23


Os aconsejo el vídeo:


Tenía noticia de que el sábado pasado, serían beatificados 23 mártires fusilados en la Guerra Civil española. Pero al ver imágenes, en las noticias sobre la beatificación ,y escuchar las edades de los que murieron por Cristo, me sentí fuertemente interpelado en mi interior; así que me puse a buscar información sobre estos religiosos. He quedado cautivado. La mayoría eran veinteañeros. Os invito a que los conozcáis también. Mi post es un homenaje a ellos, pidiendo su intercesión para que sepamos estar firmes en la Fe, como ellos lo estuvieron


«No eran delincuentes, no habían hecho nada malo, sino que su único deseo era hacer el bien y anunciar a todos el Evangelio de Jesús, que es una noticia de paz, de gozo y de fraternidad», dijo el cardenal Amato en su homilía.


De los veintitrés mártires, ocho fueron asesinados al día siguiente de la detención y los otros quince soportaron "un vía crucis de terror, refugio clandestino, riesgo de ser descubiertos, arresto, cárcel, burlas, humillaciones, mutilaciones y muerte.


La sociedad no tiene necesidad de odio, de violencia y de división, sino de amor, de perdón y de fraternidad", tenemos que imitar "la fortaleza de los mártires, la solidez de su fe, la inmensidad de su amor y la grandeza de su esperanza".



¡Alabado sea Jesucristo!

17 comentarios:

  1. Retomando mi actividad paso a nutrirme e tu blog. Gracias por este homenaje, el vídeo es fantástico y sus vidas, un ejemplo. ABRAZOS.

    ResponderEliminar
  2. Mañana lo leeré despacio, pero me ha emocionado que publiques este post y la manera tan concreta como lo has hecho, con las fotos y los datos de cada uno, es magnífico.

    Su valor en grado heroico para testimoniar la fe que profesaban y su generosidad al perdonar a sus verdugos, como Cristo en la Cruz, al que seguían tan de cerca, es un aldabonazo para todos nosotros.
    "La sangre de los mártires es semilla de cristianos,"la de todos los tiempos, también la de los que hoy siguen siendo persiguidos por amor a Cristo.
    Gracias, muchas gracias por esta entrada.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Estoy seguro que en los textos que hablan de memória histórica no dirán ni pío de esto.
    Pero es igual,los asesindos son unos privilegiados.

    ResponderEliminar
  4. ¡WooooW!!
    El triunfo en el Amor!!
    Gracias!!

    ResponderEliminar
  5. Gracias a tu entrada puedo conocerlos! Que testimonio tan grande!!! Gracias por compartirlo.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  6. Que post Angelo! Y que regalazo de sacerdotes estuvieron entre nosotros. Es conmovedor y alentador.

    Una muestra de valentia y sacrificio que deberiamos aprender todos.

    Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
  7. Menuda lección de amor a Dios ¡impresionante!

    Un cariñoso saludo.

    ResponderEliminar
  8. La valentia que da la fé es lo que nos dejaron estos mártires y sus muertes siguen derramando gracias, nada es en vano y a ellos me encomiendo. un abrazo Angelo

    ResponderEliminar
  9. Buenos días Ángelo, Cuantas tardes de sábado en el Puy... me ha emocionado la frase de san Gregorio,dos de los oblatos eran de Tierra Estella;S.Gregorio Escobar García de Estella con 24 añicos, y S.Justo Gil Pardo de Luquin con 26. Para que nos vengan con monsergas sobre la libertad y la democracia del bando rojo.Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Precisamente por ser buenos les mataron, porque la ideología que les sentenció se hace incompatible con esa misericordia que viene de Dios, esa justicia no humana que da a cada uno su dignidad inviolable.
    Y como a ellos a tantos otros religiosos que quedaron en la sombra. Y laicos cuyo único delito era hacer caridad a través de Caritas en su parroquia, como era el caso de los vecinos de mi abuela.
    Me sobrecoge que en un tiempo que en realidad no es lejano se hayan podido cometer tantos crímenes en esa persecución religiosa en España mayor que la del Imperio Romano y que la de la Revolución francesa. Cuando parece que ya estos métodos pertenecían a épocas incivilizadas de una humanidad a la que faltaba progresar bastante.
    Gracias por acercarnos a cada uno de estos beatos que siguieron a Jesús hasta la heroicidad.
    Y me quedo con tu frase: La sociedad no tiene necesidad de odio, de violencia y de división, sino de amor, de perdón y de fraternidad

    ResponderEliminar
  11. Un ejemplo para todos nosotros. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Ángel, el pasado día 8 de diciembre me consagré como Maria de los Sagrarios, obra fundada por el santo P. Rubio hace 100 años, y tuve la suerte de conocer a la hermana del benjamín de los mártires Clemente Rodriguez Tejerina, que también pertenece a la asociación.
    Me emocioné intensamente al conocer en persona a la hermana de un martir.

