En el lodo


Veía ayer un documental, donde una vaca, había quedado atrapada en un lodazal. Llevaba allí cinco días y estaba rindiéndose ante la muerte que le acechaba. Apenas asomaba su cabeza y en sus ojos podía verse la tristeza y dolor que padecía.

Unos guardas forestales la encontraron, y usaron todos los recursos de que disponían, para tratar de  sacarla. Lo intentaron con cuerdas, atadas a sus jeeps, pero éstas se rompieron; querían salvarla y lo probaron una y otra vez. Finalmente, uno de los guardas, empezó a escarbar con sus manos, sacando el barro que la aprisionaba. El segundo guarda, se sumó al intento, y a contrarreloj, sacaban y sacaban grandes trozos de fango. 

Probaron de nuevo, con otra cuerda y empujando al animal con palabras de aliento, le gritaban: “vamooooosss, tienes que vivir”. La vaca, casi no tenía fuerzas, pero las pocas que le quedaban, obedecieron a la voluntad de sus salvadores, que se habían metido en el lodazal para  devolverla a la vida.

Pues una vez más, Dios se sirvió de esas imágenes ,para convertirlas en mi reflexión personal. Me sentí  identificadísimo con la pobre vaca. 

Hay  esclavitudes en mi vida, que me hacen sentirme hundido en el lodo, rindiéndome a una muerte  espiritual, donde el cansancio, por la lucha que mantengo, por  salir de esas opresiones, quiere alzarse como vencedor.  Se tiene la impresión, de estar solo y abandonado, atrapado, con la tristeza de acabar en una agonía del alma, preguntándose una y otra vez: “¿Cómo pude caer aquí, como no lo vi?... me dejé engañar... ” uno se siente retenido, como  presa que cae, en la astucia de su cazador.

Pero, no me quedé con esa imagen en mi reflexión, sino con la de los guardas. Dios no se queda inmóvil, viendo como nos hundimos, enseguida empieza  a moverse, enseguida nos ata y tira de nosotros, escarba y escarba, para sacar lo que nos aprisiona,  coge la cruz de su Hijo y nos la lanza para que nos agarremos a ella.

Decía San Juan de la Cruz : "Grande contento es para el alma entender que nunca Dios falta del alma, aunque esté en pecado mortal, cuánto menos de la que está en gracia". 

Esa certeza de que Dios siempre está luchando a nuestro lado, es la que quería compartir hoy. Sí, es verdad, me siento a menudo hundido en el fango , pero Él, escarba, empuja , grita y hace lo que sea, para que salga de él . No se rinde,  se desgañita diciéndome : “ Vamoooossss, tienes que vivir”…. ¡Libérate! ¡Sal y camina! ¡Vive!

Y yo, quiero hacerlo.

12 comentarios:

  1. hay veces que se necesitaría un tractor para que te sacasen del fango de la tristeza. Sólo Dios sabe la herramienta que necesitamos para salir adelante.
    Gracias, Ángelo, un beso

    ResponderEliminar
  2. Preciosa reflexión Angelo,con la que me siento...identificadísima.

    Un cariñoso saludo.

    Belén.

    ResponderEliminar
  3. Querido, Ángelo, no sé si has recibido un correo mío en el que te enviaba algo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Esto es lo que llamo "formación permanente". Aprender d
    e todo y de todos.
    No hay lodazal del que Dios no pueda sacarnos. Sólo hace falta que queramos de verdad salir de él.
    Un saludo en Cristo

    ResponderEliminar
  5. Precioso Ángelo, lo que has escrito ha servido para darme ánimos a mí también, gracias, un abrazo en Cristo Jesús.

    ResponderEliminar
  6. Me ha gustado mucho a la reflexión que has llegado tras ver un documental de un hecho real.....Es un alivio saber que tenemos esa ayuda cuando estamos hundidos en el barro.Saludos

    ResponderEliminar
  7. Que bien haces dando esas Esperanzas ante el Combate que ..parece...estamos vencidos. Y es que la "caida" es imprescindible Angelo para ver la Gloria de Dios...Oh Feliz culpa!! para ver como el Salvador hace vilguerias para sacarnos del lodo tantisimas veces y que nos veamos otras tantas impotentes para sacar a algun hermano de él...si no fuera por la oracion que seria de nosotros!! un abrazo

    ResponderEliminar
  8. no sé si te ha llegado mi comentario...por no repetir...

    ResponderEliminar
  9. Este artículo me ha tocado mucho. Pero mucho, mucho ... Gracias Angel !!!

    ResponderEliminar
  10. Angel, no eres el único que tiene esta lucha y esta sensación de desánimo... Como tú bien dices, el Señor no nos abandona, cuando andamos con los pies cargados de lodo, Y en eso debemos confiar ciegamente. Su Amor es omnipotente y debemos confiar, confiar, confiar... hasta lo heróico, apoyados en su Gracia y en Santa María, que nos acompaña e intercede siempre por nosotros.
    Un abrazo. Unidos en la oración.

    ResponderEliminar
  11. Preciosa esta reflexión. Es verdad, Dios siempre camina a nuestro lado, hace lo que sea para sacarnos, sabe lo que necesitamos. La frase de san Juan de la Cruz es una maravilla. Yo también quiero hacerlo.

    Un abrazo. Gracias.

    ResponderEliminar
  12. Hermoso mensaje y testimonio Angelo, gracias!

    ResponderEliminar