Belleza entregada



Se habla mucho de buscar la belleza del corazón. Oigo a menudo decir a la gente " lo que importa es la belleza interior". Muy fácil decirlo, pero la verdad es que  nunca se ha visto el grado escandaloso y  a veces enfermizo,de culto al cuerpo, que los tiempos actuales nos presentan.Y se habla muy fácilmente del amor.
  
Echando una ojeada por los escritos que tengo en una libreta, me encuentro con una bonita anécdota que no puedo resistirme a publicarla. Tal vez la conozcáis, pero lo bello hay que contemplarlo muchas veces.

Moisés Mendelssohn, abuelo del conocido compositor alemán, distaba mucho de ser guapo y apuesto. Además de una estatura algo baja, tenia una grotesca joroba.

Un día visito a un mercader de Hamburgo que tenía una hermosa hija llamada Frumtje. Moisés se enamoró perdidamente de ella, pero a ella le repelía su apariencia deforme. Cuando llego el momento de despedirse, Moisés hizo acopio de su valor y subió las escaleras hasta donde estaba el cuarto de aquella hermosa joven, para tener la última oportunidad de hablar con ella.

Era tan hermosa, pero a Moisés le entristecía profundamente su negativa a mirarlo. Después de varios intentos de conversar con ella, le pregunto tímidamente:

-¿Crees que los matrimonios se crean en el cielo?,

- Si- respondió ella, todavía mirando al suelo
- Y tú ?...

- si, lo creo - contestó -. Verás: En el cielo, cada vez que un niño nace, el Señor anuncia con que niña se va a casar. Cuando yo nací, me fue señalada mi futura esposa. Entonces el Señor añadió:
- "Pero tu esposa será jorobada".

Justo en ese momento exclamé:
- "Oh, Señor, una mujer jorobada seria una tragedia, dame a mi la joroba y permite que ella sea hermosa"..

Entonces Frumtje levantó la mirada para contemplar los ojos de Moisés, pudo apreciar su belleza interior y un hondo recuerdo la conmovió. Alargo su mano y se la dio a Moisés, tiempo después, ella se convirtió en su esposa.

12 comentarios:

  1. Que historia tan romántica!!!

    Un cariñoso saludo. :)

    ResponderEliminar
  2. El Papa Francisco ha dicho hace poco que los ídolos de nuestra época son los cosméticos y las mascotas.

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué preciosidad! y es verdad: los matrimonios se crean en el cielo. Gracias, ¡qué bonito! no lo conocía.

    La belleza interior es la que perdura y la que realmente importa, no se marchita, crece.

    Un abrazo. La imagen me encanta.

    ResponderEliminar
  4. PRECIOSA HISTORIA DE AMOR AUTÉNTICO DONDE LA BELLEZA INTERIOR HA SUPERADO CON CRECES A ESA BELLEZA EXTERNA QUE TANTO CULTO SE LE DA HOY EN DÍA.SALUDOS

    ResponderEliminar
  5. El amor verdadero es así, piensa en el otro y si puede lleva su joroba. Es preciosa la historia, y si fue más o menos así hay que reconocerle la lavia a ese señor.

    ¿Los matrimonios se crean en el cielo? Yo siempre he creído que el Señor m tenía para mi marido y a él para mi, pero la libertad está en el ser humano porque Dios la puso, es romántico pensar que estábamos "predestinados" pero quizá no signifique exactamente eso.

    Saludos Ángelo, gracias por esta entrada.

    ResponderEliminar
  6. Hermosa y tierna historia Angelo, gracias por compartirla.

    Que pases un bonito fin de semana, abrazos!

    ResponderEliminar
  7. Es que asi se piensa en el cielo!!! que preciosa historia Angelo.....ese es el Amor que yo quiero vivir ese mismo!!!

    ResponderEliminar
  8. Me ha gustado mucho. Preciso, pero no creo que me valga para ligar, me suena a bonito cuento de la Bella y la Bestia.

    Ana lleva razón, o mejor dicho el Papa en lo que dice. La gente se pasa ya con los animales, y que conste que tengo mascota, y la quiero mucho pero me parece...cuanto menos diabólico esa hipersensibilidad por los animales y esa indiferencia o crueldad con el ser humano o los no nacidos.

    ResponderEliminar
  9. Qué historia tan boita, Angelo.

    ResponderEliminar
  10. La historia es preciosa, pero no deja de mostrar que el físico sí importa, o de lo contrario Moisés no se habría ofrecido a liberar a su amada de la joroba. Otra cosa es que su sacrificio sublimara su amor, pudiendo ofrecer algo aún mayor que la belleza física, la hermosura de un acto nacido del corazón.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. La historia es preciosa, pero no deja de mostrar que el físico sí importa, o de lo contrario Moisés no se habría ofrecido a liberar a su amada de la joroba. Otra cosa es que su sacrificio sublimara su amor, pudiendo ofrecer algo aún mayor que la belleza física, la hermosura de un acto nacido del corazón.

    Un abrazo

    ResponderEliminar