Tengo un buen corazón


¡Pues no pudo ser! No conseguimos llegar a Santiago. Debo decir aquellas palabras, con las que empieza el capítulo 16, del libro de los proverbios : “ Los propósitos del corazón son del hombre, pero la respuesta  de la lengua es del Señor”. Traducido a un lenguaje más de la calle: “El hombre propone y Dios dispone”.

No quiero alargarme en esta entrada, sobre el Camino, ya que iré desglosando las etapas que pudimos hacer, en mi otro blog: "Un Camino en mi sueño" (enlace) , hasta que Alicia y yo nos lesionamos.

Hemos recorrido 118 kms y en ese punto lo dejamos. Mi pie izquierdo sufrió una severa metatarsalgia que me impedía caminar, y Alicia contaba ya con unas dolorosas ampollas que le hacían soltar alguna lagrimilla. ¡Se acabó el camino en esta ocasión!

La mayoría de los peregrinos con los que compartimos estos días, tenían como meta, llegar hasta Logroño (135 kms) los abandonos se sucedieron desde la primera etapa. Así que nos damos por satisfechos, haber arribado con los que finalizaban su etapa. La experiencia ha sido fantástica y llena de bendiciones, pero eso, como he dicho antes, lo dejo para mi blog del Camino  que en breve retomaré.

Hoy, quería hablar de la perspectiva de Dios. Descubrir, como cada acontecimiento  de nuestra jornada, está envuelto en un diseño de amor divino.” ¿Por qué me ha pasado esto? ¿Porqué no ha salido como había planeado?”… Queremos respuestas inmediatas, que satisfagan  y serenen nuestro enfado. Basta aplicar y confiar en  lo que todo cristiano sabe: “Que Dios siempre quiere, lo mejor para nosotros”, para que la gracia preparada por el Altísimo, cale en nuestra alma y riegue la sequedad experimentada. ¡Y llegó lo mejor de estos siete días!...

Alicia y yo esperábamos en la estación de Logroño, la salida de nuestro tren. Faltaban casi tres horas para que pudiéramos subirnos a él. Hacía mucho calor y decidimos quedarnos en la terminal. Al cabo de una hora, se presentó ante nosotros, un hombre, con apariencia de discapacitado, y dirigiéndose a mi hija con una gran sonrisa le dijo : “Oye chica,¿ cómo te llamas?- Alicia me miró con una sonrisa mezclada con temor , y le dije con toda mi convicción: “Es Jesús, que viene a acompañarnos”-. Ella le miró y le contestó: “me llamo Alicia”“Yo Paquito "-dijo él-, y dirigiéndose a mí, me hizo la misma pregunta: “¿Y tú cómo te llamas? …- yo con la mirada de la fe, y teniendo en ese momento, la gracia de ver al mismo Jesús, en medio de nosotros, le contesté con todo mi cariño: “Me llamo Ángel”-,  y volvió a repetirnos :“Yo Paquito, soy bueno, tengo un buen corazón, no haga daño a nadie… ¡ ni quiero hacerlo!" – dijo levantando la voz- y comenzó a contarnos adivinanzas, chistes, nos hizo trucos de magia, y no paraba de manifestarnos, que “tenía un buen corazón”.

Paquito

Nos reímos mucho,con la originalidad y amenidad que nos ofrecía, y a él se le veía disfrutar con nuestra alegría. Le invitamos a tomar un refresco y unas pastas, ese gesto, le hizo ser insistente en expresar su agradecimiento . Estuvo con nosotros hasta que el tren llegó. Cuando bajamos al andén, miramos hacia arriba y contemplamos, su silueta, tras el cristal de una valla. Estuvo allí hasta que marchamos. Mi hija Alicia y yo, nos sentimos invadidos por una emoción difícil de contener. Paquito estaba con los brazos en alto pegado al panel, como si quisiera venirse con nosotros.


Una vez que el tren se puso en marcha, le dije a Alicia, que habíamos recibido uno de los mejores regalos de la semana. “Hemos sabido ver a Jesús en el prójimo” . Entendí que lo interiorizado en estos días, había alimentado nuestra lámpara de la Fe. La primera conversación que tuvimos en familia sobre el Camino, fue sobre Paquito.

Dios, siempre tiene una perspectiva, en nuestra vida. ¡Entremos en ella! “Y cualquiera que os diere un vaso de agua en mi nombre, porque sois de Cristo, de cierto os digo que no perderá su recompensa” (Mc. 9, 41-50)
¡Alabado sea Jesucristo!

20 comentarios:

  1. Cuanto vamos a aprender de esta tu gran experiencia,yo sinceramente me hubiera dado la vuelta y no le hubiera echo caso a Paquito,asi soy de ingrata Angelo,por eso me gusta tanto leerte y sacar todo lo bueno que puede dar una persona.

    Eres muy especial Angelo y tus hijos tienen que estar muy orgullosos de ti.

