Solitario, pero no solo



El tercer episodio de la serie “Los pasos del silencio” nos presenta el estilo de vida de un ermitaño. Confieso que a mí se me hace difícil, imaginarme esta elección de soledad, pero así de misteriosa es la llamada de Dios para cada uno.Al terminar de ver el video, experimento, la riqueza en el alma que se entrega por completo al Señor. Un tesoro valiosisimo, apreciado por muy pocos. Imagino, a las personas que se acercan a ermitaños como Don Paolo, convencido de que se entra de una forma y se sale de otra, al escucharles. 

El capítulo de hoy, transcurre en la ermita de Santa Maria de los Ángeles, en el municipio de Scandicci , en la región de la Toscana, provincia de Florencia.

Una abertura en el lado derecho se abre a un patio pequeño conectado a un antiguo monasterio, ahora un lugar para vivir, trabajar y estudiar para un ermitaño: Don Paolo Giannoni, sacerdote diocesano de Florencia, gran teólogo y oblato camaldolense, que hace diez años vive en este entorno aislado, siguiendo la regla benedictina del ora et labora en el carisma ermitaño de San Romualdo.

Quien se introduce en la iglesia o en el claustro de Mosciano, es inmediatamente consciente de un ambiente diferente: el silencio habita estos lugares y sus características se acentúan. Los ruidos y el correr cotidiano, desaparecen de pronto, dejando espacio al canto de las golondrinas en primavera, y del petirrojo en invierno, el ronroneo de la lechuza que habita en el campanario, al grito del búho que vuela por encima de los tejados. Silencio y naturaleza: dos caminos que lo conducen a Dios y al corazón del hombre

Este es el secreto de Mosciano: una paz que se siente y que invade poco a poco a los que entran. La ermita, de hecho, tiene una regla no escrita: llamad y se os abrirá. Hospitalidad, la caridad y la pobreza es una prioridad para la vida de un ermitaño. En la puerta se acercan a los pobres, extranjeros, turistas, viajeros, amigos, personas que están buscando una palabra, comprensión, el silencio de la escucha. Pocas presencias en una vida de soledad, escogida para la oración y el recogimiento. Personas a la búsqueda, no siempre y no solo en dificultad hombres y mujeres que sienten la necesidad de la paz del corazón que la oración da. El monje, el solo delante del Solo, vive esta condición perenne en la liturgia de las horas, en el estudio y en la conversión continua.

El estilo ermitaño, austero, simple, puede desconcertar, desorientar, preguntar y también alejar. Pero seguramente no deja indiferente. Así en la ermita de Santa María de los Ángeles, todo gira alrededor de la oración, en una regularidad cotidiana  que va desde las primeras luces del alba, con el oficio de las lecturas y la lectio personal, a los laudes, ora media, vísperas hasta completas al caer la tarde, en un ritmo que se repite constante todos los días.

Para descargar el vídeo, lo encontrarás aquí

7 comentarios:

  1. Hola Angelo,he disfrutado y aprendido mucho viendo este capítulo, debemos aprender a hacer silencio para que Dios nos enseñe,gracias!Dios te bendiga.

    ResponderEliminar
  2. Estoy totalmente enganchada Angelo,me encantan :))
    Este fin de semana lo veo,gracias.

    Un cariñoso saludo :)

    Belen

    ResponderEliminar
  3. Gracias. aquí está:

    http://www.youtube.com/watch?v=cOm0L8bq49Q

    Los demás videos están también subidos.

    ResponderEliminar
  4. Ya la he visto, gracias Angelo. Cuando tenga todas las guardaré en un DVD para llevárselas a la comunidad Benedictina.

    ResponderEliminar
  5. 'Il silenzio....la patria delle voci': bellissima definizione. Abbiamo molto da imparare dai monaci, per mettere il Signore al primo posto e godere della bellezza delle piccole cose! Da questa testimonianza capisco come il monaco viva attento ad ogni particolare, all'essenziale, nel silenzio, nella solitudine ma non solo. Un abbraccio e grazie per queste perle speciali....

    ResponderEliminar
  6. Es una maravilla...la vida como continua acción de gracias. Todo lo que dice...
    Los guardo, son un regalo.

    Muchísimas gracias.

    ResponderEliminar
  7. Es en estas vidas donde se me muestra el Señor magnanimo..y a la vez simple y sencillo.
    Cuanta serenidad en el Tiempo y Misterio en estas vidas tan llenas de Dios.

    ResponderEliminar