UN SÍNDROME SE HA APODERADO DE MÍ


Tengo en mi sidebar una imagen de San José con la Frase: “Enséñame a ser un buen padre”. No, no voy a hacer un post sobre San José, a quien tengo una gran devoción, y que se merecería una entrada diaria en este blog. Me encanta la vida oculta que le tocó vivir, entregándose por completo al Señor.


Hoy también es el día del seminario, así que os pido oraciones por todos los seminaristas, en especial por un grandullón que está a punto de ordenarse (5 de mayo) y por el mimado de este blog : ¡Manuel!

Quiero hablar como padre. No porque se celebre hoy una fiesta comercial, sino en honor de San José. Y lo primero que se me ocurre ,es decir algo que me sale del corazón:" ¡Me cuesta mucho, ver como mis hijos crecen!” “¡No llevo muy bien, eso de de dejarlos volar!”,  aún cuando soy consciente, de que tienen que hacerlo ,y que  me dejo llevar por una buena dosis de egoísmo.

Han crecido muy rápido, un día caes en la cuenta, de que ya no eres “papi” sino “papá” a secas; miras los vídeos filmados ,y las fotografías realizadas, para volver a reconocerlos. Sé que su cariño es otro; respetuoso, filial, y generoso, pero ya no se lanzan a tus brazos, a riesgo de lesionarte. Ya no se pasan horas en tus rodillas, tocándote la cara comprobando si estás suave o rascas. No dudo de su amor, sé que siempre estarán cerca, pero ya buscan su propia dirección.


Y un día llega quien te sustituye en la recepción de mimos; un extraño que sientes te ha desplazado sin él saberlo, olvidando que antes tú, desplazaste a otro.

Veo sus cambios corporales, asombrándome de la belleza que van adquiriendo, agradeciendo a Dios, la contemplación de la misma.

Ya no puedo retenerlos en la seguridad con la que me buscaban. Ya se acabaron las ilusiones edificadas: Adiós reyes magos..., adiós ratoncito Pérez..., adiós hada madrina..., adiós Peter Pan..., adiós,…

Quisiera seguir construyendo ilusiones que aliviaran sus decepciones, volver a ver esos ojos de sorpresa ante un mundo de fantasía que les desbordaba. Aún no sé ver sus lágrimas de desencanto, sus sueños, chocando con una cruel realidad, que este mundo ha levantado. Ya no puedo cogerlos en mi regazo, estrecharlos para que se sientan seguros. Besarlos y abrazarlos largamente para que sientan amados.


Veo sus peluches en la cama, testigos de ese amor, envejeciendo junto a mí . Sí, mis niños, están dejando de ser niños, y yo a veces me siento triste, y no porque los vea crecer, no porque empiecen a volar solos, sino porque están abriendo la puerta del dolor, y yo no puedo evitar que éste entre, porque tiene que entrar, y purificarles en el amor. Sí, el dolor y el sufrimiento , empiezan a sorprenderles, y en su entrada, arañan mi corazón.

Cuando eran pequeños, devoré un montón de libros, buscando consejos para educar, pero no los apliqué. El amor no necesita manuales. En cuanto una vida, es puesta en nuestras manos, el latido del amor, bombea a toda pastilla, sin parar. He querido hacerlo lo mejor posible, sigo intentándolo y sin embargo me aborda la sensación de no haber hecho todo lo que podía; el tiempo parece haberse enemistado conmigo, sigo queriendo…, corro.., solo quiero dar..., no quiero desperdiciar nada.

Y cada día me asalta la misma pregunta: ¿Serán felices? ¿Sufren?..Tienen que volar, y me emociono, en sus intentos, ¡Ya se han lanzado!

Alicia, la que me acompañará en el Camino a Santiago

¡Qué rápido pasa todo! Dicen que cuando los hijos se marchan, se adquiere el síndrome del nido vacío, pero creo que en mí, ya ha hecho su aparición. .. Si ahora experimento estos sentimientos,en su crecimiento ¿cómo me sentiré cuando vuelen de verdad? ¡Dios sabe más!....
¡Alabado sea Jesucristo!

26 comentarios:

  1. Preciosa entrada Angelo. Me has emocionado. Se me han saltado las lágrimas, porque todo eso que cuentas yo ya lo he vivido, y lo has descrito tremendamente bien. Un abrazo y felicidades por el día del padre, mañana.