    Que Dios te siga bendiciendo,te dejo un cariñoso saludo :)

    ResponderEliminar
  2. Angel , me has hecho emocionar,he recordado a mis padres q.e.p.d. mis abuelitos invitaban a pobrecitos,ellos son mis amigos ,son los que necesitan que les escuchemos,¿por qué no empezamos un mundo nuevo?. Un abrazo Josemaria y Amalia

    ResponderEliminar
  3. Hola Angel.
    Es muy bello este episodio que nos cuentas y me has hecho emcionar.
    Recibe mi enhorabuena.
    Siempre digo que Jesús se manifiesta con los sencillos y desfavorecidos, en este caso, en mi modesta opinión, se os manifestó a través de Paquito.
    Un abrazo desde Valencia, Montserrat

    ResponderEliminar
  4. El camino deja huella...
    A mi me da "miedo.respeto" cuando se me acerca alguien desconocido y especial, a hablarme. Alguna vez lo supero (pocas veces), otras muchas no.
    Es un don del camino (del Señor o de Ntra Sra del camino) el sentirse más cerca del prójimo, de los otros hijos de Ntra Madre
    Espero con muchísimas ganas, las historias de vuestra aventura
    Ah y bienvenido a tu casa ¡¡¡ (queda un poco raro la bienvenida a tu casa, pero se entiende el sentido verdad? , que me alegro de que estes de vuelta a tu casa y a tu blog)

    ResponderEliminar
  5. Eso es lo sagrado que envuelve la vida cotidiana... es la luz de Cristo en el corazón que empieza a trasladarse a la mirada ! Alabado sea Dios Angelo por la gracia que recibes junto a tu hija !
    Muy buen post, lo pondré en unos días en mi blog para compartirlo con todos.

    Un abrazo, invocando a Cristo.

    ResponderEliminar
  6. Que entrada tan linda...si!!! claro que llegaron...llegaron al corazon de Jesus,se los demostro mandandoles una hermosa compania Paquito.

    Mil bendiciones a los dos y a tu familia entera.

    ResponderEliminar
  7. Paquito precioso!!
    Hay muchos Paquitos cerca que hacen la vida más bella.
    Gracias por compartir.
    ¡BIENVENIDO!
    Yo si te he extrañado.
    DTB!!

    ResponderEliminar
  8. Cuando perdemos el miedo a esos Paquitos que se nos acercan, descubrimos un gran tesoro. me da mucho gusto compartir esta historia con vosotros.
    Un abrazo y a recuperar fuerzas fisicas.

    ResponderEliminar
  9. ANGELO lo lograron llegaron hasta donde JESUS los llevo......PAQUITO. DIOS los a llenado de luz para que la proyecten y es lo que haces en tu blog, bendiciones Martha V.

    ResponderEliminar
  10. Querido Ángelo,
    Me ha emocionado muchísimo tu accidentado camino a Santiago, mi padre decía que si eso era lo malo que tenía que suceder !Bendito sea!, Dios siempre nos lleva por donde es lo mejor para nosotros. El personaje Paquito es !lo máximo!,ustedes lo hicieron feliz y él les dio alegría.
    Un cariñoso saludo para Alicia, para ti y toda tu linda familia.
    !QUÉ DIOS LOS BENDIGA A TODOS!.
    FELIZ FIN DE SEMANA.
    Un gran abrazo desde el Perú.
    María del Carmen

    ResponderEliminar
  11. Que bello relato, que ha nacido de ver a Dios en el prójimo, algo que todos debemos recordar, gracias.
    Muchos saludos Angelo!

    ResponderEliminar
  12. Angelo, che meravigliosa esperienza! Sono contenta che tutto stia procedendo bene (a parte qualche dolore e qualche vescica, ma spero abbiate portato l'occorrente per l'automedicazione!). Mauro ed io seguitiamo ad accompagnarvi con la preghiera. Domani è il mio compleanno spero vorrai ricordarmi nelle tue preghiere che al momento sono intrise di sudore, di dolore e di sacrificio.....meglio di così...Un grande abbraccio a te e alla tua bellissima figlia, con grande affetto....Buon proseguimento, che Gesù e Maria vi accompagnino...

    ResponderEliminar
  13. Una pena no haber planteado solo la parte final del camino, se trata de los cien kilómetros realizados y hubieras disfrutado de la llegada a Santiago y te hubiera permitido compartir las vacaciones con la familia al menos en una parte. Dios escribe con renglones torcidos y quizás por ello te ha mostrado a Paquito como sustituto del resto del camino. También te ha devuelto con los tuyos tras mostrarte la experiencia de interiorizarle en la naturaleza, en la soledad, en el camino y que puedas compartir algunos días de vacaciones en familia Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  14. Bienvenido Angelo:

    Gracias por tu entrada, me has emocionado!!!

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  15. EL Señor sabrá el por qué hasta donde llegaron, y seguro lo vivieron como él quería. El gozo que muestran tus palabras me indican lo sublime de las experiencias vividas. A recuperarse de las lesiones en familia. Un gran abrazo a todos.

    ResponderEliminar
  16. Bueno Angel yo creo que Dios tiene planes superiores al de cada uno de nosotros, en ocasiones utiliza caminos tan misteriosos solos para dejarnos comtemplar alguno de sus regalos divinos, que en nuestras fuerzas y planes se encapan de todo entendimiento...EL NOS LLEVA POR EL BUEN CAMINO y quizas nos permita recorrer algunos kilomentros para encontranos con El..esa es la intencion de Camino, el salir a su encuentro y dejarse encontrar por su amor en cada una de las personas...Yo creo que si lo terminaste, por ello me siento feliz, por ello los pense mucho durante estos dias de camino, no sin antes elevar un plagaria...Dios hace lo que quiere hacer en cada una de nuestras vidas...abrazos, saludos mi Angel para ti y tu preciosa hija..

    ResponderEliminar
  17. Me ha encantado lo de Paquito. Ves, si hubiéseis saguido haciendo el Camino, no lo habríais conocido.

    ResponderEliminar
  18. Que testimonio tan maravilloso Angelo, que duda cabe, era Jesús!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar