La confesión de un ángel



Una persona joven fue a visitar a un hombre santo para hablarle de sus afanes, ilusiones, la razón de su existencia y posible vocación.

Recibió sus consejos y quedaron para verse más adelante.

Cuando volvió por segunda vez, aquel hombre santo había tenido un sueño.Soñó que moría y al llegar al cielo le dicen que pida lo que quiera, que se lo conceden.

Sorprendido, dice que tiene una gran curiosidad por conocer al ángel que confortó a Jesús en la agonía del Huerto de Getsemaní.

Cuando se lo presentaron, le dice:
"¿Qué dijiste a Jesús cuando sudaba sangre al ver todo lo que iba a sufrir por nosotros los hombres? ¿Cómo le consolaste?".

Interrumpió el hombre sabio y le preguntó al joven:
"¿De verdad quieres saber lo que me dijo el ángel?"

"¡Pues claro!".
Y el hombre prosiguió:

"El ángel le habló a Jesús de ti y de mi,de tu generosidad y de la mía".

¡Alabado sea Jesucristo!

15 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias a ti por tu presencia diaria. Un beso

      Eliminar
  2. ¡Excelente! No necesitamos saber nada más, basta el gran y verdadero amor de Dios por nosotros.

    A cambio, debemos estar, día con día, convirtiéndonos y respondiendo a ESE AMOR. La vía: la oración. Ésta, siendo sincera y perseverante ante Dios, conllevará a realizar nuestros esfuerzos en bien de los demás y, por lo tanto, en bien nuestro... para nuestra Salvación.

    Muchas gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra verte por aquí Roberto. Gracias por tu aportación. Un abrazo

      Eliminar
  3. I love the image of the Angel!

    ResponderEliminar
  4. Gracias!!!

    Un cariñoso saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cuántas cosas hermosas podemos compartir que nos ayudan a caminar por esta senda del amor!
      Un beso

      Eliminar
  5. Pues fíjate, a mi también me gustaría conocer a ese ángel, aunque la respuesta ya me sirve para seguir caminando.
    Gracias, Ángel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Militos. No lo dudes ni un instante. Jesús no se vino abajo, porque estuvimos presentes ante Él... Un beso

      Eliminar
  6. sALGO DEL ARMARIO: sOY ADMIRADORA SECRETA (bueno secreta ya no) de Terry Nelson...

    Es precioso lo que escribiste

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos hicimos amigos blogueros casi desde mis comienzos. ¡Es genial! Y sus pinturas me encantan

      Eliminar
  7. Se me ha arrugado el corazón, que belleza!!! y Y a veces somos tan ingratos. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me pasó lo mismo cuando lo leí. Un beso

      Eliminar