Un nuevo tiempo


Heme aquí de nuevo, con la alegría de haber comenzado un nuevo tiempo litúrgico. Patricia Rojo, lleva ya ,algunos años, publicando un calendario de Adviento, con una serie de propósitos , que nos ayuda a vivirlo de forma activa Me parece interesante compartirlo, así que los próximos días,  aprovecharé su propuesta, para elaborar mis entradas. Espero que os sirva. Al final del texto encontraréis el consejo propuesto para cada día. 

"Tenemos dos dos oídos y sólo una  lengua", dijo Diogenes, para escuchar más y hablar menos. Para escuchar hay que hacer un esfuerzo, reconociendo que todos tienen algo que enseñarnos.Escuchar, es una prueba de estima y respeto por los demás.Estar en silencio, para dejar que el otro hable. Para escuchar hay que evitar los juicios.

Cuando te pido que me escuches
y empiezas a darme consejos,
es que no escuchaste mi pedido.

Cuando te pido que me escuches
y empiezas a decirme por qué
yo no debería sentir de esta forma
estás metiéndote con mis sentimientos.

Cuando te pido que me escuches
y sientes  que tienes que hacer algo
para solucionar mi problema,
estás errado, aunque parezca extraño que así sea.

¡Escúchame! Lo que yo te he pedido
es sólo que me escuches;
no tienes que hablar ni hacer nada.
Sólo escúchame.

Cuando haces algo por mí que yo puedo
y necesito hacer por mí mismo, sólo estás contribuyendo
a mi sensación de miedo.

Pero, cuando tu puedas aceptar el simple hecho de mis sentimientos,
no importa cuan irracionales sean,
entonces yo puedo parar mis intentos de convencerte
y usar mi energía para explorar lo que hay detrás de mis emociones.
Y cuando esto está claro, las respuestas son obvias
y yo no necesito consejo.

Los sentimientos irracionales tienen sentido cuando
entendemos lo que hay detrás de ellos.
A lo mejor es por eso que las oraciones a Dios funcionan,
pues Dios es mudo,
y no trata de dar consejos o arreglar las situaciones.
Dios escucha y te deja hacer tu trabajo.

Por lo tanto, ¿podrías escuchar simplemente?
Cuando  necesites hablar,
yo te prometo estar aquí,
procurando sólo escucharte.



26 comentarios:

  1. Con lo que nos gustaría que nos escucharan y cuánto nos cuesta escuchar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a medida que crecemos aún más, al menos en mi caso... Tal vez queramos evitar caídas tontas en los demás...
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Qué bien que hayas vuelto, Angelo,te necesitamos.
    Vengo sólo a escuchar.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo también me alegro de aparecer de nuevo. Esto se ha convertido en una necesidad. Sigo diciendo que el primer beneficiario soy yo. Gracias por tu fidelidad. Un beso

      Eliminar
  3. Va a ser verdad que las mujeres no quieren que las ayuden, solo quieren que las escuches.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nooooooo. Pero la verdad es que ellas sí escuchan más que nosotros cuando lo que contamos es algo serio.Un abrazo

      Eliminar
  4. Ainsss que dificile es escuchar!
    Un saludo Cris

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Cris,es verdad. Pero bueno, a base de intentarlo, un día lo conseguiremos. ¡No nos cansemos de practicar! Un beso

      Eliminar
  5. Bienvenido Angelo,llegas para cargarnos un poquito las pilas en este Adviento...y yo a escuchar :)

    Un cariñoso saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Belen. Pues a recargarlas a tope, ayudándonos unos a a otros. A mi lo que me interpela siempre, es el testimonio de los demás, y cuanto hay por este mundo .... Un beso

      Eliminar
  6. Ahi está el secreto!!!Le pido al levantarme siempre que me ayude a saber ESCUCHAR...que no significa dar la razón a nadie sino solo escuchar...y como el Señor no hay nada ni nadie que lo haga mejor eh?....buenisima la entrada y me aplico el consejo....Gracias Angelo....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece una genial idea la de pedir a diario nada más levantarse, saber escuchar. Me lo marcao como propósito. Muchas gracias. Un beso

      Eliminar
  7. Hay un dicho budista que reza así: "el que sabe no habla; el que habla no sabe".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ala, ya puedes imitarme.... Ahora otro blog con dichos budistas, que los hay muy sabios y buenos, pero este te toca a tí.
      Un abrazo

      Eliminar
    2. Con la riqueza que tenemos en la Iglesia Católica, ente la Biblia y los Santos Padres, poner un dicho budista, a mi modesta manera de verlo ,es empobrecer las riquezas humanas e intelectuales que tenemos como Iglesia colectiva que somos todos.
      O acaso no sabéis que contamos con la espada de San Miguel, el arrojo de Santa Juana de Arco, la sabiduría de San Agustín y Santo Tomás, el desprendimeinto de Carlos de Foucauld, el brazo bautizador de San Francisco Javier y un larguísimo etc, porque todo viene de Cristo? Todo lo que tenemos bueno sea vanagloria en Dios. Es cierto que el Espíritu Santo va donde quiere, y reconocido por el Vaticano Ii en todas las intuiciones primeras de cada religión, pero insisto no por ser oriental es más espiritual o refinado.

