Otra de Amor

Leía hace unas  semanas una noticia que me pareció original y alentadora, sí alentadora, porque a mí  todo lo que me empuje a mejorar como cristiano y como persona, me hace levantarme de mi sillón y reaccionar. Alentadora también, porque cada vez afirmo con mayor contundencia, que internet consigue cosas muy muy buenas, y entre ellas, la verificación de que la Iglesia está viva, que no paran de surgir movimientos, iniciativas, testimonios que la engrandece y vivifica.

Pues la propuesta sugerida, va dirigida a los esposos. Se llama Hombre e5, una denominación ideada por Steven Habisohn, un católico profundamente impactado por la teología del cuerpo de Juan Pablo II.

Habisohn identificaba con e5 un pasaje concreto de las Sagradas Escrituras: el versículo 25 del capítulo 5 de la Carta a los Efesios. “Maridos, amad a vuestras mujeres como Cristo Amó a la Iglesia y se entregó a Sí mismo por ella”, pide San Pablo. Y decidió promover una iniciativa que se ha ido extendiendo por el mundo y tiene  ya miles de voluntarios en más de treinta países.

Se trata de ayunar un día al mes a pan y agua, preferiblemente el primer miércoles de cada mes, con una intención concreta: el bien material y espiritual de la propia esposa, pidiendo gracias especiales para ella:”Haciendo este sacrificio por las mujeres de nuestra vida vivimos la esencia del Evangelio a través de una forma particular de negación de uno mismo. Sacrificar el propio cuerpo por amor a otro es el mensaje central del Evangelio”, pues nos sitúa en pura imitación de Cristo, que se entregó por nosotros y por su Espos (la Iglesia) para “presentársela resplandeciente así mismo, sin que tenga mancha ni arruga ni cosa parecida, sino que sea santa e inmaculada" (Ef5,27).

Los hombres e5 y sus fuerzas especiales (que son quienes asumen más de un día de ayuno al mes) no tienen que ser necesariamente católicos, y de hecho la idea se dirige también a protestantes y ortodoxos, pues nos envuelve más compromiso que el ayuno y las intenciones de ese ayuno.

Y entre éstas, Habisohn señala algunas de las más frecuentes, según comunicación de los interesados:”Redimir una infidelidad”, “Necesito castidad y armas para la pureza”, “Añadir otra dimensión a mi vida espiritual”, “Fortalecer mi matrimonio y mi fidelidad”, “Darle gracias a Dios por mi mujer”, “Renovar mi mente y refrescar mi espíritu”, “Reconstruir mi matrimonio”, “Purificarme a mí mismo por mi mujer” o “Seguir el ejemplo de José protegiendo a María”.

Las pautas de Steven para e5 dejan libertad en la cantidad de agua y pan que puede comerse a lo largo del día. También aconseja pros y contras de decírselo a la esposa : entre los contras, “el orgullo” o la posibilidad de que ella te desanime; entre los pros, que puede ayudarte con sus oraciones. Lo mejor es que cada cual decida.

Habisohn dedica un espacio a explicar que esta propuesta (con una década ya de experiencia, pero que está relanzándose en las últimas semanas) es compatible con los preceptos de ayuno de la Iglesia y en modo alguno los sustituye. Simplemente, en los días en que coincide (sólo el miércoles de Ceniza si se elige hacerlo los primeros miércoles de cada mes), el ayuno es algo más duro del prescrito por el Código de Derecho Canónico. Y además y fundamental , claro: es voluntario, mientras que el preceptivo es preceptivo. 

¡Alabado se Jesucristo!

5 comentarios:

  1. Yo he ayunado a pan y agua, tal y como pide N.S. de Medjugorje y me chirría un poco la psrte que dice que dispongamos de la cantidad de pan y agua que consideremos. Podría dar a entender que una persona que quiere hacerlo bien a penas bebería agua y poco pan.

    Por mi experiencia es un error. Ya la Virgen dice que todo el pan y el agua que necesitemos. Si madrugas para ir a trabajar, mantienes tu jornada de trabajo, te mueves de aquí para allá, luego tienes tu vida familiar y social, tu cuerpo te pide fuerzas. Si además estás acostumbrado a comer normal, y decides ayunar con esa radicalidad te puedes marear. De hecho cuando la Virgen dice que bebamos todo el agua que necesitemos, y el pan también, es porque es más un ayuno del gusto. Porque por mucho pan que comas, se te hará la boca agua a la hora de la merienda por ese cafelito y esas tostadas que sueles tomarte.
    Recuerdo como una amiga mia me conto que equivocadamente creyó que ayunar era restringir todo alimento y solo poco agua. Le entró un dolor de cabeza que se le quitó las ganas de repetir la experiencia. El agua cuando ayunas es vital. Hay que beber muchísima agua para evitar dolores de cabeza.



    Creo que solo tienes una cierta experiencia, conoces tu cuerpo y tus limitaciones, puedes restringir a lo que consideres el agua y el pan. Pero el catolicismo que vivimos los laicos en el mundo, no es eremita. No estamos en una cueva en el desierto. Nos movemos, trabajamos, tenemos stress, responsabilidades. El ayuno de Medjugorje es para mi el más adecuado para nuestro modo de vida actual.
    Creo que esta advertencia es importante.

    ResponderEliminar
  2. Guaooo!!! Angelo un gesto muy noble. Lo compartiré en FB para aquellos que quieran sumarse a esta iniciativa.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, las esposas deberiamos hacer lo mismo..no por hacer la competencia, sino en agradecimiento al don de nuestro esposo..

    ResponderEliminar
  4. Yo lo del ayuno lo llevo muy mal ya que si no como me da la "pájara".....claro que al comer el pan y beber el agua que se quiera no hay posibilidad de tener hambre. Creo sinceramente que hay tipos de "ayunos" que pueden hacer mayor bien que el mero hecho de no comer y que además puede perjudicar la salud.Se puede "ayunar" al no ir un día al cine y ese dinero donarlo a una causa benéfica, se puede "ayunar" al no comprar ese capricho que tanto queremos y donar también ese dinero, se puede "ayunar" acompañando a esa persona que te necesita para lo que haga falta......hay miles de "ayunos" que benefician mucho más.Yo preferiría que el "ayuno" de mi marido fuera de este tipo.Saludos

    ResponderEliminar
  5. Una idea preciosa. Mientras leía pensaba que debía existir “esposos e5” ( marido y mujer) pero es verdad que la iniciativa es mejor llevarla en silencio por lo que creo que podría comenzar “mujeres e5” por su parte. Aunque también es verdad que generalmente las mujeres ya son bastante sacrificadas.
    Sobre el ayuno también creo que es mejor beber el agua necesaria y pan puede ser algo menos que el justo si tenemos buena salud. Pero nunca poner la salud en peligro.
    La verdad es que pasar algo de hambre es un sacrificio que nos podemos permitir la mayoría e incluso nos sería algo beneficioso. Este es un tema que me interesa bastante y en el que profundizaré para conocer opiniones. La mía es que estaría bien pasar un poco de necesidad y a cambio tomar vitaminas que no evitan el ayuno pero las necesitamos para que la salud no se dañe.

    ResponderEliminar