    ResponderEliminar
  2. Preciosa entrada. Pero... tiempo al tiempo, como bien dejas entrever... DIOS proveerá, siempre lo hace.
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
  3. Me quedo pensando muchas cosas.
    Eres un gran hombre.

    SL2!!
    DTB!!

    ResponderEliminar
  4. Ay Dios que linda entrada Angelo, a veces dejamos pasar el tiempo sin pensar en todo esto que alguna vez tiene que llegar estemos o no preparados, y yo dejo en manos de Dios, ya Él se encargará, en su momento... abrazos cordiales desde Paraguay ...Feliz día del Padre!

    ResponderEliminar
  5. Preciosa y emotiva entrada...menudo pedazo de padrazo :D

    Enseguida me voy corriendo a abrazar y a comerme a besos al mio :D

    Un cariñoso saludo,¡ah,vaya salto im-presionante!

    ResponderEliminar
  6. Uy Angelo....me he emocionado mucho leyendote....es curioso como me encuentro mis sentimientos escritos en tus entradas tantas veces.....la musica que es envolvente...y que te hace reflexionar tanto sobre estos "dolores"...pero tu sabes que todo es para Bien....son todos del Padre celeste...y si los dejamos es para que se unan mas a El.....
    Felicidades padrazo!!

    ResponderEliminar
  7. ¡Que padrazo!..(fuera de gaitas comerciales)os mereceis celebrar junto al mejor padre:San José.Te he leido tres veces,sin pestañear..me has conmovido..
    Que razon tienes al decir:Que el amor no necesita "manuales"..
    No te asuste el ver crecer a tus hijos..que empiezen a volar..¡serán buenas astillas de tan buen palo..¡seguro..no lo dudes..GRACIAS Y UN SALUDO LLENO DE CARIÑO

    ResponderEliminar
  8. Uff, cómo me ha emocionado esta entrada... ahora mismo voy a abrazar a mi padre.

    Un abrazo enoooorme.

    ResponderEliminar
  9. No tengas miedo, Angelo, algún te volverán con...los nietos!!!!!!

    Tus hijos son guapisimos. No es de extragnar, la belleza es consecuencia de mucho amor

    Otra cosa...que Manuel se ordena YA?
    Tan pronto??

    Mil gracias por decirlo. Te mando mail about this

    ResponderEliminar
  10. Papi!! muy mono, me ha emocionado; marc también lo ha leído, y de su parte: que el no te sustituye jajaj :)
    un beso! nos vemos tonight!

    ResponderEliminar
  11. Papi!! muy mono, me ha emocionado; marc también lo ha leído, y de su parte: que el no te sustituye jajaj :)
    un beso! nos vemos tonight!

    ResponderEliminar
  12. Estimada hermano, que Dios éste con usted y le de su gracia para ser un reflejo del amor de Dios en medio de su familia, ¡FELIZ DÍA! RECIBA MI ABRAZO FRATERNO.

    ResponderEliminar
  13. 'Mrswells'. Que no, que el que se ordena es otro de Ciudad Real, al que yo llamo grandullón . Ya iré informando en cuanto se acerque su ordenación .A Manuel aún le queda , aunque pasará volando. Un beso

    ResponderEliminar
  14. Ay, que no dejo de llorar con este post! Como siempre, me cuesta compartir en la red mis sentimientos, tan personales que no, que no puedo publicarlos.
    Justamente ayer miraba un programa sobre las carmelitas, y veìa esta monjita bordando canutillos en una casulla, y me decìa: yo podrìa haber hecho eso! Y en cambio, me encuentro bordando canutillos en las almitas de mis hijos, pero què difìcil que es! Por momentos siento que me queda grande, muy grande. Me vienen muchos miedos, de llegar delante de Dios y que me diga: pero què has hecho! Lo sè, no es asì. Hoy es un dìa un poco difìcil. Pero bueno, con esto a las espaldas, tu entrada me ha hecho llorar mucho. Mis pequeños! Yo tambièn los veo crecer, y por momentos me siento impotente, pero como bien dices: Dios proveerà! Asì lo espero.

    ResponderEliminar
  15. Ángel, la belleza de la fiesta de hoy es el pensar que Dios confía en el hombre. Dios confió a San José sus mayores tesoros. Así hace con cada uno de nosotros, pero siempre está detrás. Se que lo sabes y que eso te llena de paz. No pienses que no estuviste a la altura. Si Dios ha confiado en ti y no en otro será por algo.
    Muchas felicidades padrazo!

