No llores si me amas


Bely, partío hacia Dios. Esa niña que hace un año conocíamos a través de Andy, (su tio). Bely, sufrió un tumor en la cabeza a los seis meses de nacer, era el año 2009. Desde entonces , toda su familia , entró en una batalla, buscando la curación de la niña. Sabían que no era fácil, que iba a ser duro, así que decidieron buscar ayuda. Llamaron a muchas puertas, pidiendo oraciones, apoyo, consuelo, fe…

Andy, aprovechó su blog, para dárnosla a conocer, y muchos la adoptamos en nuestras vidas. Bely entró a formar parte de nuestras oraciones, de nuestro vivir diario. En esta bitácora, logramos unirnos, en la plegaria por ella. Pedimos la intercesión de los santos, suplicamos la curación de la niña, confiamos y teníamos la certeza de que nuestros rezos , conseguirían que Bely se quedara entre los suyos.

Bely, se ha marchado, ¿no ha servido para nada, todo lo que hemos hecho? ¿Es que las lágrimas derramadas, se han perdido en el corazón del Padre?... El mismo Jesús, experimentó esa petición “no escuchada”. “Padre, si puede ser, aparta de mí este cáliz”… también nosotros, lo hemos pedido como él,  ¡si quieres… si puede ser...!

El momento del “silencio de Dios” se convierte, desde la gracia de Cristo, en el momento del sí del creyente que confía más allá de la prueba.

Andy escribía en el 2010 : “No han faltado en esos momentos los que me preguntaban, ¿y dónde está Dios? A mí no me salía otra respuesta más que decir, Dios está en la cuarta planta, recibiendo en estos momentos quimioterapia. Dios está en todas aquellas personas que nos han ayudado, que han velado noches con nosotros en el hospital, que nos han traído algo caliente en las noches más duras, en las monjas y sacerdotes que se han acercado a ver a la niña, en todos los que han rezado por ella, en los médicos que la han operado… en la misma niña. En efecto, allí está el Señor, en ella he podido contemplar y venerar el cuerpo sufriente de Cristo en la cruz. Sí, Cristo se crucificó con el tumor de mi sobrina”.Y ahora podemos seguir: Bely ha resucitado en Cristo.

Ayer, durante la Eucaristía, sentí una gran alegría al pensar en Bely. ¡Es ya santa! Santos, son los que gozan de la visión de Dios. Ella, ha entrado pura, sin mancha. Fueron lavadas. Ahora ya podemos encomendarnos a ella. Me imagino que Dios, tiene una “especie de guarderia en el cielo”, en ella, los niños se lo pasan pipa, ya no hay sufirmiento, no hay tristeza, no hay dolor. Un niño, sin esas cosas... guauuuu,... no puede ser más feliz. Y encima , experimenta el Amor, en su pureza original. Vaya...., solo imagninármelo, ya me contagio de esa felicidad, aunque pueda captarla, de forma muy pobre.

Desde aquí, quiero trasladar mi cercanía una vez más a toda la familia de Andy.Dios bendecirá a sus padres en la generosa entrega de su hija, aceptando esta voluntad de Dios. Su ejemplo, me alienta, y me fortalece.

Hay un texto de San Agustín que me encanta y que siempre acompaña, a mis palabras , cuando hablo de la muerte de alguien.  Lo he trasladado a un vídeo. Con él, os invito a uniros en mi alegría por la nueva santa. ¡Bely, ruega por nosotros!





12 comentarios:

  1. Cuesta,Angelo, si no creyéramos en la vida eterna ¿Quién podría soportar ésta?
    Y me queda como un sentimiento de culpa, pensando ¿Yo que hago todavía aquí?
    También he rezado por Bely y me queda como un sentimiento de culpa pensando ¿Yo que hago todavía aquí?
    Lo sé, su voluntad, no hay otra explicación.

    Mi sentir más profundo a Andy y su familia.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuestro Dios es un Dios de vivos! Sonríe, si con el morimemos, viviremos con él. Y Jesús ha resucitado.

      Eliminar
  2. Que bellas palabras a Belly, que delicadeza y amor.
    Yo también me sumo a la petición, Belly ruega por nosotros!

    ResponderEliminar
  3. Cuanto amor en tus palabras Angelo,un homenaje precioso,mucho es el cariño que la tengo,todos los dias en mi oración...en mi humilde oración...

    Gracias Angelo,por dedicarla el post mas bonito de Siete en Familia.

    Un cariñoso saludo,hoy especialmente a su familia.

    ResponderEliminar
  4. Me gustaría que fuera así, como nos lo narras.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Angelo, acabo de mostrar la entrada y el vídeo a mi hermana y mi padre. Estamos realmente emocionados y conmovidos.

    De verdad, te ha quedado precioso, no tengo palabras. Estoy esperando a que lleguen más familiares para enseñarlo.

    Esta entrada y el maravilloso vídeo que has hecho merecen muchas más palabras, pero la emoción no me deja escribir. Estoy convencido de que a nuestra pequeña Bely le ha encantado.

    GRACIAS GRACIAS GRACIAS...

    Nos has calentado el corazón.

    ResponderEliminar
  6. Felicidades a los papas de esta nina tan maravillosa.

    Un abrazo para ellos especialmente. Y para tí tambien Angelo

    ResponderEliminar
  7. ufff, no conocía la historia...sólo desde la visión cristiana se puede sobrellevar el sufrimiento y el dolor, me gusta pensar que los niños están con Dios como la imagen que reflejas en la entrada, que les cuida, les ama con amor de Padre y que son felices para siempre.

    ResponderEliminar
  8. Me imagino a Jesús haciendo de canguro en esa guardería celestial........lo que tienen que disfrutar todos.Saludos

    ResponderEliminar
  9. ... creo en la comunión de los santos.... la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén.

    ResponderEliminar
  10. Mis condolencias para Andy y su familia, un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Cuanto tiempo con ella de la mano en mis oraciones. Intercede por nosotros. No te olvidare, pequena. Un abrazo para Andy y su familia, que es la nuestra.

    ResponderEliminar