Consuelo para orar



No es la primera vez que hablo de los salmos en mi blog. Cualquiera de ellos, puede aplicarse a mi vida personal, en cualquiera de los 150, puedo encontrar respuestas, consuelo, aliento, serenidad, confianza. Nunca he quedado defraudado cuando he acudido a ellos.

Los amantes de la belleza, que la buscan en todo lo que les rodea (entre los que me incluyo) ,encuentran en los salmos, su goce. La recitación , la plegaria , las imágenes presentadas , las expresiones puestas en boca del salmista, la actitud de humildad, de alabanza, gratitud, adoración, toda su poesía ,hace que el salmo se apodere de mí , consigue que me convierta en el autor del mismo, sintiendo como propio, todo lo que en él se proclama.

Cuando no se encuentran las palabras  ,para dirigirse al Altísimo, cuando uno experimenta su nulidad , para hablar, o expresarse ante El, basta abrir el libro de los salmos para hallar el modo de hacerlo . Cada frase , acude en mi ayuda, se mete en mi interior, y mi corazón y mi boca, reciben el oxígeno espiritual que necesitan. El corazón para recibir, y mi boca para agradecer.

Leí en algún sitio que los Salmos, junto con el Padre Nuestro, es la forma más bella de hacer oración. De poner en contacto tu espíritu con Dios Padre. Santa Teresa, confiesa en el libro de su vida, que no podía acudir a la oración sin un libro de lectura espiritual : “Temía ir a la oración sin libro, como si con mucha gente fuese a pelear. Con este remedio -el libro- andaba consolada. Muchas veces, con sólo abrir el libro no necesitaba más. Unas veces leía poco, otras, mucho. Conforme la merced que el Señor me hacía”.(Vida 13,22) Pues yo tengo muy claro el libro que me llevaría a la oración, cuando el corazón se queda seco y la boca enmudece: “El libro de los salmos”

Hoy me gustaría dejar algunas palabras ,de uno de los que más me gusta,(el 102) de los que más veces ,ha depositado su bálsamo sobre mí.  Os animo a entrar en esta hermosísima forma de orar. La liturgia de las horas nos la ofrece a diario.

Bendice, alma mía, al Señor,

y todo mi ser a su santo nombre.

El perdona todas tus culpas

y cura todas tus enfermedades;

el rescata tu vida de la fosa,

y te colma de gracia y de ternura;

El Señor es compasivo y misericordioso,

lento a la ira y rico en clemencia;

no está siempre acusando

ni guarda rencor perpetuo;

no nos trata como merecen 

nuestros pecados

ni nos paga según nuestras culpas.

Como un padre 

siente ternura por sus hijos,

siente el Señor ternura por sus fieles;

porque él conoce nuestra masa,

se acuerda de que somos barro.

Pero la misericordia del Señor 

dura siempre,

¡Alabado sea Jesucristo!

28 comentarios:

  1. Comparto contigo el gusto por este salmo, me encanto salmodiarlo, aunque no sea salmista.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi preferido es el de la cierva que busca el agua jadeando, como símbolo del deseo de Dios, pero la verdad es que cada uno tiene su momento. Hay una página donde te acoseja el salmo que se puede rezar, según nuestro estado interior. Gracias guapísima por tu compartir. Un beso

      Eliminar
    2. El salmo de como la cierva también es mi favorito, por un acontecimiento especial de mi adolescencia. Es el que más me gusta salmodiar, tararear, lo que sea, porque me gusta repetirselo a mi Amado. Normalmente sigo los que acompañan a los oficios del dia. Y luego tengo esa selección que se de memoria para mis momentos de oración. Un beso corazón.
      Ya te falta menos, eh? veo aqui el peregrino con paso firme a la derecha y casi puedo verle tu carilla,je,je.

      Eliminar
  2. Comparto esa afición contigo Ángelo, no hay día que no caiga uno como mínimo.
    Me alegro de verte por aquí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja,ja. Me encanta tu forma de hablar. Eso de que cada día caiga uno, es genial. Parece que estés haciendo un anuncio publicitario de los salmos. (me recuerda aquel de los plátanos, que decía "al menos uno cada día") ¡Pero me gusta! Un fuerte abrazo.
      Ya me hablaron de tu encuentro con algunos. ¡Has impactado!Solo me han dicho cosas buenas... ¡Y les creo!

