Luces


Allá por los 80, pasé las vacaciones de verano, en Rivisondoli,  un pequeño pueblo en la provincia de  L’Aquila, en la región de los  Abruzos del centro de Italia. La casa, tenía un banco de piedra adosado a su fachada. El constructor,   debió  darse cuenta, que el lugar era privilegiado para detenerse a observar, todo lo que la naturaleza ofrecía, en ese  emplazamiento, y yo lo aprovechaba cada noche, para adentrarme en la contemplación.   Allí, viví uno de los espectáculos más bellos que he podido disfrutar en mi existencia. Algo, que  hasta entonces no había visto, y que  me hizo elevar una alabanza emocionada al Creador  del Universo.

Por primera vez  en mi vida, veía volar a las luciérnagas,  emitiendo su luz fluorescente .Numerosas lucecitas, revoloteando ante mí. Me hubiese quedado horas y horas, contemplando esa  demostración , digna del mejor coreógrafo o director de escena.

Las luciérnagas me trajeron reflexiones, aplicables a mi vida de fe. Tenía ante mí, la mejor imagen, para entender  visiblemente, lo que significaba “ser luz”.  Comprendí  la fuerza que encierran las palabras de Jesus: “vosotros sois la luz del mundo”.  No solo en el resplandor que guía , sino también en su belleza.



Hace pocos días, Benedicto XVI,  alentaba a los católicos, a brillar en este mundo.  “Vivir siempre con radicalidad y con una profunda oración a Dios para poder brillar en medio de un mundo que quiere "poner su Iglesia por el suelo". Citaba una reflexión de Santa Teresa de Jesús :” Estáse ardiendo el mundo, quieren tornar a sentenciar a Cristo, quieren poner su Iglesia por el suelo. No, hermanas mías, no es tiempo de tratar con Dios asuntos de poca importancia’".

Estamos a las puertas de un año de gracia:" El año de la Fe". Y no puedo evitar pensar, que nos espera un año de pruebas, en la que se nos va a exigir  tener nuestra luz encendida.

Ante la proclamación del año sacerdotal, yo fui uno, de los que ignoraba lo que las fuerzas del mal iban a desatar. Nos zarandearon muy bien. Lograron hundirnos en la desolación; nos turbaron, temíamos abrir la prensa y encontrar  más dedos acusadores, que minaran nuestra fe, que apagaran nuestra luz.  Pero ahí estaba Pedro, llevando la barca , dándonos confianza, enfrentándose a los lobos, que se quitaron el disfraz de corderos, para devorar sin piedad al rebaño.

El año sacerdotal, empezó a mostrar sus frutos.Año de purificación,reconciliación, conversión del corazón. Un año, donde fueron muchísimos más los sacerdotes que dieron testimonio de su fidelidad a Cristo , que aquellos que habían apagado su llama.  No podía ser de otra forma. La Iglesia unida, rezaba toda ella, entorno a su Pastor.Una vez más,  la luz  brillaba en las tinieblas, mostrando la ruta de nuestra fe.

Visto lo visto, ¿qué nos deparará un año, donde  el Papa nos habla, "de la exigencia de volver a descubrir el camino de la fe"? Llevamos mucho tiempo acechados , sintiendo las botas  de los que quieren aplastarnosoímos el ruido de sus espadas, que insisten en doblegarnos , conocemos su sueño, de poner “a la Iglesia por el suelo” .



El Año de la Fe se propone, ante todo, "sostener la fe de tantos creyentes que, en medio de la fatiga cotidiana, no cesan de confiar, con convicción y valentía ,su existencia al Señor Jesús. Su testimonio, que no es noticia , es el que permite a la Iglesia presentarse al mundo de hoy, como en pasado, con la fuerza de la fe y con el entusiasmo de los sencillos”. (Porta Fidei-B.XVI)

He captado en este tiempo, (yo el primero) un desencanto bloguero en las páginas católicas, el cansancio , la rutina instalada, combinar la vida personal con la virtual, la aparente inutilidad de nuestro apostolado cibernético, la sensación de soledad que a veces nos asalta al comprobar que nuestros escritos , nuestras palabras, nuestra voz , no reciben respuesta. El tiempo dedicado , que exige la no recompensa...