    ResponderEliminar
  16. yo lo miro desde el otro lado, como hija... soy la menor de 5 hermanos, la pequeña -no tan pequeña- de la casa... mi papá anda como vos, y qué lindo es saber ahora, bien, lo que anda pasando por su corazón...
    y si.. las alas han comenzado a crecer y queremos volar, pero sin el aliento de mis papás, sería muy difícil despegar vuelo.. y volando o descansando en suelo, siempre volvemos al nido... no queda otra!
    Yo sigo recibiendo mis reyes... a ellos les gusta darnoslo, y nosotros somos felices manteniendo viva la llama de la ilusión y ese motivo de sonrisas...!

    AbrozoTe!!

    ResponderEliminar
  17. Ay, mi madre!!!! que decir, que yo vivo con el corazón en la boca y pidiéndole a Dios que los proteja. Han estado en peligro, si varias veces, desde pequeños cuando fuimos atracados saliendo para el colegio.Ahora de grandes el peligro es mayor, tal vez pude haberlo hecho mejor, pero en este momento que son universitarios, sufro y me alegro con ellos de sus decepciones y sus triunfos.
    Cuesta mucho dejarlos volar, pues siempre serán mis niños.
    Disfrutarás en grande el Camino de Santiago con Alicia, será inolvidable. Dios los bendiga.

    ResponderEliminar
  18. Hoy escuché una buena Homilía acerca de la santidad oculta. Y es un tema apasionante, da para mucho. Ser padre no es fácil y es un trabajo continuo de amor en lo cotidiano. Sin hechos espectaculares, pero si que encierran un gran misterio de paciencia y lucha.
    Un día un sacerdote me dijo que realmente los santos eran los padres de familia, ellos cargaban con un peso importante. Es cierto.

    Por eso que a todos vosotros, en especial a ti Angel, ¡felicidades por ser padre! Y de los buenos, además :)

    pd, ahora te contesto al correo.

    ResponderEliminar
  19. Hermoso, entrañable: gracias, querido hermanillo, por abrirnos tu generoso y gran corazón una vez más.

    Besicos para todos, pero primero para los papás, para nuestros seminaristas y "Pepes", "Pepitas" y todas sus modalidades. (No os he felicitado antes porque en mi trabajo no funciona últimamente gmail, lo he intentado pero no salía).

    ResponderEliminar
  20. Como siempre llego al final de tus comentaristas.
    Sólo quiero decirte que en algo te pareces a mí, me paso el tiempo contemplando las fotos de mis hijos cuando eran pequeños y cada foto es una pregunta... No podemos evitar que sufran o se desilusionen, eso les forja, aunque nosotros lo pasemos peor que ellos cuando los vemos en esas circunstancias.

    Pero no te preocupes, dentro de nada vendrán los nietos a hacerte los mismo mimos que te hacian tus hijos. La vida no es más que una noria que da vueltas y vueltas para llegar al mismo sitio y Dios la maneja a la perfección.

    Un beso, padrazo.

    Desde mi juventud este día del seminario me emocionaba como ahora.

    ResponderEliminar
  21. Mi hija mayor volará en septiembre para estudiar fuera. Yo no lo pienso, es lo mejor para ella y no voy a sufrir antes de tiempo.
    Pero soy de esas madres que el primer dia de parvulario se quedo en la cafetería de al lado,mirando el reloj, hasta que llegó el momento de recogerla.

    ResponderEliminar
  22. Ah vale!
    Que bien tener suficientes seminaristas para hacerse un lio entre ellos

    ResponderEliminar
  23. Te he leído varias veces, se me han saltado las lagrimas leyendote porque me reconozco en lo que dices. Es dificil verles volar, aunque acudan, aunque esten siempre dispuestos si se les llama, pero ya no es lo mismo, su vida es suya, con sus fracasos y con sus triunfos, con sus propios dolores y sus frustraciones y una quisiera que todo les fuera bien siempre pero sabe que eso no va a ser asi y el corazón se desgarra... solo el saber que Alguien vela por ellos deshace los temores.
    Me ha emocionado tu sensibilidad, te doy las gracias por ser como eres.
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  24. Os felicito por estos hijos maravillosos.
    En la vida llegarán momentos de dolor pero vosotros les habéis entregado un arma muy poderosa, el sentido cristianoen su vida, el amor a la Cruz que convirtiendo el dolor en amor da sentido a todo y fuerza para todo.

    ResponderEliminar