Admiración


Soy consciente, que puedo resultar cansino, posteando de forma monotemática sobre mi última experiencia espiritual, pero es que ya he confesado, que me ha marcado profundamente, y como la blogosfera está un poco vacía por las vacaciones, aprovecho estas confidencias más familiares.

No podía dejar de plasmar en este diario internauta, un sentimiento que  se ha acentuado, en estos días de caminata jacobea. Una ternura especial , fruto de una visión de valentía, sacrificio, renuncia, silencio, apoyo, sonrisa, espiritualidad  y  amor filial que mi hija Alicia me ha manifestado acompañándome en la hazaña que juntos hemos vivido.


No he sido insensible a la heroicidad de su acción. Me sorprendió el día que se apuntó a mi andanza. Fue un alivio , saber que no iría solo al Camino, ya que por entonces me asustaba la idea, así que lo viví con ilusión, pero nunca imaginé que los miles de pasos, que iba a dar  junto a mi hija, hacia la tumba del Apóstol, me ofrecerían momentos que han quedado grabados en mi corazón.

¿Cómo no admirarme ante una  jovencita de 16 años,  que decide acompañar a su padre en sus vacaciones, teniendo como oferta: madrugones, cansancio, austeridad, desaliento, dolor, tristeza y añoranza?… Todo eso y más, lo ha vivido con una humildad y sonrisa que me invitaba a no quejarme, y a seguir cuando la fuerza se agotaba. Y cómo hemos vivido esos pasos que han pateado unos cuantos kilómetros jacobeos?


Desde el primer momento le manifesté a Alicia , mi deseo de que el Camino fuese una experiencia espiritual interior, le advertí sobre el silencio, la oración, la Eucaristía, el Rosario, las peticiones y ofrecimientos por los demás, la reparación de cosas que no funcionaban en mi relación con Dios, el agradecimiento por todo lo recibido…

Solíamos levantarnos a las 5 de la madrugada, para poder salir al camino a las 5,30. Me emocionó ver algo , que yo no hago. Nada más tirarse de la cama (porque se tiraba) Alicia, se ponía de rodillas, cerraba los ojos y rezaba por unos breves instantes. No decía nada, después, continuaba como si yo no la hubiese visto.  Me conmovió.

Cada día costaba más levantarse y salir. Al cargar con la mochila a las espaldas, parecía que alguien, había añadido más peso durante la noche. En cuanto dábamos los primeros pasos, ofrecíamos el día al Señor, encomendándonos a la Virgen, a San José y a nuestros ángeles de la guarda, que mencionábamos con el nombre que cada uno había elegido para ellos. Además, de vez en cuando, les pedíamos que cargasen un ratito la mochila, no sé, no sé…creo que en ese momento, charlaban entre ellos, y no nos hicieron mucho caso. Aún así, los sentimos muy presentes en toda la ruta.


Luego venía el tiempo del silencio. A las 5,30 h., aún era de noche, nos guiábamos con linternas puestas en nuestras cabezas, encontrábamos a otros peregrinos más madrugadores, pero el silencio era  lo predominante en todos.  Cada día, apreciaba más el cansancio de Alicia, pedía con más frecuencia que descansáramos un poco, y cada vez tenía menos ganas de posar para las fotos. Empecé a preocuparme.

Las primeras ampollas llegaron y le tocó a ella. Paramos para curarle la que le estaba impidiendo apoyar  bien el pie, y ya intuí, que la etapa de ese día, iba a ser dura. Admiro la discreción que tuvo ante su dolor, no se quejó ni una sola vez, y eso que todavía nos quedaban unos 15 km por delante. No apartaba su mirada del suelo. Por la tarde, me contó que era su estrategia, para no desanimarse, al no divisar la meta cuando ella deseaba que así fuese.

No me alargo. Alicia ha sido un ejemplo para mí, en muchos aspectos. Lo más impactante ha sido su humildad, su valentía, la ausencia de queja, su recogimiento, su sonrisa y su amor. El día que le comuniqué que nos volvíamos, me dijo: “papá yo no quería quejarme, para que no te desanimaras” Creo que estas palabras lo resumen todo.

¡Alabado sea Jesucristo!


19 comentarios:

  1. DIOS os bendiga. Padre e hija, de tal palo tal astilla. Un ejemplo para mi.

    ResponderEliminar
  2. Admirable Alicia y desde aquí le mando un beso grande por ser la persona que es, pero admirables esos padres que le han dado la educación y los principios morales y sociales, para ser como es.
    Un beso grande a los Siete en Familia, por ser como sois.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, es un hermoso compartir, que detalle tiene Dios, para aquello que saben descubrir en lo que tienen las grandes de Dios, manifestado en los tesoros de sus hijos,gracias.

    ResponderEliminar
  4. qué linda Alicia!!! un verdadero ejemplo, yo creo q hubiera desistido de la idea de seguir mucho antes... ni hablar de no quejarse!!!! gracias x compartirlo Angel, me sirve mucho!! un abrazo a todos

    ResponderEliminar
  5. Hemos leido su glob hasta donde nos ha dejado...

