NO DEJARAN DE VENIR


No olvidaré jamás aquella mañana del seis de enero; hacía pocos días había cumplido mis primeros sesenta y un años. Durante la noche anterior un sueño extraño llenó mi corazón de dudas. Por eso me levanté muy temprano, no podía seguir durmiendo, algunas lágrimas mostraban mi tristeza.

Me senté en el borde de la cama y seguí llorando, mientras recordaba al duende que en mis sueños me había dicho algo que yo no podía creer... por eso mi llanto y mi tristeza esa mañana del seis de enero.

Con su chillona voz de duende había dicho: "Me extraña que a tu edad no lo sepas: los Reyes Magos no existen, son los adultos, generalmente los padres, los que compran los regalos".Siguió hablando, sin importarle mi dolor y aunque ya no quería escucharlo y hacía lo posible para alejarme de él, su voz aguda y su risita burlona resonaban en mis oídos, hasta que al fin pude despertar.Inicié las tareas del día sintiéndome muy mal, sin deseos de hacer nada.


Para distraerme un poco y aliviar mi pena salí a caminar y me encontré con muchos chicos jugando en las calles y comentando entre ellos los regalos recibidos, que por cierto eran muy hermosos."Claro!", pensé,"los padres de estos niños tienen el dinero suficiente para comprárselos".

Seguí andando, sin rumbo fijo, y así pasé por un barrio más pobre, por el hospital, por la iglesia y por último llegué a un barrio de emergencia y vi que todos los niños tenían algún juguete entre sus manos.

Los sentimientos eran similares en todas partes. Padres e hijos del barrio rico, la iglesia o el hospital llevaban en sus rostros la misma expresión de felicidad, sin relación con el valor material de los regalos, se reflejaban en sus miradas la emoción, la alegría, la sorpresa, el amor, todo el amor.Fue entonces que mis labios volvieron a sonreír.


Esperé la noche para hablar con el duende de mis sueños y cuando él llegó le conté lo que había visto.
Me escuchó con mucha atención y sonriente e inquieto como siempre, me dijo: "Mientras haya gente buena, corazones abiertos, personas que amen a los niños, a las que nos les importe el color de la piel o la posición social, los Reyes Magos seguirán llegando, ellos jamás dejarán de venir".

Su risita sonora se fue apagando, mientras se elevaba hacia el cielo.Yo me quedé mirando cómo se perdía en la noche y entonces me pareció ver entre las estrellas las siluetas de los tres Reyes, montados en sus camellos. que se alejaban con las bolsas repletas de cartas ilusionadas.

Acaricié mi barba, como lo hago siempre que estoy feliz... una de aquellas cartas era mía.
Del libro: "Cuentos para Niños de 8 a 108 II" - Pancho Aquino.
¡Alabado sea Jesucristo!

7 comentarios:

  1. Felices Reyes, Ángelo, mira bien mañana en tus zapatos cuando te levantes porque estoy seguro que estarán a rebosar del cariño que depositamos todos los que te queremos a ti y a los séis restantes de la familia.
    Un fuerte abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  2. Un cuento muy lindo,Angelo.

    Feliz dia de Reyes a los Siete,estoy segura que han sido muy generosos :D

    Un cariñoso saludo.

    ResponderEliminar
  3. Feliz día de Reyes Angelo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. MUY FELIZ DIA!!! SALUDOS DESDE PARAGUAY!

    ResponderEliminar
  5. Hermano gracias por este compartir, es una gran verdadque esa estraella que ilumino el camino de los Reyes ilumine también su camino hacia el encuentro del señor, que se hace presente dia a dia en todo lo que nos rodea gracias ¡FELIZ DIA DE REYES!

    ResponderEliminar
  6. Me ha gustado el cuento por o sencillo, tal vez lo pueda contar a mis alumnos. Un abrazo. Feliz Año, regresando de visitar a la familia.

    ResponderEliminar
  7. Muy bonito este relato. Espero que hayas disfrutado del día de hoy. Besos.

    ResponderEliminar