    ResponderEliminar
  13. Y cuantos habrá en estos momentos, que también son mártires en el silencio, y quizás no estén muy lejos físicamente de nosotros.

    ResponderEliminar
  14. Escuche el otro día en un programa de radio un leve esbozo de los hechos de aquellos días, escuche luego parte de la homilia del Cardenal Amato, me emocione de manera muy especial. Me conmueve este post, me alegra poder ver las caras de aquellos que lo entregaron todo por Amor a Cristo.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  15. Yo también oí el programa de "Radio María" en el que contaban de sus vidas y circunstancias de su martirio, y la homilía del Cardenal Amato; ambas emisiones me emocionaron muchísimo.

    Además es que los oí en el viaje desde Tarazona - donde asistí a la Ordenación de tres diáconos, como ya os dije- al monasterio, donde teníamos reunión los de la Fraternidad.

    Todavía llevaba la impresión en mi retina de ver casi sesenta sacerdotes acompañando a los ordenandos, y colocados en filas en el presbiterio porque la catedral es muy chiquitina. Era algo grandísimo ver tantos sacerdotes, "sólo" curas de pueblo, bastantes con muchos años de amor y entrega entre pueblos y montes; otros jovencitos… todos ellos bendiciéndolos, todos ellos amándolos, y un obispo que estaba profundamente conmovido: eran sus primeros sacerdotes… ¡qué grande tiene que ser ordenar sacerdotes, tener ese encargo santo de parte de la Iglesia…!

    Y el coro enriquecido por toda una comunidad de agustinos que venían a acompañar a su “obispo fraile”.

    Yo veía a todos estos sacerdotes y me recordaban a las muchedumbres que van al encuentro de Dios, como aparece en Apocalipsis. Yo le pedía a Nuestro Padre que les siguiera dando fortaleza y sabiduría para ser testigos firmes, verdaderos… como hasta ahora lo han sido, con sus pies cansados, sus enfermedades…
    Pero todos sonreían…; todos bendecían a sus nuevos hermanos…, con un obispo al frente…, un pastor tierno y amoroso… un papá de verdad para todo…

    Y, dejando a un lado el Moncayo -el Moncayo en que pasó a los brazos de Dios Pablo Domínguez -, encontarrme en la radio nada menos que el testimonio de estos hermanos a quienes has puesto cara… ¡Cómo no van a velar por todos los que caminamos por este mundo todavía!

    Y en todos sus testimonios, nada de odio, nada de rabia…: no cabía; juzgar no les correspondía a ellos…

    Que nosotros tampoco juzguemos…; el juicio enturbia… sólo el testimonio de amor y de vivir desde otro Centro, desde una visión absolutamente insospechada, escandalosamente rebelde…

    Amar… hasta que duela, hasta que el dolor destruya lo que no es más que un paso.

    Sólo Dios…, no cabía nada más…; en realidad, si le hacemos Su Sitio,nunca cabe nada más...

    Besicos.

    ResponderEliminar
  16. Solo el Espiritu Santo hace que en esos momentos se pueda perdonar al enemigo.....Precioso testimonio y ver la valentia de los martires me impulsa a desear con mas fuerza la Fé para hacer solo su Voluntad.
    Ya falta menos para la jjegada de nuestro Salvador!!!Atentos y espectantes para acogerlo dentro y poder dar la Vida en cada momento haciendo lo que tenemos que hacer.un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. La guerra civil fue una aberración fratricida absolutamente repugnante. También fue la persecución más violenta que ha sufrido la Iglesia.

    Que estos beatos intercedan por todos nosotros, para que no se apague en nuestro corazón el ardor de la fe, el espísitu evangelizador.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar