¿Miedo?



Anunciar y testimoniar la alegría. Es el mensaje que cada Pascua recibimos. Pero ¿dónde está a veces mi alegría y mi testimonio de ella? Estrés, ansiedad, miedo, y el sentimiento de abandono, se instala fácilmente.

Las noticias que aparecen en los medios de comunicación, acaban lanzando el dardo que toca al corazón. ¿Puedo ser feliz? El miedo nos paraliza. El nubarrón de la persecución asoma, la tormenta de la oscuridad y del mal aparece en nuestra vida. Lidiamos por la libertad de expresión, por la tolerancia religiosa, por una moral que parece desaparecer, por nuestras propias debilidades … y ¿dónde está la alegría?...

Me decía un amigo:” La fe se ha convertido en una carga para mí”… ¿No ha sido Jesús el que nos ha dicho que para seguirle hay que cargar con su cruz?…, ¿Y qué es la Cruz?...  repugnancia, miedo, vergüenza, humillación,burla, soledad, y…. abandono.


Jesús quiso ser el primero en cargar con ella,se llevó nuestras cargas, para ser clavadas con él, por eso pudo decirnos :“ mi carga es ligera y mi yugo suave, venid a mí cuando estéis cansados y agobiados que yo os aliviaré” La verdadera alegría de la que hablo viene en la Paz del Resucitado: “La paz os dejo,mi paz os doy". Quien experimenta la paz,(y son muchos los que conozco que pueden dar testimonio de ella), sabe, que siempre viene acompañada de la alegría.

¿Por qué tengo miedo? La respuesta es simple: porque aún no he encontrado profundamente el amor de Dios. Cuando se ama a Dios, se es capaz de proclamar con el salmista, " El Señor es mi luz y mi salvación, ¿a quién temeré? " Y San Juan escribe: "El amor perfecto echa fuera el temor ... el que teme no es perfecto todavía en el amor. "(1 Juan 4:18) 

Juan Pablo II, nos gritó con fuerza una y otra vez, unas palabras proféticas: ¡No tengáis miedo a abrir de par en par las puertas a Cristo! Creamos en el Resucitado, nos trae la alegría de verdad, nos trae la fuerza, el aliento, la confianza, ¡La Paz!


"Te pido fuerzas, para ser testigo de tu mensaje de salvación, en mi entorno, por encima de mis miedos, por encima de mis dudas. Aquí estoy, como un pobre discípulo, necesitado de que cada día , me abras el entendimiento y me llenes de esperanza"

¡Alabado sea Jesucristo!

26 comentarios:

  1. Charlie, pues tu amigo... no se ha enterado muy bien. La fe es una cosa y la cruz es otra; es más, sin la fe, la cruz es imposible llevarla con su sentido.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hello Picolina. Pues yo creo que no hay fe sin cruz, como no hay Resucitado sin ella, por eso entiendo a mi amigo. "Escándalo Para Los Judíos, necedad pára Los Gentiles "(. 1 Cor 1,18 - 23)" "Señor: enséñame en soledad y desconsuelo, en pura fe..., en el abismo de mi vida, y... en los brazos de la Cruz". (Rafael Arnáiz) En fin estamos en Pascua, así que mejor hablar de la alegría de quien nos ha dado la vida verdadera. Un beso fuerte

      Eliminar
    2. Siento insistir, pero es que la fe y la cruz son cosas diferentes. La fe es un don y la cruz... pues no. La fe se nos da en el Bautismo p.e. y la cruz... va cambiando a lo largo de la vida. La fe puede ser aumentada por ser don, y la cruz...
      Y si miras alrededor, hay mucha, pero que mucha gente con cruces grandes o pequeñas, pero sin fe, desesperadas; con lo cual, la cruz no viene junto con la fe. La fe es una respuesta que se le da a Dios, así sin más.
      La fe no es solo una respuesta ante la cruz, sino ante decisiones "sencillas que no tienen que ser una cruz" en la vida: p.e elegir una carrera u otra mirando su voluntad; fiarme de Dios y tener un nuevo hijo cuando ya van cinco; casarme sabiendo que no tiene trabajo uno de los dos; yo que sé, se me ocurren mil ejemplos.
      Para afrontar la cruz es necesaria la fe, claro; pero que ambas no van unidas, claro también.
      Charlie, y es verdad, estamos en plena Pascua, pero la cruz no desaparece -en mi caso, vamos jajjaa-.
      Un abrazo

      Eliminar
    3. Continuará cara a cara.... in situ.... tachaaaaannnnnnn. Un beso

      Eliminar
  2. Me quedo con esto:
    Non abbiate paura: spalancate le porte a Cristo!

    Grazie, amico!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parole a imprimere nel nostro cuore. Grazie cara

      Eliminar
  3. Todos somos débiles... Hay momentos buenos donde vives en Cristo y cada oración es luz, paz, color...y sobre todo amor y perdón. Y otras que nos alejamos, lo desfiguramos auqnue suene muy fuerte, nuestro pecho está frío... Caminemos, recemos y sobre todo jamás olvidemos que Dios nos ama de verdad. Si dudamos de su Amor estamos perdidos...
    En estos momentos más bajos, tienen más importancia vestirse de blanco impoluto en la Confesión y de recibir a Dios ennla Eucaristía. Agarrarnos a Nuestra Madre MAría con el Rosario como una planta trepadora como diría Santa Teresa de Calcuta...y porque no? Leer un libro piadoso.