Algunos,hemos sentido la asfixia, y  hemos sucumbido a la tentación de abandonar,dejando nuestros blogs,  aunque solo fuese para volver a retomar aire.  ¿No será el preludio, de lo que podemos encontrar en este año de La Fe?... Sentirnos  sin oxígeno, ante un acoso sin piedad, que acaba debilitando nuestra luz, hasta creer que acabará extinguiéndose…

La Iglesia entera, volverá a unirse, para pedir a Dios que fortalezca  nuestra fe. La luz, que cada uno de nosotros ha recibido del Resucitado,  tiene que brillar, tiene que guiar, tiene que aparecer hermosísima ante los demás. Brillar, como las estrellas lo hacen, en la oscuridad de la noche. Tenemos que llenar el mundo de pequeñas luces, que sean capaces de revolotear alrededor de los demás, atrayendo por su belleza, la atención de los que viven rodeados en lobreguez. ¡Luciérnagas de fe!

El Papa nos decía también hace pocos días , " Jesús, no desdeña la ayuda que otros hombres puedan aportar a su obra; conoce sus limitaciones, sus debilidades, pero no las desprecia, es más, les confiere la dignidad de ser sus enviados. Luego Jesús advierte a los discípulos que no siempre recibirán una acogida favorable: a veces serán rechazados; más aun, podrán ser también perseguidos. Pero esto no los debe impresionar: ellos deben hablar a nombre de Jesús y predicar el Reino de Dios, sin preocuparse por tener éxito. El éxito se lo dejan a Dios".   



Mostremos nuestra luz, sin pensar en su alcance, sino en mantenerla encendida, perpetuamente .Que nada ni nadie logre apagarla. Que siempre, en la noche más oscura, alguien pueda encontrarse con ella.

¡Alabado sea Jesucristo!

23 comentarios:

  1. L'anno della fede, sono sicura, sarà un anno di grazia per la Chiesa intera. Anno di larghe benedizioni in cui noi dobbiamo 'splendere come fiaccole', e dare testimonianza sicura di amore a Dio ed alla sua Chiesa. Ma sarà anche un anno di grandi prove e sofferenze, proprio perchè il Maligno non smetterà di tentare di distruggere l'Opera del Signore. La certezza che 'non prevalebunt' sarà la nostra forza. Caro Angelo, sono contenta che hai ripreso a colloquiare con noi 'via blog', sei tanto prezioso. Il Signore ti benedica, mentre io ti mando un forte abbraccio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Penso che il papa, vedendo l'esperienza dell'anno sacerdotale, è consapevole che sarà un anno di prova anche, ma come il sacerdozio è stato rafforzato ,la nostra fede, brillerà più che mai. Non ho nessun dubbio.
      Grazie bella, per le tue parole. É un piacere parlare con te

      Eliminar
  2. Alabado...Alabado...Alabado sea Nuestro Senor!!!
    Que entrada mas hermosa,mas profunda,necesitamos de blogs como el tuyo...lleno de FE.

    Mil bendiciones.

    Pd:Siempre le he hablado a mis hijos de las luciernagas,Dios quiera ,les de la oportunidad de conocer tan lindo espectaculo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que te estés convirtiendo en una habitual de esta casa. ¡Que bién que hayas gozado tú también de ese espectáculo tan hermoso de las luciérnagas! Así sabes de lo que hablo. Gracias por tu compartir. Un abrazo

      Eliminar
  3. Aquí vengo yo con mi lámpara para tomar combustible y poderla seguir manteniéndola encendida, gracias Angelo, un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así, así... muchas lámparas que iluminen. Todos compartimos ese combustible, todos sabemos prestarnos cuando lo necesitamos. Gracias Mª Teresa. Ciao cara

      Eliminar
  4. Que cierto es Angelo el tiempo de persecucion que nos espera...pero me decia un sacerdote en una confesion que pidiera "luces" para dar el paso a cualquier situacion....su Luz nos hace ver la Luz...y el Rosario está llena de ellas, tu lo sabes.
    Que bien lo dices...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menuda luz , trae tu alegría en tu blog. ¡Cuánto bien vamos a recibir en este año! Tengamos las lámparas preparadas. Un besazo

      Eliminar
  5. Gracias Ángel por esta entrada. En este "año de la fe" se pondrá a prueba nuestra fortaleza, por lo debemos unirnos fuertemente a la Roca que es Cristo.
    Jesús es la LUZ; si nos dejamos habitar por Él, seremos lámparas que iluminarán con su luz.
    El atractivo de esa luz será Él.
    Somos responsables de que esa luz llegue a todos los que nos redean.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cuántas veces me ha alumbrado la luz que me has mostrado!No dejes de hacerlo, por favor...
      Un beso con todo mi cariño

      Eliminar
  6. Qué alegría es poder ver de nuevo post de tí Ángelo. Esto lo primero, me parece una pesadilla, cuando dijiste que abandonabas.

