Brillar


Hace tiempo, una gran amiga, me daba uno de los mejores consejos que he recibido en mi vida. A pesar de que lo había oído en otras ocasiones, nadie lo pronunció para mí, y tal vez por eso, produjo en mi alma una reacción que no ha cesado de trabajar en mi interior. Simplemente me dijo : “Tienes que empezar a perdonarte”.

Y es que nadie llega a la meta intentándolo una sola vez, ni se perfecciona la vida con una rectificación, ni logramos alcanzar altura, volando una sola vez.

¿Quién ha sido capaz de caminar, sin haber pisado en falso muchas veces…? Nadie mira la vida sin experimentar temor en muchas ocasiones, ni se sube en el barco sin temer a la tempestad, ni llega al puerto sin remar muchas veces.

Nadie puede juzgar ,sin conocer primero su propia debilidad, ni consigue su ideal, sin haber pensado infinidad de veces que perseguía un imposible. Nadie conoce la oportunidad hasta que esta pasa por su lado y la deja ir .

Nadie encuentra el oasis de Dios, hasta caminar por la sed del desierto. Ni sabe lo que es levantarse, sin andar y caerse.

Nadie deja de llegar, cuando se tiene la claridad de un don, el crecimiento de su voluntad, la abundancia de la vida, el poder realizarse, el perdón de sus errores y el impulso de Dios.

Cuando nos hayamos perdonado por nuestras faltas, dejemos que Dios pula nuestra alma, para dejarla lustrosa cada día. Está empeñado en ello. 

Justo después de tener escrito este post, cuando me disponía a seguir leyendo el libro "Cielo e Infierno (María Vallejo Nágera), me topo con la siguiente plegaria:

Oración para perdonarse a sí mismo:
"En tu nombre, Señor Jesús, por el poder del Espíritu Santo, para la gloria del Padre, te pido perdón por todos mis pecados. Cúrame de toda herida producida por mis pecados. Me acepto tal cual soy, con mis defectos y limitaciones, y con las cualidades que me has dado. Me amo tal como soy, porque tú, Jesús, me amas con un amor personal y para siempre; me has amado el primero y nada, sino mi propia infidelidad, podrá separarme del amor que me tienes. Amén "

21 comentarios:

  1. [b]tienes que empezar a perdonarte... y yo también[/b]

    Sea leyenda piadosa o verídica (también la he oída atribuida a otros santos), dice algo importante y cierto:


    [i]Cuentan que estando san Jerónimo en el desierto de Siria y hallándose en una gran depresión vio a Jesús crucificado. Jerónimo se arrodilló delante de Él y se golpeó el pecho. Jesús desde la cruz le sonrió amablemente y le dijo: Jerónimo ¿Qué tienes para darme? Jerónimo respondió enseguida: mi soledad en el desierto, la dureza de esta vida tan apartada, mi existencia llena de sacrificios. El Señor le agradeció con cariño y le preguntó otra vez: ¿Qué más tienes para darme? Sin dudarlo, Jerónimo hizo un recuento de todo lo que él hacía buscando ser recto y santo. Mi ayuno, mi hambre, mi sed, mis largas jornadas de oración, las noches en vela rezando, la pobreza absoluta. Jesús volvió a agradecerle pero repitió la pregunta ¿Qué tienes para darme? Jerónimo continuó enumerando todo lo que él hacía por amor al Señor, mientras Jesús insistía en repetir una y otra vez la misma pregunta. Al final, a Jerónimo se le acabaron los argumentos y dijo rendido: No, Señor, no tengo nada más para darte. [b]Jesús lo miró colmado de amor y le dijo: has olvidado lo más importante, Jerónimo. Regálame tus pecados para que yo te los pueda perdonar. [/b][/i]

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Pepe. El Camino a Santiago fue una experiencia, donde aprendí a poner en práctica lo que hoy publico. Desde entonces lo pido a diario.
      Gracias por tu e-mail que responderé. Un fuerte abrazo

      Eliminar
    2. Cuando puedas Angelo.

      Por cierto me tienes que enseñar a poner negrita y cursiva, menudo desastre...

      Eliminar
  2. Angel, si Dios nos perdona, a tí, a mí, a cada uno, si Jesucristo a la derecha del Padre sigue pidendo perdón por cada uno, nosotros seguimos pecando y Jesús rogando: "perdónale porque no sabe lo que hace". Si cada día en los Padrenuestros y Avemarías nos reconocemos pecadores, "perdona nuestras ofensas", a lo mejor debíamos decir: "Perdona mis ofensas, para remarcarlo más... ¿Cómo vamos a cometer el orgullo de no perdonarnos a nosotros mismos?Tenemos unas maravillosas oraciones para perdonarnos pidiendo perdón: "Yo pecador, Señor mío Jesucristo...
    La unica Religión del amor y del perdón es la Católica, sintámosnos orgullosos y agradecidos de pertenecer a ella.

