Una historia


No voy a poder estar al completo en mis blogs. Me han pedido ayuda para un trabajo, y tal vez me lleve unos días, o un par de semanas. En cuanto pueda, lo retomo. Os dejo con una historia que leí ayer y me gustó. ¡Hasta la vuelta!

Una historia china habla de un anciano labrador que tenia un viejo caballo para cultivar sus campos.

Un día, el caballo escapo a las montañas. Cuando los vecinos del anciano se acercaban para condolerse con el y lamentar su desgracia, el anciano les repitió: Mala suerte?, Buena suerte?, Quien sabe?.

Una semana después, el caballo volvió con un manada de caballos salvajes. Entonces los vecinos felicitaron al labrador por su buena suerte. Este les respondió: Mala suerte?, Buena suerte?, Quien sabe?

Cuando el hijo del labrador intento domar uno de aquellos caballos salvajes, cayo y se rompió una pierna. Todo el mundo considero esto como una desgracia. No así el labrador se limito a decir: Mala suerte?, Buena Suerte?, Quien sabe?

Unas semanas mas tarde, el ejercito entró en el poblado y fueron reclutados todos los jóvenes que se encontraban en buenas condiciones. Cuando vieron al hijo del labrador con la pierna rota, lo dejaron tranquilo. Había sido Buena suerte?, Mala suerte?, Quien sabe?

Todo lo que a primera vista parece un contratiempo puede ser un disfraz del bien. Y lo que parece bueno a primera vista puede ser dañino.

Así pues sería una postura sabia que dejemos a DIOS decir lo que es buena suerte y mala, y le agradezcamos que las cosas se convierten en bien para los que le aman...

¡Alabado sea Jesucristo!

15 comentarios:

  1. Vaya, pues te vamos a echar de menos.
    Un beso y que te salga bien.

    ResponderEliminar
  2. Es muy bueno. En un relato tan corto enseña una gran sabiduría. En este mundo todo es relativo. de hecho coparar no es otra cosa que medir. Pero ¿frente a qué comparamos para dar una justa medida?.

    Todo hombre no de compararse con otro, de hacerlo con Jesucristo al que debe imitar.
    Toda ley humana debe compararse con la ley de Dios.
    Cuanto más lejos esté el hombre de Dios y la ley humana de la divina peor y viceversa.

    ResponderEliminar
  3. No hace falta que te diga lo que te voy a extrañar :(

    Un cariñoso saludo.

    ResponderEliminar
  4. Me recuerda a un cuento zen que leí. El monje novicio se acerca a su instructor y le dice: "Maestro, cuando estoy en meditación me distraigo, no encuentro la postura adecuada, la imaginación se me echa a volar y no soy capaz de centrarme". Entonces, el superior le responde: "Pasará".

    Tiempo después, aquel novicio ya más veterano vuelve a dirigirse al instructor y le dice: "Ahora sí soy capaz de prestar atención. Mi meditación es profunda, sosegada, equilibrada, constructiva". El maestro lo mira y le responde: "Pasará".

    Ángelo, que vaya muy bien con ese trabajo. Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  5. Pues te esperaremos :)
    Conocía la historia, sin embargo es de esas que de vez en cuando una necesita que se la vuelvan a recordar.
    un beso.

    ResponderEliminar
  6. Sé que siempre tienes reparo por todos aquellos fans que te siguen día a día, pero es bueno, normal y sano descansar. Pero en este caso, es para ayudar a una persona. Así que tómate el tiempo que necesites.
    Un abrazo y hasta la vuelta amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pepe, la próxima vez que no te haga la foto alguien tan bajito.

      Eliminar
    2. Jaja bendito humor, nunca lo perdamos :)

      Que la atención esté en la insigna de la Adoración Nocturna.

      Eliminar
  7. Vuelve pronto eh? un abrazo y en comunion.....abrazo en Cristo.

    ResponderEliminar
  8. Una historia preciosa que nos lleva a la reflexión.........y dejaremos a Dios quién de su opinión sobre lo que nos ocurre.Saludos y hasta la vuelta

    ResponderEliminar
  9. Angelo vuelve cuando quieras.. vendrás con nuevas fuerzas, un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Besicos y espero que se arregle pronto lo que te hace dejar tus blogs unos días. Cuídate.

    ResponderEliminar
  11. La conocía Ángel,no sabemos nada...
    ¡Feliz y santo Adviento!
    Dios os bendiga.

    ResponderEliminar
  12. Esperando tu regreso. Saludos Ángel!!

    ResponderEliminar