    Respecto al acoso ... ya sabemos quienes son y sus artes, y los medios que usan.
    ¿No te has dado cuenta que ya no se abren telediarios todos los días dando noticias de sacerdotes pederastas como antes?
    ¿Antes eran todos pederesatas y ahora ninguno? ¿no será que estaba todo manipulado?. Lo de las monjas robabebés tampoco les dio para mucho.

    Están muy calaos ya.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aún así, saldrán cosas que nos harán sufrir, nos turbará y desalentará. Un abrazo

      Eliminar
  7. Ángel he leído varias veces la carta del Papa con la que anuncia el año de la fe, y tengo muchas esperanzas que en el mundo se renueve. Te dejo un pequeño extracto que me ha gustado mucho.
    Gracias!!
    DTB!!
    “Deseamos que este Año suscite en todo creyente la aspiración a confesar la fe con plenitud y renovada convicción, con confianza y esperanza. Será también una ocasión propicia para intensificar la celebración de la fe en la liturgia, y de modo particular en la Eucaristía, que es «la cumbre a la que tiende la acción de la Iglesia y también la fuente de donde mana toda su fuerza». Al mismo tiempo, esperamos que el testimonio de vida de los creyentes sea cada vez más creíble. Redescubrir los contenidos de la fe profesada, celebrada, vivida y rezada, y reflexionar sobre el mismo acto con el que se cree, es un compromiso que todo creyente debe de hacer propio, sobre todo en este Añ” (N° 9 de la Carta apostólica “PORTA FIDEI” de S. S. Benedicto XVI)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta eso de que "el mundo se renueve" La carta apostólica del Papa es preciosa, como todo lo que escribe. Me gusta mucho el estilo sencillo que B.XVI utiliza, a conciencia de que quede todo clarito para todos. Un beso

      Eliminar
  8. Nuestro tiempo actual requiere mucha Luz que ilumine nuestra vida y nos de el significado de la fe. Por nuestra parte, la grandeza de nuestra vida consiste en eso.
    Muchas gracias por tu profunda reflexión.
    Un abrazo,
    Miguel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, una vez más por toda la que me aportas. Un abrazo

      Eliminar
  9. Tu post de hoy ha sido luz en medio de tanta oscuridad. Gracias por todo. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También yo la recibo de otros. ¡Esa es nuestra fuerza! Gracias momentos, por dejarnos tu comentario. Un beso

      Eliminar
  10. Querido ángel. Contempladlo y quedareis radiantes. Vuestro rostro, no se avergonzara. Dejemos que Dios nos quiera y confiemos en nuestro Padre. Lo mejor para mantener la luz: el agradecimiento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vayaaaaa, estoy conseguiendo que te aficiones a comentar.¡¡¡ Menuda alegría,c uando te veo!!! Creo que has tenido una maestra especial, que te ha enseñado eso del agradecimiento. ¡¡¡Qué bendición!!!
      Un fuerte abrazo.
      Me he quedado con las ganas de esperarte en una etapa....

      Eliminar
  11. El Señor siempre te da palabras acertadas. ESte post me anima a no tirar la toalla.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡El Señor es mi luz y mi salvación, ¿a quien temeré? El Señor es la defensa de mi vida ¿quién me hará temblar? (salmo 26)
      Tú me animas otras a no tirar la mía. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  12. "Luciernagas de fe", que expresión tan gráfica y preciosa.
    Espero con muuucha confianza y mucha ilusión este Año de la Fe.
    Y sí , seguro que Dios recompensará y recompensa con muchos frutos el trabajo realizado. Aunque no los veamos. SEgurísimo

    ResponderEliminar