      Eliminar
    2. No te cras nadaaaaa

      Eliminar
  3. Hola. Somos barro amado por la misericordia.Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Theo. Me encanta volver a verte por aquí. Hacía tiempo que también estabas ausente en tu blog y lo que escribes también es bálsamo para mí. ¡Qué bien se entiende cuando uno experimenta ese barro! Un fuerte abrazo

      Eliminar
  4. Esa ternura por siempre, sabiendo que somos barro .. . ufff que pasada¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta la forma en que te admiras de todo. ¡Es una gracia especial que no todos tienen! Un abrazo

      Eliminar
  5. Desde siempre me enseñaron a hacer oración con un libro al lado y mi prelidección por santa teresa es notable. Tampoco pasa un sólo día sin leer un salmo, de la sagrada Escritura, después del Evangelio es lo que más me gusta y más me mete en oración.

    Gracias, Ángel por volver, yo lo haré cuando me recomponga, pero me encuentro floja, reza por mí.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Que voy a decirte, que por fin he podido beber de las Obras De Santa Teresa! Hasta me va a acompañar en el Camino...
      Gracias a ti. Sé que volverás, calma, serenidad y abandono en el Señor... ¡No hay mejor cura!. Un besote

      Eliminar
  6. Que manera mas maravillosa de empezar el día,precioso Salmo,gracias Angelo.

    Un cariñoso saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Y más en este día! Cumpleaños feliz, cumpleaños feliz, cumpleaaaaaños, cumpleaaaños, cumpleaños feliz!
      Que Dios te conceda las gracias que más necesites en tu vida. Un fuerte beso

      Eliminar
  7. A mi tambien me gustan mucho los salmos y cuando los canto me ocurre exactamente lo que muy y bien dices... que se apoderan de mi, y hace que me convierta en autor del mismo...tiene fuerza por si mismo, porque está lleno de su Espiritu. un abrazo y preciosa entrada, yo tengo tantos que no sabria cual elegir

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que las amantes de la belleza como tú y otra que me sé.... puedo entender que te encanten. Un beso fuerte

      Eliminar
  8. Buenas tardes, Angelo.
    Llevaba tiempo resistiéndome. Pero Hoy me has cazado.
    En el seminario rezamos la liturgia de las horas, y se nos explica que es prolongación de la eucaristía. Esto me ha ayudado mucho a rezarlos, a unirme a Jesús en su Cruz y comprender su amor al Padre.
    Ademas este año he tenido un "seminario" en la Universidad, sobre ellos. Nos explicaron que el juicio y la batalla que evocan muchos salmos, son el juicio y la batalla de la oración de cada día: Dejarnos querer por Dios, recibir por la fe el sacrificio de Cristo y unirnos a Él en nuestra entrega, nos hace justos, nos hace hijos de Dios. Nos redime y salva.
    Gracias por compartir un poquillo este tesoro de la Iglesia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombreeeeeee, ja,ja, he conseguido que entres. ¡¡¡Vaya poder de persuasión tienen los salmos!!!! así que tu debilidad ¿no?... Es que menudo tesoro .
      Me encanta que hayas compartido con nosotros tu visión.Un fuertísimo abrazo

      Eliminar
  9. Me llenas el alma de frescura con este salmo...Me encantan los salmos!!!! y me veo siempre en ellos...parecen hechos para mi y de mi!!!!
    Que alegria volverte a ver por aqui Angelo......un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Apareció, la otra amante de la belleza. Es que te pega todo que te encanten los salmos. Alguien con la alegría que hay en tí, tiene que emocionarse con tanta alabanza. Gracias guapa por tus palabras. Un beso

      Eliminar
  10. Pregare con i salmi è forma perfetta di orazione: in essi vengono pronunciate le parole stesse di Dio!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Grazie Cara. Tutta la chiesa pregha insieme nella liturgia dell' ore. In questa preghiera ci uniamo ogni giorno.Un bacio

      Eliminar
  11. No en vano la liturgia de las horas, el oficio divino, está todo él plagado de salmos. Verdaderamente son poesía que nacen del alma de aquel que busca sinceramente a Dios.

