Amor que libera



Me encontré hace unos días, en un blog amigo, una de las escenas cinematográficas, que más me han impactado,una de las que es fácil sentirse identificado, y una de las que es sencillo, experimentar y entender, lo que en ella se ve.  La película: “La misión”. La secuencia: “La penitencia que Rodrigo Mendoza (Robert de Niro) siente que debe hacer, para sentirse perdonado por Dios”. Confieso, que la veo en muchas ocasiones, y que la convierto en un momento de reflexión personal.

Cuando emprendí el camino de Santiago, me llevé  en la mochila, una consigna que me acompañó cada día: “¡Perdónate!”. También yo, quería reparar, y quería hacerlo desde la perspectiva de Dios. Me acordé, de esta escena,  tantas veces meditada, y me centré en la liberación, en el lanzamiento de la carga, que las aguas del río se llevan. Me quedé en el llanto, en la alegría, en el perdón, en el abrazo…

¡Son tantas las ocasiones, en que me  empeño  en vivir mi vida, arrastrando un gran fardo lleno de miserias! Eso significa, no haber comprendido en toda su hondura, el valor de la infinita misericordia de Dios. Hay que cortar la cuerda. Cristo ha muerto por mí, ha cortado mi cuerda, y lo hace cada vez que acudo al Sacramento de la penitencia.

Leo , lo que escribió San Pablo: "olvidando lo que queda atrás, persigo lo que está delante, lanzándome hacia la meta, hacia el premio de la excelsa vocación de Dios en Cristo Jesús" (Fil 3, 13).

Bienaventurados los que lloran. La verdadera contrición siempre es profundamente liberadora. A veces es el pasado que no dejamos partir, otras el futuro desconocido, que anhelamos como solución a nuestros desvelos, que se convierte en una carga pesadísima.

Compartía hace pocos días, en Facebook, un pensamiento de José Luis Martín Descalzo: “El arrepentimiento en el Evangelio es... un giro de página y un comenzar una nueva andadura; no un pasarse la vida restregando ante Dios unos gritos de piedad por algo que Dios olvida en el primer instante en que alguien le dice: lo siento".

Que bien lo expresa esta magnífica escena de "La Misión". El perdón de Dios. Amor que libera.


¡Alabado sea Jesucristo!

10 comentarios:

  1. Que bien nos ilustras ese aspecto del perdón.
    Tu entrada me hace reflexionar en muchas cosas.
    Gracias!!
    DTB!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por darte Angelo y darnos al Papi también.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Que entrada tan profunda,me toco bastante,pues soy de esas que no me perdono facilmente mis pecados y sufro mucho por ello.
    la imagen esta espectacular y el video ni se diga...me hizo llorar.

    Mil gracias Angelo,bendiciones.

    ResponderEliminar
  4. Tus palabras y la escena emocionan. Y vienen muy bien.


    SALUDOS y GRACIAS

    ResponderEliminar
  5. Cristo tuvo esperanza, y esa esperanza somos nosotros. San Alberto Hurtado
    ;-)

    ResponderEliminar
  6. Si Dios te ha perdonado ¿quién eres tú para acusarte de nada?

    ResponderEliminar
  7. Angelo, me conmueves!!! En ocasiones me siento en sintonía!!!

    Comparto la reflexión sobre la Misión (de mis favoritas), y comparto la frase de José Luis Martín Descalzo también!!!

    Gracias por ser y estar!!!!

    Un abrazo en Él!!!

    ResponderEliminar
  8. Emocionada con tus palabras y la escena no puede ser mas ilustrativa,Dios te bndiga Angelo.

    Un cariñoso saludo :)

    ResponderEliminar
  9. Angelo, il perdono di Dio è l'esperienza più mistica che un cristiano possa fare!
    Nulla di più grande, di più profondo, di più gioioso e salvifico che sentire la misericordia di Dio scendere sui nostri peccati e distruggerli in un attimo.
    Questa è esperienza concreta di Dio!
    Angelo, grazie al tuo consiglio sono riuscita a risolvere il problema del caricamento delle immagini. Credo che il problema si sia presentato perchè continuo ad usare la vecchia interfaccia di blogger, ma la nuova non mi piace. Ti devo offrire una cena, come mi ha consigliato Rafael! Un grande abbraccio

    ResponderEliminar
  10. Si pensemos, si Dios te ha perdonado, ¿quién eres tu para acusarte de algo?.
    Que Dios te bendiga,

    ResponderEliminar