    Ahora empiezo con la Imitación de Cristo de Kempis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si buscamos, si escuchamos al Amado....podemos conocerlo, podemos confiar, podemos.... AMAR. Un abrazo fuerte

      Eliminar
  4. La fe libera y descarga. Sin fe es imposible cargar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy totalmente de acuerdo con tu afirmación.

      Eliminar
  5. La FË hay que alimentarla,cuidarla,mimarla,con la oración,con la reflexión,con la confesión y con la Eucaristía...sino es así,va mermando y termina desapareciendo...por desgracia,se de lo que hablo.

    Un cariñoso saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jesús nos mostró el camino, nos dio todas las pistas para no perdernos,depende de nosotros el quererlas utilizar. Un beso querida amiga

      Eliminar
  6. ¿MIEDOOOO?, ¿QUIEN DIJO MIEDO...??? En sus manos, esa palabra está vacía. ABRAZOS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido amigo: ¡Eso digo yo! ¿Quien dijo miedo?... Y con este apoyo bloguero, ya ni te cuento...
      Un abrazo

      Eliminar
  7. Ángelo, qué hermosa entrada, es como una catapulta que lanza al camino.
    Nuestra alegría es especial, no necesita prescindir del dolor porque precisamente no existe resurrección sin muerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que todos hemos experimentado en nuestro corazón, esa alegría convincente. Me ayudó hace pocas semanas la frase de un vídeo que ofrecí en el blog: ""Ayúdame a no olvidar en la oscuridad, las cosas que creí estando en la luz" Un beso

      Eliminar
  8. las imágenes del chaval directitas al corazón.
    y la música...aquí estoy emocionada y unida a vosotros en oración.
    Paz para todos y bendiciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Maite: Gracias por expresar esoso sentimientos. Un abrazo

      Eliminar
  9. Angelo, es cuando me encontré con Jesucristo muerto y Resucitado en la Cruz!!! pero antes de esta experiencia me sentí tan amada por mi madre....mas tarde por mi padre.....es que me miraban con miradas de enamorados....estaban enamorados de su hija que era YO.....y con mis hermanas lo mismo...chocaba mas con la que me seguia pero con la tercera fué donde descubrí mi "maternidad" fijate tu..con esta hermana me es imposible enfadarme creo que la Amé desde chica!!! Asi que me crié al remojo del Amor....por eso me fué facil encontrar el Amor en mi marido, lo pude ver en mi camino..pues pasaban muchos y era dificil elegir no te lo pierdas.
    Pero al entrar conscientemente por Gracia en el amor fraterno fué bien diferente...es en la Cdad donde mi vision es objetiva y cuesta menos discernir.La Fé es un Don y a secas creo que es dificil pasar por esa prueba, está la historia de mi vida y sus "baluartes" donde sabes que era Dios mismo el que llevaba mi vida...pero bien se encarga de probarla..a base de soledades y desprecio...entonces viene a tu encuentro la Cruz..para que descanses en ella y no salga de tu boca otra palabra que no sea GRACIAS Dios mio por haberte encontrado y saber que HOY estaré contigo en el Paraiso...y eso es la Eternidad.un beso.....Hoy me he escedido...sip

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyyyy lo tuyo. ¡Que chispa tiene siempre!....Un besazo y espero que te haya servido mi explicación.

      Eliminar
  10. Ah....se me olvidaba...veo a muchas personas con el miedo dentro....las tengo cerca de mi....y solo puedo amarlas como son para que lo pierdan...las palabras aqui no valen para nada.....solo la Luz de Cristo en mi puede transformarlas y la oracion claro está..sin ella no se discierne lo que El Espiritu quiere que haga...aqui El lleva la batuta , ya lo sabes.

    ResponderEliminar
  11. Maravilhosa essa postagem.
    Sem fé é impossível agradar a Deus.
    Deus nos amou tanto que deu seu único filho pra morrer por nós na cruz.Isso que amor verdadeiro.

    Parabéns pela postagens, esta excelente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Smareis: ¡Bienvenida al Blog! Gracias por tu aportación que enriquece siempre a las entradas que publicamos. Un saludo cordial

      Eliminar
  12. Un día me dí cuenta de que para mi, llegar a abrazar y querer la cruz significaba que las dificultades, las cruces, ya no dolían ni " molestaban".
    Ahora tengo que ir renovando constantemente la conciencia de que la cruz es cruz, con todo el amor y dolor que lleva. Lo que mitiga el dolor es la Compañía del Jefe, no que la cruz se reduzca o se convierta en margaritas...
    (no sé si el razonamiento es correcto o al menos completo, pero lo que tengo claro es que esperar que el camino estrecho se convierta en el ancho y fácil, eso no es)
    Gracias por la entrada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que aún me queda mucho camino por recorrer. Muchas gracias por tu testimonio. Un abrazo

      Eliminar
  13. Hola Ángel, veo que, por la Gracia de Dios, siguen en la brecha y eso es bueno para todos. Mañana, en la reflexión de cada día en "Un rincón para orar" pongo una fotografía de este post y el enlace correspondiente. Últimamente enlazo las fotos que elijo para alumbrar la reflexión y enriquecer la misma.

    En esta ocasión ni que decir tiene que quedará bien complementada. El origen de nuestra ceguera es el miedo. Nos impide abrir los ojos y ver que solo abrazando la pobreza de saber que todo nos ha sido dado, somos capaces de compartir, de servir, de darnos en solidaridad, justicia, honradez... en una palabra, en amor.

    Un fuerte abrazo en Xto. Jesús.

    ResponderEliminar