Admirarse


Un pequeño, muy cercano a mí,que se ofreció para ayudar a misa al sacerdote,  me dijo  al salir del templo : “Hoy, en el momento de la consagración, he sentido unas cosquillas en la barriga….”

La forma en que me hacía partícipe de su vivencia, me hizo comprender, que temía volcar su sentimiento, creyendo que a lo mejor,  menospreciaba lo que compartía conmigo. Por eso, a los pocos segundos ,añadió : “pero bueno, a lo mejor es  algún virus que estoy incubando”…Yo, entendí sus palabras, capté el mensaje que su corazón no pudo callar.

Supe, que algo pasó, ante la mente de este chaval, en el momento que Jesús, se hacía presente en el altar. Reconocí, su admiración,  al ser consciente de la presencia real de Cristo, en la Eucaristía. No había teorías para él, ni argumentos, ni   frases hechas aprendidas en el catecismo. Me cautivaron la sencillez de sus palabras, y la forma de transmitirlas.  Quedé contagiado, del encanto,  que con naturalidad e inocencia, había experimentado un monaguillo. 

También a mí, me gustaría percibir,de vez en cuando esas "cosquillas", pero eso... son regalos de allá arriba. Hoy, os invito a la admiración:

Hoy quiero concentrarme en los pétalos y no en las espinas. Hoy quiero admirar el azul del cielo sin quejarme de las nubes.

Hoy pago un gozoso balance de mis dones y bendigo al Señor por todos mis talentos y por su amor sin límites.

Hoy tengo tiempo para valorar a mis seres queridos y dar gracias por mi trabajo, mis bienes y mi salud.

Destierro el pesimismo y entierro al desaliento porque me abro jubiloso a la experiencia de alabar y agradecer.

En lugar de envidiar me dedico a elogiar, en lugar de destruir me dedico a construir, en lugar de llorar me dedico a reír.

Hoy tengo ojos y corazón para asombrarme con las flores, los árboles, las aves y los peces.

Hoy contemplo el universo con ojos nuevos y aprecio tantas maravillas. Hoy cambio mis lamentos por bendiciones.

Hoy veo mis problemas como oportunidades y me animo a seguir adelante con la ayuda de Dios y de quienes aman. Hoy elijo vivir en lugar de morir.

"Quien experimenta la acción de Dios en lo hondo de su espíritu tiene la aptitud para la contemplación". (La Nube del No Saber)


¡Alabado sea Jesucristo!

9 comentarios:

  1. Que pequeñita me siento cuando te leo Angelo...

    Un cariñoso saludo.

    ResponderEliminar
  2. Angelo, mi hai fatto ridere per la simpatia del bambino!

    ResponderEliminar
  3. Gracias Angelo, me gusta la imagen delicada del niño, sus dulces palabras , la música que suaviza hoy mi alma, y el texto. Yo doy gracias también por la vida y por la humanidad al completo. Doy gracias por lo que no entiendo, lo que no comprendo, lo que parece torcido...doy gracias por estar aqui y ser pequeñita.
    Gracias a ti Angelo por toda tu labor, se extiende y se extiende.
    todos unidos en EL.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Dios se hace presente en los más humildes no en los sabios ni poderosos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Qué bonito tener la sensibilidad de captar estas caricias de Dios. Un abrazo, Ángel!

    ResponderEliminar
  6. Que post tan lleno de amor y optimismo...bello!!!

    Bendiciones.

    ResponderEliminar
  7. Yo sentí, una vez, una sola vez, esas "cosquillas", hace muchos años... ¡Y ya nada es igual! Nunca lo será, a pesar de sequedades, desiertos, abandonos y pecados.
    Le pido Dios que cada día mas personas sientan "cosquillas" que le cambien la vida...¡POR VIDA!

    ResponderEliminar
  8. Me ha cautivado la inocencia del monaguillo y me ha recordado mis años de catequista y ese contacto que tuve con tantos niños y adolescentes..............las frases están hechas para la reflexión ¡¡son estupendas!! Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  9. Hoy doy gracias porque un día sentí al comulgar como el niño y ahora puedo seguir comulgando sin sentirlo.
    Hoy doy gracias por los anigos que he conocido en los blogs.
    Hoy agradezco a Dios porque puedo rezar sin límite por el que más lo necesita y por todos.

    Seguiría, pero se me haría eterno...
    Un beso, Ángelo

    ResponderEliminar