OTRAS MATEMÁTICAS


El domingo es el día que suelo dedicar al cine. Algunos se han extrañado que siendo el día más importante para un católico, lo dedique al ocio, y aunque cada vez son más, los que siempre me dicen que en su blog cada uno hace lo que quiere, no me gusta dejar sin respuestas a los que me plantean preguntas. Por dar tantas explicaciones, otros me dan su toque de atención, pero cada uno es como es. De forma breve explicaré el porqué, ya que quiero reflexionar sobre otro tema.

En los comienzos de mi bitácora, si que empecé a comentar el evangelio de los domingos, o de la fiesta litúrgica que se celebraba, hasta que me dí cuenta, que eran muchos los blogs ,que dedicaban ese día a reflexionar sobre lo mismo. De manera especial aquellos en los que sus dueños eran sacerdotes o religiosos. Nadie mejor que ellos, para ofrecer unas palabras que nos ayuden a vivir la Palabra de Dios. Muchas reflexiones sobre el mismo tema, a veces me saturan . Demasiadas ideas para meditar.

El tiempo me ha permitido conocer a los blogueros con los que mantengo un contacto más frecuente, así que dejo las reflexiones dominicales a los que tienen una mayor preparación para explicar lo que la Liturgia nos ofrece para vivir, en el día del Señor.


Pensé que como blog familiar, e inspirado por mi amigo Arcendo (que suele dedicar los fines de semana, a la música,) sería bueno hablar de una de mis grandes pasiones, el cine, buscando facilitar películas con valores espirituales y morales. En la libertad de la que hablaba al principio, no tengo ningún problema en romper mi regla dominical, cada vez que lo estime oportuno, tal como hice ayer domingo.

Aprovechando el post, y haciendo gala de mi autonomía, hoy va de cine otra vez . Para ser más exacto, diré que uso una película, para la reflexión que quiero compartir. Se trata de Margin Call. ¡Me he aburrido enormemente con ella! Estuve a punto de abandonarla, hasta que llegó el minuto 55,33, donde creí que tomaría un rumbo más interesante, pero mi gozo en un pozo.


Lo único que valió mi elogio de esta película y que me sirve para realizar mi post, fue la excelente escena que el director supo plasmar durante unos breves minutos. ¿Y qué ocurre en esa escena? Pues que dos yuppies que se ponen nerviosos ante la amenaza de su caída, entran en el ascensor, allí está la señora de la limpieza con su carro. Para ellos ,no hay nadie. La mirada que le dirigen, parece indicar su desprecio hacia ella, siguen hablando, ignorándola completamente.  Ella sin embargo, permanece callada de forma humilde, dispuesta a ejercer su trabajo,ajena a lo que se avecina; el contraste de su serenidad con la agitación de los otros dos, hizo que me resultara cómica la escena.


A menudo, por desgracia, suele pasar que la ambición, estar en lo más alto, hace que se olvide quienes somos, todo se valora, por lo que se tiene. Ya hemos debatido sobre ello en otras ocasiones.
Cada día me doy más cuenta, de que lo importante de verdad,  es que cada uno sepa quién es, y empiece a valorarse y a quererse como Dios le quiere. Lo creo, porque lo veo y lo experimento. Muchas veces, quien nos ignora, lo hace, porque él mismo no se valora, necesita sentirse superior, para mendigar ese aprecio que solo recibe por lo que tiene. Y es curioso, casi siempre al altivo,se le ve triste o malhumorado , incapaz de saludar o de esbozar una sonrisa … eso será signo de algo ¿o no?

La ambición puede ser buena en la mayoría de los casos,( aunque no es lo que percibo a mi alrededor) siempre que nos ayude a mejorar como personas, y redunde en servicio para los demás. Lo desastroso, es cuando esa ambición, acaba en codicia,  arrastrando  lo bueno que se ha sembrado en nuestra alma.

Algo querría enseñarnos Jesús, cuando vino a este mundo, naciendo en una gruta y muriendo en una Cruz. Hay una frase de Federico Moccia que dice “ El amor vuelve extraordinaria a la gente común” Esa fue la victoria de Jesús. Eso fue lo extraordinario de Él :La Victoria del Amor.

Podéis ver la escena en este vídeo:


¡Alabado sea Jesucristo!

10 comentarios:

  1. Bel post, Angelo; molto riflessivo.

    Buona settimana!

    ResponderEliminar
  2. Angelo,por eso me gusta tanto Siete en Familia,porque siempre tienes una buena reflexión para las cosas mas cotidianas de la vida,como el ejemplo de la pelicula.
    Por cierto,que si no te gustó ni me planteo verla.
    Y para terminar,todo lo que haces en tu blog está muy,pero que muy,bien hecho :D

    Un cariñoso saludo.

