PRIORIDADES


En un intervalo de dos días, leo dos noticias que me interpelan de forma distinta; dos vidas que se acaban , una joven , otra apagada en su vejez.

La primera noticia habla de una señora de 94 años de nombre María Assunta, que hace unas semanas falleció, dejando en su testamento como heredero de su fortuna a su gato Tommaso. La enfermera de la difunta millonaria, será la encargada de administrar la herencia de Tommasini. De acuerdo al testamento, una vez fallezca el gato, todo el dinero se destinará para los animales abandonados.


La segunda habla de una vida corta, sí, pero más fructífera que muchas otras. El deseo de Rachel, con solo ocho años, era saciar la sed de los niños de África y ahora su sueño se hará realidad. Una niña que quedó impresionada al conocer la lamentable situación que viven los niños del África.

Rachel era una niña muy religiosa y se enteró en su Iglesia que millones de niños en África mueren antes de los cinco años porque no tienen acceso al agua potable. Esto le impresionó tanto que en su inocente cabecita nació una idea.


Pronto sería su cumpleaños y estaba segura que recibiría muchos regalos. Pero ella ya no los quería, deseaba ayudar a esos pobres niños y pensó que sería mejor que sus familiares y amigos le dieran el dinero que iban a gastar en sus regalos para crear un fondo y llevar agua al África.

Creó así una página web con ayuda de sus padres y empezó su campaña. Su meta era conseguir 300 dólares que enviaría al África a través de una empresa de ayuda. Cuando empezaron los aportes, Rachel pensó que este año iba a celebrar su cumpleaños como nunca antes. "Le pido a todos mis conocidos que donen dinero para mi campaña en vez de hacerme regalos", escribió en su página web.

Pero su historia tendría un giro dramático y triste. A solo una semana de su cumpleaños, Rachel había logrado acumular 220 dólares por lo que ya muy cerca a su meta cerró su página web. Esa tarde, se accidentó gravemente luego que el auto, donde viajaba con su madre y hermana, colisionara violentamente junto a otros 12 vehículos en la carretera interestatal 90 en Bellevue.


La pequeña estuvo unos días en coma y luego falleció. Nada pudieron hacer los médicos ante sus múltiples contusiones. Pero a pesar de la pena e intenso dolor, sus amigos y familiares querían asegurarse de que se cumpla su sueño.

El pastor de su iglesia volvió a abrir su página web y contó su historia. No tardó mucho en recibir la primera respuesta de apoyo y, desde entonces, los 220 dólares que había conseguido, crecieron inimaginablemente.

Primero fueron amigos y familiares, luego gente de su localidad, otros Estados y luego otros países. En un pestañear, la cuenta de Rachel se había incrementado a 400 mil dólares y más de 10 mil personas habían contribuido motivados por su dulce historia.


"Charity:Water" es la organización a la que está designada el dinero recolectado de la campaña de Rachel, una campaña que resultó ser la más grande y exitosa que jamás se haya visto y que ayudará a salvar aproximadamente 20 mil vidas en África, considerando que se calcula que con 20 dólares se puede proveer de agua potable a una persona durante 20 años.

Aunque los padres de la pequeña están devastados, el interés de las miles de personas por contribuir con el sueño de su hija, le dan fuerzas para continuar, sobre todo porque sienten que su pequeña se los va a agradecer.


La madre de Rachel escribió en la web: “Estoy sobrecogida por el abrumador cariño con el que se está cumpliendo el sueño de mi hija en una relación. En medio de un dolor inexplicable, supone una esperanza indudable. Sé que ahora mismo Rachel está sonriendo". Enlace a la web de Rachel 

Rachel, una vida que apenas empezó , llena de ansias de amar. María Assunta una vida que se acabó, tal vez sin experimentar el amor. Las dos dieron todo lo que tenían. Una, pensó saciar la sed de los niños de África, otra, decidió dejar toda su fortuna a un gato llamado Tommaso, que ha ocupado todas las portadas de casi todos los medios de comunicación.

¡Alabado sea Jesucristo!

13 comentarios:

  1. ¿Paradojas?, ¿contrastes?
    ¡PRESENCIA DE DIOS!, ESO ES LO QUE MARCA LA DIFERENCIA. La edad es lo de menos, la madurez real no la tiene.

    Gracias por las DOS historias, de las dos se aprende.
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
  2. La cara y la cruz, la noche y el día, la riqueza y la pobreza.
    Qué diferencia tan abismal entre estas dos almas!

    ResponderEliminar
  3. Pero fíjate lo que son los medios de comunicación, yo me enteré por ellos de lo del gato, pero no del amor por sus hermanitos africanos de Rachel.
    Bendita niña y bendita esperanza la que nos llega con esta noticia.

    Un beso, Ángelo

    ResponderEliminar
  4. Una te llena de tristeza y otra de esperanza.Aún así,no puedo dejar de pensar que injusta es a veces la vida.

    Un cariñoso saludo.

    ResponderEliminar
  5. Las notocias te dejan perpleja.....pobre anciana, solo de su gato recibiria compañia....y Raquel estuvo llena del Amor .......Una maduró a los 9 años y la otra no lo hizo a pesar de sus 94......todo te hace reflexionar y vivir el Dia sin distraerte.
    Ahora es Raquel la que está plenamente Feliz.

    ResponderEliminar
  6. Buenos días Angelo. No me extraña que en ciertos ambientes el más digno y humano de los seres que merezcan heredar sea un gato.Sobre la niña, creo que una imagen así vende muy bien y las cabezas saben estar detrás de un rostro inocente con eficacia cristiana, espero que cuando crezca otro niño dé la cara y ella tenga cabeza.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. No conocía la noticia. Me refiero a lo de la niña, lo otro si lo sabía. He quedado impresionado y me cuesta expresar lo que pienso, pues es cruel el desenlace para los que se quedan aquí, pero la labor que tenemos encomendada en el tránsito por esta vida es inimaginable para nuestra razón. Insisto, muy triste ese cambio de casa que esta niña sufrirá, pero su labor no solo se mide en litros de agua sino en sinfín de conciencias que, gracias a esta contraposición de acontecimientos que coinciden en el tiempo, serán removidas.

    ResponderEliminar
  8. Como dice la celebre frase de Cristina Onassis, "era tan pobre que sólo tenía dinero".

    La anciana me da lástima sinceramente. Ella sólo supo apreciar el limitado amor de los animales de compañía. Vida sólo tenemos una... que el Señor tenga misericordia de ella.

    Por otro lado, espectacular el corazón de la niña.

    Bien hilado Angelo :)

    ResponderEliminar
  9. Que historias, Angel, gracias por compartirlas.
    Que Angelito esta Rachel, ojalà ahora puede ser mas feliz a ver cumplir su sueño!
    La de el gato la conosco porquè es un gato de ROma, increible!!!

    Te abrazo mucho y mucho, siempre es un placer pasar en tu casa, donde puedes siempre encotrar palabras que hacen bien al corazòn. Gracias Amigo, y feliz dias

    Fabi

    ResponderEliminar
  10. Qué cosas pasan en este mundo, es asi me ha emocionado esta niñita, y me dan pena las personas que dejan sus bienes animales, no conocieron el amor...gracias Angelo es una entrada estupenda. un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Sabía lo de la herencia del gato por los medios de comunicación pero de Rachel nada de nada, ella con su vida ¡ha dado vida...!es una gran y esperanzador testimonio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Corazones grandes como el de Rachel deberíamos tener todos. La misión de esta niña se realizo pronto. Cosas de Dios...

    ResponderEliminar