    Es usted un monstruo! un monstruo maravilloso y fantástico...un buen hombre e hijo de Dios...que más puede pedir?

    No se los que le habrán defraudado...damos nuestra palabra que nosotros no le defraudaremos con la ayuda de Dios.

    Jyy+

    ResponderEliminar
  6. Me encanta ver el ejemplo que da una familia como la tuya Angelo, tienes que sentirte muy contento y orgulloso de como sois, sois admirables, gracias por compartirlo, un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Ay Angelo corazón, si es lo más hermoso que hacemos en la vida. Participar con Dios en la creación de más vida. Los hijos, que regalazo del padre que nos permite participar en su creación y encima nos los deja para que disfrutemos de ellos mientras crecen y aprendamos tantas cosas de ellos. Yo creo que incluso más de las que podamos enseñarles.
    Me alegro por vosotros y por lo que habéis vivido y por ser participe de ello también a través de este medio. Me acuerdo ahora de nuevo de mi querido Juan Pablo II. porque seguro que él ya veía que todo esto lo íbamos a poder compartir a través de los nuevos medios sin que la distancia fuese impedimento.
    besitos.

    ResponderEliminar
  8. Gracias a Dios.
    Gracias a Alicia.
    Gracias a ti.
    Gracias por compartir.
    Dios os siga bendiciendo.

    ResponderEliminar
  9. BENDITA HIJA TUYA. NUNCA OLVIDARÁ ESTA EXPERIENCIA AL LADO DE SU PADRE

    Gracias por contarlo, Ángelo, aunque me muera de envidia ¿Santa? No sé, no sé...

    Un beso por ser tan grande

    ResponderEliminar
  10. Ya decía yo que su sonrisa hablaba de todo eso, tuviste la mejor compañera en ese Camino Angelo.

    Un besito especial para Alicia!

    ResponderEliminar
  11. ANGELO Es muy bello tu testmonio y la sonrisa de Alicia lo dice todo, bella por dentro y bella por fuera.Un elemplo para todos los jovenes.Bendiciones para "siete en familia". Martha.

    ResponderEliminar
  12. Tienes toda mi admiración Alicia,que Dios te bendiga.

    Angelo cuanto me has emocionado,gracias por compartir tan bellos sentimientos...y de cansino nada de nada :)

    Un cariñoso saludo a los dos.

    ResponderEliminar
  13. Yo sólo digo que "de tales palos... tales astillas"...
    Un beso para ella y otro para tí.
    Balbi.

    ResponderEliminar
  14. No, no, no no me canso de leer todas las experiencias que nos compartes. Nos enriquecen. Ya conozco a dos de los hijos, maravillosos en verdad. Dios los bendice.

    ResponderEliminar
  15. ¡Hola Ángelo!
    Disculpa que ya no haga comentarios, pero no dispongo de internet ni pc.
    Seguimos unidos en oración.
    DTB!!

    ResponderEliminar
  16. Caro Angelo, i tuoi sentimenti verso tua figlia mi hanno commossa. E' stupendo che tu sappia trovare le parole per dirle quanto la ami e la stimi. E' commovente l'amore di tua figlia verso di te. Credo che il vostro rapporto con questo cammino si sia rafforzato ancora di più. Spero possiate essere sempre così uniti nel cammino della vita così come lo siete stati in questa esperienza davvero edificante per entrambi. Un grandissimo abbraccio a te e ad Alicia, figlia davvero esemplare e meravigliosa!

    ResponderEliminar
  17. Bueno, al segundo pàrrafo ya estaba lagrimeando, y al final terminè llorando a càntaros. La emociòn es muy fuerte. No agrego nada, simplemente gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  18. ¡Que será de esta joven! Es maravilloso Ángel, una joven así.
    Las familias son muy importantes, y vosotros tenéis que ser
    muy especiales. Te doy mi enhorabuena. Le das un beso.
    preséntala a la S. virgen. Un abrazo.
    Dios os bendiga a toda la familia.

    ResponderEliminar
  19. Què bonito Angelo! Entiendo tan bien los sentimientos que transmites....
    Yo también me fui al Camino con mi sobrino Gonzalo entonces con 16 años y fue una experiencia y una vivencia interior inolvidable, lleno de buenos y recordados momentos. Gonzalo fue tambien para mi todo un ejemplo de sacrificio, sencillez, fuerza, silencio, renuncia, nunca se quejó, con todo disfrutaba.. Fue una experiencia preciosa que espero poder repetir.

    Y què decirte de Alicia...que es una niña especial, para caerse la baba con ella. Tiene madera, llegará lejos.
    Fàcil, muy fácil quererla. Pero con ese padre...¿què se puede esperar?

    Un beso bien grande para el padre y la hija

    ResponderEliminar