Agua


¡Cuántas cosas rutinarias realizo cada jornada! La rutina no me deja espacio para la reflexión, la percepción, me atrevería a decir, que tampoco para la admiración. Lo bello y grande de la primera vez, deja de motivarme con el paso de los días. Me recuerda a la plata, hasta que no volvemos a abrillantarla, no vuelve a lucir.

Pues eso ocurre también con  mi  fe.  ¿Cuántas veces entro en una iglesia, con los gestos y palabras aprendidos?  Desde que introduzco mi dedo en la pila de agua bendita, hasta,… alto, alto,alto. ¿La pila del agua bendita?... ¿Porqué lo hago?...

Como he encontrado un vídeo que lo explica muy bien, os invito a que lo descubráis


"¿O no sabéis que todos los que somos bautizados en Cristo Jesús, somos bautizados en su muerte?" (Rm, 6,3)
¡Alabado sea Jesucristo!

7 comentarios:

  1. Sencillamente espectacular!!!

    Gracias y milll bendiciones.

    ResponderEliminar
  2. Cuantas cosas hay que vencer.
    Que Dios se apiade de nosotros.
    Gracias!!
    DTB!!

    ResponderEliminar
  3. Ya sabes lo que pienso "Bendita y Santa rutina".
    El video muy esclarecedor...y tiene un puntito cómico que me encanta :)

    Un cariñoso saludo y rezo por la mejoría de los tuyos.

    ResponderEliminar
  4. Fantastico Angelo...realmente no pensamos seriamente cuando nos santiguamos...una reflexion muy interesante....realmente me has dado hoy una buena pauta.....cuantas cosas pasamos por alto creyendo que lo vivimos bien....gracias por este paron....el video es estupendo.

    ResponderEliminar
  5. Impresionate este vídeo, cuantas veces me he santiguado sin pararme a pensar en lo que estaba haciendo..........entro a la iglesia y me santiguo sin más, cómo de rutina, y a lo largo de cualquier celebración pasa lo mismo,¿cómo puedo hacer esto ante un signo tan importante y sublime que nos identifica cómo cristianos y testigos de Cristo?...........Voy a tratar de enmendarme.Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  6. Genial video.. de los de ver, guardar y difundir.
    Hoy vengo también además de disfrutar y aprender de tu blog, para agradecerte espresa, personal y publicamente tu presencia en mi Hoja y en mi vida en general. Tu presencia es para mí, ese agua vivificadora, ese sentimiento de Iglesia, de comunión, que tanto necesito. Gracias querido, por tu comentario en mi blog. ABRAZOS.

    ResponderEliminar