial! Lo que más me llamó la atención, fue su sonrisa. No la dejaba aparcada ni un un instante (ni siquiera cuando en Pinocchio- un restaurante, donde comimos aconsejados por una mamá, - mu mona ella- nos clavaron una buena factura, que pagó , porque quiso invitarme) .Las charlas con él estaban llenas de entusiasmo. Ví a un hombre humilde, con las ideas muy claras del papel que le ha tocado desempeñar en este mundo. Con un recogimiento interior que me edificaba y con un sentido del humor fantástico.

Hoy me gustaría poder transmitir la alegría que me produce su ordenación como diácono, pero no encuentro las palabras. Sólo sé que si lo tuviese delante le daría un abrazo de esos que no olvidaría. Doy gracias a Dios por lo que recibo de esa ordenación, un empuje a mi vida de fe. Le pido a María que lo acompañe cada día.

Sé que más de uno de vosotros experimenta algo parecido, porque también lo ha conocido personalmente, y otros por su blog o comentarios, así que os pido nos unamos todos en la oración ,por su ministerio diaconal. ¡Que sus frutos sean abundantes para el Reino de los Cielos! Os invito a dejarle un mensaje. 
¡Alabado sea Jesucristo!




Para los que van a ser sacerdotes, el Diaconado no es el “paso final”, ya que queda aún el Presbiterado. Pero psicológicamente, sí lo es. Es verdad que existen “órdenes menores”, ahora llamadas “ministerios”, y que el camino hacia el presbiterado está pedagógicamente jalonado por pasos sucesivos: el Rito de Admisión, el Lectorado y el Acolitado, todo ello antes del Diaconado.
Pero el Diaconado es otra cosa. Es un ministerio ordenado. Uno de los tres grados del sacramento del Orden. En la celebración se les imponen las dalmáticas, las vestiduras propias de su grado. En la Liturgia, los diáconos ocupan un lugar muy próximo al Obispo, al que han de auxiliar en la Misa y, también, en otras funciones pastorales. Las dalmáticas son aun más aparentes que las casullas. Se llevan por encima del alba y sobre una estola que se coloca sobre el hombro izquierdo y que no cae a ambos lados del pecho, sino que se anuda a la altura de la cintura en la parte derecha del tronco. Normalmente, suelen hacer juego con la casulla que lleva el Obispo.
Los diáconos que serán ordenados, en el futuro, presbíteros, prometen de forma solemne, además de rezar la Liturgia de las Horas y respeto y obediencia al Obispo, observar el celibato “por el Reino de los cielos”.(Guillermo Juan Morado.)

18 comentarios:

  1. ¡QUE ALEGRÍA!, Pues claro que comparto todo lo que dices y me uno en la oración por este GRAN amigo. Le pido a MARIA le tenga bajo su protección y que.. si puede ser no olvide a los que nos consideramos buenos amigos (a pesar de lo poco que pudimos convivir)
    ABRAZOS EMOCIONADOS. Es una enorme noticia.

    ResponderEliminar
  2. A mi querido Francisco sólo sé decirle GRACIAS.

    Gracias por tu sonrisa maravillosa.
    Gracias por tu humanidad desbordante.
    Gracias por ser mi amigo.

    Gracias por tu entrega hasta dar la vida.
    Gracias por tu vida de servicio.
    Gracias por tu absoluta disponibilidad.
    Gracias por olvidarte de ti para darte a los demás.

    Querido Mercuzzio pido para tí ... lo único necesario.
    Espero tu bendición.

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué alegría para todos, nuestro Mercuzzio diácono! ¡Y qué suerte la parroquia en donde vayas a estar ejerciendo tu diaconado y, más adelante y siguiendo la voluntad de Dios, tu sacerdocio!

    ¿Qué más decir de él? Refleja mucho a Dios porque su mirada, desde el primer momento, es la de alguien profundamente bueno y bondadoso, alguien que transmite paz y seguridad, que no sólo escucha, sino que acoge, es como si todo en él se parara porque te está escuchando.

    Mercuzzio -Francisco- es manchego, es castellano, y para mí ya es ser de una pasta muy especial.

    Al estar con él, es instintivo estar cómoda, sentirse en un espacio interior y exterior amplio porque su mirada es limpia, no hay ideas preconcebidas, se sabe, se está segura de que él no está juzgando ni valorando, "sólo" deja ser una misma, uno mismo.

    Por todo esto pensé, cuando le conocí, que el Señor estaba preparando un buen confesor, tan necesarios siempre.

    Por eso intuyo que su relación con Dios es muy especial: quien pasa mucho tiempo con su amado/a, acaba pareciéndosele.

    Gracias, querido Dios, por Francisco y por habernos facilitado conocerlo y quererlo. Y gracias por su compañero Carlos. Gracias, querido Dios, por darnos pastores, buenos pastores. Enséñanos a ser "buenas ovejas".