    Besos, Angel, contesté a tu imail, espero que lo vieras, muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es verdad, tenemos oraciones que son una joya. Un beso

      Eliminar
  3. A veces es muy dificil perdonarse a uno mismo, y por aceptar las consecuencias de sus errores y pecados se vive con desesperanza. Gracias x publicar esta oración, creo que hay que pedir a Dios la gracia y el valor de saber y poderse perdonar uno mismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que insistir un dia y otro y otro... La Misericordia de Dios va calando y apoderándose de todo nuestro ser.
      Un abrazo y gracias por compartirlo

      Eliminar
  4. Muy buen post Angelo, hay mucha gente que quiere cambiar a los demás y se quejan de que el mundo es injusto, pero no se dan cuenta de que para lograr eso, lo primero que tienen que hacer es cambiarse a si mismos y tratar de mejorar. Así que te felicito, porque posts como este hacen falta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido, por que es la primer vez que veo este nick en mi blog. Si no empezamos por nosotros mismos, poco podremos hacer por los demás.
      Muchas gracias por tu aportación, y siéntete en tu casa. Un abrazo

      Eliminar
  5. Hablar del perdon es algo para mi muy difcil, perdonar es seguir amando, es amar otros y amarme a mi mismo, y muchas veces somos muy duro con nosotros mismos,que Dios nos conceda la gracias de perdonarnos a nosotros msmo, gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Señor, haz que yo me vea tal como soy y tal como tú me ves."
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Muy dificil perdonarme a mi misma...todavía no puedo.

    Un cariñoso saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues nada... súbete al carro de los que se lo van a pedir al Señor cada día... muchas veces al día...
      Un beso

      Eliminar
  7. Saper perdonare il nostro prossimo è atto di grande carità. Saper perdonare se stessi è atto di grande umiltà. Quando riusciamo a perdonarci diventiamo capaci di capire la nostra miseria e la nostra pochezza, ma soprattutto il nostro bisogno di Dio. Bel post! Un abbraccio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dice San Giovanni: "L'amore è da Dio. Dio è amore. In questo sta l'amore: Dio ha amato noi per primo." Allora... se Dio ci ama come siamo, come non dobbiamo amarci noi?. Santa Teresa del bambino Gesù scriveva un pensiero molto bello : "Umilmente ci mettiamo tra le anime imperfette considerando noi stessi piccoli che Dio deve sostenere in ogni istante. ... Sì, basta con umiliarsi, di sopportare serenamente le proprie imperfezioni. Questa è la vera santità"! La comunione dei santi che ci aiutano a salire sempre.
      Un abraccio

      Eliminar
  8. Estoy de acuerdo con Martina. Perdonarse a uno mismo entraña humildad. Si Dios me ha perdonado, ¿qué tengo yo que objetar al respecto? Abrazos para todos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así tendría que ser, pero el orgullo y la soberbia, están anclados fuertemente en algunas almas, por eso hay que pedir liberarse de aquello que nos impide avanzar. Quitar las vendas, de los ojos, para poder ver.
      Gracias por tu aportación. Un beso

      Eliminar
  9. Me quedo con la frase: Cuando nos hayamos perdonado por nuestras faltas, dejemos que Dios.......
    Si Él está empeñado en ello ¿quien soy yo para ponerle impedimentos?..........pero tengo la sensación de que se los pongo con demasiada frecuencia.Saludos

    ResponderEliminar
  10. Me gusta tu entrada Angelo...y este ejercicio del perdon con uno mismo es diario ..y el Espiritu Santo lo ilumina...con la Humildad, ahí la Madre me ayuda muchisimo. Es dificil por el pecado de soberbia..pues no nos cabe en la cabeza que un Dios se hace Debilidad por nosotros...y justo entra en Ella para que en ella nos sintamos amadisimos....eso humanamente no se entiende porque quien se pondria en la fila de los mas marginados sin sentirse marginado?....
    Por eso entra la tentacion del Moralismo y la moralina mal enfocada...el fariseismo..y nos hace pasar por momentos de combate tan dolorosos..pues nos llevan a juzgar tantas veces a los demas....porque nos vemos reflejados en ellos y sin amarnos en el Señor....pero es apasionante descubrir esto porque es cuando la Cruz aparece Iluminada y en Ella encontramos el lugar de Descanso mas inimaginable. un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Seguir el camino es también volver a empezar. Muchas veces, por cierto. Las que haga falta. Poniendo todo lo anterior en manos de Dios.
    Que casualidad encontrar esa oración en ese momento. Me gusta más tu meditación.

    ResponderEliminar