LLANTO



Durante el día es importante recordar que Jesús compartió con nosotros a su madre para que acudamos a Ella en las alegrías y dificultades. Antes de morir y en presencia de María y Juan, Jesús expresó: “Madre, ahí tienes a tu hijo” “Ahí tienes a tu Madre” (Jn. 19, 26-27).


Dar el pésame a la Virgen es unirnos en su dolor y sufrimiento por la Pasión y Muerte de Jesús. María es una mujer que acaba de perder a su hijo, todo su ser se ha sacudido por lo que ha visto en los días que acaban de pasar. Ver a su hijo en la Cruz. En el corazón de María había un gran dolor.

7 comentarios:

  1. ¡Qué gran regalo habernos dado a su Madre para que también sea la nuestra! En mis oraciones de esta noche voy a acompañarla de la mejor manera que pueda. Ahora Dios no está en el mundo, esperamos con ansias la resurrección. Una muy feliz Pascua, Angelo. ¡ASJ! (Alabado sea Jesucristo).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo dio todo, se dio todo. Feliz Pascua a ti también

      Eliminar
  2. Su mayor consuelo,son nuestras oraciones.

    Un cariñoso saludo.

    ResponderEliminar
  3. Como madre puedo entender, con la sebida distancia, ese inmenso dolor de María Madre porque lo que hacen a tus hijos te duele mucho más que lo que te hacen a tí.
    Todo es poco, Ángel, para suavizar su dolor.
    Gracias por tu reflexión.
    Un beso

    ResponderEliminar