      Siento esta opinión, y mis diculpas aRafael y Angelo, pero como católico estoy muy quemado con este tema.

      Eliminar
    3. Querido Pepe, claro que sí y precisamente las palabras de esos grandes de la Iglesia, hacen que me ayude a valorar las cosas buenas de otros. No soy yo, el que defenderá la filosofía y espiritualidad de otras religiones , fuera de la verdad católica, por la razón y por mi convicción.
      El tema da para mucho, así que me lo apunto para abordarlo en un post. Gracias por tu aportación. Un fuerte abrazo

      Eliminar
    4. No saquemos las cosas de quicio...Rafael a mi me ha encantado tu comentario.

      Eliminar
    5. Pepe, no te quemes. Ponte en posición de zazen, respira hondo y concentra la energía en el hara. ¿Un poco mejor? ¡Claro que sí! Ahora deja fluir tu espíritu como la grulla en el amanecer del loto y ya verás cómo lo ves todo de mil colores (quizá el índigo cueste un poco más, pero al final, sale).

      Y ahora más en serio, no sé porqué ver una amenaza en lo bueno que puedan tener los otros. San Agustín, a quien nombras, no temió al "pagano" Platón, ni Santo Tomás a Aristóteles, aunque por reinvindicarlo se las hicieron pasar canutas. Ahora en platonismo agustiniano o el aristotelismo tomista se ve como muy católico, pero al principio no fue así. Y, pese a ello, estuvieron abiertos a la realidad y al Espíritu que la anima.

      ¿Y qué hacía Foucuald estudiando las costumbres y cultura de los tuaregs? Su obra todavía hoy es un referente en este campo. ¿Qué pensaría el viajero San Francisco Javier de que hiciéramos ascos a la mención de un dicho budista?

      Acaba de tocar el gong, os tengo que dejar, están a punto de servir el arroz.

      Eliminar
  8. Hola Angelo! Tu blog es genial, hace tiempo que aterrizo aquí de vez en cuando pero nunca me había decidido a comentar. La iniciativa de Patricia Rojo es preciosa, el consejo me ha tocado el corazón. ¿Cómo puedo leer cada día su calendario?

    Gracias! Saludos y enhorabuena por tu numerosa familia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Clo. Muchas gracias por tus palabras. Me alegra mucho de que encajes en esta familia. Formas parte de ella, desde el primer día que entraste por la puerta. Gracias por animarte a compartir; siempre aprendemos de los demás.
      Al final de la entrada, verás una fotografia con un mensaje. Pertenece al propósito del calendario de Adviento de Patricia Rojo, así que cada día lo encontrarás aquí.
      Un abrazo

      Eliminar
  9. Hola.

    Me alegro de tu regreso, Angelo. Tu entrada me ha recordado la primera pregunta que nos hizo ya hace muchos años el predicador de un Retiro Nacional de servidores de la Reno:
    “¿Cuál es el primer mandamiento que aparece en la Biblia?”
    Hubo respuestas varias y todas repasaban la Escritura, pero ninguna era la adecuada, hasta que la dio él:
    “Escucha.”
    Como no decía nada y nosotros no sabíamos qué decir, él siguió:
    “Escucha, Israel, el Señor es Nuestro Dios. No lo olvidéis, el primer mandamiento de Dios es que le escuchemos.”
    Y aquel retiro nos marcó a muchos.

    La Regla de San Benito comienza igual:
    “Escucha hijo los consejos del Maestro e inclina el oído de tu corazón; recibe con gusto el consejo de un padre piadoso…”

    Y en eso andamos, en aprender a escuchar, que no es poco, ufff.

    Me ha gustado mucho la entrada y el final es impresionante de tan verdadero y sencillo a la vez:

    “A lo mejor es por eso que las oraciones a Dios funcionan,
    pues Dios es mudo,
    y no trata de dar consejos o arreglar las situaciones.
    Dios escucha y te deja hacer tu trabajo.“

    Muchos besicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, querida Camino. La bienvenida tiene que ser para tí, ya que te echaba en falta, aunque conozco tus motivos. Una vez más me deleito en tu aportación. ¡¡¡ Que sigan!!!
      Un besote

      Eliminar
  10. Angelo espero que todo vaya bien, un abrazo muy fuerte y bendito regreso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Estamos en Adviento! Un momento propicio para renovar el corazón

      Eliminar
  11. Bienvenido de nuevo, unos consejos muy acertados pues resulta tan dificil escuchar que hay que aprender a hacerlo ¡ya!Saludos

    ResponderEliminar
  12. hola a todos, hoy es San Francisco Javier

    ResponderEliminar