OBSERVADO


Siempre surgen oportunidades de hablar de Dios entre los que nos rodean, Y en la mayoría de los casos, sin buscarlo. Un lugar donde tarde o temprano aparece esta ocasión, es en el trabajo, ya sea porque el tema surge o porque se enteran de que hay un “creyente cerca” y utilizo esta expresión con sarcasmo, porque parece, que hoy día, se vaya a la caza de los que tienen fe, como si fuésemos uno de los zombies de la serie Walking Dead, que hay que abatir.

La mayoría de mis compañeros de trabajo, no han tenido conmigo ni una sola vez, un intercambio sobre el tema religioso. Sin embargo, casi la totalidad de ellos, conocen mi fe, mis opiniones y mi estilo de vida. ¡Me tienen fichado! Por el contrario, yo ignoro en la mayoría de ellos, si son creyentes, ateos, o agnósticos . Mas de una vez he sido la “comidilla” del día. Lo más gracioso ,es lo que te cuentan, cuando se acercan a ti, de lo que otros han dicho . Que si estaba en una secta, que si he sido cura y me he salido , que tengo tantos hijos porque mi hermano sacerdote me ha empujado a ello, que soy un fanático, que recibo muchas ayudas económicas de la Iglesia, etc… ¡Cualquier cosa para alimentar sus murmuraciones! Interrogante para unos, y centro de  la diana para el resto.


Tengo la etiqueta colocada, y soy consciente de que por eso, debo exigirme un testimonio coherente con lo que creo. No siempre lo logro. No siempre la otra mejilla es la que pongo. Y si soy sincero no me disgusta la expresión: “hermanos sí, primos no”. Claro que sí; en más de una ocasión ha salido a relucir el hombre viejo, y ahí ha estado el cazador de turno, para lanzarse sobre mí, en mi fragilidad humana.

Siempre he aprovechado la oportunidad de mi debilidad, para hablar de la lucha del cristiano por amar; nada de superhéroe ni de supersanto, un hombre de carne y hueso que falla. Les digo :”¿Qué es lo importante , lo que hace grande a un cristiano? Seguir a Cristo, levantándose tras cada caída. Intentándolo, luchando por ser mejor"; sé, que mis palabras han tenido efecto en alguno.Al menos se ha parado a pensar...


La experiencia de los años, me ha llevado a acercarme cada vez más a la prudencia. Sin ella es fácil ser engañado. Los lobos con piel de cordero están cerca y no siempre se distinguen fácilmente, sobre todo en los comienzos. Ya me han clavado el diente más de una vez… ¡y lo que duele!...Esta madurez, hace que hable cuando tengo que hacerlo y calle cuando es oportuno. Así se consigue crear una expectativa de acercamiento, y si a esto le añado el poder de la oración, se llega a un grado, en que percibo que cada vez son más, los que se acercan a preguntarme, sobre algo relacionado con Dios. Cuando alguien se te apromixa, ¿Cómo desaprovechar la oportunidad, para hablar más profundamente, de lo que significa vivir una vida de fe ?

De esta forma, me he convencido, de que algo les atraerá, para que vengan a abrirse conmigo, empezando con cosas triviales, y acabando en unas confidencias inesperadas, que ayudan a entender mejor las distintas posturas. Todos tenemos el mismo denominador común: ¡El amor, o su ausencia!


A veces tenemos prisa, y buscamos resultados que sólo pueden atribuirse a Dios. Nos olvidamos que Él se toma su tiempo para cada alma, y pretendemos, que nuestras palabras, aclaren en una conversación, todas las dudas que nos plantean. El Señor necesita modelar, eso supone en algunos, muchos movimientos y días. Mi papel debe ser, el de ayudar a poner la mano en la puerta, para que ésta se abra. Una vez abierta, el Señor entra en la casa y la va acomodando, y eso lo hace con mucho amor y cuidado. El tiempo que necesitará para que esté lista, solo Él lo sabe. ¡Es su obra!Tal vez dependa de nuestra perseverancia en la oración.
¡Alabado sea Jesucristo!

15 comentarios:

  1. Yo solo digo que no cambio mi fe por nada del mundo, allá cada uno.
    Jesús invitaba a la conversión, no forzaba, luego unos creían y otros no,nosotros hacemos lo mismo.

    Conozco el horror de vivir sin fe, a pesar de ser creyente gracias a la noche oscura del alma. Es horroroso no creer. Espero que los que no creen se conviertan, pecadores somos todos, y ciegos todos lo hemos sido. El denominador común del no creyente es la falta de humildad, y la humildad solo viene tras el fracaso, la humillación, el sufrimiento ... si es que no se ha querido buscar voluntariamente.
    Alguno tendrá que estrellarse para entender, a mí me pasa de vez en cuando.

    ResponderEliminar
  2. Angelo,muy bueno..La valentia de ser coherente es muy elocuente..Hoy se necesitan mas ejemplos que maestros..y por supuesto hablar clarito y con cariño-de la claridad todo el mundo se alegra-
    Me encanta el lema:El mundo es de Dios,y lo alquila a los "valientes".Muchas gracias

    ResponderEliminar
  3. Gracias de nuevo. Me lo llevo y lo traduzco si me dejas! Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  4. Todos los que te seguimos, y digo bien, nos podemos ver reflejados en este post que compartes. Ya no sólo en el trabajo, en la universidad, en tu grupo de amigos más cercanos... Hasta en la familia.
    El mejor Apostolado es el ejemplo, pero somos de barro... Y estar alerta es difícil, cosa que pueden aprovechar en nuestra contra.
    Al menos Angelo no te lo callas, pero yo más de una vez, y muy mal me he sentido después, ante climas totalmente contrarios a la fe, he ocultado algún símbolo por miedo al oprobio. Me reconforta pensar en San Pedro.