    Hasta mañana si Dios quiere.

    ResponderEliminar
  4. Querido Ángel, permiteme que entre otra vez, pero no puedo evitar decir los que siento.

    Todos los que ahora, con este motivo tan grato nos estamos volviendo a encontrar de nuevo en "casa de Ángel", me evocais el momento inolvidable de nuestro encuentro. Siento una alegría muy especial, al sentiros tan cerca, tan unidos...

    No sé si aquellos instantes tendrán su réplica aquí en esta tierra, pero lo que sí sé, es que aquel día, lo llevo muy guardado en mi corazón.

    Juntos hoy, con motivo de la fiesta del buen Mercuzzio, que es una fiesta para todos, juntos hoy... precisamente en el día de María. ¡Cuantas cosas buenas ocurren los sábados!

    ResponderEliminar
  5. Siento una alegria especial y una emoción que me sobrepasa.
    Es día para dar gracias, gracias a Francisco (Mercuzzio) por tu entusiasmo y tu entrega, por ser amigo y por estar siempre.
    Gracias por tu SÍ a Cristo.

    Le doy gracias a Dios por posar su mirada sobre ti, porque quiso mostrarte su sonrisa.

    Un abrazo en Cristo.

    ResponderEliminar
  6. Yo no le conozco, pero comparto vuestra alegría y oración por él.
    ¡¡Felicidades!!

    Santo el Señor y sus sacerdotes.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Felicidades en este día tan especial para vosotros Carlos y Francisco.
    Que el Señor inunde con su inmensa Gracia vuestras vidas,para el total servicio a los demas.
    Un cordial saludo y mi oracíon.

    Gracias Angelo,es una noticia muy bonita.

    ResponderEliminar
  8. Me uno en la felicitación.

    Que Dios le bendiga y le sostenga en su ministerio.

    Un abrazo hermano.

    ResponderEliminar
  9. Ole! Pues también vengo aquí a dejar mi alegría por tanta fiesta, ¡faltaría más! Oye, se podrá quejar, los blogueros... le han hecho una entrada sin ponernos de acuerdo, y eso... eso no ocurre nunca, eh.

    ResponderEliminar
  10. No lo conozco pero me uno a vuestras oraciones y le deseo que su ministerio le lleve hacia Dios Nuestro Señor y a Nuestra Señora.

    Me gustaría tener su blog para felicitarle personalmente, así que si puedes, por favor, me lo indicas aquí mismo.

    Feliz día de la Virgen para todos.

    ResponderEliminar
  11. Una estupenda noticia, de las que no salen en la prensa, además no tiene repercusión Social. Pero para nosotros los cristanos es una gran noticia que acojemos con Alegría. Por ello Damos Gracias a Dios, y pedimos que el Espíritu Santo derrame abundantes dones, sobre estos dos nuevos Ministros, para que puedan ejercer su ministerio del diaconado fielmente, Sean dóciles a la voz del Señor y Puedan Vivir y Anunciar el Mesaje de Jesús, que es el mensaje de Amor y de Salvación. Elpidio

    ResponderEliminar
  12. Felicidades y
    ¡Alabado sea a Dios por todas sus bendiciones¡

    ResponderEliminar
  13. Gracias por compartir con nosotros este momento precioso, queridos Diáconos, la iglesia y nosotros el mundo entero os necesita,ánimo en todo lo que emprendáis nosotros estaremos orando por vosotros y eso de sonreir de Mercuzzio,que estupendo,no dejes nunca de hacerlo, me hace recordar al Papa de la sonrisa Juan Pablo I, No hay santo triste por cierto,
    una sonrisa en vuestro ministerio abre las puertas de los corazones para Dios.

    Nerea.

    ResponderEliminar
  14. Me uno a vuestra oración. No le conozco pero es igual, me gozo con el gozo de los demás.
    Me ha encantado mi nuevo seguidor,
    CATOLyBLOGS. Me encanta el perfil.
    ¡Muchas gracias por todo!
    Un abrazo en XTO Jesús.
    Dios te bendiga.

    ResponderEliminar
  15. Mi madre me llamó hace unas horas contándome la emoción que ha sentido esta mañana. Ella estuvo presente en la celebración.

    Carlos y Francisco José son paisanos míos y me hubiese gustado muchísimo acompañarles en este día tan especial para todos los daimileños. Infortunadamente, mi horario me ha impedido volver a casa este fin de semana.

    ¡¡Muchísimas felicidades!!

    ResponderEliminar
  16. LLego tarde....pero celebro y encomiendo con toda mi alma el notición!!!!

    GRACIAS ANGEL

    ResponderEliminar
  17. ¡Felicidades!
    Oraciones por ellos.
    Gracias por compartir.

    ResponderEliminar