    ResponderEliminar
  3. Bueno pues como coincido en gusto bastante contigo digo igual que Belén, si a ti no te ha gustado, yo ni la veo. Seguro que me libro de un tostón.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. una madre agradecida28 noviembre, 2011

    Ángel tu reflexión de hoy confirma lo que veo a cada momento a mi alrededor.
    La ideología que nos rodea es, en pocas palabras, no una negación de Dios sino algo más sutil, que se cuela por las grietas de nuestro ser fraccionado: "Vive como si Dios no existiera." "No te preocupes por Dios, que no te moleste".
    El hombre es criatura de Dios, creado a su imagen y semejanza y busca desesperadamente saciar su sed de divinidad creyendo que las cosas, los honores y las glorias le saciarán.
    ¿Cómo va a sonreír alguien que tiene de todo pero le falta lo único necesario?
    La verdadera alegría la tiene quienes se han dejado poseer por Dios, y aún teniendo bienes materiales no tienen su corazón apegado a ellos. Su corazón pertenece sólo a Dios.
    Ese tesoro nadie se lo puede quitar .

    ResponderEliminar
  5. Siempre hablo desde mi experiencia y esta entrada tuya me ha recordado un hecho que en su día me causo cierto dolor...
    Cuando llegué al Archivo con mi recien y flamante título bajo el brazo, mis paradas a la hora del desayuno siempre las hacía junto a las muchachas que se encargaban de la limpieza del edificio, echabamos unas risas y charlabamos, bien , un día al poco de llegar , una de las jefas,archivera, licenciada...que ya me había invitado a entrar en su circulo me dijo con gesto agrio que no sabía porque me mezclaba con aquella gente, que salían a desayunar con el baby puesto, que si no me daba vergüenza ir con ellas... me dejo de una pieza, se me ocurrio decirle que yo no veía el baby, que veía a la persona...me miro malamente y sin decirme ni pio, se fue.
    Se que aquel día perdí mucho... pero también se lo mucho que gane...

    ResponderEliminar
  6. Interesante estas reflexiones

    Un cordial saludo desde…
    Abstracción textos y Reflexión.

    ResponderEliminar
  7. Sea cual sea el tema de tu post, no dejes de mandarlo que estamos esperando leerlo. Besos.

    ResponderEliminar
  8. ¡Pues bien hecho, Gran Visi! Con estos comportamientos se demuestra lo pobre que puede ser la naturaleza humana ¡y la de puertas que nos podemos cerrar en circunstancias cotidianas!

    Yo creo que una de las mejores cosas que puede haber en la vida es encontrar ese sitio que Dios nos preparó, esa función para la que nos "equipó" con mimo cuando nos gestaba en Su Amor Eterno mientras nuestros padres también vivían en el milagro de la Vida.
    Si estamos en nuestro sitio, "encajaremos"; lo malo es si queremos estar en un "sitio" que no nos pertenece o para el que no estamos hechos, y ya aquí se disparan tantas formas de falsedad y de ansiedad por mantenerse simplemente... y encima en una situación que no está hecha del tipo de felicidad que Dios Trinidad elaboró en su "laboratorio divino" sólo para cada uno de nosotros...

    Y...la frase tan hermosa como verdadera de Moccia que pones -"El amor hace extraordinaria a la gente común"- me ha hecho buscar otra frase "hermana" que "descubrí" ayer:

    “EN EL FONDO DE CADA ALMA HUMANA EXISTEN TESOROS ESCONDIDOS QUE SOLAMENTE DESCUBRE EL AMOR.” (Edouard Rod)

    Besicos.

    Off Topic: Angelo, ¡¡¡marchando kilo y medio de cuadernos para corregir y dos tandas de exámenes para mañana!!! Así que me voy a la camita y madrugo, que “Mi Guardián no duerme” y mis gaticas también se levantarán medio sonámbulas a acompañarme a donde haga falta y a la hora que sea necesario!!!

    Ah, ahora me doy cuenta de que mis hermanos monjes rezan mucho por ti y yo en la inopia... En Completas, piden casi todos los días por los que pasarán la noche velando y cuidando a los demás.

    Por los profes y alumnos en época de exámenes también.

    ¡Que no me vooooy! Más besicos.

    ResponderEliminar
  9. Buenísima la reflexión y buenísima la escena y grandes los comentarios.
    Desde luego entrar en esta casa, es encontrar siempre una palabra que viene bien, en el momento preciso.
    Gracias Angel.
    Insisto... esta es "la casa madre" y así te sentimos, hermano-padre.
    Un abrazo.
    Balbi.

    ResponderEliminar
  10. Quién no ama al otro, es que básicamente no se ama así mismo.
    Saludos!

    ResponderEliminar