    En estos casos lo mejor es ser mansos como palomas y astutos como serpientes.

    Un abrazo amigo y feliz semana.

    ResponderEliminar
  5. Hola Angelo, en estos días y semanas no he dejado de recibir reciriminaciónes por el crucifijo de mi FB, las reacciones han llegado por doquier, la mayoría en mal plan.

    Y orando he llegado a una conclusión, los que se sienten ofendidos, agredidos; los que nos encasillas, los que no entienden y tampoco es que se esfuercen mucho.. en el fondo de sí mismos ya está plantada la semilla; una semilla que puede o no germinar y crecer.

    Tengo la confianza que si de alguna manera buena o mala, los que preguntan es porque tienen curiosidad, se preguntan, quizás hasta se cuestionen y eso es bueno.

    Sigamos con la ayuda de Dios siendo valientes, prudentes a veces, no "tengamos miedo", de dar a conocer lo que somos, y de Quien nos fiamos!!!

    Ánimo y adelante!!!!

    Inés María

    ResponderEliminar
  6. ...que te diré...que te entiendo perfectamente.
    Que descubrir,que Dios me ama y recuperar la FË,ha sido y es en mi vida,fundamental.
    Ya no entiendo,otra forma de vivir,sino es con ËL.
    ...Y que tú fuiste instrumento,con tu cariño y tus palabras...GRACIAS :D

    Así que ánimo,que como a mi,a otros ayudarás...estoy segura.

    Un cariñoso saludo.

    ResponderEliminar
  7. Hoy en el ultimo parrafo me has dado en la diana Angelo....."poner la mano en la puerta"..para que entre el Señor....todo esto lo sé...y me ejercita ultimamente en la perseverancia y en la espera confiada en que El actua siempre.....pero ahí está el tentador quitando siempre esperanzas...Cuantas veces en entrado en la Trampa Angelo...que mordiscos!!!!pero la madurez te hace Prudente y astuta....y sé que esta Pascua aparecerá quitando dudas y trayebdo mucha Luz......ahora es con un hijo mio con el que estoy perseverando en el sufrido y alentador silencio en la oracion...Asi que tenme en tus oraciones.....hablalé de mi hijo Antonio a la Señora conmigo vale?.....te mantendré al corriente....sé que no me dejará indiferente, nunca lo hace.

    ResponderEliminar
  8. Nada como el testimonio personal para ejemplificar. Como bien dicen por aquí, algunos nos vemos ciertamente reflejados en las mofas y en los cuchicheos que hacen de nosotros.., a veces, es dificil, mantener el tipo... Sé que tendré que intensificar la oración.., como bien dices, es cosa del Señor y el sabe más, de mí y de los demás.
    En cualquier caso, gracias por este rato de reflexión -y oración- que siempre hago en tu blog.
    ABRAZOS A TODOS.

    ResponderEliminar
  9. "...buscamos resultados que sólo pueden atribuirse a Dios..."
    Gracias por recordármelo.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  10. El testimonio,eso es lo que hace tanta falta,sin él no podríamos hacer notar que Cristo esta vivo y actuando en tantas almas.Gracias por tu hermoso testimosnio,bendiciones

    ResponderEliminar
  11. Angelo, tienes toda la razón del mundo. Me ha hecho mucha gracia lo de los zombies de walking dead, jaja.

    Es cierto, tu les puedes decir a tus amigos que eres de juventudes comunistas, gótico, heavy... y no pasa nada. Le dices que eres católico y te miran como a un bicho raro.

    Con todo, y pese a que hay que ejercitar muchísimo la paciencia y la prudencia, el nuestro es un ámbito magnífico para evangelizar, para llevar al Señor Jesús.

    Ya lo decía la Lumen Gentium que traje a mi blog, nuestra tarea es llevar al Señor en las realidades en las que nos movemos.

    Finalmente, no puedo estar más de acuerdo contigo con lo que dices al final. A mí a veces me puede la prisa, y quiero ver los resultados ya... pero está claro que lo que el Señor quiere es que sembremos, que de los resultados ya se encargará Él.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Creo que eso que te pasa a tí nos pasa a todos Angelo, pero ánimo no estás solo.
    Somos débiles porque estamos hechos todos del mismo barro..pero lo que nos diferencia es nuestra fe en Dios y la ayuda de la oración..ya lo dijo en una ocasión nuestro Señor Jesús: "la salvación para el hombre es imposible..pero para Dios "todo" es posible".
    Abrazos y besos en el Señor.

    ResponderEliminar
  13. la lucha es constante , entre mas conocemos nuestra fe, mas coherentes debemos ser en nuestra vida, pero esto no es nada facil, porque como bien dices nuestra humanidad aflora muchas veces, pero ello también es parte de la vida,... que la oración nos lleve a ser mejores personas cada día. Amén

    ResponderEliminar
  14. De verdad, qué buen Blog. me ha servido de bendición.

    ResponderEliminar
  15. He aprendido a ser prudente, pero me ha costado señalamientos. El secularismo ha tomado gran parte del ambiente que me rodea y solo me queda anunciar a Cristo a través del testimonio y de La Palabra una y otra vez. Aunque no niego que muchas veces al sentirme crucificada he tenido muhas ganas de bajarme de esa cruz. Ser la profe de Religión en un colegio laico no es nada fácil.

    ResponderEliminar