ELLA NO SE DISTRAE


León XIII en una Encíclica sobre el Rosario dice:

Por expresa voluntad de Dios, ningún bien nos es concedido si no es por María.
La Iglesia, de hecho, se dirige a María para conseguir gracias de toda suerte, tanto temporales como espirituales, y, entre estas últimas, desde la gracia de la conversión hasta la de la perseverancia final, sin exceptuar las necesarias a las vírgenes para guardar la virginidad, a los apóstoles para ejercer su apostolado, a los mártires para permanecer invictos en la fe.

Por eso, en las Letanías Lauretanas universalmente rezadas en la Iglesia desde hace mucho tiempo, María es llamada: “Salud de los enfermos, refugio de los pecadores, consuelo de los afligidos, auxilio de los cristianos, reina de los apóstoles, de los mártires, de los confesores y de las vírgenes”.

Su mano dispensadora de toda suerte de gracias, y aun, en cierto sentido, de la gracia de los sacramentos; porque ella nos los ha merecido en unión con Nuestro Señor en el Calvario, y a esos sacramentos y a recibirlos convenientemente; a veces hasta nos envía el sacerdote sin el cual esa ayuda sacramental no nos sería otorgada.

En fin, no sólo cada especie de gracia nos es distribuida por mano de María, sino cada gracia en particular. No es otra cosa lo que la fe de la Iglesia declara en estas palabras del Ave María: “Santa María, madre de Dios, ruego por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte; amén.

Ese “ahora” es repetido cada minuto en la Iglesia, por millones de fieles que piden de esta manera la gracia del momento presente; y ésta es la más particular de todas las gracias, varía con cada uno de nosotros y para cada uno en cada minuto. Aunque estemos distraídos al pronunciar esas palabras, María, que no lo está, y conoce nuestras necesidades espirituales de cada momento, ruega por nosotros y nos consigue las gracias que recibimos.
¡Ave María!



9 comentarios:

  1. Hoy nos toca vigilia, por supuesto un rosario forma parte de las oraciones, y ya será sábado para entonces. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Feliz Sábado en MARIA,y un cariñoso saludo.

    ResponderEliminar
  3. Todos juntos, un sábado más, con la Madre.
    Off topic. Dejé contestación a tu NO comentario, en mi blog.
    ABRAZOS.

    ResponderEliminar
  4. Uy no sabes como me enseña a vivir el AHORA...sin distraerme, cosa que hago a cada momento...Con ella este sabado.....me encanta oir a mi hermanito Kiko....
    Ayer se aprobó en Roma la liturgia del Camino y el Papa contentisimo y la sala Pablo VI a rebosar de hermanos...y en la orquesta mi hija con su violin!! como disfruté...fué emocionante.

    ResponderEliminar
  5. Magnifica entrada. Me quedo con el párrafo final.
    Angelo, gracias una vez más.
    Un abrazo en Cristo

    ResponderEliminar
  6. Que importante es estar en estos momentos unidos en la unidad de la fe y bajo la Iglesia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Paso a visitar tu blog, y comentarte que lamentablemente me cerraron mi blog, SENTIMIENTOS PLATEADOS, nuevamente comienzo esta nueva andadura con la saña intención de poner una pequeña aportación literaria a la Imaginería y el sentir poético de mi tierra. Te dejo la nueva dirección y el enlace de este nuevo blog el cual titulo, ECOS DEL SANTO REINO, espero y deseo que todo salga a pedir de boca, poco a poco iré visitando a los amigos y agregados. Un abrazo y un millón de gracias anticipadas.
    http://ecosdelsantoreino.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  8. Bueno, María es la del "ahora eterno" porque es mamá; en realidad es "¡¡¡La Mamá!!!": cómo no va a estar en todo, cómo no va a ser garantía de que todo va a salir más allá de lo posible... ¡Ya sabía bien Dios lo que se hacía al elegir a María! Está en todo, es "la Mamá de las Mamás", y de los papás también, eh, Angelo, Arcendo, Fotelias y demás papás...

    Besicos.

    Off topic: Ahora vuelvo del tren (mi esguince y etc me obligan)y es que esta tarde he estado disfrutando en la basílica del Pilar, ¡pero mucho muchísimo! Tenía una reunión en Zaragoza y después he ido a la última Misa del sábado allí y he llenado de besos el pilar de vuestra parte; "pa mí" que, cuando vayáis alguno, os va a reconocer de tanto darle besos por vosotros, que os pilla más lejos. De su parte, que un besico muy grande. Además, me parece que estaba muy contenta porque ha ido un grupo y le han cantado una jota muy bonita de despedida del día.

    ¡Hasta mañana si Dios quiere!

    ResponderEliminar
  9. Llego aquí por la recomendación a pie de tu última entrada porque esta la dedicas a nuestra Madre. Hoy día de la madre hay que piropear a María con la letanía que me parece la mejor oración.

    ResponderEliminar