¡QUÉ POBRES SOMOS!


Sepamos valorar en estas fiestas los verdaderos regalos que recibimos a diario.

Un Padre económicamente acomodado, queriendo que su hijo supiera lo que es ser pobre, lo llevó para que pasara un par de días en el monte con una familia campesina.Pasaron tres días y dos noches en su vivienda del campo. Retornando a la ciudad, el padre preguntó a su hijo:

- ¿Qué te pareció la experiencia?
- Buena, - contestó el hijo con la mirada puesta a la distancia.
- Y... ¿qué aprendiste? - insistió el padre.
El hijo contestó:
- Que nosotros tenemos un perro y ellos tienen cuatro.
Nosotros tenemos una piscina con agua estancada que llega a la mitad del jardín... y ellos tienen un río sin fin, de agua cristalina, donde hay pececitos y otras bellezas.
Que nosotros importamos linternas del Oriente para alumbrar nuestro jardín... mientras que ellos se alumbran con la luna y las estrellas.
Nuestro patio llega hasta la cerca... y el de ellos llega al horizonte.
Que nosotros compramos nuestra comida; ellos, siembran y cosechan la de ellos.
Nosotros oímos CD's. Ellos escuchan una perpetua sinfonía de ruiseñores, patos, pericos, ranas, sapos y otros animalitos....todo esto a veces dominado por la melodía de un vecino que trabaja su monte.
Nosotros cocinamos en estufa eléctrica. Ellos, todo lo que comen tiene ese glorioso sabor del fogón de leña.
Para protegernos, nosotros vivimos rodeados por un muro, con alarmas... Ellos viven con sus puertas abiertas, protegidos por la amistad de sus vecinos.
Nosotros vivimos 'conectados' al celular, a la computadora, al televisor... Ellos, en cambio, están 'conectados' a la vida, al cielo, al sol, al agua, al verde del monte, a los animales, a sus siembras, a su familia.

El padre quedó impactado por la profundidad de su hijo...y entonces el hijo terminó:
- ¡Gracias papá, por haberme enseñado lo pobres que somos!


Cada día estamos más pobres de espíritu y de apreciación por la naturaleza, que son las grandes obras de NUESTRO CREADOR. Nos preocupamos por TENER,, TENER,, Y MÁS TENER en vez de preocuparnos por SER...SER MÁS...

Valora todas las pequeñas cosas un poco más; lo más bello de la vida es gratis, por ejemplo una sonrisa, un saludo, un abrazo, un beso o un apretón de manos no te cuesta nada, pero; sí pueden servir de mucho.

¡Alabado sea Jesucristo!


11 comentarios:

  1. He tenido que leer tu entrada con una sonrisa dibujada.Desde que Lucía va al conservatorio anda un poco revuelta por que alli se nota que los niños son de familias mejor situadas economicamente y ella está un poquito como acomplejada. Hace unos dias invitamos a su compañera de violin. Lucy estaba preocupada porque pensaba que su amiga se sentiria mal al ver que eramos pobres, comparandose con su nivel de vida. Pero cuando Paula llegó a casa no se fijó en nuestro basico nivel de vida. Disfrutó del campo, de correr, de los animales, se subió a los árboles, se ensució y hasta se hirió un poquito de todo lo que jugaron en un marco de naturaleza al que no está acostumbrada. Al final disfrutamos todos. Y también aprendimos. Ahora casi veia a las niñas en esta entrada tuya.
    Un beso Angelo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por ponernos los pies sobre la tierra y bajarnos un un poquito del pedestal.
    Cuantas lecciones de humildad como esta necesitamos,yo desde luego...la primera.

    Un cariñoso saludo.

    ResponderEliminar
  3. Esto es una realidad, muchos no aprecian las carencias de lo que creemos "normal" encerrados entre hormigón y asfalto.
    Yo "he leído con una sonrisa" el comentario de Mento porque vi una foto en su blog de la entrada de su casa llena de plantas y ¡sentí sana envidia!

    ResponderEliminar
  4. Una buena lección para todos. ¡Qué misteriosa y admirable es la voluntad de Dios entre tanta contradicción!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. El mejor regalo que pueda recibir, hoy y siempre, es que el Señor no me abandone nunca y aumente mi fe y piedad cada día.
    Sé que Él no me dejará; pero, ¿y yo? ¿seré para con Él suficientemente generosa?

    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Estamos tan preocupados por tantas
    cosas... distraídos absorbidos, que olvidamos lo esencial...
    ¡Gracias por recordarlo!. Estoy de acuerdo contigo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Poco a poco, reincorporandome a la actividad bloguera y en espera de ese concurso de cine, paso a saludarte y a desear que todas las fiestas hayan sido geniales.
    También paso a agradecerte tu preocupación, tus atenciones, tu trabajo y tu amistad, y también paso... a alimentarme, a aprender, a dejarme envolver con las palabras, y las músicas de este alumno que ya es un gran MAESTRO.
    FELIZ NAVIDAD QUERIDO MIO.

    ResponderEliminar
  8. Feliz Navidad...
    Que buenos regalos nos das Angelo. Excelente entrada, nos enseña a revalorizar lo que tenemos y a descubrir lo pobre que somos.
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  9. Pero claro Angelo ! No puedo estar mas de acuerdo con lo que dices en el post.
    Es que es mucho más fácil sentir la presencia de Dios en medio de lo natural. Descubrimos cuan poco nos hace falta en realidad y como nos rodeamos de cosas superfluas. En el origen de las grandes ciudades, hay un error básico que nos está costando caro.

    Te mando un abrazo para ti y toda tu hermosa familia, invocando a Cristo.

    ResponderEliminar
  10. Margarita María27 diciembre, 2011

    Llegué a este blog leyendo a Mento con el P.Fortea,y me resultó muy agradable y sobre todo, reflexivo de lo que en esta época se está perdiendo las cosas verdaderamente valiosas,les comparto que cuando me visita mi hijo con mis nietos llegan "armados"con sus jueguitos electrónicos y no hay una convivencia real,espero enseñarles la bella reflexión de los "pobres".Saludos desde México y gracias . Felices fiestas de Navidad.

    ResponderEliminar
  11. Margarita M. Bienvenida. Gracias por tus palabras. Felicidades también a tí.

    ResponderEliminar