DIFERENCIAS


No hay mejor ocasión que la Cuaresma para hablar de santidad. La conversión de nuestra alma. Esa que anhela la vida que emplearon los santos, para gloria de Dios.

Algunos me han preguntado, y otros me han invitado, a que explicase en un post, lo que quiere decir la Iglesia declarando la santidad de un alma.He pensado que sería interesante ofrecer la información sobre las distintas etapas que se siguen. Es decir, ¿Qué se entiende por siervo de Dios, venerable , beato y santo?. Pues vamos a ello.

Encontré hace tiempo un blog muy interesante, con el título Tus preguntas sobre los santos, está completísimo, así que voy a utilizarlo para ofrecer la respuesta que su autor (Ramón Rabre Jordá) da en el mismo. Me parece clara, sencilla y fantástica. 

Siervo de Dios es el titulo que se le da al candidato a los altares, al terminar la primera fase del proceso de canonización. Es una fase primera, en la que se busca información y milagros del llamado Siervo de Dios, porque se reconoce, que vivió la virtudes de la fe, la esperanza y la caridad en grado heroico y es digno de veneracion,con lo cual, alcanza el "grado" de venerable, o sea, es digno de veneracion, siempre que sea en privado y nunca en actos públicos. (Entre el Siervo de Dios y el Venerable no hay mucha diferencia).


El Beato. Además de los atributos personales de caridad y virtudes heroicas, se requiere un milagro obtenido a través de la intercesión del Venerable y verificado después de su muerte. El milagro requerido debe ser probado a través de una comisión de expertos en medicina y teólogos. Es muy exhaustivo el estudio, sin margen a un error. La iglesia prefiere demorar y estudiar bien cada caso que beatificar a alguien sin merecerlo, o basándose en documentos o datos erróneos. El milagro no es requerido si la persona ha sido reconocida mártir. Los beatos son venerados públicamente, pero solo por la iglesia local, no se incluyen en el calendario romano ni se proponen a toda la iglesia. Desde Benedicto XVI, los beatos vuelven a ser proclamados por los obispos, en sus diócesis respectivas, volviendo a los orígenes de la beatificación como un proceso local.

Santo: Con la canonización, al beato le corresponde el título de santo. Para la canonización hace falta otro milagro atribuido a la intercesión del ya beato y ocurrido después de su beatificación. Las modalidades de verificación del milagro son iguales a las seguidas en la beatificación. El Papa puede obviar estos requisitos si una razón importante lo determina. El martirio no requiere habitualmente un milagro, pero casi siempre se espera. Mediante la canonización se concede el culto público en la Iglesia universal, se le asigna un día de fiesta y se le pueden dedicar iglesias y santuarios. La canonizacion compromete la infalibilidad pontificia.


En 993, San Ulric de Ausburgo fue declarado santo en la primera canonización aprobada directamente por el Papa Juan XV. Gregorio IX formalizó el proceso y en 1234 las canonizaciones se reservaron solo al Papa. En el año 1588 el Papa Sixto V puso el proceso en manos de la Congregación para las Causas de los Santos y del Santo Padre. Antes de esto pues bastaba con la aprobacion de los obispos y abades para reconocer a alguien como santo, lo cual no siempre se hacía con estudios e investigaciones certeras.
Fuente:Diferencias entre Beato y Santo
¡Alabado sea Jesucristo!

7 comentarios:

  1. Angelo, muy buen post.

    Nos has dejado muy claro, con el texto que nos traes hoy, este punto tan alegre y motivador de nuestra fe, que es el reconocimiento de la santidad de personas concretas.

    Un post muy oportuno para la cuaresma.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Está clarísimo cómo lo explicas. Yo lo aprendí siguiendo la trayectoria de un proceso que me interesaba mucho y que al final tuve la suerte de presenciar su beatificación en Roma, aunque no pude asistir a su canonización.
    Ahora estoy aguardando con impaciencia la declaración de beato de otro santo, Alvaro del portillo pero creo que ya se suele hacer en la ciudad de su nacimiento con lo que no tendré que moverme de Madrid.

    Gracias, Ángelo.
    Santa y provechosa Cuaresma también para ti.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Al igual que Andy,muy oportuno para esta fecha.
    Gracias Angelo.

    Un cariñoso saludo.

    ResponderEliminar
  4. Soy seguidora de Tus preguntas sobre los Santos... me encanta porque aún voy conociendo sobre la vida de algunos, en especial de aquellos que muy poco y nada conozco...
    Me encantó su entrada.
    Saludos cordiales y buena cuaresma desde Paraguay

    ResponderEliminar
  5. Hola. Soy Ramón, el autor de "Tus Preguntas sobre los santos". Muchas gracias por tu cita y por la generosidad con que te expresas de la página. Solo hago lo que puedo. Como complemento a esto, te dejo este post, que de alguna manera, redondea el tema de los milagros de beatos y santos, con ejemplos: http://preguntasantoral.blogia.com/2012/011801-los-milagros-de-kateri-tekakwitha.php Muchas gracias, de nuevo.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por explicar esto.
    A mi me gustaria saber que dice la Iglesia sobre 'santos anonimos' es decir, de los que nadie sabe en este mundo, solo en el otro.

    ResponderEliminar
  7. gracias Angelo, no sabía bien como iba esto de las canonizaciones. Feliz Cuaresma a tí y a todos, un cordial saludo.

    ResponderEliminar