A LOS QUE ESPERAN A LOS REYES



Noche que hace palpitar aceleradamente los corazones infantiles y que al cerrar sus ojos para dormir, los hará soñar con la tierna ilusión de una muñeca o de un tren de bonitos colores. Porque a pesar de que ahora los juguetes han alcanzado perfecciones insospechadas y técnicas admirables, nada podrá igualar al maravilloso encanto y tierna sencillez de una muñeca "vestida de azul" o de un tren de alegres y vivos colores.

Sueñan los niños y porque sus almas son inocentes y tienen fe, encontrarán sobre sus zapatitos, que esta noche brillan de tan limpios que están, los juguetes anhelados… "porque se portaron bien" y escribieron una carta que siempre empezó así: Queridos Reyes Magos….y los mágicos personajes, Melchor, Gaspar y Baltasar, vendrán al conjuro de esos deseos ingenuos, con sus hermosas capas, con dos coronas y un turbante, para dejar sus regalos.

De tanto pensar en ellos, sienten los niños que en el silencio de esta noche han oído como un rumor de pasos, roce de sedas, terciopelos y brocados… Son los tres Reyes Magos que han pasado. Y ojalá que esos niños guarden para siempre la ilusión y magia de esta noche tan singularmente bella para que, cuando adultos, en sus nuevos hogares, siempre haya una "noche de Reyes". ¡Qué bonito sería pensar que esta noche todos los niños duermen con esta espera maravillosa!


Pero el cuadro tiene su claro-oscuro. Las sombras que nos estrujan el corazón de miles y miles de niños que esta noche no pondrán sus zapatitos porque no los tienen, porque sus pies caminan descalzos sobre la tierra de este Planeta. Que no pedirán ni un tren ni una muñeca sino un mendrugo de pan para tener algo que comer en esta noche de Reyes. Estos niños nos están gritando con el grito silencioso de su presencia, que de nada sirven los tecnicismos de esta era si a los hombres se nos ha endurecido el corazón. Pobre humanidad, envanecida y orgullosa…¡de qué podemos estarlo! si los hombres se matan y los niños tienen hambre.

Hacer a los niños felices sería el mejor regalo y más aún para nuestras conciencias. La mejor meta de este año 2010 sería que no existiera un solo niño sobre la faz de la tierra, en la calle, con hambre y descalzo.


Será sin duda el mas severo juicio al que seremos sometidos ante el Creador, porque estuvieron a nuestro lado y no los quisimos ver, tuvieron hambre y no les dimos de comer, tuvieron sed y no les dimos de beber…

Esta noche, noche de Reyes, la humanidad entera y cada uno de nosotros, tendríamos que convertirnos en un Rey Mago, abrazar contra nuestro pecho a un chiquitín, besar sus mejillas sucias, sus ojos tristes y caer de rodillas y pedirles perdón.

Los niños son la alegría del mundo, son el futuro, son la esperanza. Las naciones que cuidan a sus niños, cuidan su raza, la mejoran, invierten en un futuro mejor para sí mismos. Los que matan a los niños o los maltratan se van matando y maltratando cada día más a si mismos.

Los niños de hoy serán los adultos del mañana que serán a nuestra imagen y semejanza. Ellos nacen en una familia, tienen un padre y una madre, de ellos heredan todo lo que son, por eso es normal ver su parecido físico. Pero los hijos heredan también la calidad buena o mala del alma de sus padres. Se parecen a su padre y a su madre no solo en el color de sus ojos, en la cara, sino en el color de su alma.

Los niños son también maestros para los adultos. ¡Cuánto tenemos que aprender de esos pequeños! Sobre todo su alegría, su sencillez, su mirada y su alma limpia, su entusiasmo por la vida. El entusiasmo es la cualidad más notable de un niño. Su opinión del mundo es magnifica, todo le encanta y le fascina. Podríamos decir que el secreto del genio estriba en conservar el alma de niño toda la vida hasta la ancianidad.


Que la vista de estos pequeños nos junte a todos para decir un sí grande y firme a la vida. Que también a nosotros nos caigan bien los niños, como le caen bien a Dios, que es el Padre de todos ellos. Tratemos de ser niños toda la vida, porque los niños son los que más disfrutan de este mundo, son los más felices, son amigos de Dios, y los que lleguen al cielo con una alma de niño no tendrán problemas para entrar. (Mª Esther De Ariño)


¡Alabado sea Jesucristo!

11 comentarios:

  1. El mundo de los niños es un regalo de Dios, lástima que no todos sepan verlo así.
    Colaboremos en lo que podamos a su felicidad y bienestar.
    Y que siempre guardemos un rincón en nuestro corazón para recibir a los reyes con la ilusión de un niño

    ¡Feliz noche de Reyes Magos!!
    Un beso, Angel

    ResponderEliminar
  2. Me asoma una lágrima al leerte,en Cáritas estos dias está siendo muy duro...Dios mio,cuanta necesidad hay.

    Mi primer deseo para los Reyes,un mundo solidario.

    Un cariñoso saludo de ilusión.

    ResponderEliminar
  3. Huy, pues yo nunca oí nada. Es por eso precisamente por lo que no me cabía la menor idea de que existían. Si no había habido el menor ruido, es que nadie "normal" se había paseado por la casa. Y si a pesar de todo al día siguiente estaban allí los regalos, es que habían sido los Reyes Magos. ¡Estaba clarísimo!

    ResponderEliminar
  4. Ya sé que soy una pesada, pero ¿de dónde sacas las imágenes???

    ResponderEliminar
  5. Un caro abbraccio a tutti i bambini del mondo.

    ResponderEliminar
  6. Felices REYES, espero que los magos te traigan un montón de cosas buenas este año..., y a mí, con seguir tu blog y tu amistad... me conformo. ABRAZOS.

    ResponderEliminar
  7. Sólo le pido a los Reyes que aumente mi fe para poder seguir al Señor, como dice el evangelio de hoy.

    Un beso. Que los Reyes te traigan lo que le pides.

    Muy feliz día de cabalgata para todos.

    ResponderEliminar
  8. Sobre todo, pedirles perdón...

    ResponderEliminar
  9. ¡Tenemos que aprender tanto de ellos!
    Llevo en mi corazón los que sufren,
    los más necesitados. Son mis preferidos.
    ¡Gracias Ángelo! Dios te bendiga.

    ResponderEliminar
  10. Preciosa entrada, que tengas una feliz noche de Reyes, un abrazo Angelo

    ResponderEliminar
  11. Que todos los niños y niñas tengan hoy una noche feliz e ilusionada. Un beso.

    ResponderEliminar