    1Desde lo hondo a ti grito, Señor;
    2Señor, escucha mi voz;
    estén tus oídos atentos
    a la voz de mi súplica.

    3Si llevas cuenta de los delitos, Señor,
    ¿quién podrá resistir?
    4Pero de ti procede el perdón,
    y así infundes respeto.

    5Mi alma espera en el Señor,
    espera en su palabra;
    6mi alma aguarda al Señor,
    más que el centinela la aurora.

    7Aguarde Israel al Señor,
    como el centinela la aurora;
    porque del Señor viene la misericordia,
    la redención copiosa;
    8y él redimirá a Israel
    de todos sus delitos.

    Salmo 129

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Parece inagotable las gracias que de ellos se alcanzan! Hablamos de nuestros salmos preferidos y cuando vemos el de los demás, comprobamos la misma belleza que captamos en el nuestro. Muchas gracias por tu aportación. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  12. ¡Hola, por fin encuentro tiempo entre las últimas gestiones, y además me encuentro con los salmos, qué bien! Me gusta mucho el que pones, mucho, porque es una definición-descripción tan hermosa que dispara la alabanza, la confianza y, en consecuencia, la fortaleza en nosotros por el Dios que tenemos y que sale con nosotros cuando salimos al mundo y a sus luchas.

    Además tienen muchos tonos distintos, siempre hay uno ideal para el momento concreto que estamos viviendo, como tú nos dices. En algunos hay como progresión, se empieza con miedo, rabia, sentimientos y sensaciones de soledad, abandono…, como somos ¡¡¡ vamos !!!, pero conforme avanza el salmo, parece que se va permeando de Dios la escritura y se acaba alabando, confiando, sintiéndose fuerte, fluyendo en la paz…, es Dios que invade lo que somos, porque debemos ir a la oración como somos, como estamos, como hace el salmista, no avergonzarnos ni culpabilizarnos por sentir así, Dios lo entiende e interviene…. ¡los salmos!

    Yo, con el tiempo, me he ido aprendiendo la melodía de casi todos ellos (los ritmos monásticos son muy simplificados, por la austeridad y también para no despistar del contenido) de tanto repetirlos, y me encanta, y así puedo cantarlos y rezarlos con los ojos cerrados…, y cuando menos se espera, revolotean por mi cabeza y los canturreo: es como que el Dios íntimo dialogante de los salmos susurra en medio de mi día a día, y me siento realmente acompañada: qué gran regalito… Si alguien me viera en alguno de esos momentos, diría: “¿Por qué sonreirá esa mujer sola por la calle?”

    Ah, antes de que se me olvide, felicidades retrasadas a Belén, que no sabía tu cumple, ahora ya sí, y oraré por ti y por ti, Militos, que con la fuerza que transmites habitualmente, seguro que pronto la recuperas y puedes disfrutar a tope de tu familia, tu nieta…

    Mi salmo más “preferido” es el 131:

    “Señor, mi corazón no es ambicioso
    ni mis ojos altaneros;
    no pretendo grandezas,
    ni anduve en cosas demasiado sublimes para mí.

    No, mantengo mi alma en paz y silencio
    como un niño destetado de su madre;
    ¡Como niño destetado está mi alma!

    Espera, oh Israel, en el Señor
    desde ahora y para siempre.”

    BESICOS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Que voy a decirte a ti, que eres una privilegiada! Tú si que vives esa belleza salmodiada, cantada por voces que se han consagrado enteramente al Señor. ¡Que hermosa reflexión nos has dejado! Muchas gracias Camino. Un beso

      Eliminar
  13. Gracias Angelo,estos dias no me veras tan amenudo,estoy atareada,en breve nos vamos,como ya te comenté.

    Un cariñoso saludo y que poquito te queda a ti tambien,ahí me tienes rezando para que todo os vaya bien :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡No te veré, pero te sentiré!Ja,ja... Descubre a Dios en cada acta de tu vida. La salida de nuestra rutina, debe intensificar nuestra atención a tanto bien recibido.
      Hoy los dos caminantes hemos salido con un sarpullido que ni te cuento. Será que quieren marcarnos antes....
      Un beso grande a los tres

      Eliminar